¿Qué pasa, chicuelas y chicuelos? Entramos en la última semana de Abril, que va a regalarnos otra Luna Nueva, varios aspectos mercuriales, el regreso de Venus a Aries y el cambio de los nodos lunares.

Ironías del destino y con todo lo que me gusta desmitificar las retrogradaciones, desde el viernes pasado no tengo acceso a la cuenta de Facebook con la que gestiono Mochila Astrológica. Esperemos que el inconveniente se solucione pronto: quizá nos toque esperar a que Mercurio se estacione directo -la semana que viene- o que salga de lo que se conoce como el período de sombra, ya el 22 de mayo y desde el grado 4 de Tauro.

Entre tanto, que no os sorprenda mi poca actividad en Facebook y recordad que los Boletines se siguen publicando cada lunes así como otros artículos. Por ejemplo, el extenso especial sobre el signo de Tauro que podéis encontrar aquí. También vais a encontrar actualizaciones en twitter y, muy pronto, en instagram y siempre os podéis suscribir a la página para que os llegue todo lo que se publica. Más que nunca, estos días agradezco que me compartáis.

Bueno, basta ya de hacerme publicidad y pasemos al análisis de la semana.

De entrada, vamos a encontrar mucha caña para los Aries. Hoy, sin ir más lejos, la Luna está en el carnero: una Luna reactiva, independiente y un poquito temeraria. Le hace sextil a Marte en Géminis así que no os extrañe si en el trabajo, en clase o el hogar reina cierto alboroto femenino, con cotilleo y risas.

Entre hoy y mañana las emociones andarán un poco aceleradas. Posibles dolores de cabeza, intercambios rápidos de información y agotamiento físico. Dependerá del resto de la carta, por supuesto, pero si tenéis mucha cardinalidad -es decir, Aries, Cáncer, Libra, Capricornio– quizá percibáis esta tensión dinámica. Como si quisiérais abarcar demasiado. O se os requiere en demasiados sitios a la vez.

Hoy lunes 24, además, Mercurio desde Aries perfecciona un trígono con Saturno en Sagitario. Este aspecto armónico combina sabiduría e inteligencia, mejora la comunicación y supone un empujoncito para los negocios. Como ambos planetas están retrógrados, quizá los beneficios lleguen por sustracción -es decir, por quitarnos ideas, actividades o planes engorrosos de encima. O por reestructurar lo que ya tenemos. Lo interesante es que el aspecto se repetirá en una semana, cuando Mercurio se emplace directo, significando otra oportunidad para afianzar y atar los cabos sueltos de nuestros planes y objetivos.

El miércoles 26, a eso de las dos de la tarde del horario peninsular, sucederá la Luna Nueva del mes, en esta ocasión, en Tauro. Muchos nativos de este signo atravesarán una semana agradable, con noticias y encuentros positivos.

De manera más general, esta Luna Nueva supone una puesta a punto en materias taurinas: temas como la autoestima, la relación con el dinero, la autosatisfacción y la conexión con el presente pueden cobrar importancia en los próximos días. También puede servir para poner a prueba nuestra paciencia, confianza y estabilidad Recordad que a Tauro le cuesta arrancar pero luego no se desmotiva por cuestiones superficiales. Él sigue adelante, gozoso. El miércoles puede ser un día hogareño, de meditación, de comida nutritiva, trabajo concienzudo, contacto con la naturaleza y con el propio cuerpo. Disfrutadlo.

El jueves 27, Mercurio -ay, este Mercurio- se une a Urano. Esta combinación explosiva e inspiradora augura muchísima creatividad pero también imprevistos, planes que saltan por los aires y hay que empezar de nuevo. Se trata de un aspecto que ya vivimos a finales de marzo pasado y que se repetirá el 9 de mayo: algunos Aries van a estar muy brillantes, cual científico loco con el pelo azul eléctrico.

Para terminar la semana, el sábado 29 regresa Venus a Aries (Ya os digo, mucha caña para el carnero). De este Venus se ha hablado harto: es un Venus amazonas, impaciente y muy fogoso, como una caja de cerillas. Eso sí,  tan rápido se enciende como se apaga. Durante las próximas semanas se seguirán acelerando los procesos de ruptura iniciados durante la retrogradación. Todavía pueden seguir regresando personajes del pasado pero sobre todo irrumpirán amoríos veloces y, de entrada, poco duraderos. Gozadlos. A nadie le amarga un dulce.

Ahora sí que me despido: os recuerdo, por un lado, que vuestra carta contiene a todos los signos del zodiaco. Así que, aunque no seáis Aries, habrá un sector de vuestra carta ocupada por este signo y donde se movilizará la energía. Como siempre, os animo a explorar vuestra carta, a experimentar por vosotros mismos.

Os cuento, además, que Marte continuará transitando en Géminis durante toda la semana. Es un emplazamiento estupendo para la escritura, el intercambio intelectual y cumplir recaditos. Para hacer el amor con las palabras. Los Géminis, de hecho, pueden andar más sexualizados de la cuenta.

Y ya sí me despido. Mil gracias por leer. Por opinar. Por compartirme.

Nos leemos muy pronto. Aquí o en las estrellas.

Emilio P. Millán

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes