Soy Emilio, astrólogo profesional, y te ayudo a hacerle cosquillas al cosmos…

… para que el cosmos se ría contigo, te cuente sus secretos y te ayude a surfear las olas vitales

Astroboletín. Del 18 al 24 de marzo 2024

Mamma mía, ahora va a ser oficial.

O sea: que estrenamos año astrológico… o lo que es lo mismo. Esta semana ingresa el Sol en Aries, comienza la primavera, temporada de eclipses y a tope Vicentín.

Ya mencioné varias veces que marzo y abril prometían: prometían montañas rusas y despegues espaciales (véase la conjunción divertidísima de Júpiter y Urano en Tauro). Pero parece que hace apenas un pestañeo que analizaba el 2024 de manera muy general: ¡y zasca! Ya tenemos aquí el año nuevo astrológico.

Yo te escribo estas líneas un sábado berlinés, con un vuelo cancelado, víctima de mis propias predicciones: el otro día colgaba un vídeo sobre el clima o la energía de la semana, todavía bajo los efectos de la Luna Nueva en Piscisnovilunio, novilunio— y recordaba que nos movíamos todavía bajo la cuadratura Marte y Urano y el empanamiento místico de los Pececitos.

Pues nada, brujis, mi vuelo cancelado: no una, ¡sino dos veces! (al más puro estilo de signo doble, que siempre multiplica los eventos: cosas de las huelgas y el colapso en todos los aeropuertos de Alemania). Pero fíjate también qué curioso esto de la Astrología —y esta cosa de los signos mutables—: la semana pasada teníamos en los titulares ese accidente del Boeing que mencioné en el Astroboletín último. Y hace dos días —de hecho también coincidiendo con mi vídeo— ¡nuevo percance con un Boeing! Esta vez en Sydney…

¿Conclusiones? Una, que siempre hay que estudiar las lunaciones al completo; no sólo limitarnos al aspecto Luna y Sol. Y dos: que es bueno siempre tener en cuenta que los signos mutables tienden a esta multiplicación, para bien y para mal de eventos. Y a cierta bisexualización ^^ o un día carne y el otro pescado.

Emilio —podrías preguntarme—, ¿y existe algún planeta también que tienda a multiplicar los eventos? Bueno, yo creo que Mercurio tiene cierta capacidad para desmenuzar o compartimentar. O lo que es lo mismo: un Mercurio en 7 podría indicarnos asociaciones intelectuales, gente más joven en frente… ¡o más de una pareja!

Pero bueno… vamos a ocuparnos ya del Astroboletín que nos ocupa. Insisto en que es la semana con el estreno del Año Nuevo Cósmico: esa puerta de Aries —aunque habría que estudiar mejor la Luna Llena del eclipse en Libra—; es también una semana con aspectos muy interesantes del Venus exaltado en Piscis... Es semana del ingreso de Marte en Piscis. Y finalmente: ¡es también la semana del evento astro literario en Madrid, que espero que te pases a que te dé un abracito!

Empecemos.

Vente conmigo a través del lunes y del martes con la Luna en Cáncer —adoro la energía de ambos días y plantémonos en el día de mi evento, el miércoles 20, ¡y en el ingreso del Sol en Aries!

No me gusta repetirme: al menos, en algunas cosas. Pero bueno, aquí van algunos imperdibles (que, teóricamente, si me sigues, debieran sonarte):

  1. El Año astrológico empieza con lo que se llama el 0 de Aries. Esto es, cuando inauguramos la primavera en este hemisferio y el Sol entra en el Carnero. Como Aries es signo de inicios, comienzos, de lo rápido, abrupto, el arranque y demás, pues nos viene que ni de perilla. A nivel metafórico: inicia la primavera y el año astrológico; y a nivel más concreto a través de eventos, iniciativas o lo que tenga que mover en tu propia carta natal.
  2. Lo normal es que se analice esa carta del ingreso y se aplique luego a a las distintas cartas de las naciones para ver cómo va a ir el año en general. Y luego este análisis se subdivide cada vez que cambios de estación —o el Sol pasa a otro signo cardinal, esto es, Cáncer, Libra y Capricornio. Se conocen como Puertas del Año: y quizá, desde un punto de vista mágico, tienen cierta carga ritualística o simbólica que puedes aprovechar.
  3. A veces —o más que a veces; casi siempre— conviene buscar alguna lunación cercana a estos ingresos y usar mejor esa carta para ver las predicciones.

En cualquier caso, el ingreso de este año tiene un montón de fuego: o bueno, tiene a una Luna en Leo en trígono casi partil con el Sol en Aries. Esto no está nada mal: para la acción, el autogobierno, el individualismo, la salud, la energía, la resistencia y un ego y estima sanas.

Pero… P*utón (perdón, Plutón) desde Acuario también anda en aspecto (por sextil… ¡y por oposición!). Así que hay que vigilar los grados muy primerizos de signos fijos y sobre todo del eje Leo y Acuario: eso es tensión antimonárquica bien potente. Cabezas que se cortan. E incluso Hollywood volando por los aires. Inteligencia Artificial, legislación al respecto, cómo afecta al sector creativo… Obsesiones por mandar o que te manden. Y los ojos, los ojos un tanto sensibles.

Además, Júpiter y Urano ya andan en orbe y nos encanta esta conjunción. Y Venus, tan linda y sensible y exaltada, se acerca a Saturno: lo cual corta un poco las alas —un poco o un mucho—, le vuelve sobria, la obliga a hacer arte de su pena… o a deprimirse más. El aspecto es muy nostálgico y tristón: pero si se organiza, si se apoya en amistades, grupos y en el campo, le puede sacar pero que mucho partido. Insisto en que es un año genial para la fantasía y la ciencia ficción como género.

Ya colgaré una carta del ingreso: pero busca qué tienes por la zona porque, evidentemente, quedará activo por un tiempo.

Como siempre, recuerda además felicitar a tus coleguis Aries —y a mí también puedes felicitarme (en el evento, por supuesto, con un vinito o una birra). Además, el Sol en tu casa Aries siempre es motivo de gritos enérgicos, de alegría, de movimiento hacia fuera, de acción, aventura, riesgo y emprender.

Claro, el ingreso es el miércoles 20.

Pero los aspectos se perfeccionan el jueves 21 —recuerda, porfa, que podemos vivirlos antes; como ya he explicado en otros vídeos y astroboletines. ¿Cuáles son estos aspectos?

Pues, por un lado, el sextil entre el Sol y Plutón, de Aries a Acuario (esta vez ya sin la tensión de la Luna en Leo). Que puede ponernos un poco obsesivos o ambiciosos. O puede ser un buen apunte para incorporar la tecnología a tu emprendimiento. O añadirle un toque más social y utópico, que no distópico, a tus objetivos, aventuras y deseos. O ponerte en contacto con personas poderosas o de fuerte carácter científico.

Como el aspecto se lee en dos direcciones, en su peor dirección es el uso y abuso y la dictadura de las redes, los datos y el conocimiento. Acciones violentas —sorry, es Aries— de uso de la tecnología —Acuario— para sobrevivir o exterminar —Plutón. Temas de armamento. De presupuesto y guerra. De drones. Y de abusos por las redes sociales. Jodida la cosa, jaja. Mejor nos quedamos sólo con la lectura en la primera dirección.

El otro aspecto es menos violento. De hecho, no es nada violento. Es sólo un poco triste, mustio, desolado… pero ni tanto (luego te concreto por qué). Me refiero a la conjunción de Venus y Saturno en Piscis y en el grado 12.

A ver, Venus está espléndida en los Pececillos: cariñosa, empatica, soñadora, un poco victimista, con una potencia para compartir arte, cuidados y armonía de la hostia. Y Saturno… Saturno es un poco corta rollo. Pero, en su mejor versión, siempre que no entristezca o ensombrezca una fiesta o celebración, puede materializar, responsabilizar, darle forma y estructura en el tiempo a alguna relación, proyecto, trabajo, cooperación.

Reincido en que el cielo le hace más guiños y por eso hay alegrías dentro de tanta zozobra: algo así como empezar a decorar tu nueva casa y que se rompa algo en el baño. O quedarte atascado en una obra artística. O tu mejor amiga te diga que ha roto o se ha separado y eso te empuja a cierto pozo de angustia y cuestionamiento.

Angustia y cuestionamiento son dos buenas palabras clave para Saturno en Piscis. Porque claro: Piscis se lo pregunta todo, y de las mil formas y direcciones.

Sigo… (y hablando de Piscis).

Una noche después, la del viernes 22, ingresa Marte en Piscis. O sea, vamos a acabar de los pececitos hasta las narices. ¿Cuánto dura? Pues hasta el 30 de abril, brujis, nadando a contracorriente, de salvavidas, picoteando en todos lados, queriendo viajar y aprender y embarcarse en mil proyectos y dudando y llorando y ayudando (Marte en Piscis ayuda, empatiza enseguida). Todo por tu casa Piscis… y juntándose a Saturno en algún momento, el puñetero.

Venga, que ya acabamos. Y lo hacemos con un caramelito el domingo 24.El sextil entre Venus en Piscis y Júpiter en Tauro. ¡En el grado 15! Afortunados y bienaventuradas los brujos y las brujas que pillan cacho de este estupendísimo —pero ESTUPENDÍSIMO— aspecto.

Además, es de estos aspectos que leyéndolo en ambas direcciones te corres de gusto (y nunca mejor dicho: Venus = Gustos y Placeres ^^). Total: el evento es genial para cariños, placeres, fiestas, guasas, hacer el amor, calidez, felicidad, generosidad, excursiones divertidas, compartir y asociaciones y protecciones.

Evidentemente toda tu carta juega —y el resto del cielo; la Luna andará en Virgo— pero si pillas cacho, que sepas que es un momento muy lindo de conexión, fiestas, felicidad y bienaventuranza. Si te gusta la pintura o el canto o la moda o el baile, aprovecha para regalarte alguna formación o evento o autocuidado al respecto.

Merecido lo tienes (y qué genial que forme parte del eclipse de la Luna Llena en Libra de la próxima semana, yeah).

***

Y nada brujis, el resto ya te lo sabes.

Nos vemos en Madrid el día 20. Miércoles, Día de Mercurio. En Crazy Mary Librería.

Además, se agradecen y mucho los Likes, Follows, Comentarios y demás en las redes (si puedes en todas, hacer clic es gratis y ayudas y camelas al algoritmo).

En Instagram.

En Facebook .

En Youtube.

Feliz semana. FELIZ AÑO NUEVO ASTROLÓGICO.

Ahoi, ahoi,

Emilio

Imagen de Pixabay.

 

 

 

Entradas relaccionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aprende a leer tu carta natal y empieza tu camino astrológico

Descubre los conceptos básicos del cosmos para ser capaz de descifrar algo como esto