¿Qué pasa, coleguis? ¿Cómo andáis? ¿Qué tal el dominguito? Ya está aquí el Boletín semanal, recién sacado del horno. Como muchos seguramente sabéis, la semana llega con eclipse incluido. Se trata del primero de los cinco que viviremos durante el año y pone un foco especial en el eje LeoAcuario.

Fijaos que un eclipse no implica que el mundo se acabe, o que la vida os va a dar la vuelta como a un calcetín o que llegará la varita mágica que satisfaga vuestros deseos: nada de eso. Un eclipse es una lunación un poquito más potente de lo normal, con sus aceleramientos, apagones y revelaciones y siempre en función de cada cartaNo obstante, siempre os puede convenir comprobar si os toca algún punto sensible del tema natal, con especial relevancia si sois aquellos con Sol, Luna o Ascendente en estos signos.

En cualquier caso, tanto los Leo como los Acuario tienen por delante un año con meneo: además de la tanda de eclipses, se la van a pasar recibiendo la cuadratura de Júpiter desde Escorpio, que implica viajes, progreso, transformaciones e incluso un optimismo exagerado. Propuestas y expansión que a veces se tuercen o interfieren en el camino.

Además, al signo de Leo se le relaciona con la realeza y los altos cargos. Por eso los expertos en Astromundial opinan que estos eclipses provocarán la caída, destrone o pérdida de popularidad de grandes mandatarios, así como sus efectos sobre el pueblo. Habrá que estar atento a las noticias por si aparecen Trump, la Merkel o incluso Madonna.

Pero empecemos ya con el análisis de la semana: llega con pocos cambios, más allá del eclipse. El primero se produce el mismo miércoles 31. Ese día, nuestro veloz Mercurio se despide del pragmático Capricornio e ingresa en el inventivo y original de Acuario. Como veis, todavía más jaleo para los Acuario, que con Mercurio rondándoles andarán creativos, parlanchines, solidarios, atareados con propuestas y trabajos en equipo.

A mí me mola este Mercurio. De hecho, algunos autores modernos le atribuyen la exaltación: es decir, el planeta y el signo funcionan muy bien. Durante el tránsito y de manera general parece buena época para acuerdos tecnológicos -compra de un ordenador, abonarse a algún curso por internet-, cooperación activista -como voluntarios, acciones ecológicas, manifestaciones- o hacerse un coaching astrológico.

Ese miércoles, además, a las 14:26 peninsulares, se produce el eclipse. El Sol en Acuario se opondrá a la Luna en Leo y en el grado 11 -que es el grado que debéis chequear en vuestra carta natal. Se dice que los efectos de los eclipses resultan más poderosos allá donde sea visible: en España no nos enteraremos, pero podría ser relevante para zonas del Pacífico y Norteamérica.

Además, tened en cuenta que, como toda Luna Llena, intensifica emocionalmente el ambiente: nervios, llantos, risas, lobos que aúllan y todos más locos y desatados de lo habitual.

El resto de la semana transcurre sin grandes aspectos cósmicos, pero bañada por la intensidad del eclipse. Hasta que, finalmente, el sábado 3, Mercurio dibuja un sextil a Marte en Sagitario. ¡Qué bonito aspecto! Discreto, suavecito, pero muy agradable: charlas filosóficas, oratoria convincente, intercambios con el extranjero y escapadas perfectas de fin de semana a lugares desconocidos y poco comunes.

Y esta es más o menos la semana. Que la disfrutéis. Comentadme. Esos efectos. Esos empujones. ¿En qué casa os cae? ¿Qué planeta os afecta? Me encantará leerlos e intentaré responder vuestras dudas.

Desde ya mil gracias.

Emilio P. Millán

 

(Foto. Fte: Cristiana Caria Blog)

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes