Me decía el otro día una amiga muy querida que por qué no le cambiaba el nombre a los Astroboletines y les ponía algo así como Astronews o Astroespecials. Algo que sonase un poquito más inglés, más moderno, menos solemne —la palabra boletín parece casi oficial, estatal o del consulado— y más a tono con estos tiempos rápidos, juveniles e instagrameros.

Y lo cierto es que me dio qué pensar. Mi queridísima amiga. Su comentario. Porque por un lado la entendía perfectamente; pero por otro no se me ocurría otra palabra para estas crónicas…

Y como yo, además, por otro lado, tengo este punto de defensa de la Astrología Clásica o Helenística, pues lo mismo hasta le viene como al dedo que los Astroboletines se llamen como lo hacen y suenen un poco rimbombantes, o en blanco y negro o de barba blanca, luz de velas, estrellas y pergamino.

Pero vamos, si estás por ahí leyéndome y se te ocurre alguna sugerencia sensata y loca a la vez, soy todo ojos.

Esta conversación con mi amiga tampoco era casual: vas a ver cómo en los próximos meses la página cambiará un poco más de look, aparecerán nuevos textos y por supuesto los nuevos cursos y plazas de La Escuela Cósmica.

Ya te avisé que en enero el cielo andaba ya a todo gas: por supuesto dependerá mucho de tu carta cómo vivas este acelerón, pero si tienes mucho Aries (como es mi caso) y en casas fuertes, la cosa sólo puede empujarte más y más hacia delante de la mano de Júpiter y del recién despertado Marte en Géminis.

De hecho, yo estoy redactando estas líneas casi a punto de estrenar una lunación —novilunio, novilunio— muy jupiteriana y con un Mercurio interesante, inteligente y alternativo también despierto y reincidiendo en aspectos ya dibujó el mes pasado en el cielo.

Parte de los efectos de esta agradable Luna Nueva matizarán la semana que estrenamos. Trae un poco de Plutón pero creo que es manejable. Súmale que Venus cambia de signo y se exalta en los pececillos y ya tienes el combo completo del Astroboletín.

Pasemos a verlo.

Dejemos a un lado que la Luna ingresa, bella, en el mágico Piscis el lunes 23 y arrímate conmigo al miércoles 25 y al sextil tan especial, magnámimo, lujoso, viajero, emprendedor, justo y un poquito individualista entre el Sol en Acuario y Júpiter en Aries.

Bueno para brillar en grupos, para conectar, para ablandarle un poco las formas y los dogmas a Acuario; también para hacerlo más guerrero, quitarle a veces pajaritos y darle más iniciativa. O sea, la combinación es emprendedora, buscadora de atención y con su toque activo y ganas de influir, mover, moldear lo que le rodea. 

Pueden sentirse contacto con personas carismáticas: temas de leyes, espiritualidad, viajes, autosuperación, enseñanza, universidades, fiestas, gastos generosos de dinero. Por darse el gusto, porque lo valemos, ¿por qué no?

El grado es el 5 —de Acuario, de Aries—, a su vez una continuación de los efectos de la Luna Nueva y, por supuesto, también palpable en grados similares en Leo, Libra, Géminis y Sagi. Mola, ¿no?

Añádele que ese mismo día también la Luna pasa por Aries y ya tienes ahí un subidón de adrenalina, mambo, trenecito y pólvora de lo más guasón .Ojo, que el fuego se oxida rápido y peca de infantil. Como dice una amiga mía que practica boxeo: Hay que dosificar la energía (claro, mi amiga es Tauro Ascendente Escorpio y sabe y mucho de resistir).

Luego, el jueves 26 viviremos un cambio planetario. Un cambio planetario porque es más que un aspecto: o sea, es un planeta que sale de un signo para ingresar en otro.

Pero Emilio, ¿el cambio es bonito? Pues sí, el cambio es muy bonito porque lo que sucede es que Venus sale de Acuario —donde prefiere ir más a su bola, apostar por lo raro, y cortar el chorro sentimental a su antojo— e ingresa en Piscis, que para la Astrología clásica es una posición fuerte, muy artística, sensible, amorosa y empática pero también un tanto chaquetera, viciosilla y voluble.

Desde luego, es lo que se llama un Venus exaltado: o sea, el planeta está alterado porque acaban de hacerle un regalo precioso y de la misma emoción lo mismo suelta una lágrima, que abrazando a alguien derriba un jarrón, que inspirado te canta una canción que pone los vellos de punta. Eso es la exaltación.

O sea: tiende a ser buena. Bastante buena.

Pero como siempre te repito: dependerá de tu carta.

De una u otra manera, durante las próximas semanas, Venus paseará por tu zona Piscis y ya sabes también lo que te digo: a nadie le amarga un Venus. O sea, que lo que hará es endulzar esa parte en concreto de tu carta, dejando sus marcas de carmín y de vino (que Piscis es muy alcohólico), mareándote un poco con sus cambios de opinión, y por supuesto envolviéndote de misterio, invitaciones, maquillajes, cine y hasta operaciones estéticas. Ya me cuentas cómo te lo gozas y, si te quedan dudas, pregúntalas abajo.

Sigo.

Para el sábado 28 tenemos un cuarto lunar en Tauro un poquito alterado —claro, Urano mediante—, espiritual, drogadicto o intoxicado. Ojito por la zona fija —los grados entre el 8 y el 14— porque de pronto en la casa se rompe algo, la madre se constipa, algo nos sienta mal al comer o hay que limpiar un trastero y salen recuerdos y discusiones inesperadas.

Nos despedimos el domingo 29 con dos trígonos muy geniales y que, en mi opinión, resumen un poco las bondades del mes de enero ya que involucran a los dos planetas que despertaron.

Te explico.

Tenemos por un lado el trígono entre el Sol y Marte, de Acuario a Géminis y en el grado 9. Acción, energía, confianza, rápidez mental, agudeza, incisión en los debates, multitarea efectiva, reconocimiento por la destreza, coraje, entusiasmo… Joder, qué maravilla, ¿no? Como Géminis es doble y muy de moverse, y Marte también tiene que ver con los viajes, pues desplazamientos, excursiones, escalada, paseos por la montaña, bicicleteo o incluso brillo en las bibliotecas. Encuentros con grupos. Amigos, amigas, mensajería. Chats a tope y grupos y foros.

Y luego tenemos el trígono entre Mercurio y Urano de Capricornio a Tauro y en el grado 15. Piensa que ese Mercurio también está conectado con el Marte del párrafo de arriba. Noticias de colegas, vecinos y vecinas geniales, intuiciones e inventiva. Una aplicación que nos seduce. Un encuentro totalmente extraño y diferente. Un adolescente que nos da la vuelta con su forma de ver la vida. Más montañas. EcologíaTecnología y futurismo.

Y hasta aquí puedo leer.

***

El resto te dejo que lo descubras, me lo cuentes y lo aprendas congrio en los próximos cursos. Recuerda suscribirte a la tribu (viene con un Manual comisco impecable y gratis) y da gusto que sigamos creciendo.

Y ahora sí, que tengas muy feliz y galáctica semana.

Que la fuerza del Cosmos te acompañe —y esas luces de allá arriba te guíen en el día a día.

Ahoi, ahoi.

E.

Imagen de Medgyesi Jenő en Pixabay. Una garza sabia, alargada, alada y solitaria. Saturno en Acuario.

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes