Primavera en Berlín y Lunas Llenas sobre Tempelhofer Feld

Boletín Astrológico: del 16 al 22 de mayo 2022


Eclipse, sí, pero también el ingreso del Sol

en Géminis, su conjunción a Mercurio

y el regreso de este al signo de Tauro.

Anoche teníamos en Berlín una de esas tardes hermosas, con claridad ya casi hasta las tantas, un cielo despejado y temperaturas de rechupete. Son estas ocasiones las que, en mi opinión, hacen de la ciudad un lugar único y justifican la espera dolorosa y el sufrimiento que conllevan unos unos inviernos tan largos y desagradables. Sobre todo para almas mediterráneas como la mía. .

En mi barrio, en Neukölln, habían organizado un escenario en la Reuterstrasse, justo delante del mítico local de jazz, Sandmann y tuvimos música en directo toda la tarde y parte de la noche. Jazz, blues, pero también mucho cachondeo balcánico, zapatilla, palmadas contra los muslos, aullidos subsahariano.

A la vuelta a casa la Luna acaparaba todo el cielo. Estaba casi llena y a puntito de eclipse.

En realidad no terminará de llenarse, o de perfeccionar la oposición con el Sol hasta mañana en la madrugada del lunes, dando ya por oficial la fecha y el grado del eclipse y de la lunación o plenilunio, plenilunio. Esa ya es, sin lugar a dudas, una de las novedades de la semana.

De hecho, seguro que has notado que se habla mucho del eclipse (de este, de todos en general). Yo mismo he andado de mensajería descontrolada con amigos y amigas y con consultas: opiniones sobre la lunación, posibles efectos, relevancia o dramatismo exagerado, desbordamiento de emociones.

Al final, la respuesta, como siempre, sólo la tiene tu carta. Quiero decir: de nada te ayuda ampararte en una lista interminable de posibles efectos del eclipse si no eres capaz de desarrollar cierto pensamiento crítico o, como mínimo, ser capaz de discernir entre aquello que te dicen que puede sucederte y lo que realmente te sucede.

Tu carta va a tener siempre la última palabra (o si me apuras, tú y tu actitud ante tu carta SON la última palabra) y sobre todo y que te quede clarísimo: ni todos ni todas estamos llamados a la crisis por cada tropezón que se produzca en el cielo. Más que probablemente habrá millones de individuos pasándoselo de escándalo este finde y los que vienen.

Otra cosa, y esto sí me parece interesante, es que seas capaz de percibir que a tu alrededor hay cierto ajetreo, montañas rusas anímicas, una mala noticia o alguien que está por salirse del pellejo. Una Luna Llena implica eso: una Bola Redonda de Queso que se muestra en su máxima plenitud allá arriba y que por tanto saca su manifestación al máximo.

Y claro, la Luna son, entre otras cosas, las emociones. También el instinto de supervivencia. También la manera de nutrirnos, buscar refugio, sentirnos seguros. Rige reacciones bien primitivas y que, a menudo sabias, pero también un poco fuera de nuestro control. Vamos, que puede coincidir que con un plenilunio te encuentres a peña un poco ida de la olla y a lobos y lobas con ganas de aullar.

Es más, tenemos justamente a una Luna en Escorpio, donde, de acuerdo con la Astrología Clásica, nuestro satélite encuentra su caída: o sea, a esta Luna y a los nativos con esta configuración les va a tocar atravesar en sus vidas situaciones donde lo representado por esta en su carta tropiece, se hiera, se caiga (haciendo uso de la expresión). Por eso esta Luna a veces simboliza problemas en el núcleo familiar (normalmente un arquetipo femenino, maternidad, lo material) e incluyen asuntos de muerte, procesos de luto o pérdidas (recuerda que Escorpio es el domicilio de Marte).

Si a eso le añades que encima, en este caso, la Luna tiene a los Nodos lunares cerca, que son esos puntos donde se manifiesta el eclipse, pues el combo ya se multiplica: Emociones (Luna) + Escorpio (caída, dolor) + Nodo Sur (infección, oscuridad, pérdida) = te dejo que resuelvas solo o sola la ecuación.

Una amiga me preguntaba ayer si el eclipse podría justificar un estado anímico depresivo. La verdad es que el eclipse como tal, y al ser lunar, implica un remolino de emociones. Punto. Pero no tienen que significar automáticamente tristeza y melancolía. Lo que pasa es que el Nodo Sur no es precisamente la alegría de la huerta. Y además, para este eclipse, Saturno cuadra con mucha inquina tanto al Sol como a la Luna y eso sí puede causar depresión.

¿Problemas con el estómago? Sí, la Luna es lo que comemos. ¿Alguna noticia que implique a una madre o la familia? Por supuesto, de eso va la Luna. ¿Buen momento para soltar una emoción o desprendernos de un hábito? Sí, ¿por qué no? La Luna implica repeticiones, está muy implicada con el cuerpo y con nuestros actos diarios y cíclicos… así que lo mismo te interesa para eso.

Ojo que también hay aspectos interesantes en el eclipse: el último contacto lunar fue un trígono a Marte y a Neptuno en Piscis. Bichitos, resfriados, enfriamientos. Trabajo artístico que pesa. Trabajo espiritual. Un montón de dudas, melancolía, sueños extraños. Borracheras. Entre la indecisión y la utopía. Todo eso se ha estado moviendo en esta semana que despedimos: o sea, ya venimos de cierto cuestionamiento vital, bajoncillo, cuestiones vocacionales, sacrificios e intuiciones.

Lo bueno es que tanta agua en el cielo ayuda mucho a sanar, a fin de cuentas es el elemento más terapéutico. Te enfermas, sí, pero es apenas una limpieza. Te sientes derrotado o llorona, sí, pero es una manera eficaz de poner otra vez tu motor en forma. Es más, algunos de tus asuntos que andan en stand by van a recibir un empujón en una semana o en un mes a lo sumo. O se va a terminar de diluir y ya dejará de darte el coñazo. Aguanta ahí pues.

¿El grado del eclipse? El 25 de Escorpio. Y obvio que puedes echarle un vistazo al resto de puntos fijos en la carta, o sea, el grado 25 de Tauro, Leo y Acuario.

Eso con respecto al eclipse…

Pero por supuesto hay más meneo en la semana. Atento, atenta. Me interesa por ejemplo la conjunción de Marte y Neptuno del miércoles 18. Se juntan muy cerquita de un punto en trígono al eclipse, casi en el grado 25 de Piscis. Cuidado porque este aspecto por un lado habla de sensualidad, acciones románticas, místicas, artísticas… o sea, muy guay. Pero por otro lado puede inducirte al sacrificio atontado por los demás o una búsqueda muy poco honesta de situaciones que te ponen de salvador o salvadora del resto. Aparte, cuidado con accidentes que impliquen agua o plásticos.

Además, y a favor de la conjunción, me parece un día idóneo para grabar un corto, pegarte un viaje de setas a lo Pony Bravo, hacerte una lectura astrológica o taromántica, nadar sin ahogarte o perfeccionar tu nueva coreografía de baile.

Jueves 19. Sol en trígono a Plutón, de Tauro a Capri. Ojo, este aspecto también estaba presente en el eclipse. Transformación, personas de poder, aumento de notoriedad, ambición y enfoque. No está mal un poquito de tierra para equilibrar el melodrama: la combinación de agua y tierra conectan emoción y materia, y así surge las obras artísticas o la casa bella y decorada o ese almuerzo o reunión de empresa que acepta lo que propones, etecé, etecé. Buen aspecto.

Luego el viernes 20 se produce un sextil entre Mercurio retrógrado en Géminis y Júpiter en Aries (por cierto, ya leíste mi especial de Júpiter en el Carnero).

A ver… un par de aclaraciones con respecto a este sextil. Uno: Mercurio anda retro y, aunque no sea ningún dramón, siempre se presta a putaditas. Dos: Mercurio está fuerte, cierto, ya que se encuentra domiciliado y Júpiter tampoco anda tan mal. El problema es que no se llevan muy bien… Como que entre los dos quieren abarcar demasiado y se pierden un poquito entre el detalle, las opciones, la duda, la frivolidad y confianza.

No te digo que no puedas usar el sextil: of course. Lo mismo te da un montón de fuerza para asuntos comunicativos, de papeleo, transacciones y todo eso. Cosas que ya tuvieras en tu To Do List. Asuntos pendientes acumulados del pasado. Entonces sí. Pero con cuidado, que Mercurio puede meter la patita y con esto de que Júpiter ensancha, lo mismo se convierte en patón.

Aparte, los temas mercuriales, con su movimiento, dudas, desplazamientos y despistes ganará un montón de potencia a partir de este sextil. ¿Por qué? Pues toma nota.

El sábado 21 ingresa el Sol en el complejísimo Géminis (felicidades, felicidades y sí, lo sé, un signo muy cachondo, un signo que es lo más, pero muy complejo) y en seguida se le junta este Mercurio en Géminis. La Luna justo casi anda de cuarto lunar por Piscis, así que que no te extrañe que se pierdan cosas, se produzcan percances en los viajes, en las comunicaciones, algún malentendido, una noticia que de entrada parece buena pero resulta ser una trola. El cielo va a andar un poco confundido…

¿No puede haber inspiración?, podrías preguntarte. Y yo te digo: Sí. Todo lo que se te ocurra estos días lo anotas: seguro que hay ideas brillantes, no me cabe duda. Pero déjalas reposar. Y luego ya haces la criba y decides con qué te quedas, a quién contactas o a qué viaje o curso o fiestón con los colegas te sumas. Pero relaja la raja y sobre todo baja la velocidad de el ordenador de ahí arriba.

Acabaremos la semana el domingo 22 con prometedor sextil entre Marte en Piscis y Plutón en Capricornio. Aparte con buena recepción. Nada como un buen apoyo para la voluntad, para el curro, para el sexo tántrico con tus superiores y así conseguir ese aumento. Como Marte manda sobre Júpiter en Aries, va a ver un incremento de energía y ganitas de comerte el mundo conforme la semana avance y esto sobre todo si tienes una carta muy marcial.

Además, resulta muy interesante observar, estudiar y aprovechar este viajecito marcial porque y apurar esa lluvia de energía dispersa pero capaz de encauzarse, porque en un rato, cuando entre Marte en Aries nos va a cambiar un montón la película. Para bien, en mi opinión: ¿pero por qué no estrenarla con los deberes hechos del paso de Marte por los Peces?

Como siempre va a depender de tu carta. Pero con un poquito de organización en tu agenda, el ingreso de Marte en Aries y su conjunción con Júpiter te pueden poner en modo emprendedor, aventurera, explorador, Dora la Exploradora o lo que te dé la gana. Muy buen tránsito.

***

El resto lo sabes, de tanto que me repito. Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube. (por fa, no me da tiempo a responderos a todos los privados por FB y IG. Si son dudas, hazlas en abierto, ¡que así aprendemos todos y todas!). Repito: dudas en abierto y el resto de consultas por email. REPITO: consultas importantes y demás a info@mochilastrologica.com.

¿Qué más? El Manual de Astrología está ya listo, listo. Pero te va a tocar esperar un momento. En cualquier caso, ándate pendiente de las redes porque llegan todavía más novedades a la Mochila. ¡Y son muy gamberras y campeonas!

Además, y también como siempre, puedes suscribirte suscribiros colocando tu correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así te llegan directamente a la bandeja, cada dominguito (o cada lunes, o sábado), recién salido del horno como este que estás leyendo y que quedó de rechupete. Además del Boletín, los correos vienen con detalles golosos sólo para quien se apunte. Así que ya te puedes aplicar el cuento.

Me voy al parque, que brilla el solete. Te leo abajo.

Gracias, gracias, ahoi, ahoi.

Emilio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.