¿Quién sostiene a quién en la familia, el trabajo, la relación… ?

O cómo cerrar acuerdos, disfrutar de la velocidad

y disfrutar de la verbena sin caer en coma etílico.

Me gusta esta semana que estrenamos. Me gustaba también la anterior, que conste. Justo además tuve un par de consultas que coincidían en sentirse inmersas como en una especie de acelerón, ajetreos, nuevas direcciones desde el cambio de estación.

Esto tiene una explicación muy sencilla: estamos de lleno en temporada Cangrejera y Cáncer, es signo cardinal, o sea, de volantazos, de nueva pantalla en el video juego, de nueva temporada de tu serie favorita. Añádele que está regido por la Luna (el planeta más rápido del sistema astrológico y uno de los mayores dadores de vida y vitalidad) y que encima Júpiter desde Aries también le mete cizaña al asunto y ahí ya tienes todo este combo de querer llevar mil cosas adelante, querer aprovechar el tiempo, sentir que es que si no es ahora, ¿cuándo? (típica ansiedad de ambos signos cardinales) y muchas ganas de mandar, disponer, decidir no sólo por ti, sino por los otros.

Ojo, que lo mismo esto se debe por ejemplo a que de este lado del globo comenzó el verano. Pero no te creas, que una de las consultas era chilena y estaba abrigadita en su casa y dándole la bienvenida al invierno.

Así que quédate con toda esta idea de viaje, movilidad, ansia y querer aprovecharlo todo a veinte mil, porque sigue siendo también la tónica de esta semana. Con cierto melodrama, temas profesionales que se mueven, una encrucijada que puede involucrar a la familia y todo porque además tendremos la Luna Llena, plenilunio, plenilunio, y a un Mercurio muy involucrado que tampoco para quieto, quiere firmar acuerdos, es de naturaleza indecisa, y tiende a la multiplicación de opciones.

Clarito, ¿no? Seguro que al final encuentras la decisión correcta, pero que sepas que te toca avanzar, moverte hacia adelante (joder, siempre lo hacemos) pero aquí de manera como muy emponderada, mandona, empresarial si me apuras, decidiendo no sólo por ti sino por otros.

Te lo explico mejor con los tránsitos semanales y te toca acompañarme hasta el miércoles 13.

Aquí se producen varios aspectos relevantes y, además, el plenilunio, plenilunio. Fíjate. Por un lado tendremos un trígono muy intelectual entre Venus en Géminis y Saturno en Acuario y en el grado 24. Puedes incluso buscar con mucho gusto si tienes algo en el grado 24 de Libra, que se lleva de putísima madre con ambos planetas y es que aquí juntamos el placer por el conocer y el movimiento y el intercambio con la discriminación, orden, snobismo, sentido de ley y justicia del Señor del Karma, o sea, Acuario.

Bueno para trabajos intelectuales profundos que incluyan a su vez un toque estético, plástico, artístico o desde luego algo lúdico o placentero. Encuentros y eventos agradables, exhibiciones, charlas, debates. Proyecciones. Museos. Visitas a juzgados. Científicos contando chistes. Teoría sobre el arte, la literatura, el mundo global y la tecnología.

No está nada mal, ¿no te parece? Además que es un aspecto importante que invita a transacciones, placeres, intercambios sociales pues rige la lunación. Ojo, con el único inconveniente de que Saturno está retro y esto siempre baja la energía o se centra más en un proceso que ya existía de antes (de ahí la retrogradación).

Exacto. La Luna Llena se da apenas un poco más tarde y tenemos a nuestro satélite en Capricornio y en el grado 21 (una zona que dio mucho que hacer y que, para muchos astrólogos, podría haber desembocado en el bicho / de hecho sería interesante ver si no hay más repuntes). Como es Luna Llena, pues esta se opone al Sol, cangrejero, también en el mismo grado. Hay asuntos de responsabilidad, de hacerse cargo, de tutorías de hijos, de custodias, de quién lleva los pantalones en la casa o en la oficina. Un tema que desde luego es recurrente y está claro pero que vuelve a salir a la luz: como la madre que todavía cocina para su hijo de 30 tacos; el empleado que se hace cargo siempre de las salidas de tono de la jefa; las vacaciones y reuniones familiares donde el cuñado o la hermana dan la nota, no pagan lo que les corresponde o simplemente desatienden sus obligaciones porque saben que alguien más lo hace. ¿Quién sostiene a quién?

Están Mercurio y Urano fuertes en la lunación: desplazamientos, adolescentes, fiesta (mucha fiesta, celebración, cierto exceso) y la lengua afilada, conversaciones agudas, una invitación de imprevisto y un círculo de gente que se abre o se reabre, en el sentido de que no se conoce más gente, sino que se conoce mejor o con más guasa a gente ya del entorno.

Luego nos vamos al día siguiente, al jueves 14. Y aquí ya Venus, que viene del trígono con Saturno, le dibuja cuadratura a Neptuno en Piscis (en el grado 25). Claro, la lunación ya viene cargada de un puntito etílico, festivalero, marítimo, indigesto e intoxicado. Si tienes a alguna amiga (una vecina, una prima, una hermana) que se empacha, se emborracha, pierde dinero o se te arranca a llorar con una nostalgia abrumadora, ya sabes con qué aspecto justificarlo.

Además tenemos el sábado 16 la conjunción de Mercurio y el Sol y en el grado 24 de Cáncer (son dos conjunciones de este tipo antes de que acabe el mes) que puede traer ideas brillantes, alegrías en los viajes, una noticia luminosa, una ceremonia chamánica o un padre o un jefe parlanchín y evocador de historias.

Se nos terminan de acumular los aspectos el domingo 17 y es que Mercurio, que se juntó con el Sol, le planta un trígono muy bello a Neptuno. Como el Sol purifica y Neptuno, cuando quiere, es místico y bondadoso, pues puede ser un buen momento para armonizarnos con la familia, expresarnos de manera justa, honrada, honesta y encima con sentimiento. Vamos, que podemos declarar nuestro amor o nuestros sentimientos de manera clara y sin malos rolletes.

Es por partida doble, y es que el Sol también le dibuja trígono a Neptuno. ¿Recuerdas cómo te subrayaba la importancia de Mercurio en Cáncer, la visita a sitios de playa y la conexión con la familia? Pues con Neptuno tenemos y en Piscis tenemos más agua si cabe, pero también retiros yóguicos, fines de semana raveros con colegas poniéndote hasta el ojete y muchas ganas de mirar el horizonte, conectar con algo mayor y combatir la tristeza de estos tiempos anónimos y tecnológicos. Lo vas a conseguir. Con tu poquito de metadona, tus buenas botellas de absenta o con tu respiración holotrópica.

Bueno, bueno, bueno. Que acabamos la semana con el ingreso de Venus en Cáncer. Ooooootro planeta más cangrejeando, y un pasito para adelante, y dos para atrás, pero mandando, que conste, protestando, siendo quejica y finalmente decidiendo entre sollozos y malas caras lo que se tiene que hacer.

Venus, planeta del amor y las alegrías, andará por Cáncer hasta el 11 de agosto. Es una posición linda, joer, Venus se lleva bien con este signo y por supuesto que va a dulcificar la vida de estos nativos y nativas. ¿El resto de signos de agua se benefician? Pues a ver… Escorpio un poquito menos, porque Escorpio tiende a la pelea y más que fluir, controla; pero Piscis se va a alegrar mucho.

Así que si eres cangrejito o pececito (y claro, en función de tu carta), que sepas que esas casas serán bendecidas con un poco de armonía hasta que se termine el tránsito.

Yeah.

error: Content is protected !!