Que sí, que sí, que es domingo pero no un domingo cualquiera. Con su Boletín, claro, pero también con elecciones generales en la Península, que en un ratito ya cierran las urnas. El otro día alguien me preguntaba entre los comentarios que cómo veía los resultados de estas votaciones y —como no doy abasto con tanto curro— nunca pude responderle. Yo no hago Astromundial y postularse a estas alturas puede resultar un poco repentino, a fin de cuentas, el veredicto lo tendremos mañana. Lo que sí puedo es repetir lo que he leído de diferentes astrólogos renombrados, esto es, o esto dicen, que Pedro Sánchez —Ascendente Tauro— será el vencedor pero tendrá que montar pactos y hacer malabares para que la cosa funcione —recordad que estrenamos la primavera con Mercurio Retrógrado y en Piscis.

Algunos astrólogos van más allá y le auguran a Sánchez cierto batacazo y problemas —creo que Urano ya casi le toca el Ascendente— y entonces la derecha empezará a comérselo todo sin dejar miguita y nos pondremos muy a la moda de que viva España y olé, porque también os recuerdo que Urano en Tauro tiende a los extremos y lo mismo te da izquierda que te da ultraderecha.

En fin. Mañana mejor nos hablamos…

Y ahora a meterle mano a los movimientos celestes, que es lo que nos gusta. Tenemos por delante una semana simpaticona, con varios eventitos a destacar: Saturno, por ejemplo, retrograda y viviremos la Luna Nueva en Tauro, pero lo más destacable es el paseo de Mercurio en Aries que va a dibujar cuatro aspectos en cuestión de tres días. Muy loco, ¿verdad? Mirad qué casa os ocupa Aries en la carta porque con tanto Mercurio ajetreado podría darnos nerviosismo, agresividad verbal, planes, empujones y prisas, mucha prisa. Más, si tenemos en cuenta que Marte en Géminis también anda involucrado y que este Marte cerrará la semana con una oposición a Júpiter a Sagitario.

¿Ehm? ¿Cómo? ¿Perdona? ¿Lo puedes repetir otra vez?

Sí, tranquis. Vamos a verlo todo despacito. Que no cunda el pánico.

Para empezar, lo que os decía: el lunes 29 de abril Saturno inicia su retrogradación, en Capricornio, claro, y en el grado 20 —sé que os he prometido un vídeo sobre el grado 22 y 23 que esta semana os subo sin falta. ¿Y de esta retrogradación qué os puedo contar? Pues, a ver… Que es un poquito más interesante que la de Plutón o cualquier otro planeta pesado y que va servir para reajustar los asuntos saturninos que se estén moviendo en vuestras cartas. Que si trabajo, que si las rodillas, que si la salud, que si el padre, que si la paternidad, que si responsabilidades, que si todo es cuesta arriba, que si todo se demora muchísimo, que si el jefe, que si el máster, que si los estudios, que si la boda y organizando y venga a organizar y el día se me queda cortísimo y necesitaría 40 horas más. Claro, eso es Saturno: trabajar, trabajar, trabajar y la hoz quitando de en medio lo que no le interesa y arrugas, canas y contracturas.

De manera que en estas próximas semanas vamos a poder revaluar toda esta temática, ver de qué pie cojeamos, sacar las agendas, volver a rearmarlo todo para que nos cunda o tener que deshacernos de un par de cosas más. Como siempre, recordad que cada carta es un mundo y que cada uno vivirá este Saturno (retrógrado) a su manera. Eso sí, se moverá hacia atrás hasta el grado 14, lo que viene a afectar sí o sí a los nativos Capri que cumplan entre el 4 y el 10 de enero. Y por supuesto a todos los que tengáis planetas personales en la zona.

Por otro lado, no os pongáis quejicas ni me soltéis el drama ni la sopresa porque Saturno ya ha pasado por esa zona. Lo que pasa es que ahora la recorre hacia atrás para luego estacionarse y volver a transitarla de nuevo. Así es Saturno, Saturno. ¿Y pensar que existe gente con ese nombre? Hay que ser mal padre… Lo tendremos retrógrado hasta el 13 de septiembre.

Un par de días después, el miércoles 1 de mayo y día del trabajador, Mercurio se pone en modo Red Bull y se lía a dibujar aspectos. Son tres días a tutiplén: primero un cojonudísimo sextil a Marte en Géminis —por lo que se conoce como recepción mutua—, luego la cuadratura a Saturno y a Plutón en Capricornio y, por último, el trígono a Júpiter en Sagitario. En realidad toda este jaleo ya debiera notarse días previos. Fijaos si conocéis a gente nueva, si el personal no anda muy parlanchín, cabreado, bocazas, con propuestas y contratos y acuerdos por cerrar.

Después, en la noche del 4 al 5 de mayo tendremos el novilunio en Tauro. ¡Esos toritos bravos! La verdad que es una lunación normalita; normalita tirando para caquita porque vale que el Sol y la Luna, juntitos, de besitos, toqueteítos y en el grado 14 reciben un sextil de Neptuno en Piscis y esto fomenta la empatía y la sensualidad místico-creativa. Pero el regente de esta lunación —Venus— está en destierro —Aries— y recibiendo de muy mala gana la cuadratura de Saturno. Eso que os decía: que no os metáis en berenjenales estéticos por estas fechas, ni en comprar obras de arte, ¡ni botellas de vino!

De cualquier manera, Luna Nueva para trabajar la autovaloración, la estima, asuntos del cuerpo y el placer. Un buen momento para un masaje, por ejemplo, pero mejor uno de estilo sueco; o para una cena romántica sin servilletas, que chorreen bien las salsas… picantes, por la gracia de Aries.

Finalmente, mis queridos y queridas mochileros, el domingo tendremos una oposición entre Marte en Géminis y Júpiter en Sagitario, en el grado 23. Como Marte en Géminis se dispersa, Júpiter ensancha y, encima, Mercurio en Aries rige a Marte, pues megacombo de más de lo mismo: tropecientos planes, la agenda llena de contactos nuevos, todos los chats abiertos a la vez y encima queriendo adoctrinarlos a todos. En fin, cosas de este posible oposición. A mi que me encanta leer y escribir se me ajusta bastante a estas maratones de leer y escribir varias cosas a la vez, incapaz de concentrarme demasiado tiempo en una, saltando de un sitio a otro y necesitado de abarcar todavía más. Claro, mutabilidad a la máxima potencia.

De hecho, las cartas mutables seréis las que más notéis esta dispersión semanal y, un ratito aquí y otro allí y otro allá… Ojito con no perderos ni despistaros.

***

 

Ah, no, que se me olvidaba contaros lo de siempre: que me podéis seguir en toditas las redes (vamos, facebook, twitter, instagram y youtube), que sigo buscando colaboradores para escribir cosas chulas y, por cierto, que muchas, muchas, muchas thank you, ¡que ya somos más de 3000 personas en Facebook! Danke schööön…

Hasta muy pronto. Bis bald,

Emilio P. Millán

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes