Que sí, que traigo retraso pero la excusa es buena. Se convocó —todo Neukölln lleno de carteles; supongo que también los demás barrios— una manifestación solidaria, pacífica, contra la guerra. En la Puerta de Brandenburgo. A partir de las 13:00 horas. Y para allá que me fui con unos colegas esta mañana.

No sé si habrá salido en las noticias internacionales, de otras cadenas, en otros sitios. Pero te prometo que no había visto tanta gente en muchísimos, muchísimos, pero muchísimos años. Sobre todo si encima tenemos en cuenta todo el jaleo de la pandemia, las restricciones, el control que se hacía sobre reuniones de gente, el miedo de muchos y muchas, esto y lo otro.

Ha sido llegar allí, Tiergarten, y esa gigante Avenida del 17 de Junio que une la Puerta de Brandenburgo con la torre de la Siegersäule al fondo (la Elsa dorada, como por acá la llaman) y me ha traído recuerdos de antiguas Love Parades; sin techno, por supuesto, pero con un montón de buen rollo, de gente y de pancartas propaz, sexo y amor.

Además, el clima ha acompañado. De verdad. Muy impresionante. Haz un google, una búsqueda por internet, Berlin-Manifestación-Contra la guerra-Solidaridad. Seguro que te salen fotos chulas y emotivas.

Fíjate que en estos últimos días me llegaron varios correos de antiguos alumnos y alumnas de talleres, de gente que me lee, de consultantes. Y los correos sonaban un poco a reproche, a resignación y a decepción también: ¿No se supone que Júpiter en Piscis es bueno, y que el 2022 es un año positivo? ¿Entonces a cuento de qué esta guerra? 

Ese era un poco la sensación que se captaba de todos estos mensajes. Algunos los respondí por privado pero aquí van un par de aclaraciones más.

Una, que yo no soy de la liga de los astrólogos y astrólogas que hacen Astromundial —esto es, el estudio de las naciones, su futuro y porvenir. No tengo ni la experiencia y ni siquiera el tiempo. Y de hecho, ni siquiera sé quién de mis maestros o maestras consiguió adelantarse al conflicto. Creo que nadie.

En Astrología Clásica se usa una máxima muy conocida que dice algo así como Los juicios mayores anulan a los menores y esto viene a significar como que puedes tener la carta natal más guay del mundo, la más predispuesta a la buena fortuna, pero que si a tu gobernante o a tu país le va mal, pues a ti te dan por saco. Como que estamos supeditados a las cartas de nuestros políticos y políticas y de nuestros países. ¿Jode, no?

Eso por un lado.

Por otro: Júpiter en Piscis sigue siendo una buenísima configuración y de hecho —esto lo he mencionado ya varias veces— a su conjunción con Neptuno a nivel Astromundial se le atribuyen significados de paz, acuerdos, ceses de guerra y demás.

Sigo: Además, hemos de tener en cuenta que el año astrológico aún no ha empezado. Lo hará el 21 de marzo, con el ingreso del Sol en Aries. Estudiando esa carta en cada país se puede deducir cómo le irá, si mejor o peor. Y estudiando esa carta de manera general se puede también predecir si habrá un annus horribilis o lo pasaremos teta. Y resulta, y aquí reincido de nuevo, que parece un año con buenas configuraciones donde las bondades vienen justamente de ese Júpiter con Neptuno y con Mercurio mediante.

O sea. Hablaríamos de paz, comprensión, espiritualidad, empatía, ecología marítima, solidaridad, arte —y por supuesto otras vertientes de Piscis quizá menos agradables: escapismo, farmacéuticas, plástico, drogas.

Y no sólo eso (con esto termino):

Por un lado, Júpiter en Piscis nos encanta y si aún no te convence, acabará por hacerlo. Paciencia.

Pero por otro, que sepas que desde que Júpiter y Saturno se unieron en Acuario: allá a finales del 2020, se dio pistoletazo a lo que se llama un ciclo de aire. Y el ciclo de aire desplaza el poder a países de este: o sea, Rusia y China van a dar un montón de guerra en los próximos años. Avisado y avisada estás. Eso de Europa o los Estados Unidos va a ir pasando a la historia. Al menos por unos doscientos y pico años. Si quieres entenderlo más quizá te convenga volver a leer este artículo.

¡Vaya! Cómo me enrollé. Pero la aclaración seguro que te ha molado y te ha abierto aún más esa mente.

Ahora vamos con la semana. De entrada, me gusta. Me mola mogollón porque tiene una Luna Nueva (novilunio, novilunio) mega preciosa y unos aspectos de Júpiter lindísimos.

Por otro lado, volvemos a tener trenecito de los planetas con Plutón (esto es Marte y Venus por allá) y esto me gusta menos. De hecho, aquí te remito a uno de mis últimos posts (y también al boletín de la semana pasada) donde ya anuncié que este finde con la Luna por allá podías empezar a notar el jaleo.

Vamos al lío…

Lo hacemos el miércoles 2 con el sextil entre el Sol y Urano. De hecho, el Sol en Piscis esta semana está imparable: le hace guiños a Urano en Tauro, se le arrima la Luna; luego se junta con Júpiter.

A lo mejor, de pronto te interesa buscar no sólo la casa de Piscis sino la casa donde tengas tu propio Sol y la casa con cúspide en Leo ya que con tanto aspecto positivo, emocional, expansivo, vibrante —y con esto de que las casas se hablan entre ellas— pues lo suyo es que se dieran eventos beneficiosos en estas áreas.

En cualquier caso, con el Sol en sextil a Urano pueden surgir ideas chispeantes, sorpresas agradables, giros inesperados y opciones e invitaciones y un poquito de duda, que Piscis siempre es signo doble. Hay inventiva. Hay ganas de buscar formas diferentes de brillar. Nuevos hobbies. Nuevas alegrías.

Eso por un lado, lo más. Mega genial.

Luego por otro tenemos a la conjunción de Mercurio con Saturno en Acuario y en el grado casi 19. Ojo, que esta conjunción: problemas con los jóvenes, mente apesadumbrada, niños limitados, estudio, reflexión, mente concentrada, inflexibilidad, cientifismo, rigidez; viajes a Grecia, a lugares clásicos, de piedra; aparatos viejos que tienen que ser revisados; vecinos que requieren tu ayuda; un dolor de articulaciones; una contractura muscular; un amigo Géminis o una Virgo que se atrapó en un bucle y se siente atascado.. Todos estos posibles significados se aplican de alguna manera también a la Luna Nueva que sucede unas horas más tarde.

Eso. La Luna Nueva o novilunio, novilunio. Nos une a la Luna y Sol en Piscis en el grado 12 (siempre puedes mirar qué te cae por ahí, porque si es planeta personal, algo te activa en los próximos treinta días) y, como acabamos de ver, además tienen ese sextil a Urano en Tauro…

Y además… casi una conjunción con Júpiter en Piscis. O sea: el colmo de lo romántico, lo sensible, lo empático, lo que se funde, lo que ayuda, lo que colabora, lo que nos regala dinero, lo que nos da una alegría con asuntos de hijos o hijas, de la familia. Una buena noticia familiar, un jardín fértil, una abundancia, un asunto que se sana, una mudanza a un lugar soñado, un encuentro con las raíces y el clan que nos recarga las pilas. Una respuesta esperada de hace tiempo que implique un avance, un contacto con maestros o maestras, un veredicto a nuestro favor, una “ley espiritual” que nos protege y ayuda.

Vamos, que la lunación como tal es la hostia de chachi (repito, no hay que perder de vista a Mercurio, es cierto). Busca tu casa con Piscis y con este combo que incluye a Júpiter y lo mismo puedes deducir qué cosas se mueven al respecto (este artículo te ayudará mucho).

Por supuesto, no es lo mismo tener al Sol o a la Luna ya por allá presentes (o a un Venus, un Júpiter o incluso a Mercurio), que no tener nada de nada. Pero si tienes alguno de los planetas que apenas mencioné —o estas por cumplir por la fecha— pues que sepas que algo en tu vida crece, y crece para bien. Para dar alegría.

Por cierto que las lunaciones siempre son momentos idóneos para rituales —o incluso podríamos decir que cualquier momento es bueno para tu oración, vela, carta al universo, sesión de reiki o lo que te dé la gana—: pero que sepas que, con Piscis, todo esto mola y se potencia muchísimo más.

(No como esa fiebre del martes pasado con el 02.02.2022, que a la gente le dio por casarse y por fliparse firmando cosas, esto y lo otro… y el cielo no estaba ni por asomo tan genial. Pero bueno: eso es otro tema y yo no tengo ni idea de numerología).

¿Qué más?

Pues resulta que el jueves 3 tenemos el trenecito con Plutón —y yo creo que habría que vigilarlo. ¿Por qué? Pues porque es tenso, intenso, celoso, profundo, pasional, visceral y todas esas mandangas plutonianas en las que te gusta regodearte. Pero es que, al suceder justo después de la lunación, pues como que el efecto se potencia o se prolonga más tiempo… ¿lo entiendes?

De manera que: Marte se junta a Plutón en Capri en el grado 27 y luego llega Venus, ya te dije que están todos haciendo el trenecito, y se junta otra vez a Plutón.

A ver: aquí podemos hablar de violencia, de peleas entre mujeres, de celos, de relaciones enfermizas. Es lo que tiene Plutón. Ojo, que por el lado positivo puede ser muy terapéutico —terapéutico y doloros— o muy bueno para sacar los trapos sucios si no nos dejamos llevar por las obsesiones y todo este rollo del amor kármico. Si es que no, pues es que no.

Es verdad que Marte y Plutón pueden ser los más, más, más trabajadores (además, Marte está exaltado). Entonces también puede dar una voluntad de la hostia, enfrentamientos en el trabajo, emprendimiento descomunal y hasta sexo con toques oscuros, tántricos o sado masos. De la misma manera, habrá como un subidón de la libido, un calentón muy gordo, un herpes en el labio de arriba o abajo. Yo te aviso. Grado 27. Casi 28.

¿Qué más? Pues mucho.

El sábado 5 se da la conjunción entre el Sol y Júpiter. En realidad, la conjunción forma parte del novilunio, novilunio. Júpiter ensancha, el Sol nos habla de honores, la vitalidad, la autoestima, los premios y reconocimientos. Así que habrá un crecimiento de este área y con toques de Piscis: o sea, en lo emocional, en lo marítimo, en lo intangible, en lo mágico, en lo estético, en lo cinematográfico, en lo romántico y en lo sentimental. ¿A que mola? Pues imagínate para quien cumpla en la fecha o para quien tenga planeta personal por ese grado 14 de Piscis (incluso de Escorpio y de Cáncer, sobre todo de este último). Aprovéchalo tú porque yo no pillo cacho.

Y acabamos el boletín, guau, cuántos aspectos, ¿verdad?, con las novedades del domingo 6. Toma nota porque son 3.

  1. El ingreso de Marte en Acuario. Yeah. Marte pasa a Acuario, lo que le resta un poquito de fuerza física, por decirlo así, y ambiciones, y lo vuelve más empático, sociable y mental. O sea, ahora se curra (Marte) pero más desde la mente (Acuario) y a través de planes, lo grupal, lo utópico, aquello que se ajusta a un bien mayor, un tanto friqui o snob, y con ciertas ganas de saltarse las normas e ir contracorriente. Muy bien para los Acuario para que saquen sus proyectos adelante, siempre que no se queden en su típico mundo abstracto e intelectual de las pompas de jabón. Es verdad que luego Marte hará pupita cuando se cuadre a Urano y se junte a Saturno. Pero es que nadie es perfecto, ni siquiera el mágico cosmos.
  2. Además, Venus también pasa a Acuario. O sea, que los acuarianos y las acuarianas van a tener todavía unas semanas con mucha acción y jaleo, decisiones que tomar, encuentros lindos, temas de familia, fiestas y amor.
  3. No sólo eso. Resulta que también el mismo domingo se juntan Venus y Marte en el grado 0 de Acuario. Fíjate que hace nada se juntaron en Capricornio y lo mismo tu vida amorosa pues ni fu ni fa. Esto es porque todo ese rollo de que Marte y Venus los amantes cósmicos del cielo es una patata (puedes leer este artículo al respecto aquí). Lo que sí te digo de esta nueva conjunción (la que no te va a cambiar la vida ni inaugura ningún ciclo importante) es que, si tienes algo personal por la zona, lo mismo si te interesa remontarte a diciembre del 2020. Y además a marzo y abril de ese mismo año. Ya sé que es un montón de tiempo atrás y lo mismo no tienes una agenda donde dejar tus notas astrológicas (algo muy recomendable si estudias el cosmos), pero si consigues acordarte, lo mismo te da pistas de qué cosas se te mueven este mes

 

***

Ya está. Quedó largo. Es que el día me inspiró, y además la semana es un caramelo para analizarla.

Aprovecho además para dar las gracias a esos dos grupos tan cojonudos que se han montado para los talleres del martes y el jueves. Maravilla. Siempre aprendo mientras enseño. Por muchos talleres más.

El resto lo sabes, de tanto que me repito. Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube. (por fa, no me da tiempo a responderos a todos los privados por FB y IG. Si son dudas, hazlas en abierto, ¡que así aprendemos todos y todas!). Por cierto que el mes se acaba, así que le meteré mano a un nuevo vídeo yutubero. Ándate atento o suscríbete también a ese canal dándole a la famosa campanita, colón, colón.

Además, y también como siempre, podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito (o cada lunes, o sábado), recién salido del horno como este que estáis leyendo y que quedó de rechupete. 

Gracias, gracias. Ahoi, ahoi (muy doble todo, muy Piscis, que la temporada sigue)

Emilio

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes