Octubre y sus bellezas y sinbellezas cósmicas.

Boletín Astrológico: del 4 al 10 de octubre de 2021


Tenía John Steinbeck —Las uvas de la ira, De ratones y hombres, Al este del Edén— una frase que decía algo así como: «Un diplomático es aquella persona que primero piensa dos veces antes de no decir nada«.  Y se me ocurre que viene como dedillo al dedo para reflexionarla esta semana de novilunio, novilunio afilado, Mercurio retro y Marte mal puesto mediante.

Vamos que nos esperan un par de semanas con las lenguas, comentarios y mente —fijaos, todo muy Mercurial— revueltos y a flor de piel; sobre todo en cuestiones justicieras, parejiles y relacionales. O sea Libra. Y con cierto retintín al pasado. O sea, retro.

Tranquiles, que en seguida os lo detallo todo. Pero que nadie proteste de que luego no avisé: esta semana y la próxima habrá que hacer uso de paciencia. Nos servirá de anticipo para un noviembre aún más tenso con toda la cuadratura fija activada. Un último tirón, querides: que ya estarán casi todos los planetas directos y luego, un poco después, con Júpiter en Piscis, quién y quién menos, sentirá cierta zona de su carta bendecida.

Hablando de planetas directos, también sucede esta semana que despiertan Plutón —ok, whatever— y Saturno en Acuario —este que nos interesa más.

Pero mejor pasemos ya al análisis: nos va a tocar saltar hasta el miércoles 6, el momento clave de la semana y el que matiza los próximos treinta días. O sea: el NOVILUNIO, NOVILUNIO.

Como no podía ser de otra, se produce en el signo de Libra: Luna y Sol juntitos en el grado 13 de la Balanza. Pues bien, pues vale, pues de acuerdo, pues a equilibrarnos, pues a dialogar, a conseguir un reparto equitativo…

Lo que pasa que estos dos no vienen solos, sino que traen todo un combo con ellos: Mercurio y Marte andan cerquita. Y Mercurio no es de naturaleza malévola —más bien neutra y chaquetera, como que se adapta y se arrima al viento que más le conviene. Lo que pasa es que anda retro, querides. Y Marte… Marte sí quiere camorra pero le cuesta repartir hostias en ese signo teóricamente pacífico. Así que ya tenemos todo el paquete luminario alterado, repleto de dudas, sin saber bien cómo hacer fluir tanta energía, y de estallidos violentos.

Además, los regentes tampoco ayudan: Venus, regente de Libra sigue en Escorpio, su signo de destierro y encima en los últimos grados. Saturno en Acuario aspecta por trígono a la lunación y esto puede ayudar un poquito: darnos cierto apoyo moral, sabiduría viejuna, materialización y contención de la duda y el melodrama… pero también está retro.

En fin: que es una lunación durita. Un novilunio, novilunio que marca cuatro semanas de actividad mental y social, de discusiones, acuerdos difíciles, advertencias judiciales, adolescentes cabreados y medios de transporte y aparatos eléctricos que nos dan un susto.

Recordad, como siempre, que tampoco es la megacatástrofe y que cada uno y una lo vivirá a su manera y en función de su carta. Las lunaciones no te cambian la vida así de manera tan fácil: eso sí, puede ser que aunque no te toque ningún punto en la carta, notes alrededor al personal hecho una fiera.

Como siempre busca tu casa Libra, busca qué anda por el grado 13 —aunque ni siquiera es para tanto— pero sobre todo busca tu casa regida por Cáncer. De hecho, los Ascendente Cáncer o quienes sean muy lunares notarán que esa casa regida por la Luna podrá darles un tanto de problema.

¿Más cosas? Ah, sí, el miércoles 4 Plutón despierta en Capricornio y en el grado 24. Sabéis que soy un poquito precavido con las predicciones de un Plutón retro o directo: me refiero a que el planeta se mueve tan despacio y sus efectos son tan lentos, sutiles, porfiados… que poco tengo que añadir. Los llamados procesos plutonianos duran varios años. El hecho de que Plutón empiece a moverse hacia delante no va a suponer ningún cambio relevante en vuestras vidas ni os va a amigar más con vuestra sombra interna ni con el magma purificador de vuestra alma, bla, bla, blá.

Sigamos. Con buenas noticias. O a mí me lo parecen. El jueves 7 Venus ingresa en Sagitario. ¡Yuhu! Digo Yuhu porque es un Venus guasón y lindo y porque su regente, Júpiter, despierta en dos semanas y habrá aspecto lindo entre ambos —apenas un sextil— que nunca está de más aprovechar. Quiero decir, que cuando los benéficos van directos, fuertes y se hablan, siempre es una alegría para el cuerpo, ¿o no?

Hasta el 5 de noviembre y haciéndole las delicias a los Sagis pero también a los Aries y a los Leo —más a al segundo— y también a Libra y a Acuario —sobre todo al primero. E incluso a los pececitos. ¿El día más chachi? Tomad nota: el 28 de octubre.

¿Qué más? Luego tenemos los aspectos acumulativos del novilunio, novilunio en Libra:

— El viernes 8, el Sol conjunto a Marte, grado 15. Mal genio, brillo venido a menos y después de mucho trabajo, dolores de lumbares y los riñones, un corazón débil, justicia a toda costa, diálogo machacante, querer imponer la armonía porque sí y porque sí, pleito de abogados, combate deportivo.

— El sábado 9, Sol juntito a Mercurio —y Mercurio juntito al Sol, ya que va hacia atrás: regusto al pasado, hermanos, hermanas, padres, noticias de las vecinas y de la expareja. Comunicación que se retoma. Algo se pierde. Algo se encuentra. Ideas brillantes que quieren retomarse o achicharradas. Cansancio mental. Fallos con la red y la cobertura. Compromisos. Eventos. Una fiesta, una exposición.

Y hasta aquí todo medio ok sino fuera porque Mercurio también se junta a Marte: gritos, adolescentes revueltos, fake news, los foros agresivos, las taxistas furiosas, los carteros enajenados, las autopistas accidentadas y los teléfonos móviles rotos. Discusiones familiares. Hermanos y primas dando la lata.

Aquellos y aquellas muy mercuriales, por ejemplo un Ascendente Géminis o una Ascendente Virgo, podréis notar aún más estos efectos que van desde la pérdida, el olvido, al cabreo virtual, al borrar gente del grupo de Telegram y pegarle varios gritos al vecino o vecina. Recordad la frase de John Steinbeck: reflexionad y permaneced calladitos y calladitas.

En fin. Ya lo dije.

Finalmente nos despedimos de la semana el domingo 10 —o la madrugada al lunes 11— con la noticia de que Saturno despierta en Acuario y en el grado 6. Ay, ay, Saturnito, qué despacio se mueve y cómo le gusta darnos agarrotamientos musculares, resfriados y problemitas dentales.

Aquí sí os lanzo algunas preguntas: ¿Tenéis algún planeta o punto relevante sobre el grado 6? Si es así, analizadlo: sea la Luna, sea el Sol, sea Mercurio, Marte… Mirad también siempre qué casa ocupa y la que rige. ¿Os representa o representa a alguien externo: hermanos, hermanas, pareja, jefe, madre, padre?

De una u otra manera se trata de un planeta muy importante en este mes porque estará sometido a responsabilidades y todavía tiene que vivir una última sacudida en noviembre y finalmente una liberación. ¿Por qué analizarlo despacito y entender mejor cómo podemos surfear estos tiempos sacándole el mejor partido?

He visto este año a Acuarios —gente muy acuariana— vivir procesos de enamoramiento y abundancia que luego han venido a menos —la ruptura sentimental, el agobio profesional, el ascenso que luego se transforma en tortura—: buscad de nuevo la zona. Porque tiene la clave del año y parte del que viene. Y si queréis ayuda y un coaching requete chachi piruli, siempre podéis contactarme para fechas en noviembre que octubre ya se me completó.

¡Ahoi!

***

Y nada, me toca despedirme. Lo hago para seguir trabajando: esto es, intentar dejar listo también el vídeo del mes. Tuve la suerte de que me visitó un coleguis muy artista y me dio unas pautas para la edición de vídeos. Deseadme suerte.

Además, quiero daros las gracias a todos, todas y todes por sus bellos deseos, consejos y buenrollismo durante mi semana convaleciente. Ya no me duele el lumbago —sólo un poquito, nada más— pero ahora estoy tratando de desintoxicarme de los analgésicos. Qué rico drogarse. Anestesiarse. Huir. Todo muy Neptuno.

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines. Sabéis además que podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito, recién salido del horno. 

Se os quiere, se os abraza. Se os desea una cojonudísima semana.

Un Ahoi desde Neukölln.

Emilio

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 4 al 10 de octubre de 2021

  • eugenio

    Uff, qué miedo das. Comencé la semana con la ruptura de la pantalla del móvil, pero eso me da igual. En lo que más me veo reflejado es en eso de: el agobio profesional por el ascenso. Tengo el descendente en el grado siete; en el grado cinco, Venus; en el grado ocho, mercurio…
    Lo único que me aliviará es que Júpiter, despertará en el grado 22 de acuario, justo, justo en conjunción con mi sol natal.
    ¿O eso creo? Emilio, dame alguna esperanza, el estrés me está matando 🙂

    • Mochilastrológica Autor

      A ver, es interesante por un lado que ya vinieses sintiendo las trastadas de mercurio —y por partida doble si piensas que Saturno también debe andar por encima. Pareciera que el cosmos te da una de cal y otra de arena. Saturno apisona a su paso o limita o llena de reponsabilidades. Pero que Júpiter despierte sobre tu Sol me parece notorio y en temas de brillos (un brillo un tanto limitado, ya que es un sol acuariano) debiera aportar algo positivo. Mira por ejemplo qué casa te rige el Sol, mira también si tienes aspectos Sol y Júpiter en el natal. Y mira si por ejemplo el Sol y su posición hace algún aspecto a tu casa X (lo profesional) o incluso si me apuras, a la casa XI (los sueños, anhelos, favores del rey).

      • eugenio

        El sol en cuadratura con Júpiter natal en casa X y en cuadratura con Neptuno en mi casa IV (en consencuencia, Júpitery Neptuno en oposición)… lo único que me salva es el trígono de mi sol natal con mi luna natal en mercurio, que también está en conjunción con mi nodo norte.Lo peor que el sol está caida, ya sabes, y qué te voy a contar, está en Acuario.
        Y ya sabes: casa XI, la luna, mi relación con las mujeres y más cosas. Pero solo estrés en el curro, con ganas de cambiar otra vez de curro, pero como no pida limosna en el metro. 🙂
        La casa que rige el sol está en mi ascendente, Leo. Sin comentarios.Sólo sé qué me gustaría desaparecer 🙂

  • Montse

    Me alegra un montón que tu espalda ande mucho mejor. Me he enganchado a tus boletines. Incluso cuando explicas trànsitos difíciles, nos haces sonreir. Y también aprender y reflexionar sobre el vs ia a dia.
    Gràcias!

    • Mochilastrológica Autor

      Gracias, gracias, Montse. Sí, ya me recuperé —luego vinieron días largos de desintoxicación de analgésicos. Qué bello drogarse, ¡qué malo el mono!