Aloha, mochileros. ¿Cómo va el mes? ¿Cómo ha ido la semana? El otro día una amiga me consultaba sobre la fatídica conjunción entre Marte y Saturno del lunes pasado. Sí, sí, la del grado 9. Mi amiga, estupenda y libriana, tenía al Sol en cuadratura exacta a la conjunción. Decía que estaba pasando una semana cojonuda y me preguntaba si era lo normal, si no tenía que bajarle la energía o enfrentarse con algún conflicto.

Mi repuesta fue: ¡Déjate de rollos y disfruta!

Luego le expliqué algo que aquí he mencionado en otras ocasiones. Estos Boletines sirven de guía pero no os lo tenéis que creer a pies juntillas. Aquí se evalúa cómo está el cielo y sus posibles efectos de manera muy general para que aprendáis, pero muy por encima prima vuestra carta con sus características, junto al resto de técnicas predictivas y los mil y un avatares de la vida. 

Fijaos. Un tránsito importante sobre la carta natal -como el que acababa de vivir mi amiga- no implica un suceso ipso facto. ¡En absoluto! El tránsito marca el inicio de un período donde esas energías pueden materializarse. A veces lo harán de manera más fuerte. Otras, de manera muy sutil. Aparte, hay tiempo de sobra: esta conjunción entre Marte y Saturno tendrá validez durante dos años así que todavía le quedan meses para experimentar los posibles efectos de esta cuadratura.

¿Ha quedado claro? Y si no, pues me preguntáis…

Os cuento que tenemos una semana con varios aspectos muy romanticones. Mucho. Venus por aquí, Neptuno por allá. Especialmente significativa para aquellos que tengáis tierra y agua en vuestra carta, porque se os va a llenar de sextiles y trígonos y alguna oposición. Ya me contaréis los que estéis muy gastones, ligones o enamorados.

Así que eso, por un lado, semana bonita. Además, vamos acercándonos al novilunio del próximo lunes 16 en el signo de Aries. Si tenemos en cuenta que toda Luna Nueva implica inicios y Aries es el primero del zodiaco -el que emprende, el que enciende la chispa- parece un periodo idóneo para plantearnos nuevos objetivos, lanzarnos en paracaídas, arriesgarnos y actuar. El novilunio trae sus matices pero quedaos con esa idea. Añadirle además el hecho de que Mercurio despierta. Y ya tenemos la ensalada completa.

Bueno. Pasemos al análisis. El primer aspecto relevante lo tenemos el miércoles 11. Es un aspecto durito pero nada nuevo. El Sol en Aries cuadra a Plutón, en el grado 21 y ojito porque va a matizar un poco el año de los que cumplen durante la semana (los pobrecitos Aries, entre Urano y sus calambrazos y la cuadratura de Plutón, no andan tranquilos).

Cuando Plutón y el Sol se aspectan de manera tensa podemos encontrar individuos con mucha voluntad, muy mala hostia, manipuladores, controladores, que ocultan sus intenciones y que andan siempre con el dilema de quién somete a quién. A veces, el padre del nativo murió o desempeñó un papel muy tiránico en la familia. O puede ser que padeció una experiencia plutoniana -desde un robo, un homicidio, un abuso de poder, una pérdida/ganancia enorme de dinero o una regeneración tras una complicada enfermedad. En fin. Lecturas múltiples.

En cualquier caso, podría ser un día durito de a ver quién puede más.

Lo que pasa es que el mismo miércoles tendremos también un fabuloso trígono entre Venus en Tauro y Marte en Capricornio. Cuando Venus y Marte se aspectan de buen rollo en el cielo, es como ver una película romántica y con final feliz. La danza entre estos planetas auspicia armonía entre ambos sexos, diversión, dinamismo, besitos, caricias y sexualidad. ¿Alguien quiere más? Se dará en el grado 12 para que lo bicheéis en vuestras cartas.

Además, Venus sigue de enhorabuena, porque al día siguiente, el jueves 12, le dibuja sextil a Neptuno en Piscis, poniéndose todavía más meloso, artístico e inspirados. Día musical, espiritual, sublime.

Fijaos que el resto de la semana nos sigue ofreciendo detalles positivos. El sábado 14, el buenazo de Júpiter en Escorpio -que anda retro- vuelve a dibujarle sextil a Plutón en Capricornio. Este aspecto -místico, moral, bastante idóneo para la introspección y el estudio profundo,  podría regalarnos algunas buenas noticias en los telediarios, siempre que a Escorpio no se le vaya la mano con los extremos.

Finalmente el domingo 15 Mercurio despierta de su retrogradación. Lo hará en el grado 4 de Aries. Sabéis que se dice que es mejor esperar todavía unos días antes de meterse en grandes fregados. En cualquier caso, para el resto de la información os remito al especial de Mercurio.

***

Y ya sí me despido.  Muchas gracias por leer. Por compartir. Por preguntar. Por opinar. Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo

Emilio P. Millán

 

 

 

 

 

 

 

.

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes