Fíjate qué particular que tenemos semanas con un montón de cambios planetarios —véase el ejemplo de la semana pasada— y otras que apenas presentan eventos cósmicos para rellenar un par de párrafos: o sea, esta semana.

Esto no es que implique que en el cielo —y en tu vida no sucedan cosas, obvio. Aquí estamos en continuo movimiento, transformación, fluir, el Panta Rei de Heráclito, como quieras llamarlo. Es más: que en una semana se acumulen un montón de oposiciones, trígonos, cambios de signo y todo eso tampoco garantiza nada.

Primero, porque en este fluir continuo todos los aspectos y sucesos tienen una especie de introducción, de clímax y de desvanecimiento y que según de qué planetas se traten, sus efectos pueden durar desde un día a varias semanas, meses, ¡o incluso años! (Sí, suena muy loco pero hay tensiones con efectos de dos años; eclipses que alcanzan los nueve meses; puntos entre planetas transpersonales que podrían prolongarse por más de una década).

Eso por un lado.

Y segundo porque —me da igual repetirme mucho— tu carta sigue matizando muchísimo eso que sucede ahí arriba: tu carta es como el molde o el transformador o la pizarra o como quieras entenderlo donde se proyecta, se dibuja, se manifiesta o cobra forma eso que sucede en el cielo.

Está muy bien que sea así: te hace genuino, genuina; diferente, único, especial. Imagínate qué aburrido que a todos nos sucediesen las misas cosas a la vez. Y por eso te encontrarás con semanas, teóricamente monótonas en el cosmos, que son un revuelo en tu vida. Y al contrario: periodos agitados allá arriba que en tu cotidianeidad pasan sin pena ni gloria.

De hecho, sabes que siempre te animo a tener un poquito de sentido crítico con lo que lees: con mis propios Boletines. No te creas esto ni mucho ni poco y luego mira qué pasa a tu alrededor y cotejas (algo que las personas muy jupiterianas: con mucho Sagi y Piscis saben hacer muy bien).

Pero de todas formas podríamos casi traducir lo que pasa en el cielo en tres niveles:

  1. Uno, que sería tu día a día, tus encuentros, tus alegrías, tus bajonazos, tus festivales, tu comida, tu sexo, tus relaciones. Tu carta, insisto, es la más importante para poder comprender estos flujos. Aquí influyen la Luna especialmente; también sus aspectos: ¿por dónde está ahí arriba? ¿Qué aspectos hace? ¿Y por dónde anda aquí abajo, en tu propia carta? Pero también… ¿Cómo es tu Luna natal, qué casa ocupa, qué dignidades tienes y toda la mandanga? Y luego añádele el Sol, Mercurio, el resto de planetas personales y así obtienes información sobre la riqueza de tu tejido cotidiano, que lo creas o no, es la base y fundamento de tu vida y no esos momentos puntuales de vacaciones o de fines de semana.
  2. Luego vamos a tener aspectos en el cielo de carácter social pero también personal que pueden darle un giro muy significativo a nuestra vida: algo así como una cardinalidad o volantazo que fuerza a una nueva dirección. Un trabajo, una enfermedad, un accidente, un viaje iniciático, una pareja, la llegada de hijos, un nuevo país y residencia, otros estudios, otras vocaciones. Estos aspectos siempre van a depender de tu carta, of course, pero repito: tendrán un peso mayor en el sentido de que vas a sentirlos por una larga temporada, con más constancia, a veces de una manera más sutil y otras con mucha más presencia.
  3. Finalmente vamos a tener aspectos de índole generacional o global. Aquí ya conviene andarse con cuidado con las predicciones que nos (auto) hacemos. O sea, trabajamos con movimientos celestes que hablan de política, de ecología, de desplazamiento del eje de poder, o de lo que los alemanes denominan con esa palabra tan bella, el Zeitgeist, o espíritu de los tiempos. Quiero decir, si ahora el reguetón está de moda o Tik Tok la peta o los campos arden o los gobiernos proponen un tren más barato o están traficando con nuestra información o el comercio minorista desaparece… todo esto son temas que apuntalan los planetas lentos. ¿Nos afectan? Por supuesto. Pero lo hacen de una manera mucho más global, a largo plazo e incontrolable.

A lo mejor te cuento toda esta chapa porque estoy harto de ver a gente acercándose a sus cartas astrales (o a cualquier tema natal) y empezando los análisis por Plutón. O lo mismo llevándose las manos a la cabeza porque Venus le planta cuadratura o porque Mercurio a la tarde se opone a Urano. Yo pienso: Joer, chaval, qué sintonizado estás que hasta reparas y sientes estos aspectos. Lo digo porque hablamos de un planeta mega alejado, relativamente recién descubierto y cuya acción, de acuerdo a trillones de manuales, es muy lenta, a fueguito lento y generacional.

Y perdona que continúe: pero mucho Plutoncito y que si su cuadratura a la Luna pero luego no existe el suficiente aplomo para asomarse a un Mercurio, un Venus, o un Marte o por supuesto un Saturno —planetas que sí nos están definiendo muchísimo más de manera única y genuina.

Existen un montón de teorías psicológicas y filosóficas que profundizar sobre el desarraigo del crecer, la pérdida de la inocencia, la complejidad de las relaciones de familia y la transmisión de información a nivel de generaciones. No existen los padres perfectos, tampoco la infancia idílica y todas y todas —después de miles de años en el planeta— contamos con lo que se conoce la herida generacional. Por fa: no te hace falta acudir a un astrólogo ni buscar los aspectos de tu Plutón para entender esto. Eso no es predicción. Eso es vivir y estar aquí en este planeta.

Bueno, ya no te doy más la chapa. Lo que quería era rellenar un poco de hueco antes de analizar la semana y que esto no se me quedara tan corto. Y ahora sí, con la semana.

Bien. La semana va a tener un tema muy fuerte con lo que ya comentaba la semana pasada: mil personas hablándote desde mil direcciones. Muchas encrucijadas. Muchos compromisos. Mucha duda. Mucho movimiento.

¿Por qué? Pues porque la Luna Nueva o novilunio, novilunio del sábado 27 —justo mientras redacto estas líneas— es puro estrés y opciones. Y es mutable. O sea, todo multiplicado por cuatro o por ocho o por dieciséis. Piensa que Mercurio en Libra NO es mutable pero es signo también de naturaleza doble —o sea, que duda, y justo es medio protagonista de la semana y manda sobre dos planetas importantes en el cielo.

Así que prepárate para este desbordamiento. Y también algunas alegrías o empujones. Un gasto imprevisto —¿una reparación?. Un problema sobre ruedas. Un cursillo. Un viajecito. Y te voy a dar grados y signos para que tenga más sentido.

Vas a fijarte en la zona Aries y Libra: grado 7. Y si quieres lo aplicas también a Cáncer y Capri.

Y vas a fijarte también y mucho en la zona mutable de Géminis, Virgo, Sagi y Piscis sobre el grado 8.

Esto implica —y con esto ya termino— que el eje en concreto de Géminis y Sagi sobre ese grado están muy activos por varios frentes. Busca si tiene algo en la zona. Voy muy en serio. Vas a poder ver cómo es de loca la Astrología y todo lo que funciona.

Y ahora sí. Jueves 1 de septiembre. Marte en sextil a Júpiter, de Géminis a Aries. ¿El grado? Ya lo sabes. O por lo menos conoces la zona: grado 6.

Es muy interesante este sextil por el tema de la recepción. Marte ayuda a Júpiter. Júpiter, sin embargo, no le hace tanto caso a Marte. Pero bueno, no nos importa para este Astroboletín. Viajes, estudios, visitas a lugares de sabiduría, gasto agradable y jubiloso, emprendimiento optimista, discusiones filosóficas, capacidad de persuasión, de marketing, de convencimiento. Bueno para difundir una idea, una visión, un objetivo y que sea bien recibido.

Piensa que Júpiter en Aries quiere comerse el mundo: es guerrerillo, aventurero, un poquito sexualizado, deportista, aniñado y encuentra su verdad y su filosofía emprendiendo y siguiendo sus deseos e intuiciones. Pues con este Marte empujándolo, todavía mejor que mejor. Ea.

El otro aspecto es el del sábado 3. ¿Qué te parece? Sólo dos aspectos esta semana y por eso tenía que rellenarte el hueco a toda costa.

Bueno. Tendremos a Mercurio opuesto a Júpiter, desde Libra a Aries. Yo reincido en esto que te he dicho al principio. Que vigiles las zonas que te he comentado y que te enteres que todas las casas mutables están on fire y obligadas a multiplicarse y a tomar decisiones.

A veces, aquí de hecho, esta oposición juega mucho al respecto, en el caso de que seas de los afectados. A lo que voy es que en este tsunami de opciones y propuestas puede ser que te encuentres atado de pies y manos. Algo así como con la obligación o el compromiso o aceptando o gastando o cumpliendo con temas, viajes propuestas, reuniones que en tu interior no te terminan de interesar.

Vamos. Duda por un tubo. (Auto)cuestionamiento y demás. Tranqui que te dará tiempo a reordenarte más adelante y tranqui también porque en cualquier momento puedes meter marcha atrás y decir que no a eso que previamente has aceptado.

Espero que te sirva. Hasta aquí puedo leer. Te dejo deberes. ¡Busca esos grados!

***

Te dejo con algunas novedades o no tan novedades.

Ya sabes que tienes ese Manual Astrológico de rechupete para descargártelo y que la tribu mochilera ya lo tiene para seguir aprendiendo, hubo quien lo imprimió, hubo quien lo compartió por aquí y por allá. En fin. Si todavía no te lo descargaste, si todavía no eres parte de la tribu, no sé a qué narices espera. Es muy fácil y sólo tienes que hacer clic acá.

Además, tienes un nuevo artículo sobre la secta en la carta natal. Léelo aquí.

Tienes también un artículo sobre Astrología y Cábala muy lindo. Léelo aquí.

***

Otra cosa más: me están montando la página de inicio de la Mochila Astrológica. ¿Te apetece que te use de testimonio? En ese caso, escríbeme a info@mochilastrologica.com con tu opinión de la página, las consultas, los talleres, el manual, lo que quieras. Y además necesito una foto tuya y, como esto se trata de una simbiosis, de ayuda mutua, puedes también incluir tu web o lo que sea —seas psicólogx, terapeuta, tarotista… etc. Me ayudarías un montón a seguir creciendo. Mil gracias.

Ya he subido algunos y pienso seguir haciéndolo. Por cierto, ¿viste que tengo nueva página? Vamos haciendo progresos de a poquito para cuando se estrene la Escuela Cósmica en octubre con cursos, novedades y todo eso.

***

El resto ya te lo sabes. Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube .

Y sé que lo digo mil veces pero parece que no os acabáis de entender, jaja. No me pidas cita por FB ni IG ni nada. Ni tampoco puedo responder tus dudas. Lo siento. Dudas en abierto, que contesto cuando puedo. Y citas directamente a mi correo. info@mochilastrologica.com o por el formulario de la página.

Y teniendo en cuenta que no atiendo de manera exprés porque se me llena rápido la agenda, o sea, que lo normal es que tengamos que ajustar un hueco siempre a partir de dos o tres semanas más tarde.

Y que leer una carta (interpretar una carta en condiciones) implica un montón de trabajo y de dedicación. Que también lo sepas.

***

Y ahora sí. Gracias. Dankeschön. Grazi. Merci. Спасибо большое!

Nos leemos. Nos abrazamos (aunque sea cósmicamente). Besos, besos.

Emilio

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes