Yabadabadúuuuuuu o lo que es lo mismo: temporada recién estrenada de los pececitos. ¿Maravilla, no?

En realidad lo de maravilla podría ser aplicable a todos los signos del zodíaco, en el sentido de que siempre es bueno ver cómo la historia del horóscopo se va desarrollando; pero por otro lado, el concepto de la magia y lo maravilloso sí que es una cosa que tiene muchísimo que ver con la energía pisciana.

Si a eso encima le sumamos que el regente de este planeta (ese Júpiter bondadoso, optimista, protector, dador de la abundancia) también se encuentra donde los Peces y además tenemos por ahí a Neptuno y luego unas lunaciones poderosísimas, pues claro, ya todo es un desbordamiento de Milagros, Dibujitos de Walt Disney, Psicodelia, Conexiones Astrales, Tratamientos del Aura, Alteraciones de la Conciencia y mucha Fiesta y Zozobra.

En fin, Piscis.

Ya anunciaba por aquí y por allá —en las redes, también en la super MásterClass que yo que tú me agenciaría— la importancia de vigilar la casa ocupada por Piscis, la cúspide en Piscis, ¡los planetas en Piscis! Búscalos, búscalos ya, anota los grados, ándate atento y atenta.

Lo digo porque en función de la casa que te ocupe — especial acerca de Júpiter en las casas aquí— y esos planetas, pues podrás sacarle mayor o menor partido. Ojalá sea el mayor posible, ¡no?

Por lo demás, la semana, además del pistoletazo de salida pisciano, posee un par de aspectos a Neptuno —ese regente moderno de Piscis o corregente—, un Mercurio en cuadratura a Urano y aspectos lunares (ya sabes que la Luna se mueve super rápida y cada dos días y medio, ¡zas!, signo nuevo y cambio de humor y energía). O sea, se trata de una semana relativamente pacífica más allá de las tensiones de Mercurio.

¿La vemos?

Nos toca irnos hasta el miércoles 23 y el sextil entre Marte en Capricornio y Neptuno en los Peces y en el grado 22. No es un aspecto mega, mega, mega poderoso por tratarse de un sextil y encima incluir a un planeta transgeneracional (esto es, Neptuno). O sea, que si no lo sientes, pues tan a gusto…

Por otro lado, aquellos y aquellas más sensibles o con un Marte poderoso en vuestra carta —incluso un Aries o Escorpio en el Ascendente— lo mismo os sentís más inspirados, empáticas, con ganas de trabajar en proyectos artísticos o de competir en un recital poético.

Día bueno para deportes acuáticos, para la pesca, para la pintura o un maratón de cine. Para un masaje energético o apoyar con tu empresa una causa solidaria.

De hecho, la Luna circulará ya por Sagitario —habrá cuarto menguante— y podemos tener cierta necesidad de filosofar, de instruir al otro, de sentirnos gurúes, de pegarnos una sesión de yoga de la hostia y la Kundalini rebosando a tope.

¿Veis? Esta es la maravilla pisciana.

Además —con más motivo— porque Venus, que también anda en Capricornio, le pisa los talones a Marte y en seguida, el jueves 24, le dibuja también sextil a Neptuno.

Hay asuntos de amor o de relaciones, que impliquen el arte, lo festivo, lo lúdico, mujeres contentas, emprendedoras, espirituales, viejitas sabias y currantas, cenas, invitaciones, gastos en objetos bellos y duraderos… Todo esto se mueve en esta semana.

Como siempre digo, no te creas nada de lo que te comento: abre los ojos, observa, comprueba. A partir de ahí decides.

¿Qué más tenemos? Pues la tensión del viernes 25 —que es también la tensión de la semana y que conviene vigilar: me refiero a la cuadratura entre Mercurio en Acuario y Urano en Tauro (la zona es la de siempre, el grado 11).

Como Mercurio son los jóvenes y los movimientos, y en Acuario además se refiere mucho a los aparatos electrónicos y la aeronáutica, y como Urano no se anda con chiquitas y le encanta revolucionarnos y cardarnos el pelo, pues si eres profe de secundaria como yo pues lo mismo te esperan unos días de revuelo con los críos inaguantables. Además, cuenta con imprevistos en los viajes, con el ordenador que echa chispas, con un mensaje de correo que se pierde o aparece. Con un ghosting de Tinder o alguien que vuelve a las andadas. Los jóvenes y las jóvenes contestones, enganchados a la maquinita, corriendo en los patines eléctricos y cuidado con los accidentes.

Menos mal que la Luna no anda en signo fijo, porque si no la habríamos liado aún más.

De todas formas, quizá merece la pena mencionar que justo para el viernes la Luna ingresa en Capricornio.

Recuerda —recuerda hasta el infinito y más allá— que la Luna es activadora: es la que hace que los eventos se den porque va iluminando, haciéndole cosquillas, burlas, metiéndole el dedo en el ojo al resto de los planetas.

Para el fin de semana se produce una importante concentración en Capri: Luna, Venus, Marte y Plutón todos en un combo, en una casa tuya concreta, rigiéndote otras casas, aspectando otros puntos sensibles…

No es que tenga que ser negativo pero me parece un escenario propio para que —en función de tu carta— reaccionen eventos que puedan tener que ver con lo estable, los viejos y las viejas, patriarcas y matriarcas de la familia, estructuras que sostienen, los huesos, un evento que recuerda a alguien importante que murió, un duelo, una ceremonia seria, un encuentro importante para marcar un nuevo rumbo (los signos cardinales cambian la dirección, pegan el volantazo), nuevas visiones en temas del trabajo, incluso del deporte, el emprendimiento o las relaciones. Una familia que se sienta a la mesa a hacer cuentas. Un momento para reevaluar gastos y ganancias, reprogramar tu presupuesto.

Casi nada. Y es que la Astrología es así de práctica, descriptiva y, por cerrar con la misma frase que inicié, ma-ra-vi-llo-sa.

***

Hablando de maravillas, las que tendremos en el taller megabásico de Astrología del próximo martes y en esa pasada de taller de las casas. Los dos os van a dar la vuelta como un calcetín: sé que siempre lo digo, pero es que la Astrología que aprendemos en la Mochila no se encuentra en muchos sitios. O en casi ninguno.

Me he dado cuenta de que no es sólo un cambio a nivel astrológico; el cambio también es interno y vital. Además de poder formar parte de una comunidad muy linda con quien compartir tus aprendizajes, experiencias, hablar un lenguaje común. Una familia astrocósmica.

Si te animas a alguno de los talleres, me escribes a info@mochilastrologica.com. Tienes todos los detalles acá y creo que para el básico ya nos tocaría apretarnos un poco.

El resto lo sabéis, de tanto que me repito. Que podéis seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube. (por fa, no me da tiempo a responderos a todos los privados por FB y IG. Si son dudas, hacedlas en abierto, ¡que así aprendemos todos y todas!).

Además, y también como siempre, podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito (o cada lunes, o sábado), recién salido del horno como este que estáis leyendo y que quedó de rechupete. 

Gracias, gracias. Ahoi, ahoi (muy doble todo, muy Piscis)

Emilio

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes