Soy Emilio, astrólogo profesional, y te ayudo a hacerle cosquillas al cosmos…

… para que el cosmos se ría contigo, te cuente sus secretos y te ayude a surfear las olas vitales

Astroboletín. Del 22 al 28 de enero 2024

Pero bueno, brujis: que ya estamos, otra vez con el cachondeo de Plutón —put*ncito, como a mi me gusta llamarlo— en Acuario. Pero sobre todo porque vamos a vivir aspectos y lunaciones que van a ir detonando en la zona.

A ver, piensa una cosa. Venimos de unos días previos —échale un vistazo al Astroboletín de la semana pasada— ya cargados de intensidad para los nativos con planetas a finales de cardinal (o sea, 29 de Aries, Cáncer, Libra y Capricornio) pero también para el grado 1 de Acuario y Leo… y también de Tauro y Escorpio.

Pos nada: todo ese jaleo plutoniano (que puede ser sexual, terapéutico —tengo a una consulta con un planeta personal regente de Ascendente en el grado 1 de Acuario y que se ha metido a constelarse con voracidad—, ambicioso, profundo, adictivo y cabezón —Acuario es fijo, por favor, recuérdalo) VA A SEGUIR CONSTITUYÉNDOSE en estos meses y con fuerza ahora en a finales de enero y febrero.

No lo digo para echarle leña al melodrama: al contrario. Más bien para echarle un vistazo a tu carta y a lo que sucede a tu alrededor. Y captar un poco las manifestaciones de este Plutón y de este Acuario juntos.

El otro día, en La Escuela Cósmica, le echábamos un vistazo a las combinaciones de los significados de ambos planetas: que de Era de Acuario hippy happy flower yo le veo poco, que a Acuario lo rige Saturno, brujis y Saturno es protestón y poco transigente. Pero bueno, como siempre te digo: mejor lo experimentas por ti mismo, por ti misma

Y también puedes sumarte al evento de este jueves 22 en Thelab.yoga donde analizaremos el paso de Plutón en Acuario así como otro montón de eventos astrológicos del 2024 y sus repercusiones en tu carta natal, ¿te veo allí? Ya sabes que soy un fan de hacer cosas en vivo y de luego echarnos un vinito o unas birras para matar saudades cósmicas.

Además, si ya quieres calentar motores con respecto a este workshop, puedes escuchar mi último episodio del Mochicast. (Quizá incluso haga un artículo al respecto… pero poco a poco).

Y ahora sí, vamos con las noticias de la semana.

Partimos de que es una semana con cierta intensidad por esos grados que te he mencionado arriba, esto es importante que lo tengas en cuenta. Además, Venus cambia de signo: muy guay para los Capri (y para todo lo que haya estado moviendo por tu casa capricorniana por estas fechas).  Además, tendremos la Luna Llena en Leo (que marca una vez más, cual campanazo, la zona fija), Urano que despierta y un montón de aspectos que se acumulan al final de la semana.

Así que vamos al martes 23, con el ingreso de Venus en Capricornio. Bueno: a mi este Venus me encanta… o mejor dicho, me encanta en este momento. 

Mucho.

¿Por qué? Pues porque venimos de un trajín muy gordo con Marte por Capri, un Mercurio retro en Capri… y —hablo desde Berlín, o desde lo que me rodea— con mucho desencanto y discusión y protesta en la calle (piensa que todos los planetas en Capricornio reciben, nada más estrenar, un aspecto de Saturno en Piscis).

Así que estoy convencido de que este Venus —significador de paz, aunque sea una paz comedida por estar en un signo tan sieso como Capricornio— va a traer buenas nuevas y suavizar aristas en las discusiones (Mercurio / Marte) y facilitar contratos y legislaciones y un poco de justicia y armonía (trígono a Júpiter en Tauro) que le va a venir divino a la peña y, por supuesto, a tu carta astral y a lo que signifique tu casa Capri y los planetas involucrados.

Luego, desde un punto de vista más general, pues ya sabes: Venus apuesta sobre seguro en Capricornio y no se explaya en los hobbies y placeres sino le ve cierto punto… ¿pragmático? ¿Si puede capitalizarlos? ¿Si le permite ascender… ? Por eso es un buen Venus para darse un paseo por la montaña, para visitar lugares fríos, para dietas y ayunos, para aprender escultura o leer una novela clásica, y para ayudar a viejitos y a viejitas (en este caso, porque Saturno en Piscis la moldea).

Sigo. Jueves 25, por el culo, tralará y la Luna Llena en Leo (o sea, plenilunio, plenilunio). Muy acuariano, muy plutoniano, muy saturnino. Pero también con un punto jupiterino: de leyes y dinero, sin duda.

El grado es importante y es muy fácil de reconocer: grado 5 de Leo (donde está la Luna) y grado 5 de Acuario (donde está el Sol… y donde está no tan lejos Plutón). Pero claro, Júpiter en Tauro está en el grado 6. Vamos que se nos planta una T Cuadrada fija para esa zona de tu carta (que incluye a Escorpio).

Pregunta típica de clase:

Emilio, ¿cuántos grados le doy de orbe?

Brujis, le puedes dar un poquito, 5 arriba y 5 abajo. O sea, que nos plantamos con una franja que va del 0 al 10 de signo fijo. Eso sí, no será lo mismo que el aspecto sea aplicativo o separativo… pero eso te lo explico en la consulta, en el workshop o en las clases, que yo también tengo que pagar el alquiler.

Leo es fama y reyes, así que alguna estrella famosa, alguien muy solar, puede estar en el punto de mira en estas fechas. O baterías y paneles solares y motores y corazones y cohetes espaciales que no llegan. Obvio. En los titulares de Internet —pero también en tu vida.

Y ahora vamos hasta el sábado 27, que es que un aspecto tras otro (algunos ya presentes en la Luna Llena en Leo).

Por ejemplo, este primero: Sol cuadratura a Júpiter, de Acuario a Tauro. Eso es dinerito, mi amor, o temas de justicia o de viaje… o de aprendizaje (¿conmigo quizá?). Universidades —pero también algún tema de exposiciones, arte, jardinería, o gastos en moda.

Urano además despierta en el grado 19 de Tauro… lo que nos pone al cielo directísimo ahora a finales de enero.

Y luego tenemos una conjunción —que también está muy presente en el plenilunio, plenilunio— que es la de Mercurio y Marte en el grado 17 de Capricornio. Y no tan lejos de Urano en Tauro.

A ver… a mí las combinaciones Mercurio y Marte… pues vale, las puedo comprar. Tengo a una querida que tuvo su retorno de Marte —en Capricornio y el Ascendente— y le aspecto a Saturno en 3 y se cortó el dedo. Ya está, una tirita y listo. Y que dice que tiene ahora mucho trabajo. O sea: Marte es corte y Marte es trabajo.

Que Marte se junte con Mercurio puede acelerar desplazamientos y negociaciones: o sea, todo muy rápido y de la mano de Marte y con cierto orden y disciplina en la agenda. Puede también ponernos a discutir en foros. O tropezarnos y doblarnos un tobillo (Mercurio).

El problema es cuando Marte aspecto a Urano —como es este caso—… yo me vigilaría un poco la zona, las prisas, desplazamientos, foros y las tecnologías. Puede ser un tema de aeronáutica, o un día de estos que la gente anda muy cabreada, o muy acelerada (a fin de cuentas, la Luna andará por Virgo, regida por este Mercurio). 

Venga que ya acabamos:

Domingo 28 y Venus en Capricornio muy, muy, tocado, no de mala manera, ojo. Pero llevándonos la atención a su posición en el cielo. Porque además habrá un juego de regencias donde manda.

¿Por qué? Porque tiene un sextil de Saturno en Piscis y un trígono a Júpiter en Tauro. Y manda sobre ambos planetas: o sea, que hay que estar pendiente de qué zona ocupa ese Venus en tu carta natal.

El grado es el 6 —con doble recepción con Saturno en Piscis, también en el mismo grado— y mandando también a ese Júpiter en Tauro —mismo grado, obvio.

Misericordia, paz, mar y montaña. Visita al asilo. Hospicios. Ayuda desinteresada. Círculos de yoga. Círculos de sabiduría. Un picnic en el campo. Un quedar con amistades de trabajo pero con quienes también hay buen feeling. Conversaciones sobre leyes y paz. Organizar el dinero del banco. Ver cómo nos suministramos los ahorros. Compras afinadas. Planear vacaciones a lugares pobres o en la playa —no sé cuánto lujo por la recepción no tan buen de Júpiter…— con bueno ojo.

En fin. Muy lindo este Venus, como te decía.

Además hay un trígono de Mercurio a Urano que mola —de Capricornio a Tauro… O sea, muy de ideas sorpresa, abrir la mente como un paracaídas, cambios bienvenidos, una llamada inesperada de un amigo Escorpio o Aries… tú sabes, mi amor. Siempre que rebajemos el carácter un tanto apresurado del Marte que va detrás de Mercurio.

Que lo aproveches, yeah!

***

Y nada brujis, sigue dándole duro al Cosmos —y no te olvides no sólo de chequearte a ti y a tu carta, sino también lo que te rodea (que eso de que la Astrología sólo sirve para procesos internos y psicológicos ya se quedó muy rancio, muy poco moderno). 

Más cosas. Bueno, yo sigo dando las gracias a los cariños y amores de los lectores de mi primer hijito: mi libro de relatos Un 24. Por cierto, que si vives en Berlín ya puedes comprarlo también en la librería Andenbuch, que si no la conoces todavía —ya tardas.

Recuerda una vez más que el jueves tenemos un workshop cojonudo en TheLabYoga. 

Y que por aquí siempre puedes unirte al curso de Saturno en Piscis —que la gente lo está flipando con él. Y, obvio, también encargarme algún estudio astrológico (cuenta con 2 o 3 semanas de tiempo de espera para estudios predictivos y un poquito menos para las otras lecturas, ¿vale?).

Mucho. Y mola también, voy a aprovechar —ya que estamos hablando de este trígono tan comunicativo y literario—, que me sigan llegando cariños y fotos de distintos lugares y personas bellas que han comprado mi primer libro, Un 24. Y que lo han leído o lo están leyendo, y siguen comprándolo y regalándolo. 

Y hoy sí me planto aquí… feliz semana. Feliz de leerte abajo y que me cuentes y compartas.

Ahoi, ahoi,

E.

Imagen de Pixabay.

 

 

Entradas relaccionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aprende a leer tu carta natal y empieza tu camino astrológico

Descubre los conceptos básicos del cosmos para ser capaz de descifrar algo como esto