Tengo la sensación de que el último Astroboletín lo escribí hace ya años luz: hay algo cósmico por ahí rondando que me hace sentir que en los últimos días hubiesen cambiado un montón de cosas. O quizá llevo así ya varias semanas.

Curiosamente no es que haya avanzado mucho en mis propósitos. Sufro de atascos mentales, tengo unas ganas locas de que Marte despierte (jeje, notición en seguida) y aparte ando hasta arriba dejando listo el nuevo curso astrológico sobre Los planetas  que comenzamos con Encuentros en Vivo este próximo martes. He dado este curso trillones de veces pero siempre, siempre, siempre lo voy completando, añadiendo esto, quitando lo otro.

Esta semana me metí de lleno en los transpersonales y el objetivo era crear un material y una visión un poquito menos repetitiva, subjetiva y pajillera mental y dar más ejemplos prácticos, correspondencias útiles y formas de trabajar con los planetas transaturninos. Porque por supuesto, da gusto trabajar con ellos y está muy bien hacerlos: pero su lectura no anula ni destrona la importancia de los otros planetas. Por no hablar, que para entender lo que significan no hace falta ni evolucionar, ni transcender, ni integrar… ni ninguno de esos verbos baratos y new age. 

De todas formas, a ver qué dicen los alumnos y alumnas. Que en cuanto acaben el taller, ya saben que van a tener que dejarme sus opiniones y testimonios, que hasta ahora son los que mejor hablan de mis cursos.

Por cierto, me habéis preguntado varias veces que cómo sumaros a este taller. Va otra vez de manera general la respuesta: Ahora mismo el curso está cerrado. Para finales de febrero se abrirán plazas a dos nuevos cursos y lo mismo preparo otra tanda de los cursos básicos. Como siempre, si quieres estar bien a la última de lo que pasa con La Escuela Cósmica, pues te recomiendo que te suscribas acá.

Pero bueno, vamos con la semana, que incluye, entre otras noticias… ¡correcto!… el Marte que despierta. Además, aspectos variopintos de Venus (ojo esos Ascendente Tauro y Libra), cuarto lunar y un poquito de Plutón en el ambiente (hablando de los transpersonales) y es que el Sol va camino de su conjunción anual.

Empecemos.

¿Qué te parece si lo hacemos con el trígono entre Venus y Marte retro (o estacionario) desde Acuario a Géminis? El mismo lunes 9. Como Marte ahora mismo se está apenas moviendo pues todos sus aspectos se dan alrededor del mismo grado o sea, el 8 de los Gemelos. Ya te lo mencioné en el vídeo del mes: que hay que estar pendiente de este grado y sus equivalentes en los otros signos mutables. En cualquier caso, dentro de la posible concentración energética que puede estar organizando Marte en ese grado, el trígono la va a permitir suavizar un poquito sus aristas, sus manos, sus puñetazos o bajar un poco la voz o hasta la velocidad.

Ya sabes que a nadie le amarga un Venus así que, por trígono, podemos tener ganitas de flirteo, de debate intelectual, de trabajo literario a tutiplén, gusto por los juegos de palabras, tecnología, carreras de coches… cierto gusto por lo rápido, doble, cenas con las vecinas o una visita con amigos al museo de ciencia. Tienes varios días para aprovecharlo pero tampoco te flipes que no deja de ser un tránsito muy suavito. 

Luego del lunes, y pasando la Luna de Leo a Virgo y casi por entrar a Libra, nos tenemos que pasar al jueves 12. Este día es como que muy chachi porque Marte por fin despierta después de dos meses moviéndose para atrás. Ojo, que despierta no significa que ya todo vaya a ir a toda hostia, ni por asomo. Por no hablar que algunas teorías avisan que es mejor extremar la precaución cuando los planetas cambian su dirección y velocidad. De hecho, la Luna viene de signo mutable y cuadrar a Marte y luego a por el cuarto lunar…

Y tú… ¿Hola, porfa, me lo explicas, Emilio? Pues que pareciera que es Marte, antes de moverse hacia adelante, todavía tiene que dar un puntadita, dejar su huella marcada en el cielo. O sea, que no te extrañe entonces que se sientan acalorados los foros, las calles, los críos, las peleas del barrio, tu hermana o tu primo. Se te rompa la bicicleta. O se retrase una última vez ese tren (a fin de cuentas, Marte tiene como dispositor a Mercurio que también anda retro). En los titulares berlineses todavía se discute las consecuencias de la noche del 31 donde, además de los petardazos y fuegos artificiales de siempre, se produjo, de acuerdo con los medios, un ataque de población joven a la policía y a los bomberos y se habla de unos 150 detenidos.

Curioso que Marte es la policía (la porra, claro, y la pistola) y Géminis es domicilio de Mercurio, los jóvenes y los críos. Yo ya avisé en un vídeo que la Luna andaba bien loca un poco antes de estrenar el año.

Pero bueno, lo genial aquí es que Marte empieza a coger velocidad y, ojo, que repito que esa zona mutable sigue todavía un poquito en carne viva, pero lo que son tu casa regida por Aries y por Escorpio (y sobre todo si tienes alguno de estos signos en el Ascendentes) van a experimentar una suerte de ligereza, de liberación, de engrase y puesta a punto. Queda un montón de tiempo aún con Marte en Géminis pero ahora ya será siempre hacia adelante.

Más cosas. El viernes 13 tendremos un lindo sextil entre el Sol en Capricornio y Neptuno en Piscis (para quienes cumplan por la fecha /ya hablé mucho de lo interesante que es este año para los Capri) que podría conectarte con la espiritualidad, las musas, la empatía y honores esotéricos. Como el Sol promete brillos y Neptuno es medio cinéfilo, pues sería algo así como un día donde te sientes estrella de tu propia película y parece que te va sobre ruedas y de acuerdo a ese ideal tan engañoso y tan perfecto al mismo tiempo que nos ofrece Neptuno, el mamoncete.

Acabamos la semana con la cuadratura entre Venus y Urano, desde Acuario a Tauro, el sábado 14. Fíjate que al mismo tiempo tendremos el cuarto lunar (y que, como todo cuarto, impregna esa energía del cielo con un poco de más fuerza en el ambiente). Como la Luna está en Libra, que son las relaciones; y Venus además son las relaciones y está con esa tensión con Urano (o sea, el divorcista o el que prefiere vivir a su aire) pues te puedes imaginar las chispas uranianas y eléctricas que pueden saltar durante el día si las cosas no se dan como a Urano le interesa.

Esto lo he contado ya mil veces. Urano es planeta de divorcios, sí. Pero también es planeta de experimentación y de saltarse las normas y mandar a la mierda clichés y encorsetamientos. Por supuesto, no es lo mismo acabar en un trío o una orgía porque te apetece (sextil o trígono) que ir obligado porque tu pareja se empeña (cuadratura y oposición). Pero de todo se aprende.

Será parte de la energía y el jaleíllo con el que acabaremos la semana. El Sol y la Luna no andan tan lejos de Plutón en Capricornio, así que que no te sorprenda cierta densidad en el ambiente, movidas de celos, posesividad, intensidad sexual o simplemente un talante un tanto discutidor y pesado con alguna fijación. De estas que dices: ¡Para ya, joer, que ya me enterao

***

Más no me enrollo. Loquito por leer tus comentarios, tenerte en la tribu Astromochilera, verte en los talleres, consultas y demás y desearte feliz semana.

Ahoi, ahoi.

E.

Imagen de Ben Kerckx en Pixabay. Un baño en el bosque que tan bien sienta.

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes