¿Qué pasa, chiquitines? ¿Cómo os va tratando el mes de agosto? ¿Alguna noticia fresquita, optimista, buenrrollera? Ya lo comentábamos en el Boletín pasado: después de todo el ajetreo eclíptico, Marte por ahí y retrogradaciones por allá, parece que poco a poco vamos acomodándonos y el cosmos nos regala buenas noticias.

Estamos apenas saliendo de un finde intenso —la Luna en Escorpio ha traído su buena susceptibilidad y Marte retro en Capri ya le está haciendo pupa a los signos cardinales, pero es verdad que mientras escribo estas líneas se está produciendo el tercer trígono Júpiter/Neptuno y Mercurio en Leo se despereza para empezar a agilizar nuestros desplazamientos y comunicaciones.

Por aquí en Berlín hubo mucho curro, amigos que se peleaban, un accidente con la bici y contactos extrasensoriales de la mano de una Piscis. Lo mismo os apetece comentar aquí abajo vuestras experiencias de la semana: esa mezcla de intensidad, sanación y permitir que las aguas vuelvan a su cauce.

Estrenamos, por otro lado, una semana relajada en aspectos, con un cambio planetario, sus correspondientes cumpleaños y el plenilunio del domingo. ¿Os apetece que la analicemos?

A ver: de lunes a miércoles sólo tenemos aspectos lunares. Que si Luna en Sagitario, que si Luna en Capricornio. Ya sabéis que nuestro satélite es el que más corre, reflejando ciclos, humores, las familias y mujeres y el vaivén diario que hace que un momento estemos muy felices y de pronto se nos crucen los cables y lo veamos todo negro. Lo bueno de estos arrebatos es que no duran demasiado tiempo.

Los periodos con la Luna creciente, puestos a comentar, parecen recomendables para una mayor actividad física, siembra, fertilización; también para abrir cuentas bancarias o emprender proyectos; si te cortas el cabello durante estos días, crecerá más rápido pero más débil.

Por fin el jueves 23 descubrimos un evento digno de comentar: claro, el Sol sale de Leo y de todo este cachondeo, melodrama y ganas de pasarlo bien, e ingresa en Virgo con su orden, su voz bajita y mejor no pregunto por no molestar aunque me haya dado cuenta de cómo solucionar el problema. Tiene Virgo una función importante en el zodiaco: ordenar, clasificar, limpiar, depurar, optimizar… Así que iniciamos una etapa idónea para reordenar la casa, los hábitos, meternos con dietas y depuraciones del organismo. Va a fluir la cosa —sobre todo con Mercurio ya del todo espabilado en un par de días. Tendremos trígono en el elemento tierra y reactivación de Júpiter y Neptuno. Ya veréis qué bien.

Entre tanto y desde ya MIL FELICIDADES A ESOS VIRGO LINDOS. Os tengo entre buenísimos amigos, compis de curro y consultantes fidedignos.

¿Más cosas? Bueno, el sábado 25 el Sol ya le dibuja trígono a Urano Retro en Tauro y a Saturno —también Retro— en Capri. Aquí habría que ver si alguno sois Virgo del primerísimo decanato (los que cumplís entre el 23 y el 26 de agosto). Lo digo porque lo mismo ya estáis viviendo esta configuración desde hace unos meses: Cambios. Renovación. Desplazamientos súbitos. Ambición. Proyección profesional. El aspecto se da en desde el grado 2 de Virgo. Buscad si tenéis algo por ahí. Y si llegan noticias fresquitas. Personas excéntricas. Ideas novedosas. Maestros. Ancianos. 

Luego el domingo 26 Venus, tan bien posicionado en Libra, le dibuja una cuadratura a Plutón en Capri. Ojito con esta configuración que aumenta la obsesión amorosa, puede dar problemitas por dinero e incluso enfermedades venéreas. Ya en temas natales, un Venus tenso a Plutón apunta a relaciones turbulentas, sexualidad potente, gusto por la manipulación y la necesidad imperiosa de pareja para contrarrestar la pobre autoestima. Puede reflejar tacañería. Amores para toda la vida. Nos peleamos pero somos incapaces de olvidarnos. Un círculo vicioso muy difícil de romper.

Por último, el domingo también tenemos plenilunio. Eso, eso, una Luna Llena en Piscis y en el grado 3. A veces, la gente enferma con los plenilunios de Piscis. Tened en cuenta que tanto Virgo como Piscis tienen mucho que ver con el cuidado y con la enfermedad. Son el enfermero y la monja. Uno te da cuidado racional y el otro te atiende espiritualmente. Por supuesto, siempre en función de cada carta pero andaos atentos al cuerpo, cualquier catarrillo, enfriamiento —es una Luna de naturaleza muy húmeda. Plenilunio además estupendo para rituales, inciensos, meditaciones y demás, ya que Piscis es uno de los signos más religiosos del zodiaco.

***

Y nada, esos son los aspectos semanales con la entrada del Sol en Virgo, el trígono de tierra y ese plenilunio del domingo.

Sin más me despido. Como siempre, un  trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

(Foto. Fte: elcomercio.com).

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes