Bueno, me da mucho gusto poder redactaros el ultimo boletín del año y saber que todavía estais ahí aguantándome la chapa. Y lo más chachi es que este Boletín viene a tope de noticias: una despedida del año potente, para una entrada al 2019 todavía más calentita con Marte y Mercurio cambiando de signo, el Sol recibiendo peores y mejores aspectos, y un eclipse, el primero de la temporada en el eje Cáncer / Capricornio.

 

Hablando de cabras montesas, vamos a tenerlas para rato durante lo que queda de mes. Además, con el despertar de Urano en Aries, dentro de dos lunes, tendremos a todos los planetas directos en el cielo. Y esto, mochileritas y mochileritos, no sucede desde ya un tiempo. Todo corre, todo se mueve hacia adelante, estrenando así un enero muy idóneo para iniciar proyectos a largo plazo: trabaja, produce, genera, date prisa, dale duro… parecen lemas muy de este principio del 2019.

 

Bueno, vamos al lío.
El lunes 31 no tenemos aspectos importantes a destacar. Con todo, la Luna andará por Escorpio —Lunita compleja, hay que reconocerlo— y dibujando bonitos aspectos al Sol y a Saturno y a Neptuno y a Venus, y hasta Marte. Como la tradición dice que la Luna rige a las mujeres, estómagos y humores, pareciera que nos aguarda una Nochevieja armoniosa. Intensa pero armoniosa. Y compasiva. Y mágica. Y sensual. Y con los hombres y mujeres de buen rollo. De secretitos. De confesiones.

 

Nada, el martes 1 iniciamos el 2019 a super todo gas. ¿Sabéis por qué? Pues porque Marte, planeta de la Guerra, el folleteo, la voluntad y los glóbulos rojos ingresa en Aries. Ingresa o regresa —no pasaba por aquí desde hacía dos años. Es un buen Marte, en el sentido de que Marte y Aries tienen muchas analogías comunes y por tanto se dice que aquí el planeta rojo esta en domicilio. Ojito que Marte es Marte, gritón, impulsivo, con sus cortes y agresiones. Con todo, no existe mejor impulso, puñetazo o espermatozoide para iniciar las cosas. Por eso lo de que el mes me parece idóneo para iniciar empresas, seguir nuestras intuiciones y sentirnos un poco impulsivos.

 

El paso de Marte por Aries viene a cargarle las pilas a los nativos, que tendrán tiempo de probar su autoestima, su arrojo y su impaciencia. Los Cáncer y los Libra quizá se sientan algo incómodos, atacados, agobiados o sensibleros. Capricornio también notará los efectos del tránsito y tendrá que equilibrar sus planes a largo plazo con unas inesperadas ganas de tenerlo todo listo para ayer.

 

Marte paseara por Aries hasta el Día de los Enamorados y aspectará de todas las maneras posibles al resto de planetas en el cielo. Muy bueno para los otros signos de fuego —Leo y Sagitario— y un poquito menos para los signos Cardinales, sobre todo cuando tensione a Saturno y a Putón, perdón, a Plutón.

 

Seguimos con noticias. El miércoles 2 se produce la conjunción anual entre el Sol y Saturno: ¡buuuuuh, fuera, fuera! Este 2019 la conjunción se da en el grado 11 de Capricornio y viene a aguarle la fiesta, qué fantástica, fantástica, esta fiesta, a los que cumplen por la fecha…O bueno, tampoco es para tanto, los Capris ya sabéis lo que es trabajar duro… Con todo, puede dar dolores de rodillas o muelas; o el papa que enferma o el marido que esta hecho un cascarrabias o las obligaciones que no paran de caernos por todos lados. Por cierto que los otros signos Cardinales —Aries, Cáncer y Libra— que cumplan alrededor del día 1 de su mes, también pueden padecer esta pérdida de brillo saturnina. 

 

Luego el viernes 4, el Mercurio sagitariano, a punto de salir de signo, le dibuja trígono a Urano en Aries. Ideas originales, viajes sorpresa, inventos, noticias en la red o en aplicaciones pueden cobrar forma durante la fecha, en especial si os toca algún planeta importante en la carta. Grado 28 de Sagitario.

 

Un día después, el sábado 5 y víspera de que lleguen los Reyes Magos, Mercurio ingresa en Capricornio. Ya era hora, que se ha pegado una temporada en Sagitario, entre retrogradación y un pasito palante y otro patrás. Mercurio en Capricornio es de al pan, pan y al vino, vino; y no le vengáis con corazonadas o emociones o el cuento de la lecherita —que seria muy Júpiter cuadrado a Neptuno—, él quiere resultados tangibles, materialidad, dinerito, un buen puesto en la sociedad y ambición, ambición y más ambición.

 

El tránsito agradará a los Capris, claro está, que podrán organizarse mejor, se sentirán mas ingeniosos y comerciantes. Puede que firmen contratos. Que se metan en una hipoteca. O que se apunten a un curso de griego antiguo o de construcción de relojes. En cualquier caso, el cielo se llena de planetas en Capricornio y hay que hacerle caso al arquetipo por todo el mes.

 

No es para menos. Fijaos. Un día después, el domingo 6, con los regalitos de Reyes abiertos y el carbón bien repartido, se produce el primer eclipse del año. Eclipse de Sol o lo que es lo mismo, una Luna Nueva. Se da en el grado 15 de Capricornio, queridos, y con Saturno bastante cerca y Putón, perdon, Putin, perdón, Plutón, también al acecho. Vamos, un eclipse de mierda en mi más mochilera opinión.

 

Bromas aparte, como todo novilunio, se trata de una etapa de siembra: y con tanto Capricornio en el planeta ¿qué es lo que vamos a sembrar? Pues os podeis imaginar: un nuevo curro, un nuevo objetivo, una nueva meta… lo que sea, proyectado a muuuuuuy largo plazo. Pareciera un momento óptimo para definir esa ambiciónn, sacar el calendario y planearnos las etapas hasta el próximo 2020. ¿O para el 2021?

 

Total, una semana llenita de colores y posturas para todos los gustos. Tened por fa en cuenta eso que siempre os digo: que ni un novilunio ni un eclipse ni un trígono va a cambiaros la vida. Con todo, es verdad que mucha gente confecciona lista y propósitos por Año Nuevo. Esta vez no teneis excusa porque el cielo se ha puesto muy de vuestra parte.

 

Así que desde ya Muy Feliz Año Nuevo a todos. Y como yo ya ando muy currante y ambicioso, aquí va también un pequeño vídeo sobre los Nodos que he colgado en Youtube, para que me veais que Jersey tan mono y mi nuevo corte de pelo.

 

Amén.
***

Ahora sí. Ya me despido. Por supuesto, como en cada Boletín, un trillón de gracias por leer. ¡Por compartir! Por la guasa. Por preguntar. ¡Por opinar! Por vuestros Likes. Recordad que podéis seguirme en facebook, twitter, instagram y por mi ya-no-tan-super-recién-estrenado canal de youtube. Que me encanta leeros. Que aprendo mucho, mucho, mucho vuestros comentarios y experiencias. Y eso, ¿os lo dije ya? Que Muy Feliz Año Nuevo. 

Un super abrazo,

Emilio P. Millán

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes