Haciendo sopita y contrarrestando toda la mandanga capricorniana.

Boletín Astrológico: del 24 al 30 de enero 2022


Me comentaban los colegas y las consultas que qué narices con esta semana, que a cuento de qué tanto estrés, ganas de quemarlo todo, pajas mentales y sinsabores. Y yo les decía que a cuento del cosmos, que es muy memorioso, y de la sal derramada sobre las heridas aún abiertas de la cuadratura entre Saturno y Urano.

Esto es: durante este 2022 ambos planetas se alejan de la tensión pero, en este alejarse, seguirán apareciendo repuntes, minipiquitos, pinceladitas con gusto agridulce y cierto punto déja vu. Y como tuvimos una Luna Llena, plenilunio, plenilunio que reincidía en la cuadratura del grado 10, pues apretón de tuercas al canto, dificultades parecidas a las de noviembre del 2021, etcétera. Tened además en cuenta que con dos planetas personales en modo retro en el cielo, la sensación de no avanzar o de que las cosas se tuercen en determinadas áreas y no salen como queremos, pues se incrementa. Yo a título personal he de decir que en el cole hemos tenido una semana un tanto diabólica, los adolescentes revolucionados, histeria entre ellos, ataques de llanto y que se entrevistó y contrató a una muchacha con un fuerte perfil geminiano —conversamos mucho sobre literatura, chapurreaba varios idiomas, tenía otro trabajo, vino en bici e hizo un par de juegos de palabras divertidísimos— y yo ya me cuestiono cuánto tiempo aguantará un contrato firmado bajo este cielo aún retorcido. (Si dimite o surgen contratiempos pronto, os lo cotillearé, seguro).

Intentemos, en cualquier caso, concentrarnos en esta semana.

Lo hacemos ya el lunes 24 con el ingreso de Marte en Capricornio, un Marte que nos encanta y que va a aguantar exaltado hasta el 6 de marzo (apenas unos días después de la bellísima Luna Nueva en Piscis, novilunio, novilunio que tendremos entonces).

Chicos y chicas, ya os he repetido una buena docena de veces lo VERY IMPORTANT que sigue siendo la casa de Capri durante todo este mes y un poquito del que viene. Esto no es porque a mi me de la gana sino por la poderosa concentración de planetas, tres de ellos personales: me refiero a que además de Marte, Venus anda por Capri y Mercurio está ya por regresar. No es poca cosa, querides, que los planetas personales son los que marcan nuestros asuntos del día a día, esa cotidianidad que tanto pasamos por alto y que sin embargo constituyen nuestra vida.

Recordad que Capricornio es el signo donde se domicilia Saturno —leyes, responsabilidad, frío y viejos— y donde se exalta Marte —el curro duro, la competitividad, el emprendimiento y el folleteo. Así que haciendo malabares con ambos arquetipo os podéis imaginar la potencia de este mes para la casa que nos ocupen y más aún cuando ya los planetas se pongan directos. Más no puedo añadir.

Fijaos además que ya tenemos al Sol por Acuario y eso implica que las fases lunares reinciden en la zona fija del horóscopo: Tauro, Leo y Escorpio también, y que esto puede seguir haciendo escocer las heridas.

Sin embargo, hay un pequeño gran detalles que suaviza las cosas: ¿sabéis a qué planeta me refiero? ¡Coooooooorrrrerectoooo! Júpiter anda ya a todo gas en Piscis —por el grado 5, para ser exactos— y esto ya, de manera automática, protege y amansa con un trígono a la Luna en Escorpio y exalta y llena de generosidad y ronroneo a la Luna por Tauro.

Así, el cuarto menguante de la semana —Luna en Escorpio, Sol en Acuario— del martes 25 trae más entendimiento que de costumbre, una justicia más empática, un guerrerismo que no duele tanto ni guarda tanta necesidad de rencor. Grado 5, repito.

Más cosas: el miércoles 26 Mercurio regresa a Capricornio. ¿Veis? Ya tenemos a la casa ocupada por Capricornio super activa, revisando cosas, dudando, emprendiendo, comunicándose, combinando… y todo bajo un objetivo práctico, económico, que rinda, que se ajuste a un plan, que pueda prologarse a lo largo del tiempo. No está mal, ¿no?

Sigo, que la cosa se pone guasona.

El sábado 29 el Mercurio retro se junta —se vuelve a juntar a fin de cuentas— a Plutón en Capri y en el grado 26, casi 27. No es que sea un jaleo muy importante, pero por allí fue por dónde Venus también bailaba la conga antes de retrogradar y podríamos entonces remontarnos a aquello que viviéramos a finales de diciembre del año pasado.

Buen momento de terapia, da hacerte un coaching astrológico —ah, no que yo ya estoy con la agenda llena hasta febrero, jo jo—, de analizar tus relaciones, mirar con lupa tus mini envidias e incluso animarte a hacerle un striptease a tu vecino o vecina… Ya que nos ponemos, ¿no?

Si Mercurio es la mente y Plutón las obsesiones, pues también podéis seguir hilando significados y posibles manifestaciones. Evidentemente todo esto se dará en el escenario donde tengáis a ambos planetas —sí, claro, la casa de Capri.

Muchos autores le otorgan a Plutón en Capri ciertas connotaciones capitalistas, a lo multinacional, peces gordos, bancos, jefazos y jefazas. Lo digo porque pueden también moverse asuntos de poder o de profesión o ganas de darle un giro de 180 grados a nuestro currículum o a una campaña de venta. Aprovechadlo.

De todas formas, repito que puede tener connotaciones parejiles —por lo que os he comentado de Venus y en especial para Ascendentes en Sagi o en Piscis.

Encima, para rematar la faena, el sábado 29 ¡Venus despierta!. Fijaos lo que os digo, que no es poca cosa: uno, que Venus despierta, ok, sí, vale, de acuerdo, grado 10 y en trígono a Urano —citas de Tindr, Grindr, cybersex con tu profe y a la mierda la diferencia de edad— pero es que además la Luna también ingresa en Capri.

Recordad que la Luna es activadora, mochileris: la que le da al botoncito de Play. Así que el finde puede ser un buen momento para hacer un análisis de esa casa Capri, de lo que se nos mueve, de lo que queremos plantar o emprender, o lo que toquem à la Capricorn. O sea, ocasión ideal para aprender de tus tránsitos y tus ciclos. No os quejaréis.

Nos despedimos, eso sí, con la cuadratura entre el Sol y Urano desde Acuario a Tauro —y siempre, siempre, siempre por el grado 10 (lo siento, aún seguirán unos pocos de fogonazos pero recordad que Júpiter protege y amortigua)— que se producirá el domingo 30.

Padres majaretas, corazones débiles y desbocados, las varices explotando y famosetes y famosetas que tienen un arrebato. Como Urano acostumbra a dar noticias de improvisto, podríamos hablar de maternidades repentinas, premios que desestabilizan y nos pillan por sorpresa o hasta una lotería o una tómbola que ahoga.

Y hasta aquí puedo leer…

***

El resto lo sabéis, de tanto que me repito. Que podéis seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube.

Os recuerdo que podéis seguir adquiriendo esa megaespectaculeiter, super práctica y chachimaravillosa MásterClass de Júpiter en Piscis Eso sí, ya se acabó la oferta. Pero vuestro tiempo tuvísteis.

De nuevo dar las gracias a todos y a todas las que la adquirieron: es que quedó tan chula que habría sido una pena que sólo unos pocos pudiéramos disfrutarla. De nuevo, gracias, gracias, porque así puedo seguir yo también dándole duro a este arte del cosmos.

Por cierto que id preparando ya un huequito los martes de febrero porque regresamos con los talleres. Regresamos con un taller muy, muy, muy, muy básico— de esos que ya he dado unas pocas de veces— y todavía aún más básico. Me lo estáis pidiendo muchos y muchas —algo así como un Astrología para dummies— y me hace mucha ilusión desmenuzar aún más este lenguaje para que os llegue de la manera más fácil, práctica y por supuesto divertida. Pronto os informo.

Cualquier cosa, por supuesto, me escribís a info@mochilastrologica.com (voy a dejar ya de atender tantos mensajes por FB e IG, no doy a basto, porfi).

Además, y también como siempre, podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito, recién salido del horno como este que estáis leyendo y que quedó de rechupete. 

Ya me despido. Se os quiere, se os abraza, se os agradece el que estéis del otro lado. Nos vemos prontito por acá y por allá.

Desde Neukölln y loquito por agarrar vacaciones (pronto las tendremos en la escuela),

Emilio

Imagen de congerdesign en Pixabay

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.