Bueno, a ver, ya andamos aquí otra vez de domingo y con el Boletín calentito recién salido del horno. La verdad es que se trata de un Boletín de pocos movimientos celestes —eso sí, incluye una conjunción muy peliaguda, regordeta, explosiva. Y como no me gusta quedarme corto pues intentaré rellenar hueco soltándoos alguna chapa.  

Podríamos empezar, por ejemplo, evaluando qué tal ha andado la semana: ¿Habéis notado cierto acelere e iniciativa? ¿Tenéis más ganas de salir de la zona de confort y empezar proyectos? ¿Visitáis la biblioteca y regresáis a casa cargados de libros?

Lo mismo resulta que os apuntásteis a algún cursillo. O que ya andéis planeando vuestro próximo viaje. También puede ser surgieran cambios imprevistos. O que prometáis más de lo que podáis cumplir.

De una u otra manera lo que parece es que todos los planetas en noción directa, con Marte en AriesJúpiter optimista, el lindo novilunio en Acuario y los benevolentes aspectos de Mercurio nos sintonizaran con las ganas de emprender, producir y soltarnos la melena.

O no.

Hace unos días mi hermana me contaba al teléfono: “Todavía no he leído tu Boletín pero llevo una semana muy tranquila”. Le respondí que ni falta hacía que lo leyese. Que su semana era tranquila y eso era lo más importante. Porque vale que la Astrología puede ser muy terapéutica pero a veces —o quizá, muchas veces— sea más saludable desconectar de las redes y regalarse un paseo por el bosque. 

Lo digo también porque a veces me encuentro a lectores y a consultantes empeñados en buscar analogías, eventos, conflictos y confirmaciones a este o aquel aspecto. Que siguen a pies juntillas los consejos de los astrólogos. Que cotejan cada momento de sus vidas con el momento de sus cartas.

Y lo siento, pero yo soy demasiado principiante en Astrología como para tomarme en serio. O quizá demasiado misterioso o disperso o curioso o estúpido. Para mi la vida es mucho más que la Astrología. O quizá debiera intercambiar las mayúsculas y hablar de Vida, y de astrología.

Y acabada esta chapa, pasemos al análisis, ¿no?

Para ello saltaremos los aspecto lunares del lunes y el martes y nos plantaremos en el miércoles 13. Viene durito porque será el día de la conjunción entre Marte y Urano en Aries. Imaginaos: dos planetas de naturaleza violenta, explosiva y agresiva. Que simbolizan corte y fogonazos, explosiones, la mecha y el cuchillo, la chispa y la llama. 

No es de extrañar que esta combinación puede alterar los ánimos, elevar el estrés, hacernos pegar el portazo y mandar o que nos manden a la mierda. El consejo para estos días es el de siempre: Acordaos de respirar

De hecho, casi todo el verano pasado nos lo pegamos bajo una configuración parecida: fue la cuadratura de Marte a Urano, eso sí, desde Acuario a Tauro y con retrogradación incluida. Como Urano tiene que ver con la aeronáutica y Acuario con las redes sociales y con los colectivos, pues hubo varios percances como aquel avión que salió de Ciudad de México y tuvo que regresar por problemas en el tren de aterrizaje; o el vuelo de Ryanair de Barcelona cancelado porque a un tipo se le incendió el móvil; también tuvimos huelgas de taxistas y pilotos, y en París se cerró parte del aeropuerto tras una pelea de raperos. En fin, bastante jaleo.

Creo que la conjunción de este miércoles no implica todo el mogollón del verano pasado —que unió a tres cuadraturas— pero tampoco está de más guardar cierta precaución durante las próximas semanas. Como no trabajo con Astrología Mundial, pues no sé qué implicaciones tendrá para cada gobierno, pero a nivel personal sí puede estresar un poco a aquellos que tengáis planetas personales o alguno de los ejes alrededor del grado 29 de Aries, Cáncer, Libra y Capricornio. O incluso los que tengáis puntos sensibles a principios de Tauro, Leo, Escorpio y Acuario —que fuisteis, de hecho, los que más padecisteis ese verano turbulento del 2018.

Por último recordaros, como siempre, que la conjunción se produce con exactitud este miércoles pero sin embargo sus efectos pueden ya haberse sentido esta semana y prolongarse durante las siguientes. Urano está a punto de salir de Aries de manera definitiva hasta dentro de ochenta y tantos años y no quiere marcharse sin arrear un par de testarazos. Como Urano tiene un efecto liberador lo mismo, incluso después de contar hasta cien y de respirar profundamente, seguís con ganas conscientes de gritar, pegar el portazo o mandar a la mierda. Pues hacedlo. Seguro que os sienta di-vi-no.

Más cosas. Pues nada, el jueves 14, día de San Kalentín —perdón, de San Valentín— Marte ingresa en Tauro. Algunos ya sabéis que este Marte está en exilio, es decir no dando lo mejor de sí: tiene parte de sentido, pues Marte necesita arrojo, impulso, movimiento, decisiones rápidas y, claro, Tauro lo ralentiza y lo pone a fueguito lento.

Sin embargo, esto no anula otras cualidades de este Marte: tesón, constancia, testarudez, magnetismo sexual y muuuucha energía volcada en generar recursos, esto es, hacer y guardar dinero. A veces, incluso como una obsesión. Hasta el punto de que si no hay seguridad material, no se atreven a lanzarse a la aventura. Este Marte, ya lo he dicho en otras ocasiones, puede dar afonías, operaciones de garganta y problemas de tiroides.

Lo bueno es que viene a dinamizar y sexualizar la vida de los Tauro. Y también de aquellos que tienen a Marte en este signo: será un momento de redefinición de vuestras finanzas así como de la relación con vuestros recursos; de explorar el cuerpo, gastar más de la cuenta o pillaros un cabreo acojonante, que es lo que le pasa a este Marte, que cuando se cabrea, mejor quitarse de en medio. Son mansos, independientes, pero un poquito más rencorosos que Marte en Aries. Y más tacañones.

Finalmente, el domingo 17 viviremos un bonito sextil entre Venus en Capricornio y Neptuno en Piscis, en el grado 15. Como todo sextil, al ser aspecto suave, uno debe de esforzarse para poder experimentar sus efectos pero también es verdad que Neptuno recibe de maravilla a ese Venus y que ya tuvimos a Saturno pasando por allí, esto es: un momento idóneo para trabajar y combinar arte, espiritualidad e inspiración, para confiar en lo que hacemos, para conectar mejor con nuestros hobbies, para darle más fuerza a nuestra En definitiva, un momento artístico muy fructífero o un momento profesional muy mágico, siempre en función de vuestra carta y de la caña que le metáis. ¿Se entendió?

Antes de marcharme quisiera recordaros que, a petición de lectores y consultas, he publicado dos vídeos en Youtube sobre Quirón en Aries, por el que, de no ser por vosotros, apenas me habría interesado. Así que gracias, como siempre, por vuestras sugerencia y ese buen rollo que tenéis cuando me contactáis.

Os paso aquí los vídeos. Acordaos de opinar y compartir:

Quirón en Aries (2019 — 2027). Parte I. Fechas relevantes, Astronomía y melodrama Mitológico.

Quirón en Aries (2019 — 2027). Parte II. Interpretaciones y aplicaciones prácticas a la carta natal.

***

Ahora sí. Ya me despido. Por supuesto, como en cada Boletín, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y por mi ya-no-tan-super-recién-estrenado canal de youtube. Que me encanta leeros. Que aprendo mucho, mucho, mucho vuestros comentarios y experiencias. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte: www.earthrangers.com)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes