Muy buenas a todos, ¿cómo andamos? Ya de lunes, ¿eh? Me da mucho gusto poder saludaros desde tierras tailandesas. En mi habitación el calor golpea húmedo, el ventilador ronronea perezoso y desde el callejón vecino llega un delicioso aroma a picante y otras especias.

Ayer domingo tuvimos la oportunidad de vivir el eclipse de Sol en el grado 8 de Piscis. Vais a encontrar fotos muy bonitas sobre el fenómeno por Internet. Desde un punto de vista astrológico puede interesarnos comprobar si ha afectado algún punto importante de la carta natal. Si fuera el caso quizá notemos que algún proceso se acelera de manera positiva o bien que aquello en lo que tanto creíamos se derrumba. También puede haber tendencia a la confusión, insomnios, sueños turbulentos y hasta dolores de pies. Las opciones son infinitas y, como siempre repito, cada carta es un mundo.

Lo que sí está claro es que, de una u otra manera, en el firmamento reina una fuerte carga pisciana. Mientras escribo estas líneas el Sol, la Luna, Mercurio y Neptuno se encuentran en el signo de los peces. O sea que los Piscis -o sí o sí- andan muy requeterrevueltos.

En mi carta, por ejemplo, los planetas mencionados cruzan la casa 3. ¿Qué significado podemos extraer del tránsito? Fijaos: a la casa 3 de la carta natal se la relaciona con la comunicación, el aprendizaje, los viajes cortos, los hermanos, primos y vecinos. Por tanto durante estos días quizá tienda a concentrar mi energía en muchos de estos asuntos. Puede abundar el ajetreo mental, los desplazamientos, el contacto con parientes e incluso podría sentirme animado a apuntarme a un cursillo y aprender algo nuevo.

Esto es una muy escueta y simplificada muestra de lo que significa analizar los tránsitos. Resulta muy interesante comprobar cómo a menudo los eventos externos se ajustan a los aspectos significativos de nuestra carta. De eso va un poco la astrología: de una suerte de sintonización. Lo de dentro y lo de afuera. Lo de arriba y lo de abajo. Lo místico y lo terrenal.

Esta semana vamos a seguir arrastrando el nubarrón de Piscis -con toda su espiritualidad, su romanticismo y ausencia de límites precisos- así como los intensos efectos de la cuadratura Marte-Plutón de la que también hablamos la semana pasada. En cualquier caso, los pescaítos continúan como protagonistas. Los nacidos estos días poseerán un desbordado sentido de la compasión, tenderán al despiste, serán grandes poetas, niños sensibles de fuerza y genio cambiante. Canalizar su agresividad será un tema recurrente en sus vidas. También decidir entre satisfacer sus deseos personales o perderse ayudando a los otros.

Los siguientes protas siguen siendo los Aries -si tienes planetas por el grado 22 puede sentirse como una bomba- que andarán muy dinámicos, intranquilos, exagerados, ingeniosos y locuaces. Ojito con los extremos, aunque puede ser una semana muy creativa y reveladora.

Vayamos con los aspectos. Hoy lunes 27 ya tenemos a Urano y Marte conjuntos en Aries y opuestos a Júpiter en Libra. Contemos con los imprevistos, respetemos nuestra autonomía y atrevámonos a romper barreras.

El jueves 2 el Sol se une a Neptuno -siempre en Piscis- potenciando el trabajo onírico y del subconsciente, la música, la danza, la meditación. Flotará una sensibilidad que ahoga. Problemas de reuma. Goteras en la casa.

El sábado 4 es Mercurio el que une a Neptuno, potenciando esta atmósfera de confusión, amores platónicos, idealización e ilusiones. Cuidado con los espejismos. Con las pérdidas. Los despistes. Este aspecto puede coincidir con estafas así que habrá que leer la letra pequeña dos veces y asegurarnos de nuevo que hemos echado la llave de la puerta y cerrado el gas antes de salir de casa. Por otro lado, si nos dedicamos a trabajos artísticos, esta configuración garantiza la visita de las musas. La inspiración alcanzará cotas sublimes. Escribid, dibujar, orad, habladle a vuestros dioses que andarán muy cerca.

Por último, para terminar, el domingo 5 Venus comienza su viaje hacia atrás. Tendremos a Venus en Aries retrógrado para rato, como bien os conté en este artículo. Fijaos que toda retrogradación nos vincula con el pasado y, curiosamente, en los últimos días retomé el contacto con varios Aries y Piscis, viejos colegas. Ningún amante de momento -tan típico de Venus- pero ya se verá.

Y esto es todo por ahora. Es hora salir a almorzar al mercado. De probar estos ricos platos y emborracharme de fruta.

Muchas gracias a todos por seguirme. O como dicen por acá: Kop khun krup.

Emilio P. Millán

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes