Hola queridas y queridos. Muy buenas a todos. ¿Cómo estáis? ¿Qué tal funcionó el finde? ¿Hubo gastos caprichosos, amoríos, diversión extravagante, cambios de look? Habría resultado muy acorde con la configuración venusina que nos acompañó al final de la semana pasada: puro romance, despilfarros, aventuras y bromas.

Para la semana que apenas estrenamos, el cosmos nos depara novedades muy interesantes. Tenemos plenilunio y también los cambios a domicilio de los planetas Mercurio y Venus (cosa siempre de agradecer.) Además, el cachondo de Júpiter despierta de su retrogradación, suponiendo un avance en los asuntos de Libra y de la casa que rige. En general se trata de una semana bastante positiva. Pasemos a analizarla.

Hoy lunes 5 apenas va diluyéndose la cuadratura entre el Sol y Neptuno, desde Géminis a Piscis, que puede haber inducido a la pereza a los signos mutables. Este aspecto también se relaciona con el engaño, la estafa y las adiciones. Si os pasásteis empinando el codo durante el finde, ya tenéis a quién responsabilizar.

Lo cierto es que se avecina un resto de mes agitado para los signos mutables -Géminis Virgo, Sagi y Piscis-, una especie de sobresaturación de información, proyectos, sueños, normas y compromisos. De los cuatro arquetipos, Virgo y Piscis son los más sensibles, los primeros en somatizar el estrés físico, mental y emocional. Pero ninguno se escapa a estos tránsitos. Respirad. Sonreíd. Recordad que con vuestra adaptabilidad siempre alcanzáis los objetivos propuestos. O quizá, por el camino, descubrís otro diferente que os guste más. Volved a respirar y a sonreír.

El martes 6, después de varios meses locos y un tanto dramáticos en lo sentimental, Venus ingresa en Tauro. Aplausos. Ovaciones. Vítores. Bieeeeeen. Son noticias excepcionales para todos y, en particular, para los taurinos y el resto de signos de tierra. Fijaos que en Aries, el arquetipo previo, Venus andaba como una cabra. Brusca, insolente, caprichosa, infantil… Ahora, en Tauro, se dice que el planeta está en su domicilio, es decir, dando lo mejor de sí mismo.

El tránsito augura una etapa fabulosa para atender al cuerpo, colmarlo de regalos, sensualidad y caricias. Este es un Venus muy disfrutón y con talento para la economía -a fin de cuentas, Tauro es el multimillonario del zodiaco-: buen momento, según qué aspectos, para invertir y comprar artículos caros/de lujo. Para trabajar el jardín. Decorar el hogar. Gozar de la naturaleza. Hasta el 5 de julio.

El miércoles 7 otro planeta se domicilia. En este caso se trata de Mercurio, el dios mitológico de la comunicación, el pensamiento y el comercio, que entra en Géminis. Durante apenas un par de semanas Mercurio agilizará la vida de los gemelos y el resto de signos de Aire (Libra, Acuario). Se sentirán más parlanchines. Curiosos. Rejuvenecidos. Ampliarán su red de contactos. Con todo, el planeta aspectará a Neptuno por cuadratura y a Saturno por oposición, lo cual matizará la chispa de diversión del arquetipo. No os preocupéis: lo veremos en los próximos Boletines. Entre tanto, felicidades a los Géminis por el empujoncito de esta semana. Aprovechadlo a tope.

El viernes 9, a eso de las 15:00 peninsulares, se produce la Luna Llena en Sagitario. Como todo plenilunio, invoca una iluminación, una culminación, una especie de recompensa por lo planteado en su correspondiente Luna Nueva (el pasado 26 de noviembre). Los temas activados serán de corte sagitariano: viajes, estudios, filosofía, extranjero, maestros, gurús… Además, con Géminis implicado, también puede atraer calumnias, cotilleos o el descubrimiento de amigos o colegas que no son tan buena gente como creíamos. No me cansaré de repetir que cada carta es un mundo y, en función de sus aspectos, se podrá vivenciar este plenilunio en mayor o menor medida. Los que no noten estos efectos que se conformen con aullarle a la Luna, que resulta muy terapéutico.

Por cierto que el mismo viernes Júpiter despierta de su retrogradación. Llevaba unos meses moviéndose hacia atrás, ralentizando sus efectos positivos, investigando con lupa nuestras relaciones e incluso descuartizando matrimonios… Pues nada, eso se acaba: Don Júpiter suelta el freno de mano y avanza. Aquellos librianos que se quejaban de que este tránsito no les ayudaba, todavía están a tiempo de cambiar su opinión y comprobar que hay tarta para todos (podéis leer mucho más aquí). Los Sagis, en especial y los Piscis, también se beneficiarán de este cambio de movimiento. Como siempre, buscad en vuestra carta natal dónde os queda Libra -será el área de la vida que recuperará el optimismo, la expansión y la fe.

Y, más o menos, así terminamos por esta semana. Ah… También recordaos que Marte ya anda por Cáncer: se trata de un aspecto un pelín quisquilloso, sensible e irracional. De familias gritonas. De ofenderse por lo más mínimo. Además, este Márte se opondrá a Plutón ya llegando a final de mes y habrá que andarse con ojito. Pero lo veremos en su momento.

Y ahora sí me despido. Muy feliz semana. Muy feliz todo. Gracias por leer y compartir.

Emilio P. Millán

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes