Chicas, chicos, ¿preparados? ¿Acojonados? ¿Entusiasmados?

Bueno, ya fue. Ya se acabaron los eclipses por lo que queda de este 2018. También se aflojó, de momento, la violenta cuadratura entre Marte y Urano. Lo digo porque estoy echándole un vistazo al panorama celeste hasta que el año termine y, si bien puedo pecar de optimista, todo me parece mucho mejor.

Llevamos un verano —invierno, para los del otro hemisferio— bastante movidito: tres eclipses seguidos, cuadraturas porculeras, medio cielo en modo retrógrado… Y no es que estas configuraciones vayan a esfumarse de un día para otro: en absoluto, sus efectos resuenan, tienen validez para varios meses. Sin embargo, me entretiene pensar que ya pasó lo más gordo.

Así, por ejemplo, esta semana se me antoja bastante linda. El avance de un periodo —finales de agosto y todo el mes de septiembre— que a pesar de reincidir con la última cuadratura entre Urano y Marte va a traernos novedades buenas, sensación de protección y la recuperación y el éxito de proyectos. Todo gracias al trígono de Júpiter con sus bondades para los signos de agua y al despertar de los planetas retro.

Tenemos pues, por delante, una semana post eclipse de poquitos aspectos. Semana de atar cabos. Seguir resolviendo papeleo. Concluir tareas pendientes. Asimilar los acelerones o cambios bruscos sentimentales, de amigos o laborales que nos pueda haber traído el eclipse.

El lunes 13 lo iniciamos con un cambio de signo. Un cambio de signo hacia atrás y es que Marte, con su retrogradación, sale de Acuario y vuelve a ingresar en Capricornio. No va a desplazarse muchos grados, sólo dos, pero se va a pegar por Capri hasta el 10 de septiembre.

Es un Marte guay, muy currante, ambicioso, que sabe moverse muy bien con los tiempos y planear a largo plazo. Por un lado, a lo mejor espabila a los Capri del final del decanato, es decir, los que cumplen entre el 16 y el 19 de enero: estos nativos pueden sentirse más energéticos, sexuales, ambiciosos, voluntariosos y con ganas y herramientas para reorganizarse profesionalmente. Por otro, el Marte puede hacerle un poco la puñeta a los Aries, Libra y Cáncer que cumplan muy a final del mes. Estrés. Jefes gritones. Discusiones hogareñas. La columna y los dientes más sensibles de lo habitual. Recordad que tenéis el especial de Marte retrógrado y que podéis echarle un vistazo. Todavía quedan unas semanas para que hagáis los deberes del planeta según vuestra carta.

Fijaos que luego atravesamos del martes al viernes con puros aspectos lunares: la Luna crecerá por Virgo, Libra y por Escorpio.

El sábado 18, ya con el cuarto creciente, tenemos el siguientes aspecto semanal: Mercurio retro en Leo le dibuja un sextil a Venus en Libra. A ver: se trata de una configuración suave, apenas es un sextil y encima Mercurio viene retro, pero puede traer noticias amorosas del pasado, contactos con antiguos amantes o cualquier actividad con cierto placer nostálgico.

El aspecto que se lleva la palma, el su-per-as-pec-ta-zo, se producirá el domingo 19. Júpiter en Escorpio, que ya se mueve hacia adelante, le dibujará un trígono a Neptuno en Piscis, que se mueve hacia atrás.

De este aspecto ya hemos hablado en otros boletines —el primero sucedió en diciembre del año pasadoy el segundo en mayo (puedes leer mucho más al respecto aquí)—: en cualquier caso te recuerdo que este trígono es una pequeña bendición para los que tengáis planetas en signos de agua alrededor del grado 15. Protege, eleva, abre puertas, regala optimismo y justicia. Y es interesante porque seguro que muchos de vosotros podéis haber iniciado proyectos o tengáis ilusiones de antes del verano que todavía no han terminado de cuajar: Bueno, daos mes y medio a partir de esta semana, que vais a ver cómo esos sueños o esos proyectitos, ideas, reformas o cooperaciones ganan velocidad y se materializan.

Para aligerarnos las cosas, además, ese mismo domingo Mercurio en Leo —que ha roto un par de móviles, ha retrasado vuelos y ha sembrado cierto caos apoyado por la cuardratura de Marte— despierta de su retrogradación. Lo hace en el grado 11 del signo de los reyes.

Se dice, como siempre, que hay que esperar un poquito a que Mercurio se desperece para firmar contratos y meternos en grandes embolados. Algunos incluso esperan semanas hasta que salga de la llamada sombra. Tampoco hay que ser muy estrictos pero gastad un poco de precaución. Poco a poco todo recuperará su velocidad y como escribía Benedetti, la carta que espero llegará y la leeré seis o siete veces… 

***

Y nada, esos son los aspectos semanales con esa hermosura de trígono entre Júpiter y Neptuno.

Sin más me despido. Como siempre, un  trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte: Theblazingcenter.com).

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes