¡Buenas mochileros y mochileras! Otro lunes más, por cierto, muy primaveral, aquí de regreso a Berlín. Las temperaturas subieron, los cielos se despejaron y el cambio de horario promete atardeceres largos y románticos en los parques o junto al canal. Con los colegas, jugando al frisbee, al bádminton, a las cartas; compartiendo unas cervezas o de guitarreo. Todo muy juvenil. Muy espontáneo. Muy ariano.

Y no es para menos. Tenemos cuatro astros transitando al signo del carnero: Sol, Mercurio, Venus y Urano. La energía anda un tanto acelerada, ansiosa, difícil de controlar. Apenas en un fin de semana me invitaron a dos cumpleaños locos, me hicieron propuestas literarias y hasta me brotó la alergia. Son días impulsivos, gritones, dinámicos y de difícil concentración. Etapa fabulosa para arrancar proyectos.

Para añadirle más salsa picante al plato, en la madrugada del martes 28 -en horario peninsular- se produce la Luna Nueva en Aries. Pasaremos a tener cinco astros en Aries, casi nada. La unión Sol-Luna se produce alrededor del grado 7, por si os apetece controlarlo en vuestra carta natal. Mirad en qué casa os cae y si forma aspectos relevantes a otros planetas y ángulos.

Ya sabéis que toda Luna Nueva implica un reseteo, un nuevo ciclo, otra oportunidad. Algunas Lunas nos invitan a renovarnos en lo emocional; otras en el mundo de las ideas; las hay que aspiran a darnos frutos al cabo de mucho tiempo y perseverancia. En el caso de esta Luna -y de todo este periodo iniciado con el equinoccio del que hablamos la semana pasada– lo que promete es dinamismo, acción y confianza. Pensad que para empezar cualquier empresa desde cero se necesita un impulso, fe y un arrebato de energía propio de los signos cardinales, como es el caso de Aries. Así que este es el momento de renovar vuestra lista de deseos y tirarse de cabeza a por ellos. Aceptad riesgos. Eso sí, en temas de pareja, compras e inversiones conviene mantener los pies en la tierra hasta que Venus deje de retrogradar. Además, Saturno le realiza cuadratura, lo que nos aconseja más precaución y tacto en estos temas.

La semana llega con otros aspectos relevantes. Por un lado, el jueves 30 tenemos de nuevo la cuadratura entre Júpiter y Plutón, desde Libra a Capricornio. Recordad que Júpiter también está retrógrado en el signo de la balanza, afectando a su vez las relaciones entre socios y parejas. La tensión a Plutón nos habla de luchas de poder, de intenciones ocultas, de repartos que nunca son equitativos. Esta cuadratura ya la hemos vivido antes y sus efectos no se limitan sólo a esta semana, sino que van a matizar buena parte del año. Junto con la retrogradación de Venus está provocando mucho revuelo sentimental, relaciones que terminan, amantes que aparecen de improvisto. A Libra le encanta una fachada bonita pero Plutón le obliga a mirarse dentro y descubrir que la manzana que tanto admira tiene varios gusanitos en su interior.

Por último comentar que el viernes 31 Mercurio entra en Tauro, aligerando el cielo de su carga ariana. Pasamos de la irreflexión intuitiva de Aries, al pragmatismo, la concentración y la habilidad financiera del signo del toro. Este cambio beneficiará además a los otros signos de tierra (Virgo y Capricornio), que sentirán un empujoncito en sus asuntos prácticos, mejorarán sus dotes comunicativas y podrían sellar algún negocio exitoso. Eso sí, el tránsito durará poco, al menos al principio, y es que el 10 de abril -allá por el grado 5 de Tauro- el planeta empezará a retrogradar…

¡Madre mía! Vamos a tener varios retrógrados en las próximas semanas. Por supuesto que no cunda el pánico. Ya sabéis que los astros inclinan, pero no obligan. Que os sirvan de guía pero que no os hagan olvidar que siempre sois vosotros los últimos en decidir.

Y por ahora me despido. Ultimando el especial sobre Aries que va a salir muy calentito. Feliz Luna Nueva. Feliz Semana.

Mil gracias por leer.

Emilio P. Millán

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes