Seguro que los que seguís el blog y aquellos con una milimétrica idea sobre Astrología habréis oído hablar de la retrogradación de los planetas. Se trata de un concepto muy bonito y, más que nada, de un efecto óptico: Debido a las diferencias entre las órbitas y la velocidad de rotación,  podemos observar desde la Tierra cómo algunos planetas detienen su elíptica y comienzan a desplazarse hacia atrás. Esto se conoce como retrogradación, del latín retrogradare, es decir, ir hacia atrás, retroceder.

Si continuamos estudiando el cielo, vamos a comprobar que, transcurrido un periodo de tiempo,  el planeta vuelve a pararse -se le denomina planeta estacionario– y, poco a poco, recupera su movimiento hacia adelante. Entonces se dice que el planeta está directo.

En realidad no se trata de ninguna magia: con un telescopio y las ganas de contemplar el firmamento, podéis evidenciar cuán a menudo sucede. Así, Mercurio retrograda tres veces al año; Marte lo hace cada dos; Urano una vez por año. Luego tenemos a los planetas más alejados como Neptuno y Plutón que se tiran meses moviéndose hacia atrás.

Venus, retrograda dos veces cada tres años, y este 2017 lo hará en el signo de Aries. Puede causar algunos desbarajustes, así que merece un análisis detallado. Empecemos pues.

Planetas retrógrados. Karma e introspección

Existe en Astrología una rama llamada Astrología Kármica, que presta especial atención a los planetas retrógrados de los temas natales. En general los asocia con tareas pendientes de vidas pasadas, con una suerte de mal uso de la energía que durante la actual existencia podemos enmendar. Así, el individuo tropezará repetidas veces con situaciones similares -según signo, casa y aspectos- hasta que “aprenda la lección”. 

Todo planeta retrógrado, además, se expresa de una manera más sutil que si se encontrara directo. Se dice que la persona no busca el reconocimiento externo sino que prefiere y necesita volcarse en su interior. Los retrógrados, por tanto, facilitan o tienden hacia la introspección, la sabiduría, la espiritualidad y el misticismo. El individuo deberá bucear bastante para conectar con su potencialidad. Como si precisaran de más tiempo dentro del cascarón, estas personas sólo llegan a demostrar su verdadera naturaleza ya en años maduros.

Además de en los estudios personales, los periodos de retrogradación se tienen muy en cuenta para los pronósticos. Cuando un planeta retrograda se recomienda prudencia  y no iniciar empresas relacionadas con su energía. Se nos invita al análisis. Más que avanzar, conviene revisar, reprogramarnos y todo un montón de verbos con el prefijo re-: revaluar, reestructurar, recapacitar, redefinir, recalcular, renombrar… y de oca en oca y tiro porque me toca.

Venus y Aries, ¿nada que ver?

Como hemos mencionado, el protagonista de las retrogradaciones de este año es Venus. Andará por Aries del 3 de febrero hasta el 6 de junio y durante su viaje retrogradará desde el 4 de marzo al 15 de abril. Conviene no sólo ceñirnos al periodo de retrogradación, sino a la totalidad del tránsito.

Para entender mejor los efectos conviene analizar la energía de Venus. Este astro -junto con la Luna– representa a lo femenino. Tiene que ver con el amor, la expresión de los afectos, la forma de relacionarnos con los otros y la autovaloración. También se le vincula con lo financiero y la manera de divertirnos. Buscad en vuestra carta en qué signo y casa se halla Venus: os dará muchas pistas de lo que buscáis y necesitáis para pasarlo bien. Se dice que allí donde está Venus hay goce y uno se flexibiliza y aprende a sintonizar con los demás.

Además, conviene tener en cuenta el signo que Venus atraviesa durante la retrogradación. En este caso nos referimos a Aries. Ya mencioné en los Boletines que Venus y Aries no se llevan muy bien: mientras el planeta está dispuesto a dialogar, ceder y compartir, el signo de Aries no entiende de detalles y prefiere la lucha y la independencia. Es como si forzáramos a una mujer cromañona a participar en un sofisticado evento de la embajada. Seguro que meta la pata.

Venus en Aries encuentra el goce en la competición. Te ama dándote guerra.

Así, este Venus en Aries potencia la masculinidad. Abandona la pasividad, se muestra invasivo y prefiere seducir a que le seduzcan. Se le relaciona con romances precoces. Con enamoramientos rápidos que en seguida se olvidan. Le cuesta el compromiso y puede desarrollar patrones bastante egoístas, donde el goce -Venus- se centra únicamente en el yo -Aries. Esta posición favorece, además, la práctica de deportes artísticos -como la gimnasia artística o la acrobacia- y el trabajo con metales y con el fuego. Hace al nativo poco ahorrativo, propenso a despilfarros imprevistos. También se relaciona con problemas del riñón.

Entendiendo la retrogradación. Consejos prácticos. 

Por lo tanto, todos estos temas -en función de cada carta- van a ir barajándose en los meses siguientes. Deberemos notar cómo la libido sube, aumenta nuestra capacidad de acción, la impaciencia nos puede y, más que nunca, se disfruta satisfaciendo el deseo personal.

Esta especie de carrera, de conquistas, de minichispazos propios de Venus en Aries pueden venir muy bien para la autoestima pero tened en cuenta que el planeta retrogradará y, más que nunca, será aconsejable pisar el freno y andar con ojo.

A Aries no le gusta pararse a reflexionar, pero a esto es a lo que nos invita la retrogradación. Preguntas del tipo ¿Cómo me relaciono? ¿Cómo conquisto? ¿Cuánto me entrego? y sobre todo ¿Cuánto me valoro y satisfago? pueden surgir durante este periodo. No es que te encuentres estas dudas escritas en un examen o te las plantee el psicólogo, es la vida que te conduce a situaciones que te fuerzan a cuestionarte. A veces es una discusión con tu pareja; otras porque te dieron calabazas. También puede ser una charla con un colega o la simple visión de una peli o la lectura de un libro.

Además, toda retrogradación nos conecta con el pasado. Podemos contactar o ser contactados por viejos amigos o amantes. La memoria nos acecha, la nostalgia. Y así es como surgen las preguntas y tomamos conciencia que tenemos asuntos pendientes por resolver.

Los consejos básicos para Venus retrógrado se relacionan con el amor y el dinero. Durante este mes y medio no conviene tomar decisiones sentimentales relevantes: ni divorcios, ni peticiones de mano, ni casamientos, ni formalizar relaciones. Tampoco se aconseja comprar objetos de lujo ni, en definitiva, invertir grandes cantidades de dinero.

Conviene andar alerta pues la visión se distorsiona y aquello que creemos bello, valioso u amoroso pierde su gracia una vez se sale de la retrogradación. A su vez, se considera mala época para operaciones de estética, decorar la casa o hacer un cambio de look.

También existen aspectos positivos: Se dice que Venus retrógrado es genial para comprar antigüedades o para deshacerse de trastos que normalmente nadie compraría. Por último, si bien obvio, constituye un momento ideal para que las parejas se sinceren y reciclen su relación. También para reconciliarse con el pasado.

Predicciones del tránsito, signo por signo

Bueno, hemos llegado a las predicciones, que seguro que era lo que todos andabais deseoso por leer. ¿Para qué tanta info, si aquí cada uno lo que quiere es saber qué le va a suceder en los próximos meses?

Ya sabéis que soy poco amigo de los pronósticos generales. Cada carta es un mundo e incluso los Boletines resultan apenas breves esbozos sobre lo que ocurre en el cielo; demasiado simplistas para aplicarlas de modo personal.

En cualquier caso, con respecto a este Venus en Aries, estos serían los detalles más importantes a tener en cuenta para la predicción:

  • El signo más repercutido, evidentemente, es Aries. Sobre todo los del primer y segundo decanato, es decir, los nacidos hasta el 10 de Abril, más o menos.
  • Con un poquito de menos fuerza, pero favorecidos, andarán Sagitario y Leo. En menor medida Géminis y Acuario.
  • Por temas de regencia, Tauro y Libra son quizá los signos que deberían de andarse con más cuidado durante la retrogradación. Seguid los consejos. Os merecerá la pena.
  • En general, todos los signos experimentarán este ir y venir de acuerdo con el tránsito: Se sentirá con explosividad y energía hasta el 6 de marzo; habrá más riesgo a quemarse y tendencia a la introspección hasta 15 de abril; y recuperaremos el deseo y la autoafirmación hasta el 6 de junio.
  • Por último mencionar -y sin ánimo de complicar ya todo lo citado-, que del 4 al 20 de abril Venus se habrá desplazado a Piscis, afectando a los pececitos del último decanato. Esta fase será idónea para dar las gracias, perdonar y adiós muy buenas.

 

Carta del Symbolón, con Marte en Aries y Venus en Libra. Batalla de sexos.

 

Y ahora sí, las PREDICCIONES. Como siempre, se basan en el orden astrológico de las casas, así que leed primero vuestro ascendente y después el signo solar.

ARIES, como Catu y mi hermana.

Este tránsito viene con mucha fuerza. Pueden lloverte los piropos, que recibas regalos y favores, sentirte emponderado y enamoradizo. Seguro que se te antoja cambiar de look. Aplícate todo lo mencionado en el artículo: tienes una oportunidad única para redefinir tus valores, tu autoestima y la forma de compartir en pareja. Aprovéchala.

TAURO, como Debo Púbica y Manu.

Tauro no resulta tan beneficiado por este tránsito y debe andarse bien atento durante el período de retrogradación. Podrías sufrir de amores imposibles, descubrir una infidelidad o sentirte perdido en lo sentimental. Hay secretismo. Desilusiones. Mucha nostalgia. Quizá necesites retirarte. Aprender a estar solo y desistir en la búsqueda de pareja. A partir del 6 de junio todo cambiará para bien.

GÉMINIS, como Danielle y Lelo.

Si tienes ascendente Géminis vas a estar muy sociable y con ganas de cachondeo (nada nuevo en el signo de los gemelos). Puede ser que algún colega te tire los trastos o que, de pronto, encuentres muy atractivo a tu compañero del curso de yoga o del gimnasio. Popularidad en los grupos. Mecenas que invierten en tu proyecto.

CÁNCER, como Eva y Kikerl.

El romance podría presentarse en el ámbito profesional. Hay favoritismo por parte de los superiores. Quizá recibas un pequeño y vertiginoso ascenso o un discreto reconocimiento. A veces podría sentirse como acoso sexual. Vas a sentirte un tanto sensible e inflamable. Podrías empezar un trabajo nuevo o que haya reformas en tu oficina.

LEO, como Emily Watson y Day, la brujita.

A Leo este tránsito le afecta su zona de los desplazamientos largos y los estudios. Quizá esa sea tu interrogante clave durante estas fechas: ¿qué quiero estudiar? El contacto con el extranjero también puede volverse relevante: amoríos multiculturales, invitaciones de viaje o incluso unas vacaciones. Otra pregunta sería: ¿estoy feliz donde me encuentro?

VIRGO, como el Shato y Piqueta.

Se va activar tu casa 8, una casa muy sexual y un pelín complicada. Esto puede traducirse como una gran necesidad de sexo: por tu parte o de la pareja. Este tránsito es ideal para prácticas sexuales arriesgadas pero ojito con las enfermedades venéreas. También protege en lo financiero. Las deudas se perdonan.

LIBRA, como my brother y la Pelona.

Libra también tiene que tener ojito con el período de retrogradación. Júpiter transita por tu signo, así que en general este 2017 se presenta bastante optimista. Sin embargo en los próximos meses se te invita a la revaluación. Si creías haber encontrado pareja estable, puedes sufrir un bache o sentirte atraído por otras personas. Se instala la duda. Crisis entre vivir tu independencia o apostar por la pareja.

ESCORPIO, como Fran y Miri.

Puedes sentirte más ágil y eficiente, muy armonizado con tu día a día y capaz de resolver las tareas cotidianas con extrema facilidad. Quizá te parezca el momento adecuado para reajustar algún hábito de salud y quieras completar un pequeño ayuno o dieta rápida.

SAGITARIO, como Helen y el que escribe estas líneas.

Bueno, el Sagi tiene todas las papeletas para pasarse estos meses retozando en la cama. ¡Pero nunca con la misma persona! Desde luego vas a estar hecho un Don Juan o Doña Juana: a enamorarse se ha dicho. De todas formas, controla un poco el carro y ten en cuenta los consejos del artículo. Cuidado con los embarazos no deseados. Avisados quedáis.

CAPRICORNIO, como Noe y Ágata.

Se te activa la casa 4, relacionada con la familia, el hogar e incluso la riqueza espiritual. Puede ser un momento perfecto para decorar la casa -si evitas las fechas de la retrogradación-, para hacer las paces con el padre o la madre y, en definitiva, para sentirte muy a gusto contigo mismo. Este tránsito favorece la paz mental y la meditación.

ACUARIO, como Robotius y Faccia di Culo.

A ti también te espera meneo social. Mucho trajín por el barrio y con los colegas, los primos, los vecinos. Los hermanos pueden estar muy demandantes o quizá seas tú quien tiene que recurrir a su ayuda física. Te aguarda un período excelente para intercambiar ideas: ordénalas, apúntalas, no las dejes en el aire. Atento a esas propuestas que no puedes dejar escapar.

PISCIS, como Manoli y Fede.

Ojito, pececito, que Venus transita tu casa 2, la de las posesiones. Va a ver tendencia a adquirir, a gastar, a sentirte coqueto. Mejor relee el artículo y no te lances al despilfarro a lo loco. Es posible, en cualquier caso, que te surja la oportunidad de realizar una compra muy importante: en ese caso, aguarda a que Venus se estacione directo, a partir del 15 de abril.

*

Y esto es todo, más o menos. El resto ya lo sabéis: os animo a comentar, a compartir, a darle al like y a suscribiros al boletín para seguir al tanto de asuntos cósmico y otros no- tan-cósmicos. Si queréis profundizar mucho más, contactadme para el genial Coaching Astrológico.

Entre tanto, feliz Venus en Aries. Nos leemos muy pronto. Mil gracias.

Emilio P. Millán

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes