Muy buenas a todos, mis queridos mochileros y mochileras galácticos. Aquí estamos otro lunes, estrenando semana y con varios aspectos importantes que comentar. La primavera sigue haciendo de las suyas y durante los próximos días viviremos una configuración que combina intensidad e introspección a partes iguales. Se trata de una semana con una hermosa Luna Llena, Urano en acción, Mercurio que inicia su retrogradación y Venus que despierta de su letargo. Muchas novedades, ¿no? Pasemos a analizarlas.

Para empezar y desde hace unas horas, Mercurio, el planeta de la comunicación, el viaje, el comercio y el intelecto, empezó su retrogradación. Ya hemos hablado de este movimiento un millón de veces: se trata de un efecto óptico debido a las elípticas por el cual parece que un planeta se mueve hacia atrás.

En esta ocasión Mercurio retrograda desde el signo de Tauro -se encuentra en el grado 4-  hasta las tierras de Aries, donde el 3 de mayo -y desde el grado 24- se situará directo.

De acuerdo con la tradición, toda retrogradación nos invita a pisar un poco el freno, a mirar hacia adentro y a solventar asuntos pendientes relacionados con el signo afectado. Como Tauro es un arquetipo muy práctico, vinculado con el dinero, la autoestima y la estética podríamos aprovechar estos días para pagar facturas, planear qué hacer con nuestros ahorros, ordenar la casa, colgar cuadros, reparar la bicicleta, limpiar el jardín y deshacernos de todo aquellas propiedades que no nos gusten (véanse ropas, perfumes, muebles… ).

Más adelante, cuando Mercurio ingrese en Aries tendremos también la ocasión de revisar esos grandes planes inaugurados en primavera y regalarles un empujoncito. Veréis qué bien sienta.

Además, ya sabéis que con Mercurio retrógrado se recomienda cautela en los viajes, la firma de documentos y los intercambios de información. Se pueden atravesar situaciones que requieran más paciencia y objetividad de la habitual -algo que a Tauro se le puede dar bien, pero a Aries no tanto. Por otro lado, aunque nos encante el drama y las catástrofes se vendan mejor que las buenas noticias, conviene dejar de demonizar a los planetas retrógrados. Que no cunda el pánico. Que no os vendan historias agoreras. Siempre podemos usar su movimiento a nuestro favor. Además, cada carta es un mundo y dependiendo de los aspectos pueden sentirse diferente cada retrogradación. No lo olvidéis: los astros inclinan pero no obligan.

Mañana martes 11 se produce la bonita Luna Llena en el signo de Libra, cuya intensidad ya viene matizando todo este fin de semana previo y se extenderá durante los próximos días. Se trata de una Luna generosa: viene de juntarse con Júpiter, que siempre da buen rollo, y encima se acerca a Spica, una de las estrellas fijas reales, portadora de éxito y buena fortuna según la Astrología Tradicional.

Como toda Luna Llena implica una culminación, esta podría regalarnos un resultado placentero, satisfactorio, un plan compartido y llevado a buen puerto. Eso sí: Urano desde Aries y Plutón desde Capricornio le añaden colorido al asunto, creatividad, imprevistos y luchas de poder. Creo que para los signos cardinales puede vivirse como una semana muy agitada y liberadora que marque en gran medida el resto del año. Aprovechadla. Vivid el estrés sanamente.

Así, el viernes 14 -coincidiendo con el cumple del que escribe estas líneas- se produce la conjunción anual del Sol y Urano en Aries, que viene a confirmar esta suerte de tensión creativa reactivada por la Luna Llena. Este aspecto nos anima a sublevarnos, a hacer el loco, a renovar esquemas mentales y emocionales, reciclarnos con la pareja y con el padre y, sobre todo, a abrirnos sin miedo al cambio. Si el fin de semana se presenta totalmente diferente a lo planeado, no os llevéis las manos a la cabeza: improvisad. Lo desconocido os premiará con creces.

Por último nos despedimos de la semana con una noticia muy interesante: el sábado 15 Venus se estaciona directo. ¡Bien! Después de un par de meses dando guerra y un repaso a nuestras relaciones, el planeta del amor empieza a moverse hacia adelante. Lo hace desde el grado 26 de Piscis, un signo que sabe mucho sobre el amor universal y el perdonar.

Poco a poco se irán remediando, resolviendo, aclarando muchos temas sentimentales. Algunas parejas volverán a hacer las paces; si bien con nuevas  normas establecidas. Otras pasarán página más rápido de lo que nos imaginamos, sobre todo cuando Venus vuelva a Aries. Tenéis mucha información en el especial sobre Venus Rx.

Y así nos despedimos de esta semana reluciente, rechinante y tan aterciopelada. Disfrutadla. Usad nuevos colores. Salíos de los márgenes.

Mil gracias por compartir.

Emilio P. Millán

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes