¡Muy buenas-buenas! ¿Preparados? ¿Preparadas? ¿Listos para otro boletín astromochilero? Si es así, si estáis con ganas de costilleos cósmicos, seguid leyendo…

Vamos a estrenar una semana colorida —quizá no tanto como la anterior pero con aspectos muy dignos de mencionar. Habrá asuntitos venusinos y mercuriales y un Sol en Virgo cargado de honores.

Sabéis que no me canso de elogiar este mes de septiembre: trae buenos aspectos, planetas directos y mucho reciclaje. Pero claro, más que creerme al pie de la letra, lo interesante sería que lo constatarais por vosotros mismos.

A ver. Marte despertó con sus broncas pero ya se mueve a buen ritmo, Saturno también ha espabilado, Mercurio corre que se las pela por el minucioso e inteligente Virgo y Júpiter le ha hecho buenísimos aspectos a Neptuno y está por dibujarle un sextil a Plutón. Mirad qué temas en vuestra vida avanzan, se agilizan. Lo mismo recuperáis contactos con amigos, os llueven invitaciones u ofertas de curro, estáis felizmente ocupadísimos o planeando un viaje cojonudo. Quizá empezasteis algún estudio. Barajais la posibilidad de hacerlo. De una un otra manera todo se mueve hacia delante en este estupendísimo mes.

Y ahora pasemos al análisis…

El martes 11, Marte regresa a Acuario. Ya lo tenemos ahí de vuelta. Recordad que todavía tiene que cuadrar a Urano por última vez, pero se supone que ya no pegará tan duro.

Para que os hagáis a la idea, Marte se ha pegado un porrón de meses en Acuario: ingresó el 16 de mayo y estuvo con la retrogradación hasta el 13 de agosto. Ahora vuelve al signo del Aguador y ya no habrá quién lo pare hasta que entre en Piscis el 15 de noviembre.

¿De Marte en Acuario qué nos cabe esperar? Pues es un Marte muy amiguero, siempre embarcado en mil proyectos, un poquito inflexible, caprichoso y rebelde. Recordad que Acuario es signo fijo, así que cuando le da por algo, no para hasta que lo consigue. Es bueno para trabajar en grupo siempre que no le toquen las narices. Se le relaciona con las ONGs, los sindicatos, las participaciones en los blogs y foros y los hobbies excéntricos. Si os apetece aprender a hablar islandés, construir aeroplanos teledirigibles, participar en una convención sobre extraterrestres o compraros un papagayo este es el momento.

Como Marte es un arquetipo de mucha energía —con su dosis de violencia— y encima volverá a cuadrar a Urano y pasará por los puntos donde se dieron los eclipses, cabe esperar todavía cierto meneo. Sobre todo para aquellos que tengáis mucho Leo o Acuario en la carta: peleíllas con el novio o los amigos, el móvil nuevo que comprasteis que no termina de funcionar, esa persona con la que acabásteis mal que sigue dándoos la lata… etecé etecé. Mirad en la carta por dónde pasa este Marte y así tendréis una idea más definida de sus posibles complicaciones.

El martes, además, el Sol en Virgo anda de enhorabuena, en especial para los que cumplan por la fecha: le dibuja un sextil a Júpiter y un trígono a Plutón. Esto podría ser garantía de un año de viajes, cambios de creencias, positivismo, estudios, maduración… Luego es verdad que la Luna no estará en su mejor momento pero no puede tenerse todo en la vida. ¿O sí?

El miércoles 12 tenemos dos aspectos interesantísimos (uno de ellos ya mencionados en el especial de Urano). Fijaos, Júpiter desde Escorpio le dibuja un sextil a Plutón en Capri, en el grado 18. Es un sextil suave que otorga poder, bienestar, pasión por el trabajo bien hecho y el estudio profundo. Una monada.

Lo que pasa también es que tanto Júpiter como Plutón tienen mucho que ver con el dinero —a Escorpio se le relaciona, además, con los recursos, con la pasta, con todo lo que nos llega de los otros. De manera que, quizá, aquellos que recibáis el aspecto, podríais obtener beneficios, ayudas, becas, subvenciones de parte de otros. Un aumento de sueldo. Un regalazo. Algo prestado que os podéis quedar. Miradlo porque es un aspecto muy chulo.

No sólo eso. El mismo miércoles, Venus —que también tiene que ver con la pela y está en Escorpio— le dibuja oposición a Urano. Como veis, lo económico está muy presente durante este día. Yo no hago astromundial pero habría que ver qué asuntos se destapan durante la semana, quién presta dinero a quién, qué cibermoneda se va a la mierda o qué banco se porta bien con el ciudadano de a pie.

Además, los contactos de Venus con Urano tienen mucho que ver con divorcios, separaciones, relaciones a distancia, homosexualidad, cibersexo y todo lo que se escape de lo convencional. Aprovechadlo para abrid la mente, el culo o lo que os de la gana.

Claro, Venus sigue moviéndose hacia adelante y un día después, el jueves 13, le planta sextil a Saturno en Capricornio. No es el mega aspecto de la hostia pero puede dar relaciones duraderas, responsabilidad, madurez en el amor y quitarnos muchas de las tonterías de adolescente con las que vivimos hasta pasados los setenta.

El resto de la semana viene con aspectos mercuriales (ya sabéis que Mercurio corre como un cohete). Así, el viernes 14 le dibuja oposición a Neptuno en Piscis. Papeles que se pierden, retrasos, confusión y la mente que se nubla y cede a lo irracional, a lo ilógico. ¿Quién sabe? Quizá así acierte.

El sábado 15 Mercurio hace un trígono a Plutón en Capri y el domingo 16 un sextil a Júpiter en Escorpio. Ambos son muy buenos aspectos y refuerzan esta idea de organización, contactos, papeleo, intercambio de ideas y avance de proyectos de este septiembre. Ya sabéis. A darle duro. Merece la pena.

Con poquito que hagáis, adelantareis un montón. Los astros están de vuestra parte.

 

***

Y nada, esos son los aspectos semanales. Sin más me despido.

Como siempre, un  trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte: http://www.pebgroup.com.au/)

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes