Y ya estamos otra vez aquí, cada semana, con el boletín. El Boletín es, desde luego, un evento muy lunar por lo de cíclico y por lo de rápido. También me podrías objetar que con la marca de Mercurio, a fin de cuentas viene en formato escrito; pues vale, os lo compro. Recordad que ambos planetas, por veloces, marcan mucho el humor y el intercambio del día, los recados, los asuntos del hogar, el tejemaneje.

Hablando de hogares y tejemanejes, estrenamos semana ya con Luna Llena, plenilunio, plenilunio —en el signo de Cáncer, el arquetipo más casero de todos— y además tendremos el despertar de Urano —que se pone directo en el grado más famoso del año pasado— y el cambio del Sol a Acuario y su repentina conjunción a Mercurio retro.

Claro, la semana no presenta principales desafíos más allá del par de planetas retrógrados y guasones y las ciertas dificultades que estos —sobre todo Mercurio, ya que sigue muy cuadrado en la Luna Llena— puedan provocarnos: véanse número de teléfono mal anotados, ordenadores que revientan, vecinos que dan demasiada guerra o compras donde nos dan gato por liebre o llega el paquete que NO habíamos encargado.

Pero mejor lo detallamos todo, que es lo que mola.

Para ello sólo hace falta adelantarse a este lunes 17 y ya como a última hora en Europa tendremos la Luna Llena en Cáncer y en el grado 27. Hace poco nos decía la profe de yoga que las lunas llenas resultaban ideales para perdonar; a mí personalmente me parece que cualquier momento es ideal para deshacerte de rencores —por no hablar que no creo que la muchacha no supiese mucho del cosmos— pero es verdad que sí puedo entender el momento del plenilunio como el alumbramiento —el parir, el dar a luz, el soltar, el ver florecer— de una emoción —que para eso involucra a la Luna en su máxima potencia. Si esta emoción es perdón o alegría o furia o celos o tristeza o un ataque de histeria o risa pues me valen también. Vamos, que la sensibilidad aflora y de eso sí que se trata. Aflora y nos posee, cual lobos y lobas encantados.

Y supongo que os cuento todo esto porque se trata de una Luna Llena muy clásica, o sea, Luna y Sol enfrentados en signos opuestos (Cáncer versus Capri, hogar versus trabajo, emoción versus contención, familia versus status, intuición versus pragmatismo). Esto es: la Luna en Cáncer cumple al doscientos por cien todos los estereotipos lunares.

Al mismo tiempo, al tratarse de un plenilunio o Luna Llena, pues —además de la manifestación emocional que ya mencionamos— se nos invita también a un diálogo, a un reajuste, a un buscar un equilibrio o calentarnos la cabeza entre dos fuerzas con diferentes opiniones. La Luna en Cáncer está fuerte por naturaleza y no necesita de regentes u otros planetas para sentirse emponderada y con capacidad de actuación. Pero el Sol además viene con Plutón muy cerca pisándole los talones y como Plutón es puñetero, controlador, manipulador y con gusto por lo oscuro, lo mismo le dificulta las emociones a la Luna o hace que lo que salga, en lugar de nostalgias y pequeños reproches o llamadas de atención, sean demonios, envidias, basurilla y temas pendientes del pasado que convenga aclarar.

Todo a fin de cuentas pequeños apuntes para esta Luna Llena del próximo lunes 17. Buscad la casa que os ocupa Cáncer y Capri. Y recordad —recordad, porfa— que Capri es prota de este mes y del que viene, joder, que Mercurio vuelve en seguida, toca a Plutón, Venus despierta y Marte también anda por allá dándolo todo.

Luego el martes 18 Urano despierta en Tauro y en el grado 10. ¡Ay ese grado 10! Bueno, pues las buenas noticias son es que Urano ya despierta y se pegará hasta finales de agosto moviéndose hacia adelante y alcanzará casi el grado 19.

Este año este planeta —que además de las extremas de izquierda y derecha, simboliza el capricho rebelde, la aeronáutica, la robótica y la tecnología más científica y/o despiadada— sufrirá menos contratiempos que en el 2021. Y afloja por fin ese área fija de Tauro y compañía y se dedicará a electrificar a los nativos y nativas que cumplan a partir del 1 de su mes correspondiente. Si no se me entiende, preguntadme ahí abajo que os lo aclaro.

Más cosas…

El viernes 20 el Sol sale de Capri e ingresa en Acuario, lo cual siempre es buena noticia para los aguadores o los que lo tengan de Ascendente o en la Luna ya que el paso del Sol supone un recargo de baterías, una vuelta a los honores, al camino de vida, a los premios, al mandar, al sentido vital o la divinidad o cómo queráis llamarlo. Yeah. Felicidades, felicidades. Habrá especial en las redes pero os lo dejo también por acá, no podía ser otra. 

Este Sol, como en seguida veremos, tendrá tiempo de juntarse a Mercurio, cuadrarse a Urano y juntarse a Saturno. O sea, que le espera un trayecto un poquito cuesta arriba o, quizá podríamos llamarlo, sorpresivo y con ciertas responsabilidades.

Así, el primer aspecto sucederá el domingo 23 cuando se junten el Sol y Mercurio —o Mercurio y el Sol—, ambos en el Aguador y en el grado 3. Recordad que Mercurio está retro, viene con información existente, trae noticias saturninas —noticias viejas, noticias de viejos, de viejas, de sabios, de científicos, de jueces, de dentistas— que necesitan ser iluminadas o solucionadas o que de pronto, miradas con retrospectiva —el movimiento retrógrado— ganen en lucidez y se presenten como soluciones —el Sol.

Además, esto promete un año viajero o de reflexión o de dudas, literatura y encrucijadas para esos acuarianos y acuarianas que cumplan en el día. Desde luego un año muy significativo: tanto como el año pasado, que les trajo parejas y decepciones, padres enfermos, trabajos y responsabilidad pero al mismo tiempo algo más ligero ya que la conjunción con Saturno se abrió y es separativa. Bueno, en fin, detalles de las revoluciones solares que tan jaleosas son de hacer.

Y así nos despedimos.

***

El resto… Bueno, ya lo sabéis. Que podéis seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube.

Os recuerdo que tenéis todavía hasta el 20 de enero para la oferta de lanzamiento de la MásterClass de Júpiter en Piscis esa tan chula que ha adquirido mogollón de peña y que están encantados y encantadas porque quedó pero que mega, mega, mega chachis. Casi tres horas de material valiosísimo e imperdible.

Gracias desde ya a todos y todas las que lo habéis adquirido —y a los que me habéis dado tan buenísimos feedbacks en abierto o en privado. O sea, muchas dankeschön.

Cualquier cosa me escribís a info@mochilastrologica.com

Además, y también como siempre, podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito, recién salido del horno. 

Ya me despido. Se os quiere, se os abraza, se os agradece el que estéis del otro lado. Nos vemos prontito por acá y por allá.

Desde Neukölln,

Emilio

Imagen de TeeFarm en Pixabay

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes