Soy Emilio, astrólogo profesional, y te ayudo a hacerle cosquillas al cosmos…

… para que el cosmos se ría contigo, te cuente sus secretos y te ayude a surfear las olas vitales

Astroboletín. Del 29 de enero al 4 de febrero 2024

Bueno, brujis. Brujito, brujita, ¡brujiworld! Ya con el pie puesto en febrero, ¿qué te parece?

La verdad que estamos por entrenar una semana con muy pocos eventos astrológicos: si la anterior incluía una Luna Llena en Leo —con esos cohetes mal aterrizados, ¿viste cómo di en el clavo incluso hablando de paneles solares?— y mucho meneo rico y venusino en Capricornio durante su fin de semana, estos próximos 7 días no ofrecen tanto que contar.

Sobre todo porque los aspectos exactos entre lo planetas ya se han producido: así que toca, más que nada, andarse atento a los resultados, conclusiones, separaciones de los planetas entre ellos… y, por supuesto, de la Luna, tan activadora ella.

De hecho, si hay algo que podríamos vigilar y bien, serían los eventos alrededor del cuarto Lunar en Escorpio —una posición muy poco agradable para la Luna / dímelo a mí, que nací con ella— y que está regida por Marte (que anda en Capricornio y muy cerquita de Mercurio y en un trígono no tan agradable a Urano).

Pero de esto ya hablé en el último Astroboletín —e iba bien ligado a los accidentes en aeronáuticas y transportes, o incluso en colegios y lugares de mucho tránsito.

Además, noticia buena —también hay que darlas, joer— ya estamos bajo un muy auspicioso sextil entre Júpiter en Tauro y Saturno en Piscis. Esto es un regalito muy genial para cualquiera que tenga planetas fastidiados en el eje Piscis/Virgo. Pero es que, incluso para quienes tengáis algo en Cáncer o Escorpio o Capricornio… todo por la zona: pues enhorabuena.

Ya he mencionado varias veces que me gusta mucho este año para los Capri y para los Cangrejitos: y me quitan de las manos los ejemplos de consultas y amistades y queridos de este signo pasando por un momento expansivo, de inicio de estudios, de viajes, compras de viviendas y hasta un toque espiritual.

Realmente puedes también buscar qué tienes en ambas casas de tu carta natal (seas o no Capri ni Cáncer) y ver por ahí si notas esta especie de cariñito. Cariñito que, por supuesto, te da pistas también en función de cómo esté tu casa Piscis y Tauro.

Pero claro, esto lo explico con mucho más detalle en mi curso Saturno en Piscis 2023-2026. El curso más exhaustivo del momento sobre el tránsito de Saturno y su combinación con el resto del cielo (porque claro, estamos en un momento muy especial y con un montón de planetas a punto de cambiar de signo, elemento y modalidad).

Échale un vistazo al curso. Y a las reseñas, que son siempre mi mejor carta de presentación.

Pero venga, vamos a ver la semana.

La estrenamos el lunes 29 con el trígono exacto entre Marte y Urano, desde Capricornio a Tauro.

A ver, cuando la gente me pregunta por qué no siempre los trígonos son tan geniales —esto lo vemos hasta la saciedad en La Escuela Cósmica— o por qué no sirven las recetas de fotocopia donde se generaliza, yo respondo, siempre, que cada carta es un mundo.

O sea, mi trígono funcionará de una manera —y el tuyo, de otra. Y así con cada aspecto. Pero desde luego, si hay algo que merece la pena siempre tener en cuenta, serán: 1. Los planetas involucrados. 2. Las recepciones.

Por ejemplo, este trígono, que ya lleva activo varios días —y que se remarcará una vez más con el cuarto lunar— NO mola. O conviene usarlo con cuidado. Los planetas involucrados son duritos: un tanto agresivos. Y Marte, desde Capricornio, daña a Urano en Tauro. Es como si lo rompiera: rompe el coche, rompe el avión, rompe el ordenador.

Así que ya tienes pistas: de lo que puede suceder por la zona. O puede romper tu relación un tanto alternativa o poner fin a esa infidelidad o relación a tres de la que no puedes deshacerte del todo. El grado es el 19, que es donde ha despertado Urano o está despertando ahora (tanto en Tauro como en Capri… pero lo puedes aplicar a Virgo también si quieres.. aunque este lo vivirá de una manera más constructivo).

¿Qué es constructivo de este trino? Con cuidado puede dar trabajo original, ganas de independencia, de hacer un viaje sorpresa, de algún gasto así repentino y caprichoso, de ponerte a reparar tu teléfono o a borrar todas las fotos que está saturando la memoria. Invertir esfuerzo en tecnología, en aprender algo novedoso —Mercurio no anda lejos— puede ser una parte muy genial de este trígono.

O, si no andas de muy mala hostia, puedes echarle un polvo a ese viejito o viejita que siempre te puso.

La Luna andará al inicio de la semana en Virgo —y luego pasará a Libra (donde se conjuntará al Nodo Sur) antes de ingresar en Escorpio.

Antes de meterme con el cuarto lunar, que me parece un poquito más peliagudo, quiero hacer una apreciación sobre las lunaciones en Escorpio de este año y los retornos lunares, si te pasa como a mí.

Por supuesto, dependerá, como siempre, de tu carta y del grado que te ocupe la Luna. Pero recuerda que este año (y parte del pasado) la Luna tiene enfrente a Júpiter por Tauro y es una oposición bella para hacer las paces con la familia, las emociones, el placer y amistades. ¿Ves?, aquí una oposición que funciona.

Pero bueno, la Luna ingresa en Escorpio el jueves 2 y realiza la oposición a Júpiter. Bien.

Peeeeero… el cuarto lunar del viernes 2 me gusta un poco menos. Para mí, señala demasiado la zona de Capricornio: o sea, ese Marte y Mercurio en los grados 22 y 26 pueden doblarse el tobillo o lastimarse (todavía bajo el trígono de Urano). Es como un derrumbamiento minero o un plan que se viene abajo.

Lo bueno que tiene la lunación, es que Neptuno toca tanto a Marte como a Mercurio: y, siempre que no provoque accidentes marítimos o que involucren agua, puede despertar mucha empatía, ayuda, misericordia, poesía. Pero también puede despertarla justamente por eso: porque un intento de colaboración o de amor quede injustamente truncado. O por esa tragedia que une.

Desde luego, los hospitales y beneficencias van a tener mucho trabajo por la fecha.

El domingo 4 finalmente tendremos la Luna en Sagitario y en seguida se cuadrará a Saturnito el capullito… pero eso ya lo puedes ir chequeando tú en tu propia carta… o con mi ayuda, si te parece.

***

Y nada brujis, sigue dándole duro al Cosmos —y no te olvides no sólo de chequearte a ti y a tu carta, sino también lo que te rodea (que eso de que la Astrología sólo sirve para procesos internos y psicológicos ya se quedó muy rancio, muy poco moderno). 

Recuerda, por supuesto, que no sólo me ayudas leyéndome y compartíéndome, consultándome o apuntándome a mis talleres; también puedes regalar/te literatura y comprar mi primer libro, Un 24. Y, cuando te vea, prometo firmarlo.

Este martes tuvimos nuestra última clase del curso de Los Planetas en La Escuela Cósmica. En marzo regresamos con los nuevos módulos dedicados a Los Planetas y a Los Aspectos. Apúntate a la newsletter para no perderte ningún detalle.

Feliz semana. Feliz de leerte abajo y que me cuentes y compartas.

Ahoi, ahoi,

E.

Image by Artur Pawlak from Pixabay

Entradas relaccionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aprende a leer tu carta natal y empieza tu camino astrológico

Descubre los conceptos básicos del cosmos para ser capaz de descifrar algo como esto