Este 8 de noviembre ingresa Júpiter en Sagitario y yo me casi me duermo en los laureles y me olvido de preparar el especial. Es lo que tiene Júpiter, que uno se confía, se ríe de los peces de colores y encima, para colmo, ¡funciona! Ya sea por arte de magia, por fortuna… hasta por sabiduría. Estas son las cosas típicas de Júpiter.

Luego es muy verdad que este Júpiter en Sagitario no es un Júpiter cualquiera. Es un Ju-Pi-Te-Ra-Zo. Vamos, un tránsito de la hostia de bonito y buenrollero. Vamos, que va a portarse de lo lindo y se merece buenos honores y cosquillitas.

De eso va el especial. De presentarle los honores a Don Júpiter. De dejarnos que nos haga cosquillitas. De agasajarlo. De pedirle favores. Pero también de pedírselos con cuidado. Atentos: A lo largo de su recorrido por el signo del arquero, Júpiter va a dibujarle tres cuadraturas a Neptuno y Neptuno, como siempre os digo, es muy puñetero. Mucho, mucho, mucho.

Queremos pasarlo bien pero no queremos que nos vendan la moto. Ni huir de la realidad. Ni volvernos dogmáticos. Ni seguir a falsos gurúes. Ni gastarnos la plata en las máquinas tragaperras. Ni utilizar la religión o la espiritualidad como escapismo.

Así que de todo eso también va el especial.

Pero basta ya de enrollarme y pasemos al super análisis. Descorechemos una buena botella de vino, preparemos un par de chuletones de kilo y medio y démosle la bienvenida a este buenrollista Júpiter en Sagitario.

 

Júpiter en Sagitario 2018  – 2019. La clasesita teórica. 

La verdad que a estas alturas, después de un tiempo dándole duro al blog, asumo que la mayoría de los que me leéis conocéis los significados y analogías de Júpiter. De hecho, tenéis los especiales de los Júpiter anteriores: el Júpiter en Libra del 2016 – 2017 y el Júpiter en Escorpio que ahora concluye y abarcó finales del 2017 y buena parte del 2018.

Muy a lo bestia podríamos generalizar que cada planeta tiene unas significados básicos: el Sol: el padre y los honores; la Luna: la madre, el cuerpo y la familia; Mercurio: la comunicación y los hermanos; Venus es el amor y Marte el sexo y la guerra…

Por su parte, Júpiter simboliza la expansión, la búsqueda de conocimiento, la confianza y el buenrollismo. Debido a sus condiciones de calor y humedad atribuidas por los antiguos, estos denominaban al planeta el Gran Benefactor —siendo Venus el Benéfico Menor. Así, si buscáis al Júpiter de vuestra carta, en función del signo, la casa y los aspectos que tenga, tendréis pistas de áreas y facetas de la vida donde la suerte os sonríe, donde vuestro dios os agarra de la manita, donde con un poquito que uno se esfuerce aparecen resultados. También Júpiter os indicará cómo ampliáis los horizontes, salís de la zona de confort, os mostráis un poco más místicos, curiosos, confiados. Habrá cierto orgullo, sentimiento de justicia, trascendencia, ganas de aprender y enseñar, dinerito contante y sonante y su poquito de filosofeo.

 

Júpiter tan mono, encantandor y seductor. Un partidazo para todas y todos.

Júpiter tan mono, encantandor y seductor. Un partidazo para todas y todos.

Y ojito que no debe perderse de vista el carácter dilatador de Júpiter: Júpiter agranda, exagera, prolifera, disemina y no entiende de moderaciones. Se siente en posesión de la gran verdad, su verdad. Y si te quiere arrear una hostia con su crucifijo, te la arrea.

Con esto quiero decir que, en ocasiones, se sobrevaloran las bendiciones de Júpiter. Y que a veces, más no significa mejor. Pero bueno, yo tengo una carta muy sagitariana, me encantan los tránsitos de Júpiter y soy de los que al final confía y prefiere ver el vaso lleno a vacío. ¿Ingenuidad bonachona? ¿Misticismo somnoliento? ¿Comodidad pacifista? Aquí también entran en juego los aspectos de Neptuno, como veremos más adelante.

Por otro lado, y de muchísima importancia, está el asunto de las regencias. Lo de las regencias quiere decir que hay planetas que se llevan muy bien con un signo —son el regente de ese signo— y aquellos que se llevan normal o se llevan menos bien —que es cuando decimos que el planeta está en destierro o en caída.

En concreto Júpiter tiene dos regencias: Piscis, que es la regencia nocturna, y Sagitario, que es la regencia diurna. Esto quiere decir que Júpiter y Sagitario casan de maravilla. Y que si Júpiter es guay, pues en Sagi va a dar muchísimas cosas guays. Pasemos a verlas.

 

Júpiter en Sagitario. Sus cositas guays y no tan guays. 

Aquí es donde entra en juego el aspecto creativo de la Astrología. Donde uno empieza a unir conceptos, a sumar uno más uno. Podemos afirmar, por ejemplo, que este Júpiter por Sagi va a traernos ganas de viajar, de aprender idiomas, de volver a la universidad, de contactar con lo foráneo, de salir de la zona de confort y lanzarnos a la aventura. Nos va a reforzar la intuición, el gusto por las casualidades, las ganas de mejorar nuestro estilo de vida, de profundizar en la religión y en la espiritualidad, de propagar un credo o ideología.

Júpiter por Sagitario también potencia el optimismo, el ver la copa medio llena, el angelito de la guarda, el colchón o el airbag si tenemos un accidente. Va a suponer un soplo de aire fresco para este panorama mundial astrológico con un Plutón y Saturno destapando corrupción, dándole caña al sistema y haciendo más ricos a los ricos y con un Urano en Tauro de tintes extremos y aires de ultraderecha.

Claro, hemos de tener en cuenta también que Júpiter sale de un Escorpio fijo, profundo, sexualizado y de blanco o negro. Abusos en la iglesia, la sentencia de La Manada, el #Metoo hollywoodiense, la bellísima despenalización del aborto en Irlanda o el avance mínimo de derechos en países islámicos como Irán o Arabia Saudí son algunos de los temas afines a este último tránsito.

Ahora con Júpiter por Sagi, después de la limpieza, de la criba escorpiana, uno siente que resucita, empieza a ver luz y frutos a la transformación profunda y, si ha hecho los deberes, parece que tiene al cielo de su parte. Filosofar, enseñar, predicar, meditar, adoptar a un perro vietnamita o suscribirse a National Geographic será fuente de gozo. Habrá pasión por las carreras de caballos. Por los indios y sus plumas. Por los cultos. Por cierto riesgo. Por la antropología. Por Juan Castaneda y los chamanes.

Siguiendo con las analogías habrá sectores y profesiones que se beneficiarán del tránsito: maestros, universidades, cursillos, másters, becas e intercambios; el turismo, las agencias de viajes, los safaris, los pilotos, los aeropuerto y las azafatas; cualquier enseñanza de idiomas; las religiones, los obispos, los retiros; los gurúes, los ermitaños, los seguidores de Osho y Sai Baba; Amma, Steven Spielberg y los pro-reptilianos.

Las leyes —que intenten poner orden a lo destapado con Escorpio— también sentirán los efectos de este Júpiter. Los libros de metafísica. El color morado. Las estaciones. Las carreteras. Los jueces. Los circos. Los trasplantes de hígado. La filantropía. El mecenazgo. La ética. El coaching. El Yes, we can. El pensamiento positivo. El espíritu emprendedor.

Claro, no hay que olvidar que Sagitario es un centauro, mitad hombre, mitad animal; el senderismo, la escalada, Decathlon y la defensa de animales estarán muy en la boca de todos. También la caza y la pesca. Las apuestas. Los problemas de la ciática. El cachondeo bruto. El desparpajo. Las coces. Y los bailes de cadera a lo Shakira.

Mochileando que es gerundio

Los mochileros o los backpackers andarán de enhorabuena. También los mochileros astrológicos, ¿no?

Hasta aquí, más o menos, lo chachi piruli de Júpiter por Sagitario. Pero no hay que olvidar lo que comentábamos al principio, lo del carácter exagerado que provoca Júpiter, sus problemitas a la hora de buscar un término medio y no caer en la indolencia o en los excesos.

Así, Júpiter en Sagitario en su vertiente negativa da un orgullo y un ego acojonante. Da intolerancia, imposición, el aquí o todos cristianos u os tiramos por el tajo. Hace al individuo déspota, vanidoso, bocazas, entrometido y dictador. Se empondera. Se endiosa. Por su titulación, por su conocimiento.

También con este Júpiter mal llevado se hace una apología falseada del viaje, de lo extranjero, de la espiritualidad.Y porque yo sé más que tú y porque yo soy mejor que tú y porque yo te digo y os digo a todos lo que tenéis que hacer… Profesores, gobernantes, viajeros, líderes espirituales pueden adoptar comportamientos intolerantes, déspotas y vanidosos. Aparecen gurús en cada esquina, cada cual más engreído, y apuntarse a una secta se pone de moda.

Otra faceta poco bonita de este Júpiter es la pereza, la despreocupación, la falta de límites y el aquí todo vale. Banquetes, festivales, Lola Flores, despilfarros, hipotecas, viva la Pepa y no medir las consecuencias. Un Carpe Diem irresponsable. Un L´oreal y porque yo lo valgo. Y el ya que me voy del convento, me cago dentro. En fin: políticos, curas y profesores sinvergüenzas. Embaucadores. Predicadores de mentiras. Lo de siempre.

 

La puñetera cuadratura entre Júpiter en Sagitario y Neptuno en Piscis.  

A ver. Los que seguís mi página sabéis que siempre os repito algunas cosas. Una de ellas es que la Astrología es práctica y vivencial: ¿de qué sirve leeros todos estos artículos si luego no sois capaces de comprobarlos con vuestra propia experiencia?

Otra aspecto importante de la Astrología que no me canso de repetir es su aspecto cíclico: Conviene tener en cuenta que muchos eventos se repiten, las energías regresan, hay aspectos y áreas de nuestra carta que se reactivan.

Aquí es cuando conviene tener en cuenta los tiempos jupiterianos. Fijaos, Júpiter tarda unos doce años en completar una vuelta alrededor del Sol. Esto significa que cada doce años repite signo. De hecho, el último tránsito de Júpiter por Sagi fue desde finales del 2006 a finales del 2007. Con esto quiero decir que puede resultaros interesante analizar qué andabais haciendo por entonces; qué expansión puedo darse en ese área concreta de vuestra carta.

Luego, por otro lado, es cierto que el cielo de hace doce años y el de ahora difieren bastante. Es más, el Júpiter por Sagi de este ciclo se enfrenta a un no-tan-pequeño desafío. Me refiero a las tres cuadraturas que le plantará a Neptuno en Piscis.

Aquí tenemos a dos planetas fuertemente posicionados, en aspecto tenso y cada uno en su mundo de pompas de jabón. Y vale que Júpiter, incluso por cuadratura, aporta su empujoncito, pero de verdad que esta configuración es puñetera.

¿Preparados?

Os cuento.

Los aspectos inarmónicos de Júpiter y Neptuno potencian los rasgos más negativos de ambos, esto es, el exceso, la idealización, el papel de víctima y la negación de la realidad. Se trata de dos arquetipos muy soñadores, crédulos, visionarios pero sin un ápice de pragmatismo. El nativo vive en las nubes, imagina, fantasea y se las apaña para escapar como sea de las obligaciones y de lo cotidiano.

Claro, así a este aspecto se le relaciona con las drogas, el vagabundeo, la bohemia irresponsable, la espiritualidad egocéntrica, el gurú hipócrita, el sacrificio victimista. Podemos afirmar, por ejemplo, que este año próximo las sectas ganarán más adeptos. Los yoguis andarán insoportables. Y los borrachos también.

¿Y por qué no? Bebo, sueño y me lo paso genial. Cuadratura Júpiter y Neptuno.

Con Jupiter cuadrando a Neptuno la ingenuidad se desborda, la imaginación se vuelve hiperactiva y la objetividad se ciega. También es cierto que los canales de intuición o espiritualidad o de lo paranormal se abren tan a lo bestia que pueden causar locura, neurosis, paranoia. Ojito con los psicotrópicos. Con los elevados estados de conciencia.

Además, este aspecto se relaciona con los engaños, el descuido, las pérdidas, el atolondramiento y sobre todo con los desengaños. Es el amor platónico insufrible. El cuento de la lecherita. O la cigarra muerta de frío de aquella otra fábula.

La náutica, los marineros, los maremotos, el submarinismo, los problemas con el plástico; ahogos físicos y mentales, anestesias y vapores, el gas, el sonambulismo, viajes astrales e hipnosis así como la magia también tienen analogías con esta combinación.

Por supuesto las cuadraturas también implican dinamismo y un desafío creativo del que podemos salir vencedores. Habrá poesía, habrá música, películas largas e infumables pero consideradas obras maestras y muchísimas ganas de conectar con algún dios y de ayudar a la gente. Estoy pensando en María Teresa de Calcuta, que nació con esta cuadratura, y —se supone— hizo mucho por los desamparados, fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad y hasta recibió el Nobel de la Paz en 1979 (por cierto con Saturno sobre su Sol y Neptuno tenso). O en el escritor Joseph Campbell que tiene una obra muy extensa y cojonuda sobre mitología, simbología y religión. Otros personajes y personajillos con esta cuadratura son George Clooney, Mariano Rajoy, Penélope Cruz, Berlusconi e Yves Saint Laurent.

Por último, no puedo acabar este apartado sin daros un super consejo. Cuando Júpiter y Neptuno aprietan la mejor manera de compensarlos es echando mano a Saturno —al natal y al celeste. También a los planetas que tengamos en el elemento tierra en la carta. Todo el año que viene Saturno seguirá por Capricornio, domiciliado, responsable, doloroso y obtuso. Como con la cuadratura Júpiter – Neptuno la imaginación va por las nubes y pareciera que si no eres místico ni creativo no vales ni un duro, echarle mano a este Saturno va permitirnos poner los pies en el suelo, dejarnos de pajaritos y acatar deberes y responsabilidades.

Ah, y aquí tenéis las fechas de las tres cuadraturas: 13 de enero, 16 de junio y el 21 de septiembre; del 2019, claro.

Jupiter en Sagitario 2018 – 2019. Las fechas más relevantes. 

Ahora vamos a echarle un vistazo a todo el calendario de este tránsito de Júpiter por Sagi, a ver qué encontramos además de las cuadraturas, ¿vale?

  • El 08.11.2018 a las 12:39 del horario universal, Júpiter sale de Escorpio e ingresa en Sagitario. Es un ingreso muy bello pues apenas un ratín después lo acompaña la Luna en el mismo signo, saliendo del novilunio escorpiano.
  • A partir de ahí, todo es un bonito coser y cantar. Fijaos: el 26.11.2018, el Sol se conjunta a Júpiter, en el grado 4. Un regalazo para los que cumplís en la fecha y para mi Marte natal que con ese trígono se va a comer el mundo.
  • Moviéndonos por el mismo grado entre un día u dos después, es decir, el 27 y 28 de noviembre, Mercurio Retro también se junta a Júpiter. Como viene en noción retrógrada traerá noticias de viajes, de estudios, de personas sabias y memorias del pasado. Ayudará a pensar a lo grande, a prepararnos para la aventura. Como siempre recordar que puede hacernos pecar de muy optimistas.
  • En cualquier caso, aquello que se gestione durante la retrogradación podría materializarse a partir del 21.12.2018 cuando Mercurio directo vuelva a alcanzar a Júpiter, esta vez en el grado 9.
  • Enero ya nos da una de cal y otra de arena. Como mencionábamos antes, el 13.01.2019 viviremos la primera cuadratura a Neptuno —grado 14. Luego el 22.12.2019 Venus se junta a Júpiter. Esto resalta el carácter enamoradizo, platónico y poco práctico de la cuadratura, las pasiones sublimes pero también los enormes batacazos y decepciones.
  •  El 11.04.2019 y en el grado 24 Júpiter inicia su retrogradación. Será un tiempo para revisar los temas jupiterianos y esa expansión que hayamos sentido. Lo bueno que tiene la retrogradación es que repetirá contactos que ya se hayan dado en vuestra carta.
  • Durante el periodo retro tendremos la segunda de las cuadraturas a Neptuno, el 16.06.2019 y en el grado 18.
  • El 12.08.2019 y en el grado 14 don Júpiter despierta de su retrogradación.
  • Luego en septiembre vivimos la última de las cuadraturas y como el mes es muy mutable —con el Sol, Mercurio, Venus y Marte en Virgo— quizá lo sintamos muy cuesta arriba, dispersos y somatizando tanto enamoramiento y falta de realidad. La cuadratura del 21.09.2019 se da en el grado 17.
  • Más fechas: Júpiter saldrá de su sombra el 7.11.2019 Los asuntos de Júpiter y Sagitario funcionan otra vez a todo trapo: optimismo, aventura y ganas de conocimiento.
  • Antes de que se termine su ciclo, Venus vuelve a unirse a Júpiter, qué maravilla, el 24.11.2019, esta vez en el grado 28 y haciendo delicias de los Sagis que cumplen muy al final de su signo.
  • Finalmente el 2.12.2019 Júpiter sale de Sagi y entra en el muermo de Capricornio: Buuuuuuuhhhhh. En fin, habrá que esperar otros doce añitos para que se repita el evento, ¡qué remedio!

Jupiter en Sagitario 2018 – 2019. Predicciones, vídeos y el resto de chorradas. 

Pues eso, que como sé que os encanta —y a mí está empezando a encantarme— os he preparado un par de vídeos youtuberos sobre este Júpiter, con sus predicciones signo por signo y un par de consideraciones básicas.

Los voy a subir entre hoy y mañana. Prometido. Es que el tiempo no me alcanza, es que con Júpiter uno se confía…

Entre tanto, al más puro estilo Sagi, os propongo que vayamos de viaje al Congo, al espacio sideral,  a la Nebulosa Lapizlázuli o incluso de paseíto por Nueva York.

***

El primero de los vídeos con consideraciones básicas:

Y el vídeo nambertú con las predicciones basadas en el Ascendente:

***

El resto ya lo conocéis: que me encanta leeros, que me compartáis, que opinéis, que me tiréis tomates y me chifléis, me expliquéis vuestras experiencias y, sobre todo, que experimentéis la Astrología por vosotros mismos.

Y ahora sí. Ya me despido. Por supuesto, un  trillón de gracias por leer y todo lo demás. Recordad que podéis encargar vuestra carta natal en la sección del coaching, así como seguirme en facebook, twitter, instagram y por mi super recién estrenado canal de youtube

Nos hablamos. Nos contamos. Por aquí, por allá o por telepatía.

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

 

(Fotos. Fte: aliexpress.com; thebrokebakcpacker.com; shutterstock.com; bestfunnytime.com)

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes