Posteclipse, postconjunción,

postparto, post-lo-que-te-dé-la-gana.

Justo redacto estas letras el 1 de mayo (que es el día del currante y que en Berlín se montan una buena de pitotes, manifas, raves y todo lo demás). O quizá podríamos decir que se montaba: que la capi ha perdido mucho de sabor alternativo y ahora se multiplican las galerías de arte, los cafés con granola y leche de cabra montesa orgánica ordeñada bajo la luz de la Luna y espacios coworkings para veganos usuarios de Mac.

Hablando de Luna, imagino que te quedó más que clarísimo que ayer sábado 30 tuvimos novilunio, novilunio -o para que me entiendas, Luna Nueva- y que encima trajo eclipse y una conjunción de los benéficos Venus y Júpiter que convendría tener presente por casa y por planetas cercanos.

Sin ánimo de repetirme, que sepas que los días de lunaciones (sean nuevas o llenas) nunca viene de más hacer una pequeña pausa, regalarte un respiro, bajar las revoluciones -y con más motivo si encima hay un eclipse, que suele arremolinar las emociones y el ambiente.

Como los eclipses no entienden de días de la semana y le importan tres pitos si pagas o no el alquiler, pues puede ser que no puedas permitirte un mega rato para ti y ti mismo o ti misma; pero seguro que alcanzas para hacerte cinco minutos de respiraciones o soltar tu plegaria o encender tu velita o lo que te salga de las narices. Y ojo, que buscar un remanso de paz es un hábito que bien podría incorporarse diariamente -o sea, que es positivo, lo agarres por donde lo agarres- pero si encima lo sincronizas con esa pequeña unión en el cosmos pues parece que mola todavía más.

O lo mismo es que esta semana estuve más yogui que de costumbre, me dio tiempo a conducir una meditación en los Montes de Málaga y para ayer, día del eclipse, cayeron más prácticas y luego un bañito en el mar, que todo lo cura. Tuve también la oportunidad de discutir con una buena amiga y astróloga sobre los efectos del eclipse y seguimos sin resolver una duda con la que tú también puedes reflexionar.

¿Qué pesa más? La posición de las luces, o sea, de la Luna y el Sol -que se unían en el grado 10- o la posición de los Nodos -esos puntos imaginarios donde se cruzan las elípticas y que justo ahora se mueven por Tauro y Escorpio, siempre hacia atrás (siempre, siempre hacia atrás) y que justo ahora se encuentran en el grado 23.

Porque son justo esos Nodos los que alteran la energía del planeta cercano y en las cartas natales, da igual si en la fecha que naciste hubo o no eclipse: si te toca un Nodo Sur cerca de un planeta de lo entristece y a veces le obliga a tirar de la cadena; y si te toca el Nodo Norte pareciera que lo envuelve de magnetismo, lo afortuna pero de una manera un poco déspota y egoísta…

Total. Pequeños apuntes para que le eches un vistazo, si es que no te fuiste de mani, o de playa, o a currar, o celebrar el día de la madre que en varios países coincide con el primer domingo de mayo.

Y ahora, a darle duro al Boletín.

La verdad que la semana es tal y como te la cuento el titular: una semana posteclipse, post conjunción de benéficos, postparto y lo que te dé la gana. Va a tener cierto regusto a cierres -porque a Júpiter en Piscis ya le quedan tres telediarios- y un puntito un poquito estresante y sorpresivo que viene condicionado por la presencia de Urano en Tauro que ya sabes cuánta guerra nos ha dado el año pasado.

Además, Venus ya sale de signo, de Piscis; claro, al entrar en Aries se cierra toda la vuelta del horóscopo para dar una nueva vuelta. Y supongo que no está de más que te recuerde que Mercurio anda en Géminis -y nos encanta y mucho- y que dentro de muy poquito empezará su retrogradación. Así que ojito si ya eres de los sensibles o las sensibles que empiezan a notar su efecto.

Empecemos: lo hacemos justo el lunes 2, que es el día en que Venus ingresa en Aries. Yo soy de la opinión de que a nadie le amarga un Venus incluso en mal estado cósmico pero como aquí nos gusta conocer las bases del cosmos antes de luego tirarnos a las subjetividades, esto y lo otro, pues no está reconocer que Venus y Aries se llevan un poco a regañadientes.

¿Y por qué? Pues porque Venus quiere armonía y está dispuesta a ceder al otro, le interesa el diálogo, el sociabilizar, la paciencia que supone flirtear, esperar los tiempos. Y claro, a Aries, tan bruto e impaciente, pues ese tipo de sutilezas se le escapan.

Bien. Pues una vez comprendida esta especie de incomodidad que existe entre planeta y signo, el resto ya es… que venga lo que venga. Quiero decir, que luego Venus en Aries es conquistador, amante del riesgo, enamoradizo, idealista, infantil, lleno de vida… y eso ya son cosas geniales que tienen los signos de fuego.

Es más, hay un montón de buenorros y buenorras con esta configuración (a ver, hay buenorros y buenorras con todas las combinaciones posibles) pero si no piensa en George Clooney, Cate Blanchett o la Lady Gaga. Y son sólo unos ejemplo. Como no me he acostado con ninguno de ellos ni tuve la oportunidad de marcarme un flirteo, pues no puedo opinar sobre su carácter pero te aseguro que mis amantes con esta configuración eran rápidos, muy divertidos y un poquito abrasivos (cosas también del fuego).

Hasta el 28 de mayo andará por el signo del carnero regalándoles mimitos a estos nativos y nativas y también al resto de la triada de fuego: Leo y Sagi. Así que a disfrutar. De hecho Venus en Aries no perfeccionará una conjunción con el (a la vuelta en la esquina de) Júpiter en Aries por pura chiripa, pero andarán los dos ya con los cuernos retorcidos a finales de mes, lo cual es notición para esos arianos y arianas del primer decanato. Yeah.

Luego, el martes 3 Júpiter en Piscis -y ya dando esos últimos coletazos- le va a dibujar un sextil muy interesante a ese Plutón que apenas se puso retro. Es un sextil en el grado 28, o sea, muy cerquita de donde se juntaron Júpiter y Venus en la conjunción anual de los chachi pirulis. Es un buen aspecto, es guays, nos encanta que estos planetas se guiñen. A fin de cuentas lo que consiguen es reforzar, darle más pasión, voluntad y hasta un carácter ambicioso y medio hechicero a la unión de los planetas buenazos.

Claro, la movida es que… si no tienes nada alrededor del grado 28 de Piscis… o lo mismo de Escorpio (incluso de Cáncer también), pues como que te dan por saco. Y habrás visto que he puesto lo de Cáncer entre paréntesis: esto es porque… la unión de Venus y Júpiter la ha venido estupenda, pero Plutón enfrente y las próximas pasadas de planetas personales que refuercen la oposición no le harán tanta gracia a esos cangrejitos que cumplan, por ejemplo, el 19 o 20 de julio. He dicho.

Y ahora empiezan unos aspectos que me gustan menos… y que yo creo que sí pueden ser más desafortunados o palpables que todo ese rollo mediático del eclipse. Me refiero a los aspectos de Marte que anda por Piscis en su pompa de jabón o salvando a todo el mundo o provocando dolores de pies, alergias, infecciones y naufragios. Y también al Urano por Tauro que se lleva muy mal con Marte.

Atento y atenta.

El miércoles 4 Marte le dibuja un sextil a Urano, de Piscis a Tauro con muy mala recepción. Tío, tía, lo siento, no me vengas con trolas de que los sextiles son siempre buenos y empieza ya a aprenderte un poquito las regencias de los planetas. Tenemos a dos planetas violentos -Urano y Marte- y encima los tenemos con mala recepción.

Lo siento pero no pinta tan chachi y es que es una zona que ya anduvo muy tocada durante el 2021. Es verdad -y esto sí que es lo guay- que Urano ya va por el grado 14, así que quienes tengan planetas personales por el grado 10 o así ya van a sentir un poco más de relajo.

Pero a lo que voy: si tienes algo por el grado 14 o 15 de Tauro y es planeta personal. O incluso si es en Escorpio. Yo me andaría con un poquito de cuidado. O por lo menos tratando de controlar el estrés, las prisas, las ganas de fornicar o de hacer deporte. Lo digo porque el chute de energía es poderoso, sí, pero a ver cómo narices lo canalizas sin lastimarte, sin freírte el cerebro, sin no querer mandarlo todo a tomar viento y toda la mandanga.

Porque claro, si a eso le añades que el jueves 5, el Sol también se junta a Urano, pues ya tenemos a tres planetas involucrados: Sol, Marte y Urano. Por cierto que dos de ellos son planetas de naturaleza masculina así que habría que preguntarse qué padres, jefes, señores de mando, presidentes, caciques, terratenientes y reyes de tu alrededor están pasando por una pequeña crisis, un problemita de corazón, una vena obstruida o simplemente una necesidad tremenda de romper matrimonios, relaciones y empezar de nuevo.

Si cumples por la fecha te va a tocar lidiar con temas que tengan que ver con estas figuras: ya estén representadas fuera o en tu propio interior. Pero eso ya es otra historia y para eso puedes solicitar una consulta o apuntarte a mis super talleres.

Ya desde una perspectiva más social o general, sí que estas tensiones pueden suponer un problemita de aeronáutica, de sistemas informáticos que se saturan, de más conflicto con las eléctricas o algo que se combine también con lo marítimo o acuático (por Piscis mediante). También puede dar accidentes y malos ratos entre deportistas de élite o incluso cantantes.

Para el viernes 6, nuestro Mercurio que ya no va tan rápido dibuja un aspecto de sextil a Venus, desde Géminis a Aries. El aspecto en un natal puede hablarnos de competitividad sana con los hermanos o vecinos; de una mente rápida, ingeniosa, de gusto por el lenguaje, dones literarios, de artes raperas y fluidez manual.

Como ambos planetas van rapiditos pues puede que el contacto te adelante sin pena ni gloria. Otra cosa es tenerlo ya por defecto en el natal: y sí, es una armonía agradable. Hace poco leía en una recopilación de textos de Demetrio Santos que el sextil es un aspecto activo, que era lo mismo que decir que tenemos que trabajar, actuar, para que se manifieste. A diferencia del trígono, que con un poco que te relaje, las cosas te vienen dadas.

Sigamos… el sábado 7 se produce un sextil entre el Sol y Marte, desde Tauro a Piscis. A ver: este aspecto es el mismo que ya hemos mencionado unos párrafos arriba y que ya andaba activo desde el día del eclipse, sólo que por fin se produce en el grado exacto y refuerza todo lo comentado arriba y en especial para quienes cumplan por la fecha o tengan planetas personales por los grados. Energía: sí, pero gástala con cuidado y procura no tensar las cuerdas vocales.

Si es tu padre el que hace deporte o le gusta cocinar y ponerse hasta arriba de chorizo, que se cuide el corazón y que afloje el ritmo con la fritanga. Y si eres tú la que anda con el super calentón, vigila si el juguetito o las mordazas no acaban en moratones o en descargas eléctricas, ¡arriquitáun!

Además que el domingo 8 ya empieza a formarse el cuarto lunar y esto suma a todo lo que hemos dicho: es una especie de campanada sobre la energía del eclipse y de nuevo los estómagos se dislocan, las emociones nos hacen inestables, el pecho o la garganta se resienten y algún cacharro doméstico puede de pronto estropearse. Ojo a quién le escribes; vigila también con qué melodramatismo te tomas la información que te llega.

En fin. Cosas de las lunas, tan veloz, tan fluctuante, y tan Diosa y tan Reina y tan significativa tanto en tu carta como en el cielo.

***

De la Luna estamos hablando en el taller de los Planetas de los martes; y de su signo y domicilio, el Cangrejo o Cáncer, es de lo que hablaremos en el taller Astrobásico que inicia este próximo jueves. Todavía quedan plazas, por si te animas a anotarte. Como siempre digo, te va a dar un giro de 180 grados en la manera de entender la Astrología. Y además con ejemplos, muchos, para que practiques; y también con tu carta y la de los presentes. Tienes toda la info aquí.

El resto lo sabes, de tanto que me repito. Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube. (por fa, no me da tiempo a responderos a todos los privados por FB y IG. Si son dudas, hazlas en abierto, ¡que así aprendemos todos y todas!). Repito: dudas en abierto y el resto de consultas por email. REPITO: consultas importantes y demás a info@mochilastrologica.com.

Por cierto que, con suerte, con esfuerzo, sudor y un poquito de guasa, lo mismo consigo subir el vídeo del mes de este recién estrenado mayo. Y por cierto también que ya ultimé un Mini Manual de Astrología que dentro de muy poco va a estar a la disposición de todos, todas y Todes y Todxs y etecé, etecé. Te encantará.

Además, y también como siempre, podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito (o cada lunes, o sábado), recién salido del horno como este que estáis leyendo y que quedó de rechupete. 

Gracias, gracias.

Emilio

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes