Aloha, queridos. Aloha, queridas. Compañeros cosmonautas y aprendices eternos del lenguaje cósmico. Aquí otra semanita más de Boletín: un boletín que podría resumirse en apenas un par de líneas ya que apenas tenemos aspectos en toda la semana y los pocas noticias relevantes se concentran en el domingo.

En ese caso, para que el artículo no quede muy corto lo mejor que podemos hacer es repasar el cielito de manera general. ¿Os parece?

Sabéis que estamos todavía con el Sol en Cáncer, pegando sus últimos coletazos y dando un pasito para adelante y dos para atrás, que así es como se mueve el cangrejo. Esta semana el Sol recorrerá los últimos 7 grados del signo —son 30 grados en total—, correspondiendo con lo que se llama el tercer decanato. Así que mil felicidades para todos esos cangrejos que cumplen en los próximos días.

Por cierto que a Cáncer lo rige la Luna, nuestro satélite, siempre cambiante, unas veces creciente, otra menguante, llena o nueva —de ahí el carácter voluble de estos nativos, su conexión con lo onírico y lo mágico, su potente imaginación.

La Luna arrastra un largo bagaje histórico y mitológico y de manera muy generalizada representa a nuestra madre. Esta semana, en su incesante periplo, atravesará los signos Virgo, Libra, Escorpio y Sagitario y se la pasará dibujando aspectos —conocidos como aspectos lunares. Estos son tantos y tan rápidos que no suelen analizarse uno por uno durante los pronósticos. Lo que sí se tienen en cuenta, como bien sabéis, son las lunaciones: novilunios y plenilunios. Sabéis también que la semana pasada tuvimos un eclipse —en el eje Cáncer/Capricornio—y que la siguiente viviremos uno en el eje Leo/Acuario.

También sabéis, por la chapa que os cuento, que a los eclipses hay que tenerles mucho menos miedo y que, por supuesto, no hay que esperar sentir sus efectos de forma instantánea. No, no y no. Con todo, os animo a compartir en la sección de comentarios vuestra experiencia: ¿Os pegó duro el eclipse? ¿Removió o aceleró algún asunto? ¿O pasó sin pena ni gloria? Tened en cuenta que cada carta es un mundo y por eso no podéis creeros al dedillo todas las predicciones sino que debéis ajustarla a vuestra carta natal.

Se dice también que la Luna determina el estado de ánimo general según los contactos que haga. Así, entre el lunes 16 y el martes 17, cuando pase por Virgo podría prometer buen rollo gracias a los trígonos y sextiles —y la conjunción venusina. Pero a partir del miércoles 18, cuando ande por Libra y forme el cuarto creciente, quizá se den asperezas, el humor se agrie y sea difícil tomar decisiones o alcanzar acuerdos. Luego el viernes pasará a Escorpio y aquí las emociones se intensifican pero hay también buenrollismo con un montón de planetas: grandes revelaciones, curaciones, contactos sabios. Ya me contaréis.

Mercurio continúa en Leo, generoso, dogmático y un tanto infantil, trayendo noticias y desplazando de manera inesperada a los leoncitos. Por trígono, tanto Aries como Sagi también pueden recibir ofertas, visitas y ampliar su grupo de contactos. Ojito que para muchos este Mercurio ya se encuentra en su periodo de sombra —esto es porque el 26 de julio inicia su retrogradación—: así que quizá ya algunos vayáis sintiendo o intuyendo las trastadas mercuriales, esto es, retrasos, problemas con aparatos electrónicos, con el coche o la bicicleta.

Venus ingresó hace unos días en Virgo y la semana pasada os comentaba que los antiguos minusvaloraban esta posición planetaria. A día de hoy nosotros nos pasamos por el forro esta interpretación y sabemos que Venus en Virgo tiene sus cosas bonitas y sus cosas todavía más bonitas: así que mira en tu carta qué casa transita porque algo de alegrías te dará. Además, este Virgo dibuja buenísimos contactos por todos lados. Serán tres semanas muy agradables para los Virgo —y con mucha menos relevancia, para Tauro y Capricornio.

¿De Marte qué os cuento? Pues que, como sabéis, está retro en el signo de Acuario. Ahora mismo se sitúa en el grado 7 y todavía debe moverse un rato más hacia atrás. Tenéis este artículo muy interesante al respecto. Lo importante aquí es entender que está haciéndole un poco la puñeta a los acuarianos y quizá por oposición y cuadratura a los otros signos fijos. Este Marte, por cierto, andará muy involucrado en el próximo eclipse del 28 de julio. Ya lo comentaremos. Está a la vuelta de la esquina.

Luego Júpiter sabéis que despertó la semana pasada en el grado 13 de Escorpio y poquito a poco va ganando velocidad. Esto significa que durante los próximos meses sólo se moverá hacia adelante y terminará de recorrer los 17 grados restantes del signo del aguijón. Todos los Escorpio que cumpláis a partir del 4 de noviembre aún vais a recibir la conjunción de Júpiter por vuestro Sol —que suele traducirse como un emponderamiento, expanxión, confianza, periodo de optimismo, viajes y demás. Por cierto que el 8 de noviembre Júpiter entrará en Sagitario —una posición muy cojonuda. También se comentará cuando toque.

Saturno sigue retro en Capricornio, moviéndose esta semana alrededor del grado 3 y apretándole las tuercas a estos nativos —aquellos que cumplen alrededor del 25 de Diciembre. Al resto de signos cardinales —Aries, Cáncer y Libra— también puede retarle con obstáculos, compromisos, responsabilidades, problemas paternos y asuntos de trabajo. En definitiva, tiempo de desarrollar la paciencia y a constancia típicas de este arquetipo.

De los planetas transpersonales os voy a hablar poco: Urano todavía no empezó a retrogradar en Tauro —y como bien leísteis en mi artículo, sólo se moverá tres grados—, Neptuno sigue en Piscis por un montón de años y Plutón en Capricornio continúa dándole una vuelta más al sistema: fijaos que en España llevamos una larga temporada de ajetreo con el gobierno, Urdángarin —Capricabrón— entró en la cárcel y a nuestro amadísimo, capricornísimo y emérito cazador de elefantes don Juan Carlos también le están sacando más trapos sucios. Casualidad o no, Capricornio sigue haciendo de las suyas.

Y ahora pasemos a los únicos cambios planetarios que se dan el dominguito 22. Bueno, por un lado tenemos un lindísimo sextil de Venus en Virgo a Júpiter en Escorpio —ya os comentaba que este Venus se la pasa dibujando aspectos bonitos. Bromas, diversión, buen gusto, comida sana y diferente, terapias, psicología, facilidad para expresar las emociones y para tener charlitas y momentos agradables y profundos.

Además, ese mismo día, el Sol ingresa en Leo. ¡Bieeeeennnnnnn! Así es: les toca el turno a los leoninos, a las vacaciones, a la lotería, a los romances, al corazón, a la creatividad, a los aplausos, a las piscinas y el calorcito, a la juerga y a las verbenas, a los críos y al circo y a todos esos asuntos regidos por este estupendísimo arquetipo. ¿Que queréis saber más de Leo? Pues tendréis que leer este precioso artículo. En cualquier caso, desde ya: MUCHÍSIMAS FELICIDADES. Acordaos de invitarme a vuestro cumple, que seguro que me paso.

***

Y nada, esos son todos los poquísimo aspectos semanales. Espero que el repaso os haya servido. Ya sí me despido. Muchas gracias por leer. ¡Por compartir! Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter e instagram. Y si no, por telepatía. 

Un super abrazo

Emilio P. Millán

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes