Soy Emilio, astrólogo profesional, y te ayudo a hacerle cosquillas al cosmos…

… para que el cosmos se ría contigo, te cuente sus secretos y te ayude a surfear las olas vitales

Astroboletín. Del 1 al 7 de abril 2024

Total, brujis, que aquí en la semana sandwich entre los eclipses y yo regresando de Granada y en una Málaga lluviosísima —lo mismo, cosas de Marte y Saturno y Neptuno en Piscis… signo humedísimo donde los haya… y además rigiendo todo el paquete carneril por Aries. 

El otro día, Miriam, una lectora, me regalaba unos cariñitos para el ego: hablaba en el Astroboletín pasado de problemáticas náuticas o marítimas, de barcos y faros… y justo se produjo el accidente en los Estados Unidos donde un barco chocaba contra un puente y la liaba parda.

En realidad no es que yo haga magia ni canalice ni hable con los Trabubus: uso el sentido lógico, esto es, tenemos temporada Aries y su regente, Marte, está en Piscis —signo muy acuático—y camino de la conjunción con Saturno, que algo aprieta y accidenta.

Así que lo normal es que el mar, hospitales, puentes y costas estén un poquito estresados. Y lo normal que por partida doble: por esto de ser signo mutable.

De hecho, el eclipse venía seguido luego —siempre con la Luna en Libra— de una oposición a Mercurio (en Aries) ya casi retrógrado y con los nodos involucrados: problemas con los buses o camiones y críos, mencioné en un post de IG; en Alemania, accidentes de buses, uno de ellos con críos o escolares involucrados.

Ojo, que también doy noticias buenas: y hemos pasado por unos aspectos de Venus muy requetelindos que espero que te hayan endulzado un poco la vida; y que además pudieras apreciarlos, valorarlos, agradecerlos… ¡y disfrutarlos! Ya que Venus tiene mucho que ver con el placer.

Este finde, mientras te pongo estas letras, seguimos todavía con las dulzuras venusinas: aprovéchalas (además, repetimos aspecto lindo en la semana).

Claro, esto, por otro lado no desquita que marzo venía jaleoso —y que abril, durante la primera quincena, pues más de lo mismo. 

¿Los motivos?

Pues Marte en Piscis apretándose a Saturno.

Y, por supuesto, los eclipses.

De Marte y Saturno lo mejor que podría aconsejarte es que bichearas y te anotaras a mi curso de Saturno en Piscis, que es el curso más completo probablemente disponible sobre este tránsito ¡que dura hasta el 2026! y donde analizamos, por supuesto esta conjunción, pero también los apoyos de Júpiter, como regente (que es una casa que te va a ayudar con su tránsito) y que luego pasará a Géminis; así como los efectos de Saturno a nivel histórico —religión, raza negra, farmacia, drogas, cine, ordenaciones monásticas— y a nivel personal y con un montón de ejemplos. 

Para que aprendas a tu ritmo y tengas un calendario genial para saber cuándo apretarte las tuercas: o publicar tu novela, tu podcast, asociarte y demás… (le tengo mucha fe, nunca mejor dicho, a Júpiter en Géminis).

Tienes toda la info aquí. 

Así que tenemos a Marte y Saturno a punto de sacar la hoz y el martillo.

Y tenemos los eclipses.

Y como sigo encontrándome cariños Arianos y Librianos: y como yo soy uno también del bote, pues estoy viendo los efectos —y los no efectos—, y que no tienen que ser automáticos, al momento, al instante.

Eso sí, ya he mencionado que el eclipse del 8 será más potente: por ser solar, por involucrar a Marte y a Saturno. Así que, claro, estamos en unas semanitas con mucho revuelo…

Y lo mismo el revuelo no es más que una gastroenteritis, un resfriado pesado ¡o simplemente un poco de insomnio, mucho folleteo o un jaleo de actividad! 

Recuerda que el eje Aries y Libra va de emprendimiento y colaboraciones y contratos: y por ahí se agilizan las cosas, para bien o para mal, y que luego tienen un efecto en concreto —MUCHO MÁS CONCRETO— sobre tu propia carta. 

Dejándote estas cosas claras una vez más, vamos a pasar a analizar la semana —mientras oigo y veo de llover (en Berlín con 22 grados; este clima loco, loco…).

Empecemos con el Mercurio Retro del lunes 1, ¿vale? Poco que contar al respecto porque ya sabe todo el mundo de qué va este Mercurio.

Bueno, tú sabes un poquito más: dura tres semanas, empieza justo este lunes —aunque ya lleva unos diítias de sombra ¡y se conjuntó al nodo!— y lo hace desde el grado 27, que es un grado que siempre puedes bichear (caso te contacte algún planeta… porque cuando un planeta retrograda en un punto, impone bastante su energía en ese grado en concreto).

De hecho, lo más interesante del inicio de la retrogradación sería que lo hace al mismo tiempo que tenemos el cuarto lunar: la Luna en Capricornio por el grado 12 —Sol en Aries en el mismo sitio, nodos involucrados y tal.

Realmente es un cuarto durito: y refuerza una problemática de trabajo, roturas, reparaciones, tema de viejitos y de motores ya por la casa que te ocupe Piscis. Para mí, la conjunción de Marte y Saturno ya está activa a partir de este cuarto. O sea, que bichéate qué se mueve por ahí: ya hay cosas que tirar, que cortar, que apretarse el cinturón… o que estudiar e hincar codos.

Si lo que quieres es limpiar el botiquín, operarte de apendicitis, limpiar los armarios, tirar cedés y películas, regalar zapatos… incluso dejar los porros o lo que toque —la droga porro esa, como dice una vecina mía de aquí de Málaga— pues aprovecha este momento.

Y respecto a Mercurio retro, pues ya sabes: el motor del coche que da problemitas, tema de baterías, algunas movidititas con el fuego y el alcohol y las hornillas… y encuentro con temas del pasado, personas de signos de Aries o Escorpio… ¡e incluso temas de emprendimiento!

Yo que duermo ahora en el cuarto de mi infancia —y que he estado viendo procesiones de Semana Santa, capirotes, cirios y mantillas, reencontrándome con el vecindario y coleguis del cole y del instituto, estoy más retrógrado que nunca.

Dependiendo de tu carta, traerá ese toque más nostálgico (que puede ser muy inspirador, sobre todo por el aspecto de Venus que en seguida te cuento) …o más torpe en lo que lo mercurial se refiere.

Sigo.

Vamos al miércoles 3 y a la romantiquísima e inspirada conjunción de Venus y Neptuno en Piscis. 

Piscis, como signo de agua, siempre va a mirar un poquito hacia atrás. Mira también hacia delante (de hecho, mira en todas las direcciones, planos materiales, físicos, energéticos o como quieras llamarlos).

Como hablamos de Venus, que está exaltado aquí, pues hay cierto placer y sentido estético y hedonismo en ese recuperar lo antiguo, o fantasear sobre lo nuevo, lo utópico, lo mágico, lo reque artístico y romántico. 

Venus se suele conjuntar una sola vez al año con Neptuno: lo está haciendo ahora por los últimos grados de Piscis, que siguen bendecidos —en mayo repetimos aspecto genial por sextil y recepción. Así que puedes tomar nota a los regalos, romances, inspiraciones, cines, drogas, fiestas, conciertos, almuerzos, mantras, yogas, meditaciones, sanaciones y demás que te despierten estas fechas.

Recuerda que tu carta no eres sólo tú —así que puede que lo vivas a través de mascotas, familiares, amistades, los hijos… la pareja o lo que toque. Abajo te leo, caso tengas dudas.

De hecho, hay que darle duro a este ratito, porque luego Venus se debilita: no es que sea un melodrama, pero pasa a Aries. Lo hará el viernes 5 —ya sabes, con premio incluido— y al mismo tiempo que la Luna ingresa en Piscis —aunque este es otro tema.

Ojo, que yo como Aries siempre me alegro de que Venus toque mis planetas carriles: porque endulza y suaviza y anima al diálogo, al equilibrio y a la mediación. Pero claro, Venus en Aries tampoco es que sea el más diplomático.

¿Qué signo tiene fama de mano izquierda, diplomacia y la búsqueda de equilibrio?

Libra, ¡correcto!

De hecho, Venus se domicilia en Libra: es decir, existe cierta armonía entre el signo y el planeta —que deriva de la posición con respecto a las luminarias, pero esto no te lo voy a explicar ahora—. En cualquier caso, como la Astrología es tan mágica y requete genial, si un planeta se domicilia en un signo, tendrá su destierro o exilio en el signo opuesto.

¿Opuesto de Libra?

¡Aries!

¿Venus en Aries? Venus en destierro o en caída… atado de manos, en un país en el que no se entiende, donde no hablan su idioma, donde lo empujan a hacer lo que no quiere…

O sea, que en lugar de mediador con dulces palabras, pues lo hace con palabrotas, a lo bruto, a lo amazónico, y hay placer por el deporte, por el actuar rápido, por la discusión afilada, ¡y a otra cosa mariposa! Y paciencia… pues poquito.

Pero es lo que tiene Aries.

Y ojo, que a nadie le amarga un Venus: o sea, que tu casa con Aries y planetas por ahí, algo de fiestas y cachondeo recibirá. ¡Yuhu!

Aparte, hay algo GENIALÍSIMO en estas fechas, cada vez que un planeta entra en un signo de fuego o de aire —menos Leo; con Leo es más jodido— y es que le hace una carantoña a Put*ón, perdón, a Plutón en Acuario. Y puede molar. O sea: puede darnos alguna cosita simpática. Aunque sea un novio o una novia por inteligencia artificial (#truestory, que la peña ya anda loca con el chat GPT y buscándose amoríos virtuales).

Luego, es verdad que el aspecto puede traer noticias de justicia a mujeres maltratadas, destapar asuntos oscuros que involucren violencia y lo femenino. También la fuerza para hacer terapia —¿con un robot? o mejor con un terapeuta pero de manera online.

O practicar deporte usando maquinarias modernas.

Es verdad que es un grado por Acuario que ha dado mucho que hablar —cerquita de la conjunción de Júpiter y Saturno— y… bueno, ya ves tú la movida con tanto deepfake y adicciones a la maquinista.

De hecho, Venus y Plutón en aspecto pueden tener un punto adictivo: así que también es un buen aspecto para hacer un acto de análisis sobre el tiempo que se pasa con la tecnología o cómo darle un uso artístico o plástico.

O para lanzarte a la piscina a verbalizar tus sentimientos amorosos, que para eso Aries es valiente, intuitivo y acertado.

Casi nada, ¿cierto?

***

Y nada brujis, el resto ya te lo sabes.

Sigo de vacaciones por mi tierra semanasantera. Así que dame un chiflidito o un tirón de orejas o suéltame un piropo si me ves. Un cafecito, unos espetos, un technaco, una guasa por Torroles, a tus pies me tienes —obligado por Marte en Piscis, ja.

Además, se agradecen y mucho los Likes, Follows, Comentarios y demás en las redes (si puedes en todas, hacer clic es gratis y ayudas y camelas al algoritmo).

En Instagram.

En Facebook .

En Youtube.

Feliz semana.

Ahoi, ahoi,

Emilio

Image by 🌼Christel🌼 from Pixabay

 

 

Entradas relaccionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aprende a leer tu carta natal y empieza tu camino astrológico

Descubre los conceptos básicos del cosmos para ser capaz de descifrar algo como esto