Soy Emilio, astrólogo profesional, y te ayudo a hacerle cosquillas al cosmos…

… para que el cosmos se ría contigo, te cuente sus secretos y te ayude a surfear las olas vitales

Astroboletín. Del 27 de noviembre al 3 de diciembre 2023

Total, brujis. Otro Astroboletín más —y yo, una vez más, carne de mis propias predicciones. Lo digo porque me agarré una fiebre de un única día de tanto ir en moto por el vecindario.

O lo que es lo mismo, Marte en Sagitario en mi casa 12 —la de los hospitales, enfermedades y encierros— y en cuadratura con Saturno en Piscis en 3, a puntísimo de volver a entrar en casa 4. Además que las fiebres me agarraron después de haber visitado a una amiga del barrio —casa 3— con Sol, Mercurio y Marte en Acuario (y Ascendente en Libra: o sea, Saturninísima ella).

Menos mal que las dolencias marciales —que son la que yo padezco— son de un día o dos y en seguida se me pasan. O sea: crisis agudas y veloces.

Por supuesto, ese es mi caso —en función de mi carta natal— que está muy en sincronía con Marte: Marte es febril, rojizo, inflamable, accidentado, de dolor de oídos y de cabeza. Pero tu caso podrá ser otro totalmente distinto. Y el de tu novio, pues otro cantar. El de tu hija, otro cantar. Y así con cada carta.

En cualquier caso ya anduve explicando que esos primeros grados de mutable iban a dar que hablar esta semana y lo mismo mi ejemplo y vivencia te sirve para trasladarlo a tu propio tema natal y lo que te rodea.

Con más motivo si además le añadimos que estrenaremos la semana con una Luna Llena bastante feúcha (que potencia lo marcial y saturnino de esos grados mutables / combinados con Sol y Luna… pues ¡caca!).

Además, la semana nos trae un cambio de signo de Mercurio —antes de que se ponga retrógrado—, con un aspecto muy estudioso y un Venus Putón, perdón, Plutón entre sexy, tántrico y obsesivo.

Venga. Vamos a darle duro.

Lo primero, primero, primero… la Luna Llena del lunes 27.

A ver, mi brujis: la Luna Llena esta en Géminis no vale un duro. Sorry que no te la adorne pero es que no hay por dónde cogerla.

Al menos, es Luna Llena —y no Nueva—: Se supone que el plenilunio, plenilunio se vive más a nivel emocional que otra cosa y pasados unos días la cosa se relaja. Pero yo me tomaría esta lectura un poco con pinzas.

La Luna es significadora de cuerpo y de salud, de materia y hasta de dinero: así que estos temas podría moverse —y resentirse con tanto aspecto malo— alrededor del fin de semana (como ha sido mi caso, con mi fiebre intempestiva) o a los pocos de producirse la lunación.

¿Y por qué es una Luna Llena —plenilunio plenilunio— tan poco simpática?

Pues porque tienes a la Luna en contacto con dos planetas con quien se lleva bastante mal: o sea, la Luna en Géminis y en el grado 4, y opuesta al Sol en el grado 4 de Sagitario, tiene una oposición a Marte en Sagitario y una cuadratura a Saturno en Piscis.

O sea: combinación triste, de accidentes, de tristeza con los niños, de gastos inevitables por roturas, de problemas de extremidades, coches y desplazamientos. De edificios con ascensor roto o que se vienen abajo y se lía parda.

Como, con todo, la Luna es emoción: pues puedes notarte más cerca del cabreo o del llanto o de echarle el puteo a la peña o en lo que yo llamo diarrea o incontinencia verbal. Algo así como soltar todo lo que se te pasa por la cabeza: o llega alguien y te suelta la chapa y tú que ni lo aguantas.

Tráfico (marítimo o entre fronteras), periodismo, colegios, deportistas… todo con mayor riesgo de lesión o de tropiezo.

¿El grado? Te lo he mencionado. El 4. De Géminis y Sagi, pero claro: lo puedes aplicar a Virgo —y por supuesto a Piscis (por donde va Saturno).

Por cierto, si quieres profundizar mucho más en este Saturno en Piscis te recomiendo el —muy probablemente— mejor curso sobre el tema que puedas encontrar a tu disposición.

El curso se divide en 4 lecciones en vídeo muy exhaustivas donde se trabajan los siguientes temas. Para que aprendas a tu ritmo —ya que hay mucho que analizar— y sobre todo organices tu agenda en este tránsito que dura dos años y medio.

Clase 1 (43 mins). Importancia del ciclo, significados generales de Saturno y de Piscis. Combinaciones de Saturno en Piscis a nivel personal y a nivel mundial.

Clase 2 (66 mins). Estudio de los dos últimos ciclos de Saturno en Piscis. Diferencias y puntos comunes con el actual. Estudio de ejemplos de cartas de famosos, de cercanos y de consulta. Análisis de retornos de Saturno con efectos más constructivos y menos constructivos.

Clase 3. (78 mins). Reflexiones y consejos para la predicción por tránsitos en función de la carta del individuo. Saturno en Piscis a través de las casas. Saturno en su amistad o enemistad con otros planetas. Saturno por aspectos.

Clase 4 (91 mins). Análisis detallado del tránsito de Saturno, sus combinaciones con otros planetas así como sus efectos a nivel personal en la carta natal (y en mayor medida, quizá también social) a través de fechas clave y configuraciones importantes del 2023, 2024, 2025 y 2026. Con grados, apoyos, reflexiones y posibles manifestaciones para tu agenda personal o la de tus consultas.

Además, tienes dos modalidades de taller.

Curso Saturno en Piscis y ese dolor de pies. Con todos los vídeos, análisis de cartas, fechas clave y demás. Por sólo 69 Euros.

Curso Saturno en Piscis y ese dolor de pies. Además de las clases grabadas tendremos un encuentro en directo por Zoom para resolver dudas, compartir experiencias y trabajar un poco más en el tránsito. Por sólo 89 Euros. 

Para astrólogos y astrólogas profis. Para quien ya conozca un poquito su carta. Y sobre todo para quienes queráis ir por delante del resto: y usando el viento cósmico a vuestro favor. El viento nunca vas a poderlo cambiar, pero sí la dirección de tus velas.

¿Y que te queda alguna duda? Me escribes. Será un gusto aprendiendo conmigo.

Y por cierto que no hemos acabado e analizar la Luna Llena en Géminis. No. Tenemos que añadirle a la lunación, la cuadratura entre Mercurio en Sagitario y Neptuno en Piscis y desde el grado 24. Esta cuadratura, al vivirse justo durante la lunación, queda de alguna manera señalada con fluorescente en el cielo.

Y von más motivo al ser el regente de la lunación: o sea, que se refuerza la confusión, lo accidentado, lo engañoso, lo problemático, lo insalubre, lo alérgico, lo venenoso e irritable que plantea la lunación. Así que ojito con lo que se come y lo que se bebe. Con lo que cuentas y te auto cuentas (hay mucho bulo por ahí que no debieras creerte al pie de la letra) y también con lo que comunicas y firmas y todo eso. Ya que el comercio puede andar de capa caída: o el paquete que te llaga de Amazon no tiene nada que ver con eso que pediste.

Y si te notas con la energía torpe o embotada durante ese día: dátelo de pausa; disfruta del auto engaño del cine o recurre a algún masajito o Reiki o a una buena sesión de Tarot. O un buen baile. O un espectáculo artístico (apoyándonos en Venus todavía fuerte en Libra).

Más cosas…

Vamos a dejar que la Luna salga de Géminis, pase a Cáncer, luego a Leo y además, el viernes 1 tendremos un cambio planetario: Mercurio saldrá de la falta de detalle sagitariana y se volverá escueto, práctico, mucho menos comunicativo, más autosuficiente en Capricornio.

Es un cambio interesante (también porque en seguida tendrá un aspecto con Saturno en Piscis —que es su dispositor y que ya voy a detallarte. Puede servirnos para concentrarnos —sobre todo porque el Mercurio en Sagi tiende al despiste—y a demás para materializar nuestras ideas y pensamientos y organizarnos bien con los tiempos.

Además, habría que sacarle partido durante la primera parte del tránsito ya que más adelante se pondrá retro —y el resto de diciembre se lo pasará marcha atrás.

Puedes apoyarte en el sextil del sábado 2 de diciembre: o sea, Mercurio en Capricornio y Saturno en Piscis, grado 1. Favorece la concentración; la organización del cuidado de ancianos y de tareas médicas; bueno para el estudio profundo, científico, de cálculo, de administración. Para hacer cuentas. Para rellenar bases de datos. Para sacarte tareas administrativas que las tienes un poco desordenadas y has ido posponiendo porque no te apetece lo más mínimo —y normal, ¿quién narices tiene ganas de sentarse a ordenar u organizar todo ese presupuesto?

Pues vale. Con este sextil te pones —te sale bien, y encima te da tiempo luego a darte tu paseíto o pegarte tu siesta o tu baile. Vamos, que el aspecto es genial. Ojo, no es que el aspecto sea unas castañuelas: pero da la fuerza y la organización para hacer tareas que en otro momento nos resultarían casi insoportables o nos desconcentraríamos en seguida.

Y ya acabamos…

Con el domingo 3 y la cuadratura, ejem, ejem, entre Venus en Libra y Putón, perdón, Plutón en Capricornio. Grado 28.

A ver: Venus en Libra ya te he dicho que está en la gloria y que era uno de los momentos más chachis de noviembre. Eso sí, al final de noviembre y primeros de diciembre iba a estar muy pegadito al nodo sur —cuidado con los papilomas y las ETS— y más si se cuadra a Plutón.

O sea: habría que ponerse el condón más que nunca; echarle un vistazo a las compras compulsivas y a la pereza e indulgencia enfermiza. Y a ciertos celos y envidias perejiles o en círculos estéticos o artísticos.

O, ya que Plutón tiene ese punto psicoterapeuta, puedes aprovecharlo para cierta confesión de trapos sucios (que luego, en el fondo, tampoco es para tanto) con tu pareja, tu terapeuta o quien toque. Un… ¿te acuerdas de aquel día que… ? Pues resulta que … 

Y una vez sacado fuera, se sana y punto. 

***

¿Alguna cosa más?

Pues sí. Claro.

Ya te comenté que en diciembre teníamos más talleres disponibles. Además del de Saturno en Piscis, se abren puertas para el Curso de Planetas. 

Lo mismo también me pongo muy chulito diciendo que es un tallerazo increíble sobre el tema —pero bueno, para eso están ya las opiniones de todo el alumnado que ha pasado por él.

Este curso dura dos meses e incluye todo el material en vídeo donde se analiza el septenio clásico y los planetas transpersonales con mogollón de ejemplos de cartas de famosos y famosas —así como de mi consulta.

Y además, cada martes nos encontramos a las 19.30 vía Zoom para resolver dudas, hacer ejercicios, desafiaros con mis Astroquizlets, rellenar tablitas, trabajar ejemplos de lecturas y demás. Como siempre digo: puedo presumir de conocerme las cartas de mis alumnos y alumnas. Aquí de cursos anónimos o comunicación robotizada por chat, nanay.

Pero bueno, tienes muchas opiniones de este curso en la página de la Escuela Cósmica. Y puedes anotarte haciendo clic aquí.

Además, el próximo sábado 01.12 daré un taller en The Yoga.Lab sobre la Astrología de diciembre. Es el segundo que imparto en este lugar tan especial. Pásate, que ya sabes que me siento muy a gusto dando clases —pero sobre todo dando clases presenciales. Info y suscripción a través de la maestra de yoga, Javiera, aquí.

Total: un diciembre a tutiplén —y es que si no le das duro a la Astrología es porque no te da la gana.

Y ahora sí te dejo.

Feliz semana. Cariños desde muy al sur de España —y recuperándome de los revolcones febriles y de mis autopredicciones.

Cuídate esa Luna Llena y te veo en los talleres —incluso con suerte en el vivo en Berlín, en las consultas o, como siempre, vía onírica.

Ahoi, ahoi,

Emilio

Imagen de Pixabay

 

 

 

Entradas relaccionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aprende a leer tu carta natal y empieza tu camino astrológico

Descubre los conceptos básicos del cosmos para ser capaz de descifrar algo como esto