Hoy me toca redactar el Boletín desde un vagón de tren y lo hago casi en una situación de lujo: quiero decir, agarré sitio con mesita junto a la ventana, metí la mochila en el compartimento de arriba y hasta el wifi parece funcionar.

Ya comenté en otros boletines que Alemania ofrece durante los tres meses de verano la posibilidad de viajar por el país en tren y por sólo 9 euros cada mes. Sí, regalado, lo sé. Pero ojo que viene con sus particularidades y letra pequeña: el ticket sólo te vale para los trenes regionales, de corta distancia y/o poca velocidad. Añádele los habituales retrasos. Y sobre todo las masas de gente que están disfrutando de la oferta. ¿Conclusión? Viajes lentos, con cambios de itinerarios casi obligatorios y sobre todo —sobre todo— unos vagones hacinados de gente donde no hay sitio ni en el suelo para sentarse y a veces directamente has de esperar al siguiente tren porque que no se cabe.

Toda una aventura mochilera: o sea, que yo encantado. Y más encantado todavía con este trayecto en concreto: me siento casi en con tratamiento cinco estrellas.

Redacto estos párrafos, ademas de con un montón de paisaje verde a ambos lados, justo el día que se perfecciona otra de las importantes tensiones del mes: la cuadratura entre Marte y Saturno, de Tauro a Acuario. Como todo eso se produce bajo el marco de un cuarto lunar —y de hecho, casi en plan sandwich con la próxima luna llena, pues lo mismo y en función siempre de tu carta puedes haber tenido unos días un poco irascibles, voluble, poco sociables, con cambios de planes a veces no tan deseados e incluso obsesión o cabezonería (ya sabes, los signos fijos). Ese algo que se nos quita, que nos obliga, que nos ofusca.

Ojo, que también hay un aspecto maravilloso este domingo entre Venus y Neptuno, de Cáncer a Piscis: el de las invitaciones, las armonías tribales, el entendimiento poético y la estética artística. Vamos, que por un lado podemos andar muy de mala leche; pero por otro —siempre en función de cada carta— puede flotar el cariño, la buena fe y la sensibilidad creativa en el ambiente.

Hablando de sensibilidad y de cariño, el que he estado recibiendo de algunos lectores y lectoras, de esa tribu mochilera que sigue creciendo. Luego te cuelgo un par de piropos y recomendaciones que me han llegando esta semana. Pero ahora pasemos a repasar los próximos siete días.

No me parece un periodo super chachipirulístico porque parece que el cielo reincide —también cabezón— en los desafíos, chispazos, electrocircuitos e incendios metafóricos y no tan metafóricos. O sea, que es más de lo mismo. Pero como siempre también nos trae asideros, un fantástico Mercurio domiciliado, y un Marte que se aleja de la bronca. Que Marte se aleje de la bronca suaviza la tensión mucho: esto no implica que después de la Luna Llena de esta semana, no podamos tropezar la semana que viene con la misma piedra o una similar. De hecho, sería lo probable si uno analiza el propio plenilunio, plenilunio.

Pero bueno, al ser un aspecto alejado —o sea, que entre los planetas ya hay más grados, más hueco para que el aire circule— y como además Marte, dentro de lo regular que anda, parece tener apoyo de los transpersonales —y sobre todo y en concreto de Neptuno en Piscis— pues lo dicho: más movilidad, más fácil, menos agobio o, como a mi me pasa hoy, otra vez en tren y posiblemente con retrasos y lo que toque, pero sentado, junto a la ventana y feliz de pronto entre lo que me parecen super privilegios.

A ver. Aspectos.

Martes 8. Oposición de Venus en Cáncer con Plutón en Capricornio. Sobre grado 27. Que si obsesiones, toxicidad relacionándonos, seducción manipuladora, una fiesta que deriva en orgía o en sacrificio con hoguera. Un círculo de mujeres que conspira para desbancar a un jefe o patriarca. Enfermedades venéreas. Búsqueda compulsiva del placer y lo hedonista.

Total, esto son posibles lecturas generales de esta oposición. Vista en cielo justo en ese momento sí puede traer algún drama hogareño o femenino, una amiga, hermana, madre, tía que nos llama en situación de crisis. Una noticia poco agradable en los medios: una venganza, una injusticia. Marte anda un pelín involucrado y eso no nos gusta.

De todas formas, que sepas que Plutón lleva por ese grado tela también y que seguirá activando esa zona —con sus obsesiones y tejemanejes— todo el año. ¿Afectados, afectadas? Pues está claro. Si eres de Aries, Libra, Cáncer y Capri y cumples muy a final de tu signo, de los últimos o últimas, pues tienes el boleto ganador.

Planetas personales por la zona o los cuatro ejes también me valen.

Al loro ahora, que vamos al jueves 11 porque aquí ya se pone la cosa interesante. Para empezar, la Luna ya ha ingresado en Acuario y va camino de la Luna Llena —o sea, a este apretar de dientes, obligaciones, frustración e incluso tristeza desesperada de la zona fija—. Eso por un lado.

Pero además se producen estos cambios.

El Sol se cuadra a Urano, de Leo a Tauro. Esta tensión se da desde hace ya unos años, desde que Urano ingresó en Tauro. Lo que pasa es que ahora afecta a otros nativos de Leo, a los que cumplen más sobre estas fechas.

Urano per se, en su mejor versión pues libera: rompe cadenas, despierta, se rebela, introduce originalidad e independencia y maneras de pensar diferentes. Pero si se le cruzan los cables —o en una versión menos amable— se vuelve cascarrabias, rupturista, super intolerante y caprichoso. Y porfa no me hables de evolución, o de consciencia o de vibración alta, que ese lenguaje pastoso no funciona en la Mochila.

Tú puedes tener un periodo uraniano super cojonudo e interesante y otro que se te vaya todo a la mierda de un rayo y te toque medio empezar de cero —piensa en el arcano XVI, La Maison Dieu— y dependerá de muchos factores —sobre todo de tu carta, y así mismo del cielo y de las propias ruedas de predicción de tu tema. Y vale que puedes poner de tu parte, pero ni por eso estás más evolucionado ni vibras más alto ni esas movidas. Que Urano te quita de un plumazo estos pastelitos del ego.

Entonces… y esto no es nuevo para los Leoninos o para cualquiera con planetas por la zona fija: entre los grados 18 o 25. Cambios de residencia, cambios de trabajo, cambios en lo que se considera la misión o la ilusión en la vida, cambios de vocación, cambios con respecto a la paternidad, los padres, los jefes, los premios, los honores, la salud, el corazón. Sí. Cambios. Y pueden ser bienvenidísimos por su originalidad y ese abrirte la cabeza a nuevos panoramas; o pueden ser un incendio, un divorcio, una empresa que te relocaliza a tomar viento, un padre que se separa y se siente más joven que tú y eso de alguna manera te irrita, te molesta. Piensa que el Sol tiene además que ver con mucho nuestro ego y también con la identidad o con parte de lo que nos da vida: y claro, con Urano ahí pinchándole habrá que meterle mano a hobbies, o tareas, o nuevas verdades.

Sigo: el mismo jueves ingresa Venus en Leo. Esto es muy guay —para los Leoncios, of course, pero también porque Júpiter anda todavía por Aries y los trígonos de fuego son cachondos, vitales, optimistas, aventureros, románticos, pasionales —y con Venus en Leo pues con más motivo. (Mírate mi vídeo del mes, que te va a completar mucho de lo que cuelgo aquí).

Finalmente, también ese día, Marte desde Tauro dibuja un sextil a Neptuno en Piscis —y como Marte ya te dije que anda regu, y Tauro se lleva muy bien con Piscis y Neptuno puede suavizar formas y gusta de empatizar, pues relaja mucho toda la cabezonería en el ambiente. Dejémoslo así: una posibilidad de ceder, de respirar, de conectar con el cuerpo, los sentidos, pero sin tanto obcecación y con más posibilidad de compartir y no con la autosuficiencia taurina, que es un signo amoroso, sí, pero muy autocentrado.

¿Has visto todos estos aspectos? Pues todos forman parte del plenilunio, plenilunio —Luna Llena en Acuario del viernes 12. Ya comenté en el vídeo del mes que esta Luna Llena está cuadrada de cojones y que no me parece muy linda.

¿Que si va a traer melodrama? Pues no más del que puedas tener, o sea que no pongas el grito en el cielo. Para mí implica algún tipo de sorpresa, obligación, frustración o corte que debiera materializarse —Luna Llena— y cuyos estreses, mini accidentes, quiebres o desafíos se harán patentes en la semana siguiente.

Digo esto porque la Lunación se produce en el grado 19, cuadrado a Urano y a los Nodos —que inflaman, encienden, pervierten, oscurecen, fascinan y actúan como desagüe— y porque en seguida, una vez se de la lunación, tendremos un par de aspectos más en el cielo que la afectan casi de manera automática.

El más importante —que no es lunar— es la oposición del domingo 14 entre el Sol y Saturno y en el grado 22, de Leo a Acuario. Responsabilidad, tristeza, una pena —Saturno— del corazón —Leo. Un ego fastidiado. Una inocencia perdida. Una ilusión que se transfigura y no nos trae noticias bellas. Un mundo que no es tan puro ni ideal como pensamos.

Hace poco —en el nuevo contenido que preparo para la Academia Cósmica de la Mochila— reflexionaba sobre lo mal que se lleva Saturno con los signos de fuego. No sólo por el tema de regencias: tiene también sentido por la naturaleza de Aries, Leo y Sagi. Son signos tan vitalistas e idealistas que casi rozan lo ingenuo. Y claro, Saturno les pega unos palos que ni te cuento.

Saturno es un corta rollo, está claro, y sí, vale, son las leyes, sabiduría a base de esfuerzo, aprendizajes, lo que tú quieras. Pero hay signos que están más preparados para su tránsito y otros que no, y esos son sobre todo —y en mi opinión— los de fuego.

Los nativos y nativas que cumplen en la fecha se enfrentan este año —hasta que vuelvan a cumplir— con al menos un desafío doloroso o simplemente una piedra en el zapato con la que acostumbrarse a caminar. Si ya tenéis unos añitos y cumplís por la fecha, lo mismo queréis echar la vista atrás y preguntaros que se pudo mover en vuestra vida hace unos 28 o 29 tacos. Quizá os ayude a entender y a navegar mejor el proceso.

Además, y aquí ya sí que terminamos, también el domingo Marte le hará un trígono a Plutón en Capri. Marte se lleva muy bien con Capri, así que de pronto el trígono puede ser cojonudo para currar duro o para pegarnos unos polvos medio tántricos de la hostia o una paliza de CrossFit tremebunda o una gran pateada montañera. Poco que añadirle. Simplemente decirte que nos alegramos de que Marte ya casi salga de Tauro. Eso sí, en Géminis también dará que hablar pero serán otro tipo de energías, de puertas que se abren y de otras que se entornan y a las que habrá que llamar.

***

Y ahora sí. Sabes que ando recogiendo recomendaciones y opiniones y ya hay personas que se están animando a colaborar. Tú también puedes participar. De hecho es tan fácil como hacer clic aquí y poner tu comentario en abierto.

Te dejo con algunas bondades del personales (las bondades son de Venus, por cierto, y de la Luna, así que mil gracias).

Todas me han emocionado, acá va una. Y luego tenemos por ejemplo esta joya:

“He tardado en escribir pq Mercurio seguro que estaba mal aspectado a Saturno (tiempo) pq no he encontrado ni 5 minutos en dos semanas… Qué por qué cuento esto? Porque gracias a Emilio y a su forma de explicar puedo encontrarle un sentido a todo… Y cómo lo he conseguido? Pues mira, sin darme cuenta… Los cursos con el Señor Mochila (como le llamamos en el grupo de alumnes y exalumnes, unes frikies del cosmos) son como cuando aprendes a leer, que oye de entrada es súper difícil y no hay forma de juntar esos símbolos tan raros, pero no sabes cómo un buen día te ves leyendo un cuento (con letra de palo) y un poquito más allá ya lees con letra seguida, y eso, que no eres consciente de como lo has conseguido, ya te acompaña toda la vida. Pues lo mismo, Emilio enseña, explica, pone ejemplos, lo hace todo fácil, ameno y divertido, crea comunidad entre les estudiantes, y consigue (con alguna súper técnica que tiene escondida) que entre risas y desvaríos varios, consigas ir uniendo los símbolos y puedas leer el cosmos. Estoy deseando que siga con sus cursos, que nos siga enseñando con su técnica mágica, porque quiero seguir aprendiendo hasta comprender todos los símbolos, poder juntarlos y poder comprender el mensaje del universo. Salud Emilio, Ahoi!”.

Y esta otra joya:

“Siempre me sacas una sonrisa cuando leo tu boletín. Gracias. Te pensé el sábado…no creo que recuerdes todas las lecturas que haces, pero me avisaste del cuidado y atención a los vecinos y vecindario para estos días…y bueno, la líe parda regando y dando amor a mis matitas del balcón. Mojé toda la terraza del vecino. Me sentí fatal, y mucho peor cuando me di cuenta que también había mojado a una clienta del salón de belleza de al ladito de casa…Vamos que se me fue la mano, aunque fue todo con mucho amor…te pensé y sonreí. Ni idea de la conjunción o tránsito…sólo te pensé. Gracias por tu luz y por la sonrisa. Abrazos.”

(en fin las gracias van de mi parte y los abrazos requete devueltos).

Recuerda que tienes ese Manual Astrológico de rechupete para descargártelo y que la tribu mochilera ya lo tiene para seguir aprendiendo, hubo quien lo imprimió, hubo quien lo compartió por aquí y por allá. En fin. Si todavía no te lo descargaste, si todavía no eres parte de la tribu, no sé a qué narices espera. Es muy fácil y sólo tienes que hacer clic acá.

***

El resto ya te lo sabes. Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube del que ya toca vídeo para agosto, que para eso estrenamos mes. Además, ya tenemos nuevo episodio del Mochicast.

Por cierto, esto también te lo sabes —o a veces no, jaja— por fa, no me da tiempo a responderos a todos los privados por FB y IG. Si son dudas, hazlas en abierto, ¡que así aprendemos todos y todas!).

Repito: dudas en abierto y para citas porfavor por email a info@mochilastrologica.com. ¡No me pidas cita a través de FB o IG porque no doy con el aluvión de mensajes, comentarios y demás!

***

Y ahora sí. Gracias. Dankeschön. Grazi. Merci. Спасибо большое!

Próxima estación, Múnich, y por supuesto un generoso Ahoi, ahoi.

Emilio

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes