Nada, querides, el 29 de diciembre ya se produce el ingreso definitivo de Júpiter en Piscis y sabemos que será un tránsito rapidito que merece la pena aprovechar y del que ya algunas y algunos tuvimos un adelanto este mayo y junio pasado.

Es verdad que este aperitivo fue aprovechable sólo para unos pocos de elegidos. Pero bueno, también es cierto que en el 2022 el reparto será más equitativo y reincidirá en otra parte del zodiaco. Así es siempre: unas veces se gana más y otras veces… pues para la basura.

En cualquier caso, Júpiter en Piscis tiende a la generosidad y a dar a manos llenas —incluso a ahogar cuando se le tuerce una cuadratura o un mal despiste—, así que con idea de orientaros un poquito y de ayudaros a desentrañar sus posibles regalitos aquí va una recopilación de artículos y apuntes que publiqué allá por mayo.

¿Sobre qué? Sobre Júpiter por Piscis y por casas. Seguro que os ayuda pero, porfa, recordad que son sólo orientaciones, que hacer predicción es un poco más complicado y que para eso estamos los astrólogos —las astrólogas y les astrólogues— e incluso ese tallerchachipiruli que imparto el próximo sábado (y los que quedan por venir).

En fin. Que disfrutéis de estas interpretaciones. Vais a ver que se salen un poco del copy and paste típico pero es lo que tiene aprender Astrología Tradicional: te despeja bombitas de humo y abstracciones y le pone nombre y apellidos a las cosas.

Y ahora sí: Júpiter en Piscis por casas.

  1. Júpiter en Piscis por casa 1.
Júpiter en Piscis por Casa I. Mochila Astrológica.

Júpiter en Piscis por Casa I. Mochila Astrológica.

Ya sabéis que me parece muy infame ponerme a hacer predicciones a lo capullo sin mirar toda la carta en conjunto y su contexto. Pero como me lo habéis pedido por todos lados, aquí una posible lectura de las bondades de Júpiter en Piscis y por vuestra primera casa.

Quedaos con la copla que la Casa I o el Ascendente es el inicio de la carta, esto es, uno de los puntos más importantes de vuestro tema. Podemos por lo tanto deducir, que un Júpiter en Piscis domiciliado asomando la cabecita por vuestro Ascendente es una maravilla.

Siguiendo con el hilo, si el Ascendente es el comienzo, y hasta la manera de empezar las cosas: pues habrá más fuerza, más ganas, más comernos el mundo, más confío, más me veo capaz, más porque yo lo valgo. Si encima la casa I es el cuerpo y Júpiter ensancha pues ya empiezan los kilitos, cierta grasita cervecera o lo mismo la cabeza más gorda, no se sabe.

Pero repito, tránsito lindo que puede hasta cambiarnos costumbres, volvernos más espirituales, místicos, borrachos, artísticos, intuitivos, piadosos, mágicos, sensibles, amantes del cine, las peceras y los viajes de hongos. Habrá gusto por los estudios, generosidad, sentimiento de justicia, de que se pide y se cumple. Como Júpiter es dinero, frailes y niños, pues lo mismo son personajes de este tipo, personajes jupiterianos, los que se nos acercan, vienen a nuestro cuerpo, esto es el Ascendente. O al contrario, los encarnamos y nos sentimos más críos, más jueces y, por supuesto, más abundantes.

En fin. Posibles lecturas. Como siempre, recordad que hay que mirar la carta en completo. Pero qué bonito que entre este Júpiter en Piscis, ¿a que sí? En los siguientes días… el resto de casas.

 

2. Júpiter en Piscis por casa 2.

Júpiter en Piscis y en casa 2. Mochila Astrológica.

Júpiter en Piscis y en casa II. Mochila Astrológica.

Fijaós que hoy, con la Luna Nueva o novilunio, novilunio en Tauro, os hablo de Júpiter en Casa II (y de paso aprovecho para repetiros que hacer Astrología de la buena implica no igualar Signo, Casa y Planeta; esto es, por ejemplo, que la Casa II ni es Tauro ni Venus y se acabó).

Pero a lo que vamos: la casa II antiguamente no era de las más favorecidas pero dentro del orden caldeo, que lo mismo ni os va ni os viene, es la casa de Júpiter. ¿Y con esto qué hacemos? Pues con esto, implicamos que Júpiter en casa II está fuerte y es tan sencillo como entender que la casa II es el dinerito, las posesiones, los banquetes que nos pegamos, todo lo que nos metemos por la boca, lo que nos llena la despensa, los cuadros de la casa y joyas de los cajones y los ceros y comas del extracto bancario. Y como Júpiter es abundancia y, recordemos, el money, money, pues Dinero en la casa del Dinero, ¡Dinero al cuadrado!

Así que tránsito agradable el de Júpiter en Piscis por esta casa. Aumentan los ingresos. Aumentan las posesiones. Me vuelvo un shopping addict y todo el día pasando la tarjetita. A veces, incluso por no ponernos tan exagerados, el tránsito puede usarse como una revisión de lo que nos sostiene, de lo que valoramos, incluso de la manera en que comemos. De privarnos mucho: un Saturno en II sería idóneo para una dieta estoica, a ponernos hasta el ojete de marisco y etílicos en cubertería de oro de la mano de Júpiter en Piscis.

¿Se entendió? Pues mañana la casa III, querides.

3. Júpiter en Piscis por casa 3

Júpiter por Piscis y casa III. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa III. Mochila Astrológica.

Júpiter en la casa III también trae sus bondades. A lo mejor conviene aclarar antes que la casa III es considerada un escenario agradable y esto se debe al aspecto de sextil que realiza al Ascendente (uno de los puntos más importantes de la carta). Por otro lado, por tratarse de casa cadente, habrá quien pueda objetarnos que dará materialización tardía o menos relevante.

Debates a un lado, un Júpiter ensanchando la casa III debiera ponernos literatos, comunicativos, curiosones, habilidosos con el lenguaje, las manos o el pensamiento práctico. Puede mejorar nuestras relaciones con el vecindario, la panadera, el carnicero o esa profe de la guardería.

Como la casa III es significadora de hermanos y hermanas (sobre todo si la Luna o Mercurio los ocupan), a lo mejor nosotros no pillamos cachos pero si vemos como a estos familiares tan queridos les va de putísima madre. Quizá nos regalan un sobrino o sobrina. O se hacen millonarios o devotos de la Virgen del Carmen. Recordad que Júpiter es dinero y confianza: puedo invertir en conocimiento o puedo monetizar mis palabras o mis desplazamientos, por nombrar dos situaciones.

Habrá capacidad de convicción, desboque verbal y hasta lo mismo, por casas derivadas, nuestra pareja se vaya de viaje o tramite su ingreso en la universidad

4. Júpiter en Piscis por casa 4.

Júpiter por Piscis y casa IV. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa IV. Mochila Astrológica.

Qué bonita y qué raruna la Casa IV. Bonita, porque dentro de lo que algunos denominan la Trinidad del Agua, resulta una casa emocional agradable y mucho más buenrollista que la VIII y la XII, ¡y eso que cuadra al Ascendente!

Y raruna porque a ver quién tiene narices de desenmarañar sus significados genéticos, ancestrales, genealógicos, esa herencia de carácter, talentos, emociones y reacciones que radican en ella. La casa IV es la casa de nuestros padres y nuestras madres, abuelos y abuelas, la de los “tesoros ocultos” y la del final de las cosas / de la vida.

Desde un punto de vista más material también representa las propiedades inmobiliarias (esto es, nuestras casas y terrenos, por esto de que NO se pueden mover).

Así que con un Júpiter por la casa IV pueden mejorar nuestros vínculos familiares, conectar con ellos, con las tradiciones, lugar de origen, el pasado, descubrimiento de talentos, la abuela que era pintora y yo me pongo ahora con los lienzos, o me hago unas constelaciones o encargo uno de esos análisis del ADN para ver si vengo de Madagascar o tengo sangre judía.

Al contrario que con Saturno que tiende a obras y mudanzas muy trabajosas, con Júpiter por la IV el hogar se expande de manera facilonga, se convierte en lugar de estudio o de paz y misticismo, consigo por fin ese apartamento que tanto deseaba o a mi pareja lo ascienden. Maravilla, ¿no?

Pues mañana la casa V que está todavía más fetén..

5. Júpiter en Piscis por casa 5.

Júpiter por Piscis y casa V. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa V. Mochila Astrológica.

Fijaos que por fin llegamos a Júpiter en casa 5, por el culo tralará, y qué simpático, abundante y divertido este escenario. La casa 5, no es casa del Sol ni casa de Leo ni mucho menos: es la casa de Venus, esto de es, del toqueteo, los placeres, las fiestas y las alegrías. Y como encima le hace un trígono al Ascendente, aspecto armoniquísimo total, pues resulta que tenemos una de las casas más afortunadas de toda la carta.

Claro con Júpiter por Piscis por allá por nos puedo dar un arrebato de cachondeo, de ganas de vacaciones, de multiorgasmia y de poliamor. De éxtasis y de clubbing. Como la casa 5 es casa de críos y Júpiter también representa a los niños (niñas y niñes) pues puede coincidir con nacimiento de criaturas. El eje 5 / 11 también se vincula con la enseñanza y un Júpiter por allá puede mejorar nuestra relación con los alumnos, temas de pedagogía y/o el aprendizaje de un hobby con el que nos lo pasamos bomba.

A veces vivimos el crecimiento jupiteriano a través de otras personas (por esto de derivar las casas). Así un Júpiter en casa 5 quizá implique más dinero para nuestros papás, favores que reciba nuestra pareja, una vida onírica de nuestro perro y más parejas para nuestros colegas. Bondades y más bondades de la mano (o las manos) de este Júpiter.

Y mañana, casa 6, que esa ya mola un poco menos.

6. Júpiter en Piscis por casa 6.

Júpiter por Piscis y casa VI. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa VI. Mochila Astrológica.

Toda esta idea de casas benéficas y casas maléficas no está sacado de la manga porque sí, sino que tiene su base en los aspectos que realizan al Ascendente. ¿Aspecto lindo? Casa chachi. ¿Aspecto menos lindo? Pues tampoco tan malo, pues son las casas angulares. ¿Sin aspecto? Entonces es cuando la cagamos…

Ese sería el caso de la casa VI que no tiene manera de arrojarle ni un trígono, ni una cuadratura ni nada al Ascendente. Es verdad que le dibuja un quincucio pero es que en Astrología Tradicional no se usaban estos aspectos menores.

Tecnicismos aparte, la casa tiene sus más y sus menos: sus más porque nos habla de mascotas, aparatos que nos hacen la vida más fácil y empleados o compis de equipo; y sus menos porque también nos habla de dolencias y enfermedad. Como Júpiter siempre ensancha pero tiene tendencia a la mejoría, un Júpiter por acá podría regalarnos un perro, un gato, una pecera o cualquier mascota foránea. También reparaciones en casa. Ese robot de cocina. El proyector que deseabas. La cinta para correr. Las pesas o los manguitos para la piscina.

A veces nos envía fuera por asuntos de trabajo, algún tío o tía cobra importancia durante estos meses, nos hacemos una limpieza de hígado cojonuda o a nuestra pareja le da por meditar o dormir más de la cuenta.

Con las mismas, siendo casa de dolencias y rutinas, siempre será un alivio este Júpiter dándonos el empujón en el quehacer diario, quizá en un cambio de dietas (a fin de cuentas, aspecta a la casa II) o quien sabe si hasta un romance con el fontanero o la fontanera.

7. Júpiter en Piscis por casa 7.

Júpiter por Piscis y casa VII. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa VII. Mochila Astrológica.

Y llegamos con esta serie de los posibles efectos de Júpiter en Piscis a la crucialísima casa VII. Digo crucial (con ísima y todo) porque es casa angular, esto es, una de las cuatro casas que sostienen en la carta y que se suelen analizar en este orden: Ascendente, Medio Cielo, Descendente o casa VII y Fondo del Cielo o Casa IV.

Esta casa se mira y se remira y es de las que la peña más gusta de cotillear y preguntar. No es para menos ya que, así a lo bruto, es casa de la pareja, de los socios y de los enemigos o adversarios. Y tiene algo muy bonito —y aquí sí que me acojo a la Astropsicología— y es que es una casa que funciona mucho por proyección o reflejo: esto es, lo que hay en esa casa describe a nuestra pareja o socio o socia, claro, pero también nos está describiendo a nosotros y nosotras y nosotres.

Movida, ¿eh? Algo así como el “Dios los cría y ellos se juntan”. Pues es lo que hay. Lo genial es que Júpiter y sobre todo en Piscis, y si el resto de la carta lo permite, tendría que hacer que lo parejil funcionara, que resultara más fácil llegar a acuerdos, que el público estuviera de nuestra parte (la casa VII representa todo aquel que pase por el mostrador de nuestro negocio) y que, como a la pareja le van de maravilla, pues eso nos salpicara rico de rebote.

Ay, ay, la casa VII y qué suerte quien la tiene afortunada. Si no contiene planetas, recurrid a regentes o almuten y con suerte que no os caiga mi Mercurio en destierro y en caída que así no me mira ni un tuerto, y si lo hace es para echarme un maleficio.

8. Júpiter en Piscis por casa 8.

Júpiter por Piscis y casa VIII. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa VIII. Mochila Astrológica.

Es curioso que mucha gente dice que no sabe derivar las casas pero lo aplican de manera espontánea; sobre todo cuando hablamos de la casa VIII. Fijaos: entre todas las significaciones que tiene esta casa, una de las más conocidas es la de herencias, subvenciones, el fisco y el dinero de los otros. Y no es puro antojo: es algo tan sencillo como que la casa VIII es la casa II contando desde la casa VII. Y si la VII es el otro/a, socio/a, pareja, enemigo/a… pues la VIII será su dinerito y posesiones.

Esto sería el significado más mundano que podemos darle a esta casa: desde pegar el braguetazo a pedir un préstamo o una hipoteca, un subsidio o un ayuda del gobierno, su cúspide, regentes y demás se activan. Pero por supuesto tiene otras simbologías menos agradables: es casa de muerte, porque, nos guste más o menos, en algún momento nos toca palmarla. Y en la nueva Astrología se le aplica también el significado de crisis, a modo de muerte metafórica, que puede obligar al nativo o a nativa a intereses más ocultos, esotéricos o psicológicos.

Con Júpiter por allá y en los Peces ojalá os rebajen la hipoteca, os concedan esa beca, le suban el sueldo a la pareja o por fin se gestione el papeleo de esa herencia. Lo mismo os da por meteros en un proceso de terapia, de superación de duelo o de divorcio con la protección de Júpiter seguro que no hace tanta pupa o puede que incluso os guste hurgar en las heridas.

9. Júpiter en Piscis por casa 9.

Júpiter por Piscis y casa IX. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa IX. Mochila Astrológica.

Qué bonito que la casa IX sea la casa de Dios y no es que la Astrología vaya de machito sino que es puro complemento, esto es, la casa IX es la casa del gozo del Sol (de ahí lo de casa de Dios) y a su vez se opone a la casa III (que es gozo de la Luna o, sea, la casa de la Diosa). Y así, entre ambos, Sol y Luna, Luna y Sol, Dios, Diosa —y Diose si cabe— se establece una dialéctica de estudios, búsqueda de la verdad y crecimiento.

Es verdad que la casa IX por estar trígono al Ascendente todavía puede ser aún más afortunada que la III, pero bueno, yo no puse las normas (recordad que la V también mola igual que la XI que pronto explicaré).

Con un Júpiter en esta casa —y sobre todo en Piscis, fuerte, domiciliado, en su casa en el orden caldeo— el nativo o la nativa tendrá ganas de viajes largos, de empollar y filosofear, de conectar con la maestría interna o externa, de aprender de religiones o de darse un sabático (ya que es XII de la X). Hay protección, hay fortuna, hay plegarias y hasta cuñados y cuñadas en la cresta de la ola.

Un tránsito de los mejorcitos que transforma las vacaciones en una experiencia iniciática, nos permite volver a la universidad, visitar lugares sagrados, darle duro a las leyes o a la Astrología e invertir en el extranjero.

Cositas de esta ricura de Júpiter en Piscis y en casa IX. Y si no quieres llamarlo “dios”, llámalo como quieras, que tampoco importa tanto.

10. Júpiter en Piscis por casa 10.

Júpiter por Piscis y casa X. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa X. Mochila Astrológica.

La casa X es el mediodía de tu carta o lo que es lo mismo, el punto más alto en el recorrido del Sol, por eso se dice que el Sol en esa posición da reyes, reinas, mandamases y no faltan presidentes esta configuración. Pero lo que nos ocupa es el Júpiter —en este recorrido del Gran Benefactor por las XII Casas— y lo cierto es que también se encuentra cómodo por aquí.

Tiene sentido: la casa X, como casa angular, es una de las más importantes (puede que la segunda angular más importante después del Ascendente) y no sólo define nuestro trabajo, profesión —y de acuerdo con algunas escuelas, al padre/madre— sino que también es significadora de lo que se hace público, de aquello QUE SE VE, por ser, como apenas mencioné, el punto más alto y visible de la carta, ese mediodía de brillo o de escándalo, según te toque.

Pero si tienes a Júpiter o te transitará con este maravilloso ciclo en el signo de Piscis lo normal sería esperar una expansión en el trabajo, un mayor reconocimiento, unos jefes benevolentes, formaciones pagadas por tu trabajo o, si tienes tu propio negocio, mucha más visibilidad. Tiempo de darle duro a tus campañas, de pedir que te cambien de departamento, de publicar tu tesis o novela y de salir cada mañana a la oficina con ganas de comerte el mundo.

¿Qué tu curro tiene sucursales en una ciudad costera y quieres que te trasladen? Aprovéchate. ¿Que quieres cambiar el diseño de tu página web? Pues ahora es el momento. Y así de oca en oca, las bondades gordinflonas de Jupiterito.

11. Júpiter en Piscis por casa 11.

Júpiter por Piscis y casa XI. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa XI. Mochila Astrológica.

Tengo un romance con la casa XI desde que empecé con la Astrología: lo mismo porque es casa fuerte en mi carta, por los aspectos bondadosos que recibe desde la casa IX, por la suerte y protección —de eso va este escenario— a lo largo de mis viajes y porque ¿qué sería la vida sin los amigos, amigas y amigues, esa familia sí escogida con quien contar en los buenos y no tan buenos momentos?

La casa XI es casa afortunada y en aspecto de sextil al Ascendente, —maravilla— y se le considera el gozo de Júpiter, esto es, donde Júpiter funciona a las 1000 maravillas (nada de Uranos ni esas mandangas que os cuentan por aquí y por allá). Con esto quiero decir que quien tenga este Júpiter en el natal o quien vaya a vivir ahora este lindo tránsito de Júpiter en Piscis por la XI debiera esperar un par empujones, angelitos de la guarda, protección y beneficio en las áreas correspondientes.

¿Qué areas son estas? Los amigos, los sueños, los proyectos, las esperanzas, aquello que nos hace aún más ilusión que esa profesión de 9 a 5 de la tarde. El amor recibido, el enchufismo, el mecenazgo, ¡la recompensa de nuestra curro y el dinero por nuestras obras y escritos!

Todas estas áreas debieran beneficiarse en mayor o menor parte de la mano de Júpiter. Un grupo de amigos crece, me apunto a clases de natación, recibo invitaciones a pasar las vacaciones donde colegas, le hecho ovarios para mi proyecto o hasta me llega un hijo o hija (por esto de las casas opuestas).

Ahoi por ese Júpiter en Piscis en la casa XI. Mañana la última casa. La XII, con sus reclusiones, retiros dificultades y el volver a empezar.

12. Júpiter en Piscis por casa 12.

Júpiter por Piscis y casa XII. Mochila Astrológica.

Júpiter por Piscis y casa XII. Mochila Astrológica.

Y llegamos por fin en este periplo a la última de las casas y al último de los Júpiter, de hecho, el más, más último —el ultimimísimo—si pensamos en un Júpiter en Piscis y encima en la casa XII (algo así como el fraile o la monja que espera a que todos se hayan ido, termina de barrer la casa, apaga la luz y echa la llave). La pregunta será si echa la llave por fuera o por dentro y se queda en uno de los cuartos a oscuras durmiendo, meditando o poniéndose hasta arriba de anfetas…

Casa rara es la casa XII, os podéis imaginar, gozo de Saturno y escenario de Venus en el orden caldeo. Claro, la casa queda justo detrás del Ascendente, no vemos qué pasa detrás nuestra, a nuestras espaldas, por eso se la denomina la casa de los enemigos ocultos, los que no vemos venir y en algunas escuelas también se le asigna simbolismo kármicos, deudas no pagadas, pero también misterios, energías ocultas, espiritismos, mediumnidades e incluso circunstancias previas al nacimiento (que sería el Ascendente). También se la considera aquello que está por venir, ya que sus planetas luego se montan en la casa I a través de las direcciones.

No todo es tan chungo en la XII. He hecho cartas de verdaderas brujas y magas con stelliums en esta casa, de gente que trabaja en laboratorios y en lugares encerrados, de quién durante un periodo se retira para prepararse unas oposiciones o trabajo en archivos y lugares un tanto ocultos.

Además la casa puede hablarnos de adiciones, del dormir, de dolencias problemáticas y, por rebote, de pasión y dedicación por las mascotas.

Así con este próximo Júpiter por la XII puedes esperar desde una vida onírica angelical, pasando por sueños premonitorios, hasta visitas a lugares sagrados, enseñanzas ancestrales, retiros voluntarios, un problema hepático, un buen viaje de setas o una recaída de metadona. Dependerá por supuesto de tu carta, de los contactos de Júpiter, de los planetas ya presentes en tu casa XII…

Y ahora sí que terminamos este viaje. Cerramos el círculo y nos preparamos para una nueva vuelta cuando Júpiter pase por la casa I o Ascendente…

¡AHOI!

***

El resto lo sabéis. Que podéis seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube fullero —ya mencioné el vídeo de diciembre— y hasta por telepatía. Aprovecho para dar las gracias porque ya estoy con la agenda de enero y me da mucho gusto esto de que un mes antes, ya se me complete todo hasta arriba.

Millones de gracias, de dankes y todo eso. También las gracias a esos duendes y elfas anotadas al taller del próximo sábado. No os decepcionaré, como siempre, ni vosotros ni vosotras a mí tampoco. Id preparando vuestros penachos y cuencos y tambores que la Luna llena promete.

Como siempre, podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito, recién salido del horno. 

Se os quiere, se os abraza; desde este Berlín encharcado.

Con mucho, mucho, pero que mucho love y arriquitín,

Emilio

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes