Cuanto fueguito con la Luna Nueva en Aries.

Boletín Astrológico: del 28 de marzo al 3 de abril 2022


¡Qué horror, ayuda, se está nublando! ¡Que nadie se lleve mi primavera de Berlín! Mi primavera, mis subidones arianos, las ganitas de comerme el mundo…

Lo peor es que encima tuve la fantástica idea de mirar el pronóstico del tiempo —Aries, siempre mirando hacia adelante, siempre con la cabeza a trescientos mil— y las noticias son de pesadilla: lluvia, bajas temperaturas, cielos grisasco, vientos de depresión.

Pero en fin: ¿quién dijo que el mal tiempo podía amargarle la vida a un carnero? A un pisciano, claro: se le embota la mente con el nublado, le incita la melancolía ya innata… pero a Aries, ¡nanay!

Con más motivo si tenemos en cuenta que justo Mercurio también ingresa en el carnero. Tenemos por tanto a dos planetas personales —Sol y Mercurio, corriendo a todo gas, exaltando el ego y las pasiones. ¿Y si encima te dijese que justo esta semana tendremos Luna Nueva, novilunio, novilunio y también se le unirá la Luna?

La Luna, la misma que te vuelve loco o loca; que no te deja dormir, que adelantó tu parto o que te ponerte hasta el ojete en aquella fiesta. Pues esa misma, también se une al jaleo. El jaleo en Aries.

Y sólo una de las noticias de la semana. Tendremos también un Venus con Saturno en Acuario, para formalizar relaciones o para que te enrolles con un científico o le encuentre el gusto a las relaciones desapegadas e intelectuales o a las drogas más modernas de diseño. Otros aspectos lunares… ¡y la conjunción de Mercurio y el Sol que ya te anunciaba en el Boletín anterior!

¿Qué te parece: le damos duro? Por cierto que antes de empezar lo mismo me apetece contarte que para abril ya tenemos un nuevo taller programado. Algo así como un Astrología 1.2., sólo un plus más avanzado que el que he impartido en febrero y marzo. Lo mismo también me apetece comentarte que las clases son por Zoom, los grupos pequeñitos, que se monta un buenrollo que te cagas —algo así como una pequeña familia cósmica—, que nos reímos, aprendemos muchísimo y que, incluso si te crees que ya sabes de astros, lo mismo te conviene reflexionar al respecto. O más aún, anotarte al taller: porque es Astrología de la que encuentras en muy poquitos lugares.

¿El tema de este próximo taller —de este taller, repito, super básico? Pues los planetas. Un recorrido a los planetas de tu carta. Luna, Sol, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Ni uno más, ni uno menos; y sobre todo conectando con su esencia, entendiendo por qué actúan de tal o cual forma, cómo se combinan con los diferentes signos y, finalmente, permitiéndote luego a ti seguir haciendo tus propias divagaciones.

Y es que en mis talleres mochileros no vamos de memorizar listas —¿ese qué método didáctico es?— sino de comprender, comprender e integrar, para que luego tú puedas continuar tu camino de astrólogo o astróloga por tu cuenta. Algo así como que te enseño a construir tu propio telescopio y a mirar las estrellas.

Ya sabes. Empezamos el martes 19.04. y tienes toda la info aquí y aquí.

Y ahora sí, vamos a acabar de analizar la semana.

Necesito que me acompañes en primer lugar hasta el lunes 28. Este día se produce la conjunción entre Venus y Saturno en Acuario y en el grado 21.

Como tal, el aspecto no es que sea la alegría de la huerta: quiero decir, Venus va de pasársela bien y Saturno es justamente lo contrario: es el cortarollo de los planetas, el tijeritas, el de la pala, el enterrador.

Pero… y eso sí nos interesa, como Saturno está fuerte en Acuario —lo que se conoce como domicilio— y Venus ya se encuentra en Acuario, es decir, con cierta frialdad en sus carnes y placer en lo raruno, lo alejado y mental, pues podemos concluir que la conjunción entre ambos planetas sirve sobre todo para consolidar o formalizar o materializar inquietudes y gustos y hobbies y apetencias.

Vamos: que puede servir para oficializar un matrimonio, para que matricules en griego, para que le tires los trastos a la científica de tu uni o para seducir al dentista después de que te extraiga una muela.

Desde un punto de vista menos guasón sí puede dar un poquito de bajón en las relaciones o poner a algunas mujeres —Venus; o nuestra parte femenina— un poquito más taciturna, de bajoneo, más ocupada de las responsabilidades. Ojo, que también podemos hacer una lectura de esta conjunción como un placer en la obligación. ¿Por qué no?

Luego la Luna pasa a Piscis —que conviene vigilar, pues se juntará a Júpiter y Neptuno y ya sabemos que es disparadora— y finalmente el jueves 31 ingresa en Aries.

Eso sí, para la Luna Nueva o novilunio, novilunio, nos toca esperar hasta el viernes 1. Ese día se se juntará la Luna al Sol en el Carnero y en el grado 11 (y con Mercurio ya pisándole los talones, porque está detrás en el grado 9).

Te cuento: la Luna Nueva como tal no anda mal. De hecho, el Sol está muy fuerte en la lunación —un Sol exaltado, potente, orgulloso, mandón, emprendedor, con ganas de aventura, de tirarse al abismo, de sacar el potencial solar que lleva dentro— y ese Sol a su vez como que acoge y empondera a la Luna.

Algo así como tener un grupo de walkirias super buenorras visitando la ciudad o una pandilla de Worderwomans bandoleras en el cruce de tu pueblo. Gritos, brillo, mucho rojo, capas de supermanas y si tienes algo por la zona pues seguro que, cuanto menos, se activa, se produce movimiento, intensidad, pasión, necesidad de salir de la rutina, estimulación y su efecto sobre lo que te rodea… De eso que no te quepa duda.

¿Qué es lo que no está tan guay? Pues el regente… Me refiero a Marte, que anda por Acuario y que está por juntarse a Saturno: lo hará la próxima semana. ¿Y esto qué puede implicar?

A ver, dependerá mucho de tu carta: pero desde un gasto indebido a una rotura de diente a un aparato electrónico que se rompe a una contractura o una avería en casa o una discusión con el vecino o el socio, etc. Piensa que Marte se juntará oficialmente a Saturno el próximo lunes 4, pero sus eventos, y sobre todo por esta lunación, ¡ya son muy palpables! Así que yo ya te avisé.

Por supuesto, y como siempre, todo esto merece ser puesto en contexto y si te pica la curiosidad de cómo afecta a tu carta: no sólo este, sino el resto de tránsitos y movidas siempre puedes encargarme un coaching astrológico.

Finalmente, final, finalmente, nos despedimos de la semana con el aspecto del domingo 3. Me refiero a la conjunción entre Mercurio y el Sol, en Aries, en el grado 13.

Como seguro te habrás dado cuenta, esta conjunción se produce muy, muy, muy cerquita de donde se dio la lunación. Así que lo que hace es reverberar en la zona que ya anda sensible tras el novilunio. De nuevo, si tienes planetas personales por la zona —¡o lo mismo cumples por las fechas— podría casi pronosticarte mudanzas, viajes, premios, reconocimiento, popularidad… Pero de nuevo, se tiene que estudiar con detenimiento tu carta.

Las conjunciones entre el Sol y Mercurio siempre han sido un tema peliagudo desde la Antigüedad y es que algunos autores la consideran una bendición —una mente exaltada, brillante— pero para otros conduce a la torpeza, a la calumnida —Mercurio combusto, chamuscado.

Yo creo que depende mucho de tu propio tema. E incluso del signo en que la conjunción se produzca: en el caso de Aries puede dar premios y reconocimientos comunicativos, discusiones o asuntos de honores y justicia con hermanos o vecinas, un título guerrero, un diploma en mecánica, un triunfo deportivo, talento emprendedor y ejecutivo.

Como siempre, cotéjalo con tu carta y ya me irás contando.

***

Pues listo. Ya fue, querida. Ya fue, querido. O puede que no… Entre el taller de febrero y marzo y el que empieza en abril me van a dar unas merecidas vacaciones en la escuela donde trabajo —las típicas vacas de Semana Santa pero que en Alemania, ejem, ejem, ¡son dos semanas!

Ando moviendo algún evento en persona por la península. Así que lo mismo te sorprendo la semana que viene con alguna buena noticia y tenemos la oportunidad de vernos cara a cara, bromear un rato y darnos un buen abrazo.

El resto lo sabes, de tanto que me repito. Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube. (por fa, no me da tiempo a responderos a todos los privados por FB y IG. Si son dudas, hazlas en abierto, ¡que así aprendemos todos y todas!). Repito: dudas en abierto y el resto de consultas por email.

Además, y también como siempre, podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito (o cada lunes, o sábado), recién salido del horno como este que estáis leyendo y que quedó de rechupete. 

Gracias, gracias. Ahoi, ahoi. O quizá sólo un grito de AHOI, que ahora hay que sacar al guerrero y la guerrera, pues es temporada Aries.

Emilio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.