Total, que mi ordenador no levanta cabeza y el parche que le puse no terminó de repararlo. Así que aquí me tenéis, otro boletín más, pero desde un miniordenador ligerísimo, de teclitas ínfimas y posibilidades oscuras y misteriosas… Todo sea por el domingo y el boletín cósmico.

En cualquier caso, bien merece la pena poneros estas letras pues estamos por estrenar una semana colorida de aspectos, con ganas de cambios, de salir de la zona de confort, un Venus muy enamoradizo, un Mercurio estudioso y un cambio de signo seguidito de plenilunio. O sea, que esta semana pasa de todo.

De la anterior sólo me queda recordaros que Mercurio -a pesar de haber haber despertado del periodo retro- sigue un poco abotargado y con la cabeza entre las nubes, de ahí las posibles pérdidas, despistes y resfriados. Todavía tiene que plantarle cuadratura a Neptuno y lo hará en la misma Nochevieja, así que tenemos tiempo de sobra para volver a pulsar el botón equivocado, prometer más de la cuenta, enamorarnos tontamente y decir digo cuando queríamos decir Diego.

Bueno, vamos al análisis.

Inauguramos la semana con el sextil entre Marte en Piscis y Plutón en Capricornio, en el grado 20, el mismo lunes 17. Un sextilito más potente de lo normal, gracias a la recepción de los planetas, que aporta pasión, sexualidad, voluntad y ganas de trabajar con las emociones. Acción sentimental y terapéutica. Trabajo de voluntariado. Ayuda en comedores y asilos. Luchar por los indigentes. Campañas para ayudar a los más desamparados y/o repudiados.

Luego el jueves 20, el Sol ya en los últimos graditos de Sagitario, le dibuja un bellísimo trígono a Urano en Aries. Urano tiene un punto violento y cascarrabias y le encanta pegarnos el calambrazo; pero es verdad que de buen rollo a un Sol sagitariano puede regalarnos aventuras, ganas de explorar lo desconocido, gusto por lo diferente, lo excéntrico y un ingenio y una creatividad deslumbrante. Fama vertiginosa. Honores. Nerviosismo. Rejuvenecimiento. Adolescencia loca.

Para el viernes 21 se monta gorda pues los aspectos se apelotonan. Fijaos. Lo primero que vivimos es el trígono entre Venus en Escorpio y Neptuno en Piscis en el grado 13. Este trígono, combinado con el sextil del lunes, podría marcarnos unas Navidades espirituales, amorosas, profundas y con muchísimas ganas de ayudar al prójimo. Empatía. Sensibilidad. Oraciones y velitas. Respuesta conciliadora hacia el dolor ajeno. Y su poquito de lloriquera y melancolía. Vamos, lo de siempre; pero si tienes algún planeta personal por ese grado, que no te extrañe que te llueva algún regalo o que te enamores de un poeta, un místico o un músico callejero. Que perdones o te perdonen. Escorpio anda presente y los amores y los encuentros se sentirán como ya vividos, o de vidas anteriores, o de una magia y extrañeza vaporosa y rara.

Ese mismo día Mercurio vuelve a unirse a Júpiter en Sagitario, esta vez en el grado 9. Es una conjunción muy linda: ¿y no os pasa que estáis conociendo a gente nueva? ¿O planeáis algún viaje? ¿U os llegaron unas ganas locas de estudiar o de apuntaros a algún curso de superación? Lo digo porque estaría muy a tono con este aspecto. Ideas filosóficas, cursillos de yoga y másteres del Universo; estancias en Nepal o en Argentina; sincronías, mensajes que os hablan, el libro o la película que os muestra otra casualidad de vuestras vidas y la próxima flecha a seguir… En fin. Todo muy Sagitario.

Ya a punto de terminar el día el Sol saldrá del centauro e ingresará en Capricornio. Yes!: démosle la bienvenida al solsticio de verano o invierno, según por dónde se ande. Aparte de inaugurar los cumpleaños de las cabras montesas del zodiaco, ya os he comentado otras veces que los cambios de estación se consideran días especiales para la Astrología Mundial ya que matizan y permiten pronosticar el futuro de las naciones en los próximos tres meses. Yo no hago Astromundial, pero desde luego este Cero de Capricornio -así se denomina- viene mucho más suavito que el que nos tocó con Aries y que es, de hecho, el más importante del año.

Pero total, que menos rollos y que felicidades a todos los Capricornios. Este año que entra viviréis los eclipses en vuestro eje, ya que allí se sitúan los nodos. De hecho, como el Nodo Norte pasa por Cáncer pareciera que la lección o el aprendizaje viene a ser: “Busca menos logros profesionales y dedícale más tiempo a la familia”. Pero yo no soy ningún experto en Nodos. Es más, por la red circula toda una suerte de interpretaciones kármicas que no hay quien se las fume. A ver si le hecho narices y os hago un vídeo sobre mi interpretación de los noditos.

Unas horas después del ingreso del Sol en Capri, tendremos la Luna Llena en Cáncer. Un plenilunio en el grado 0, casi grado 1, con sus emociones desbordadas, revelaciones familiares, la madre que llama o la esposa o el esposo que nos despistan con vaivenes de humor, cariño y ternura. Que Cáncer es pura magia. Y pura humanidad. Y un ratito feliz y otro un poco triste. Y tiempos de contar historias. Rememorar el pasado. De estampitas y medallitas. Folclore. Populismo. Maternidad. Cazuelas. Simbología. Y muchísima cocina.

Esta lunación no tiene aspectos muy relevantes. Vale que Saturno anda ya por el grado 10 y planta una oposición muy abierta, lo que podría dañar un poquito a la Luna, los sentimientos y a los estómagos. Urano también dibuja un sextil fuera de signo: ¿será que llegan más novedades y que la Nochevieja se vuelve un poquito más improvisada y ecléctica? Ya me contaréis. Como siempre os digo: las lunaciones no vienen a cambiaros la vida. Que no os vendan la moto y experimentad por vosotros mismos.

***

Ahora sí. Ya me despido. Por supuesto, como en cada Boletín, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y por mi ya-no-tan-super-recién-estrenado canal de youtube. Que me encanta leeros. Que aprendo mucho, mucho, mucho vuestros comentarios y experiencias. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

(Foto. Fte: depositphoto.com)

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes