Te aseguro que el retraso vale la pena,

que el Boletín se te quedará corto,

que la semana sirve de palanca para agosto

y que estoy mega agradecido por vuestros correos

sobre el Manual. ¡Vamos!

Que sí, que ya sé que no he publicado el Astroboletín, no hace falta que me lo preguntéis más. Pero también había anunciado por IG que este finde me lo pegaba de vacaciones y he estado desconectado por varios días, lo cual, te aseguro, puede parecer un poco saturnino por un lado —a fin de cuentas, te privas de algo— pero al mismo tiempo es de lo más jupiterino que puedas echarte a la cara —o sea, creces, te liberas y estás libre, feliz y confiado. Vamos. Que sin duda te recomiendo un digital detox de vez en cuando.

Eso sí, por otro lado, la semana que ya más que estrenamos se presenta como una de las más interesantes de julio. Muy, muy, muy interesante —nos prepara para las encrucijadas de primeros de agosto— y presenta además un montón de aspectos que no sólo son relevantes para estos siete días, sino que tendrán consecuencias en los meses siguientes.

O sea, que semana crucial y que, incluso con el retraso que te traigo, merece la pena que te leas mis detallitos. Ya sabes que estos Astroboletines se salen de la norma: que aquí de autoayuda barata y mensajes intercambiables, poco; aquí, al pan, pan y al vino, vino… y a Júpiter lo de Júpiter y a Marte lo de Marte. O lo que es lo mismo: aquí entendemos los planetas en todo su potencial (desde su lado más sublime, a su más grotesco) y sobre todo vemos el cielo como un conjunto, no como elementos aislados. Una especie de Astrología holística; con su poquito de guasa, por supuesto.

Así que me vas a permitir, ya que la semana se ofrece tan atractiva, que empiece desde el principio, o sea, desde ayer. ¿Te animas?

Merece la pena porque es que ya el lunes 25 se producía un aspecto que quizá podías haber sentido el propio finde.

Me refiero a la cuadratura entre Venus en Cáncer y Júpiter en Aries y en el grado 8. Fíjate que aquí tenemos un contacto entre los dos benéficos —esos dos planetas en nuestra carta que tienden a armonizar, a equilibrar la casa en que caen y según el signo que toquen—. Eso sí, están en una cuadratura que suele involucrar algún tipo de fricción, dinamismo y a veces problemas.

¿Es la cuadratura mala per se? Pues a ver, esta cuadratura no tiene nada de malo. Tiene su mejunje en el sentido de que la zona Cáncer sale mejor parada que la zona Aries, por cuestión de recepción o dignidad planetaria. Pero vamos, que no es mala cuadratura. Puede dar optimismo, un gran sentimiento de tribu, muchas ganas de pasarla bien y de combinar placer y aventura. Viajes con la mamá o con aquellos del círculo íntimo, gastos un poco más desmesurados, citas arriesgadas y quizá un hedonismo que peque de exceso o simplemente que se salte un poco las normas.

El aspecto sucedió ayer, así que ya pudo sentirse durante el finde (grado 8, recuérdalo) con alguna fiesta, escapada —recuerda el concepto de familia, tribu, clan; generoso con los suyos, pero cerrado y protector versus lo ajeno— y todavía puede prolongarse un poco en la semana ya que justo la Luna ahora transita el Cangrejo y, como bien sabes de tanto leerme, la Luna es activadora de eso que sucede ahí arriba y en tu carta.

Puede haber temas de acuerdos, generosidad, ganas de compartir, pero siempre dentro de un círculo cercano.

Es más, el tema de los acuerdos, desplazamientos y de las comunicaciones anda también candente estos días por otro aspecto de hoy martes 26: la cuadratura entre Mercurio en Leo y Marte en Tauro. Ojo, que aquí sí se trata de una cuadratura porculera que sí que conviene vigilar porque además forma parte de la problemática lunación del jueves.

Fíjate que por un lado te he hablado de armonías —quizá un poco protectoras, o cerradas a lo ajeno— por el aspecto del lunes. Bien, pues este otro aspecto del martes hablaría de intercambios —Mercurio— con un toque disruptivo, de violencia pasiva y testaruda —Marte en Tauro— y que puede conducir a enfrentamientos, discusiones y hasta problemas en los desplazamientos.

A ver, que no es ningún megamelodrama pero conviene vigilarlo si tuvieras algo alrededor de la zona que va desde el grado 15 al grado 22 de Leo; e igualmente de Tauro, Escorpio y Acuario.

Yo, por ejemplo, no me compraría ningún aparato electrónico en estas fechas; es más, incluso podría ser probable que vivieses alguna complicación con el teléfono o el ordenador o los correos. O incluso al cambiar de autobús, de avión o tren. O el mismo motor del coche que se te traba.

Acosos, obsesiones; un ex o una ex que reaparece para jugártela. Los hijos que sólo dan por saco. El corazón con arritmias y hasta dolores articulares. ¿Movida, no? Bueno, sólo si tienes algo en la zona. Por lo demás, no te apures.

O simplemente ándate con cuidado con las tecnologías y la comunicación y respira si notas que la gente se sale un poco de tono.

Y es que es todo un suma y sigue porque, como ya te explicaba arriba, la cuadratura forma parte de la Luna Nueva en Leo.

¿Que cuándo es la Luna Nueva o, como sabes que me encanta llamarla, novilunio, novilunio? Es el jueves 28.

Piensa que aquellos aspectos que se dan en cualquier lunación tienden a quedarse grabados en el cielo al menos hasta la lunación siguiente (aunque algunos autores y autoras afirman que con el siguiente cuarto lunar vuelve a cambiarse la energía).

Asómate conmigo este evento del cielo.

Tenemos a la Luna con su besito mensual al Sol. Eso está genial porque el Sol se encuentra muy bien en Leo y abraza a la Luna. La acoge en su calor vital y es como una llama romántica, cálida, constante; como estar cerquita de un fuego en la playa viendo las estrellas o como tomarse un super batido vitamínico (piensa que el Sol y la Luna son dadores de energía y que Leo es un signo con un montón de caña y de fuerza, que para eso es de fuego y fijo). O sea que eso está de puta madre.

Ambos planetas (ambas luminarias) se juntan en el grado 5 y además tienen, si bien no es exacto, un maravilloso trígono con Júpiter en Aries. O sea: una maravilla.

¿Conclusión? Si tienes algo alrededor del grado 5 de Aries, Leo o Sagi puedes, como mínimo, aguardar algún tipo de expansión, crecimiento económico, abundancia, subidón energético, alegría, felicidad o cualquier cosa que te haga sentirte guay. Porque Júpiter —y sobre todo combinado de buen rollo con las luminarias— amplía sus significados a todo lo que sea que te haga sentir bien y crecer.

Ea. Esa es la maravilla de la lunación.

Pero luego la lunación —el novilunio, novilunio— también va a dar un poco por saco.

¿Por qué? Porque Mercurio, que ya te había mencionado arriba como vivía una cuadratura a Marte en Tauro, además vivirá una cuadratura a Urano y al Nodo Norte, también en Tauro. Y no es una cuadratura agradable. De hecho, es casi una T-Cuadrada con Saturno incluido.

¿Y esto qué narices significa?, me preguntaras. Pues ándate atento y atenta, porque ahora la info se pone suculenta y quiero que te quedes con un par de cosas.

De hecho, a lo mejor te conviene revisar la teoría esa de que el Nodo Norte es la misión de tu vida y el camino hacia el que vas y una manera de sanar tu karma. Lo digo porque, en realidad, los Nodos son puntos un tanto problemáticos y con Marte y Urano por allí pues más chispas, estallidos, incendios —los tenemos ahora en Alemania, en Grecia y Tenerife, por ejemplo—, problemas de electricidad, la aeronáutica y por supuesto rupturas, cabreos y gente que le da un subidón de mortadela que parece que se han vuelto majaras.

Claro, esto sería la otra parte de la lunación que conviene vigilar y no es tan buena. La zona de los grados fijos desde el 15 al 20, más o menos. Tampoco debe de sorprenderte tanto que allí se den ciertos problemitas porque es una zona ya caliente en el cielo desde hace meses.

Que no cunda el pánico, of course. Pero también gástate cuidado o sobre todo —respira y observa: observa porque no se trata de creerte esto a pies juntillas, sino de tener la mente y los sentidos abiertos para captar no sólo lo que te sucede sino lo que sucede a tu alrededor.

Una cosa más también de la Lunación. Júpiter empezará a retrogradar. En el grado 8 de Aries. Tampoco es ningún drama. De hecho es una retrogradación interesante: una propuesta para analizar y revisar temas de dinero, de hijos, de aprendizaje, de fe. Temas judiciales, temas de bienestar. Temas de inversiones. Temas de viajes. De religión. De la despensa. De la alimentación y de la comodidad y la confianza.

Atento. Atenta. Júpiter se pega ahora unos pocos de meses retro (hasta casi finales de noviembre). Y aparte en ese ir para atrás regresa a Piscis, a los últimos grados y además al grado donde se juntó con Venus.

¿Esto qué significa? Pues que ese trayecto desde el grado 8 Ariano al 28 de los Peces tiene dosis doble y hasta triple de Júpiter. Aprovéchalo, si tienes planetas personales por allá.

Y yaa acabamos.

Los últimos aspectos se dan el domingo 31. Vas a ver que al final es todo casi una prolongación de lo que la semana —y el novilunio, novilunio— han ido anunciando.

Por un lado, una oposición entre Mercurio y Saturno, de Leo a Acuario, y en el grado 23. Con algún tipo de mensaje triste o de rotura o parálisis informático, comunicativo, de articulaciones, respiratorio y/o juvenil. Atascos. Retrasos. Bloqueos. Mentales o físicos. Transacciones y negocios que se pueden torcer.

Y por fin se perfecciona el trígono entre el Sol y Júpiter, de Leo a Aries, potenciando esos primeros grados de los signos de fuego: con filosofía, ganas de vivir, generosidad, calidez, crecimiento y prosperidad. Puede dar también títulos, reconocimiento, cierta necesidad de lujo y ostentación. De ser visto y aplaudido. Pero con equidad. Con buena voluntad. Hasta con cierto paternalismo.

Centralizamos, nos sentimos honorados y honoradas de cuidar, proteger, animar y permitir que lo que este a nuestro alrededor brille en su máximo potencial. Como un coach. Un entrenador. O un rey o reina justos, dispuestos a hacer lo mejor por su pueblo, su gente, los planetas que le orbitan.

***

Y ahora sí que se acabó. Y habrás visto que, a pesar del retraso, ha quedado de rechupete, ¿no te parece?

Y de rechupete también ha quedado ese Manual Astrológico que está disponible para todos los suscriptores y suscriptoras de la página. O sea, para toda la tribu astromochilera: ¿cuántos somos ya? ¿Como 3000 y pico?

La gente lo está flipando. Tanto que no me han parado de llegar correos de agradecimiento —todavía tengo un montón por responder, pero me tomo la licencia de recortarte aquí algunos piropos. Espero que los disfrutes leyendo.

***

Gracias por ese manual sabio!

Hola Emilio, 
muchísimas gracias por el “Manual Cósmico”. Es un compendio de sabiduría ordenada e instrucciones en apariencia de nivel básico por su título pero que no lo es en absoluto. Como no lo son, en mi opinión, los manuales organizados, pasito a pasito, con ejemplos claros. Y todo ello escrito con mucho salero, con guasa y simpatía. 
Lenguaje simbólico especial y fácil de digerir para las personas muy mentales, como yo 🙂
A lo dicho, muchas gracias por el esfuerzo. Hacer las cosas fáciles y simples (en el mejor sentido de la palabra) no es nada fácil. 
Te deseo un feliz verano, lleno de todo lo que más te motive.Un abrazo desde Barcelona! R.

***

Emilioooo.. Me muero de amor y emoción! Ya voy a imprimir esta joya. Muy feliz de estar con vos, con tu buena disposición siempre conmigo. Creo que estoy más con los locos por la astrología que con las brujas.. Me fascina tanto! Ayayay.. Qué emoción! Te quiero mucho y que se vengan muchos libros más!! N.

***

Gracias! Me siento una privilegiada 🥰 C.

***

Hey!
MUCHASSSSSS GRACIASSSS!
Me ha encantado!   Porqué no escribes un libro!.

Ahoi.  Muaaaaaa.

***

Gracias por este super-regalo y por tu generosidad!!Te voy leyendo y siguiendo siempre!!Un saludo, Z.

***

Podía poner un montón más de mensajes pero creo que estos ya son bastante ilustrativos. Desde aquí un millón —o mejor, un trillón de gracias a todos y todas los que estáis permitiendo que esto crezca.

Y si eres de los que todavía no formas parte de esta piña mochilera, que no cunda el pánico. Es super fácil suscribirte y conseguir esta maravilla de regalo. Sólo tienes que hacer clic aquí, seguir las instrucciones y en cuestión de segundos te llega el enlace a tu bandeja de correo para la descarga.

Además, así te llegan el resto de mis correos e información adicional que envío cada semana y que completa todo lo que comento en los Astroboletines. Genial, ¿a que sí? Yo también lo opino.

Ya no digo nada más.

Muchos cariños. Muchísimas gracias. Nos seguimos leyendo.

Emilio

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes