Porque se medio estrena un nuevo ciclo,

le damos la vuelta al zodiaco y nunca está de más ver

por dónde andabas en aquel entonces.

Quienes estáis suscritos a la página recibisteis un email con info jugosita de lo que significaba Júpiter por Aries a su paso por casas (jeje, es lo que tiene formar parte de la comunidad astromochilera). Para el resto de mortales y en abierto aquí va un pequeño repaso de este ingreso cósmico del mes de mayo e incluso de todo el año.

¿Por qué de todo el año? Pues porque igual que la Luna tarda dos días y medio en cambiar de signo y no te sale a cuenta tener en cuenta tantos tránsitos y su velocidad, en el caso de Júpiter este acostumbra a entrar en un nuevo signo sólo una vez al añito.

Esta regla por supuesto que es sujeta a matices, pero lo interesante y relevante es eso: una vez al año, más o menos, Júpiter cambia de signo. Y claro, la primera y más obvia consecuencia que se deriva de este patrón es que, para que vuelva a repetir en el mismo signo, toca esperar una media de doce años. Yo no sé tú, pero a mí me parece un buen porrón de meses y de días.

En esta ocasión, con Júpiter en Aries, vamos a vivir prácticamente lo mismo que sucedió con Júpiter en Piscis el año pasado: o sea, el Buenazo de Júpiter ingresa en el nuevo signo, asoma la patita, echa la marcha atrás y regresa al signo anterior. Algo así como un tránsito truncado, o un adelanto de tránsito.

Pero en este 2022 tendremos una gran diferencia (o varias grandes diferencias). Si el año pasado Júpiter se asomó por Piscis apenas dos meses y medio, este año Júpiter por Aries no asoma sólo una patita, sino que luego mete la otra y hasta la cabeza.

Quiero decir: se va a pegar un tránsito bien larguito e imponente. Toma nota: Desde el 11 de mayo hasta el 27 de octubre. Más de cinco meses. Casi medio año. O sea, que el tránsito es importante y va a matizarte la vida, sobre porque en seguida Marte se le pega a los talones y en especial en verano, cuando ande a todo gas.

También en Aries Júpiter sigue siendo el Gran Benéfico.

Hay por supuesto vamos factores a considerar mientras Júpiter se da su garbeo por Aries. A lo mejor, el primero y más importante es reconocer cómo es la relación entre el planeta y el signo.

Esto tiene mucho que ver con las llamadas regencias o dignidades planetarias. O sea: si el planeta y el signo tienen similitudes, una especie de leitmotiv común, pues esto supondrá que el planeta se encuentra cómodo (o lo que llamamos en Astrología: domiciliado o exaltado). También puede suceder lo opuesto, que el planeta se encuentre en un terreno o ambiente que le haga coartarse y sentirse mal (el llamado destierro o caída).

Por si no lo sabías, Júpiter acostumbra a sentirse con todo el flow en Sagi, Piscis y Cáncer. Claro, justo el planeta acaba de salir de Piscis donde estaba de puta madre. ¿Significa esto que ahora en Aries es peor? Pues a ver… peor, peor, suena un poco chungo. Pero si nos atenemos a las normas clásicas, sí es verdad que su calidad va a bajar un poquito.

Esto evidentemente luego merece ser cogido con pinzas y es que tu carta es la que prima y la que hará que lo de arriba se manifieste de mejor o peor manera. Lo mismo tú eres de quienes ni se enteró de las bondades de Júpiter en los pececillos, y lo mismo, por tu propia carta, te conviene mucho más Júpiter en Aries. Pues enhorabuena. Aprovecha el tirón.

De hecho, Júpiter en el Carnero tampoco está tan mal. Lo que pasa es que Aries acostumbra a comportarse un poquito brutote, es algo egoísta, muy individualista y con cierta tendencia al conflicto y/o a enfrentar la vida como si fuera una batalla. Entonces, si entendemos que Júpiter es el Gran Benéfico y que, como tal, es un planeta que afirma y equilibra y busca una suerte de orden social justo, pareciera que la armonía se descoloca un poco, ¿no?

Por otro lado, al ser signo de fuego, Aries (igual que Sagi y con Leo) cierto idealismo y confianza que lo impulsa a actuar. Tanto Aries como Júpiter son arquetipos activos y si bien Aries no es dado a la filosofía, sí existe cierta intuición y conexión con lo divino (aquí podemos tirar mucho de las enseñanzas cabalísticas sobre el elemento fuego), así que, dentro de las disonancias, también existen varios y hermosos puntos en común.

Finalmente (aunque esto ya es info para quienes estéis más al tanto de Astrología Clásica), dentro de la división de las triplicidades que se hace del horóscopo, se dice que los signos de fuego en natividades nocturnas pertenecen a la triplicidad de Júpiter. O hablando de una manera más asequible: si tienes una carta con el Sol en una casa nocturna, o sea, de la 1 a las 6, todos los planetas que tengan en signos de fuego resuenan con la energía de Júpiter. Esto mola mucho, porque van a poder beneficiarse de una manera muy particular en este tránsito.

¿Pero entonces qué características tiene Júpiter en Aries? Aquí, si quieres hacer una lectura de significados completa deberías probar a combinar la simbología de Júpiter (riqueza, abundancia, optimismo, dinero, fertilidad, protección, viajes iniciáticos, espiritualidad) con la clasificación del arquetipo de Aries: masculino, cardinal, de fuego, así como sus regencias.

Pero como ya lo he hecho tanto en previos especiales (busca por ejemplo el especial de Júpiter en Libra, Escorpio, Sagi, Capricornio, Acuario y Piscis), esta vez me voy a limitar a dar una pincelada mínima y que se resumiría en esta imagen: la de un ángel de la guarda que te anima a cultivar tu independencia y audacia.

O si quieres que profundicemos más en esta imagen: se trata de una combinación (Júpiter en Aries) el emprendimiento, el individualismo, el deporte, la acción, las ganas de vivir, el liderazgo y todo movimiento espontáneo, poderoso y primigenio hacia delante.

Pues vale, ¿por qué no?

Claro, suena divino (y nunca mejor dicho, ya que el fuego es el elemento más conectado con la divinidad del espíritu) pero esto también tiene su lado menos constructivo: la temeridad, los riesgos mal calculados, el gusto por la apuesta, la competitividad y lo gratuito de las grandes emociones.

Y si siguen saliendo otros asuntos también menos quizá menos agradables: la falta de reflexión, el bullying, la extravagancia, el gasto fulminante de dinero, el dopaje deportivo y la megalomanía y el egocentrismo.

Como Aries es el signo del Yo y Júpiter ensancha lo que toca, pues… ¡tachán! Te ha tocado ¡un Ego gigantesco¡

Algo así como lo que tenía Salvador Dalí, o si no, asómate conmigo a su carta.

Salvador Dalí y su Júpiter en Aries, Luna mediante y todo en casa 10 y con super fuerza sobre su Ascendente.
Dalí, un genio, en egocéntrico o ambas cosas.

Dalí nace con esa Luna en Aries, regente del Ascendente (y con mucha fuerza sobre sus planetas en Tauro) y además Júpiter también en el signo del Carnero. Fíjate que están ambos en la casa X (la casa más visible, a la vista de todos y todas y todes) y el catalán no sólo era un narcisista de la hostia sino que encima usaba toda esta egolatría como mega reclamo para su imagen pública y su profesión (la casa diez, de nuevo)

Es cierto que además presumía de musas e inspiración para su trabajo (Luna, y Júpiter, de nuevo en la misma casa). Piensa en su famosa Gala y luego en Amanda Lear.

Lo que está claro que Júpiter en Aries está muy concentrado en sí mismo y si Salvador Dalí viviese en estos tiempos tendría cuenta en Instagram, Tiktok, canal de Twitch, onlyfans y lo que falte de por medio. Y se la pasaría posteando. Posiblemente no le importaría tanto quién le da al Like o quién lo visualiza o comenta, porque eso ya es más de Leo. Pero atacaría las redes a tutiplén con un sinfín de entradas rápidas y con su sumo protagonismo o el de su falo.

Curiosamente, como las cartas tienen vida y se activan de vez en cuando, incluso después de que que la palmemos, justo apenas un dos días de que Júpiter ingresara en Aries, Salvador Dalí volvió a saltar a las noticias por el descubrimiento (casa 10, lo que sale a la luz, lo que se vislumbra) de una vieja escultura suya que se daba por pérdida hacía décadas.

Interesante, ¿verdad? Es que la Astrología es muy loca.

De todas formas, me gustaría también decir a favor de este tránsito de Júpiter en Aries que puede convertirse en un momento idóneo para darnos palmadas en el hombro y aumentarnos la autoestima. Desde un punto de vista constructivo, Júpiter en Aries es la perfecta dosis de amor propio, la voluntad para defender nuestras opiniones y la fe para creer e ir pos de nuestras propias empresas sin pensar en la opinión del resto ni poner en duda nuestro éxito.

Ahí queda para la puerta de tu frigo.

El tránsito de Júpiter en Aries. La retrospectiva.

¿Sabías que la palabra planeta deriva del griego y significa estrella errante? Claro, antigüamente se miraba el cielo y de este movimiento planetario se deducían unos ciclos y luego se podía predecir.

Piénsalo. O mejor aún, imagínate esta situación: vives cerca de una iglesia que los mediodías siempre da las campanadas. Y la oyes hoy, la oyes mañana, lo oyes la semana que viene, todos los días… Cada vez que la escuches pensarás automáticamente: son las doce. Y al contrario… Puedes bichear la hora en tu reloj o en tu móvil y si son las 11:30 hasta podrías predecir: En media hora sonarán las campanas de la iglesia. ¡Bravo! Acabas de descifrar el secreto de la Astrología.

Y es que la predicción astrológica no es muy diferente. Siempre, estudiando los ciclos previos, puedes deducir qué sucederá en este próximo.

Y lo mismo te preguntas: ¿Esta chapa a cuento de qué? Pues a cuento de que, para entender mejor qué puede traerte este Júpiter en Aries lo mismo quieres hacer un repasito de qué pasaba, por dónde andabas, qué te pareció significante en las fechas entre el 6.06. y el 08.09. del 2010. Y luego desde 22.01. al 4.06. del 2011.

En esas fechas, Júpiter también anduvo por Aries y activó una casa determinada de tu carta y lo mismo varios planetas y lo mismo notaste algún beneficio, mudanza, viaje, crecimiento de amigos, aventura, nacimiento de un hijo… toda esa mandanga.

Es verdad que Júpiter por entonces no lo tenía tan fácil como esta vez: había varios planetas en el cielo que le estaban dando por saco y eso no le permitía actuar con la confianza, generosidad e ímpetu que le hubiese gustado .

Con respecto a este 2022 y como te comenté: serán más de cinco meses con el planeta en modo acalorado, emprendedor, animado por la acción, la aventura y el separarse del grupo en general para sentirse pionero, sin ataduras, libre. Puede ser que por el camino te encuentres a personas que representen esta energía y que te inspiren o al contrario no consigan moverte de tu inercia a pesar de que el entorno te pinche (por supuesto la respuesta depende de tu carta natal mucho).

Es más, como explico en el vídeo sobre mayo, a finales de mes tendremos una fuerte concentración ariana (algo así como un ejército de walkirias o de gladiadores, o todos revueltos, como quieras) y es que Venus andará por Aries pero sobre todo Marte también andará por Aries.

Marte va a mandar mucho sobre ese Júpiter. Mucho. Y se unirá al Gran Benefactor el 29 de mayo en el grado 3 del carnerito, que es un grado muy a tener en cuenta. Si te soy honesto creo que las mejor época para estrujarle el potencial a Júpiter incluyen todo este mes con la conjunción, junio y la primera semana de julio.

Después, sobre todo si tienes una carta muy marcial (muy ariana o incluso si la tienes muy escorpiana) notarás un bajón de energía o al menos una ralentización de los proyectos. Además, Júpiter se pondrá retro y el escenario cósmico no resultará tan idóneo.

Pero con todo, he de decirte, que es un tránsito bastante agradable, sin apenas conflictos y con varias fechas más significativas y consejos que iré revelando en la newsletter a la que puedes suscribirte por aquí. Entre tanto te dejo dos pequeñas infografías con un par de resúmenes muy prácticos.

Júpiter en Aries 2022. Las fechas más importantes.
Júpiter en Aries. Lo que sí y lo que no.

Eso es todo. De momento.

Te seguiré contando.

***

Un gusto, como siempre. Y más cuando se trata de noticias agradables como este ingreso jupiteriano que no trae apenas tensiones en todo los próximos meses. Como siempre, conéctate con el cosmos y úsalo a tu favor.

El resto lo sabes, de tanto que me repito. Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube. (por fa, no me da tiempo a responderos a todos los privados por FB y IG. Si son dudas, hazlas en abierto, ¡que así aprendemos todos y todas!). Repito: dudas en abierto y el resto de consultas por email. REPITO: consultas importantes y demás a info@mochilastrologica.com.

Abrazos fuertes, berlineses, soleados.

Ahoi, ahoi.

Emilio

error: Content is protected !!