Soy Emilio, astrólogo profesional, y te ayudo a hacerle cosquillas al cosmos…

… para que el cosmos se ría contigo, te cuente sus secretos y te ayude a surfear las olas vitales

Astroboletín. Del 22 al 28 de abril 2024

Vale, que sí, que vuelvo a venir con retraso: como Mercurio, en su última recorrido retro. Pero que conste que la excusa es buena: después de una semana de trabajo y cursos y consultas exhausta, se me llenó el fin de semana de bailes y cariñitos.

Vino genial para compensar. Y casi pareciera que sincronizado con la conjunción de Júpiter y Urano en Tauro. Tauro sabe mucho del disfrute y Júpiter son las amistades —y encima recibiendo a mi Mercurio natal, ¡regente de la 7!. Total, un cachondeo.

Por cierto, que estoy con una serie de vídeos cortos en Instagram —y también en Facebook— donde trato esta conjunción ultrasónica, por si quieres bichearla.

Aparte que, por otro lado, el Astroboletín de esta semana me va a quedar requete cortito. ¿Y eso por qué? Pues porque no hay apenas aspectos… se nos van a apelotonar todos la semana que viene.

Aunque mirándolo desde esa perspectiva, esa también puede ser ya una buena lectura de la semana: un momento donde los planetas están agotando sus últimos cartuchos en un determinado signo y con una determinada tensión.

Es decir, es la última semana con Marte en Piscis —que nos ha tocado y lastimado un poco la casa de los pececitos con su conjunción a Marte— y de Venus en Aries —que, dentro de su no tan buen estado cósmico, se conjuntó con Mercurio y algunas noticias y comunicación linda puede haberte planteado… Un recuperar amistades, o un poder organizar por fin ese encuentro con alguien.

Esta también es la última semana con Mercurio retro, porque ya se nos despierta. Así que pueden ser unos días con cierta energía de cierres —recuerda que Marte y Saturno eran la conjunción propia para vaciar el armario y tirar todos esos cachivaches— o de ir preparándonos para pasar a otras asuntos y emprendimientos.

Por no hablar de que vamos a andar destilando los efectos de la conjunción de Júpiter y Urano —que, como te explicito en el vídeo: no es que la tengas que notar YA a tope. Son dos planetas lentos, el contacto acaba de producirse, ya es oficial, y ahora la zona queda marcada en el Cosmos para que la Luna y otros planetas nos vayan recordando que por ahí hay algo que crece y equilibra. 

Y por supuesto esta semana es semana de Luna Llena, plenilunio, plenilunio, en Escorpio y un pelín agresivo —esto también lo he ido avisando por ahí.

VAMOS AL LÍO.

Estamos estrenando la semana con una Luna en Libra muy activa: por la conjunción con el Nodo Sur y la oposición a Venus y Mercurio. Puede haber bastante indecisión el lunes 22, una necesidad de reordenar la chorboagenda o de reorganizar citas, reuniones, plantearle algo a la pareja o a las amistades, participar en foros, y buscar un poco más cómo adaptarnos al grupo o desarrollar más un espíritu de cooperación.

Te puedes enfadar un poquito por algunas palabras o mensajes. Y al mismo tiempo te puede costar un poco —el das vueltas al coco— para tu expresar al final tus propios pensamientos. Hay un tira y afloja comunicativo y organizativo interesante. Energía para trabajar: y para ponerse manos a la obra, eso seguro.

En fin, nada que ver con la Luna Llena en Escorpio, plenilunio, plenilunio, del martes 23 —o madrugada del 24, según dónde vivas.

Vamos, que tenemos una Luna Llena con cuadratura fija o T Cuadrada (vamos a ponernos técnicos, vamos a alardear ^^).

Más que tirar de tecnicismos lo que interesa aquí es entender de que se trata de una lunación emocional un poquito visceral, tensa, violenta, profunda, sexual, dolida, resentida, conectada con el pasado, con la muerte, incluso con el mundo árabe.

O lo que es lo mismo: El Sol está en el grado 4 de Tauro y la Luna, enfrente, en el grado 4 de Escorpio (que vale, que no es la super posición de la Luna; aunque tengo una amiga que estudia astrología védica y dice que ahí, pues ni tan mal… apoyémonos en eso ;-).

Que el Sol y la Luna se opongan pues es de lo más normal, joder, si se trata de una Luna Llena. Pero… y aquí viene el pero: Put*ón (y nunca mejor y peor dicho) está en cuadratura con ambas luminarias. Y como Put*ón cuando quiere hace mucho daño y engancha y ataca y atrapa —quizá ahora desde un punto de vista más tecnológico, de drones, cyborgs, hackers, adicciones a redes sociales y aeropuertos— pues claro, le hace un poco de pupa al Solete y a la Lunita.

Discusiones, celos, el destape de algún secreto que se encuentra en el teléfono móvil de la pareja. Muchos sentimientos viscerales un tanto agresivos. Reproches del pasado. Enganchamientos al teléfono y obsesión porque llegue tal o cual mensaje. Y las cañerías —emocionales— o reales revueltas.  Lo mismo que el mar.

Desde luego el aspecto es cojonudo para hacer terapia. Y para atreverse a actividades que de entrada nos dan un poco de miedo. O para tratar con minorías, con lo marginal, para movimientos de protesta en defensa de estos. O de una integración o una nueva visión más inclusiva de temas tabúes. Yeah.

Repito: grado 4 de Tauro, Escorpio y Acuario. Y aplicable a Leo, of course.

Después de la Luna Llena —plenilunio, plenilunio— el resto de la semana es casi una cascada de desenlaces o revelaciones provocadas por esta, caso te toque algo en la carta, pero, y una vez más, esa sensación de finales y inicios o reseteo más producto de Marte en Piscis a finalísimos y…

… ¡de Mercurio que despierta!

Lo hace el jueves 25, por el culo, tralará, y en el grado 15 de Aries. Ya te sabes la teoría: que no hay que fliparse en el día en que el planeta despierta; pero, por otro lado, el grado en que lo hace y lo que pueda mover por la zona, queda como más marcado en tu carta.

O sea, que si tienes algo por ese grado del carnero puedes andarte más aliquindoi de proyectos, ideas, mensajes, emprendimiento y demás.

Con todo, Mercurio andará por Aries hasta el 15 de mayo: tienes tiempo de ser directo, espontáneo, mandón, un tanto infantil, impulsivo, esas cosas y según la casa que te ocupe y lo que rija en tu carta natal que —te lo sabes de memoria— es la que realmente manda.

Y poco más.

La Luna pasará a Sagitario y luego a Capricornio.

***

Y nada brujis, el resto ya te lo sabes.

Que con gusto me sigues, me regalas cariños, si te apetece por estos sitios…

En Instagram.

En Facebook .

En Youtube.

Ah sí, y que mi editora, los libreros y libreras, el Cosmos y la Literatura  (y yo, por supuesto) nos alegramos y mucho si te asomas a leer los ocho relatos que conforman Un 24, mi primera ficción publicada. Y luego me cuentas qué te ha parecido como habéis hecho algunos y algunas :).

Tienes Un 24  de ediciones Franz: aquí, tan bonito, con esa Carmen de Toulouse Lautrec en la portada.

Y luego en un montón de librerías, si eres de quienes le gusta rodearse de libros. Te nombro algunas.

En Madrid, en Crazy Mary y La Fabulosa.

Málaga en Luces y el Museo Thyssen, ambos lugares preciosos de mi tierra natal.

Berlín, Andenbuch, con evento prontito para la presentación.

Por cierto, que el jueves pasado salí en la tele de mi tierra, Canal Málaga, para el programa de literatura Letras Mixtas y puedes ver la entrevista en este enlace (gracias a Francisco Quintero por la invitación y su generosidad).

Ahoi, ahoi,

Emilio

Imagen en Pixabay

 

Entradas relaccionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aprende a leer tu carta natal y empieza tu camino astrológico

Descubre los conceptos básicos del cosmos para ser capaz de descifrar algo como esto