A ver: lo cuento mucho mejor en la newsletter (esa que recibes gratuitamente si haces aquí y te suscribes) pero que te quede clarísimo que lo del 31 de diciembre, fin de año, nuevo año y toda la mandanga tiene todo el peso cultural/tradicional que te de la gana, pero de cósmico, poco.

Los años astrológicos se organizan de otra manera. Sabes que se estudian a partir de los ingresos del Sol en signos cardinales. De la misma manera que los meses astrológicos no se rigen por el calendario sino por las Lunas Nuevas, que es, por cierto, una manera bellísima de calibrarte, organizarte, sintonizarte con lo de arriba. No sólo con las Lunas y sus cuartos; también con tus novilunios, novilunio (o sea, tus revoluciones lunares) y el resto de la mandanga.

Pero bueno. Por otro lado, que estemos a final del 2022 no nos excluye de ese momentito entre melancólico y aventurero donde se repasa lo vivido y te adelantas a lo que está por venir. De hecho, el 2023 trae sus cosas lindas y sus cosas menos lindas. Esto también lo detallo un poco más en la newsletter. Pero bueno, ya que estás aquí, vamos con el análisis de la semana, ¿te parece?

Lo más interesante de estos próximos días serían los aspectos reincidentes de Mercurio retrógrado en Capricornio, el cambio de signo de Venus y la Luna Llena —plenilunio, plenilunio— en Cáncer.

Súmale esta especie de euforia propia que rodea el Nuevo Año —eso de equivocarte escribiendo 2022 en lugar de 2023– y hasta te podrá parecer que hemos pasado pantalla y que estamos en algo totalmente nuevo. De hecho: estamos en algo totalmente nuevo pero tiene que ver, sobre todo, con que la concentración planetaria se está relajando.

O, poniéndotelo más fácil: Saturno y Urano ya no van a dar tanto por culo. Ea.

Es más. Fíjate que todo este circo de Mercurio retro y esa Astrología de fotocopia no pararán de repetirte los peligros y las vueltas del pasado del aspecto. Pero curiosamente la semana tiene de todo menos de sensación de retroceso: a lo sumo, por la Lunita Cangrejera. El resto es todo tirar millas, desaflojar, seguir hacia adelante. 

¡Vamos ya! Lo hacemos el mismo lunes 2 —en mi caso ya, vuelta al trabajo— y el sextil entre Mercurio, el retro, sí, desde Capri y Neptuno en Piscis. Vas a ver que a lo largo de la semana Mercurio sólo hace repetir aspectos agradables. Y digo esto porque: una cosa es que se te escacharre el teléfono (lo cual puede pasar en cualquier otro momento y dependerá, que no te quepa duda, sobre todo y ante todo de tu carta) y otra es que recuperes, repitas, resuelvas conversaciones, temas, acuerdos, mensajería y contactos pendientes.

De todas formas, el sextil es muy suavito. Y volverá a repetirse una vez más cuando Mercurio despierte: intuición, meditación, guías espirituales, mensajería onírica. Una miradita de Tarot. Una charla con la terapeuta que libera. Un poquito de Arteterapia como hace mi amiga Sara. Lo que toque.

Martes 3. Atentos, plis, con el martes. En realidad por un pequeño detalle y es que la Luna andará por Géminis y se unirá a Marte (que sigue por ahí retro). Ya estamos con los últimos coletazos de este Marte —despierta en seguida— pero conviene andarse pendiente cuando la Luna lo toca.

Si seguimos mirando regentes, claro, la Luna contacta a Marte, ambos en Géminis y regidos por un Mercurio (que sí anda retro). Entonces sí que puede ser un día para andarse más al loro con las calamidades y bromas del planeta y su retrogradación.

Pero… ¿ves? Se trata de un día en concreto y con unos aspectos muy específicos.

De todas formas, si siguiéramos con lupa el curso de la Luna, descubriríamos que también dibuja aspectos muy lindos a otros planetas. Por ejemplo a Venus, recién ingresado en Acuario.

Como a nadie le amarga un Venus, pues está claro que cuando pase por el Aguador le endulzará la vida a los nativos y nativas de este signo (pero también tu casa ocupada por él).

Venus son las fiestas y los gustos y la seducción y tiene mucho que ver con lo femenino, con lo que nos agrada, con lo que nos hace sentirnos bien y en armonía. Recuerda que en algunas cartas Venus puede ser más fuerte que Júpiter (dependerá de la secta, de todo tu tema natal, lo de siempre).

En Acuario da gustos diferentes: que se salen de la norma (Acuario), formas geométricas, cierta angulosidad, ciencia ficción y libertad en las relaciones, pero también cabezonería y fidelidad. Que el signo es fijo: aunque sea en su enamoramiento de un concepto, una abstracción o lo que toque.

Hasta el 27 de enero para aprovecharlo y con un montón de subibajas pues lo van a zarandear por algunos lados.

Aparte el mismo miércoles 4 Venus le dibuja un sextil a Júpiter en Aries, una maravilla, pues ambos planetitas son los buenazos de la Astrología. En el grado 0, o sea, muy a principios de signo. Felices y bienaventurados quienes lo trinquen.

Acordáos de los pobres mientras os estéis pegando el festival.

Después de esta bonita figura del miércoles, tendremos otras muy cariñosas y que enmarcarán la Luna Llena o plenilunio, plenilunio.

Por ejemplo, el jueves 5 tenemos el trígono entre el Sol y Urano. De Capricornio a Tauro.

Lo mismo hablar de cariñoso con este aspecto es un poco ida de la olla. Pero es armónico, es original, es alternativo y da inventiva, independencia y como ganas de trabajar y de conseguir tus logros conectando posibilidades que hasta entonces no te habrían cruzado la mente.

A ver: se trata de un aspecto en dos casas concretas. Capricornio y Tauro y lo mismo te pasa sin pena ni gloria. Pero para quienes cumplen por la fecha promete un año donde la búsqueda vital, la identidad, las parejas, los honores y premios van a cobrar una perspectiva totalmente distinta.

Una especie de voluntad más risueña, intuitiva y telepática. Como un Rey de Espadas vestido con los trajes del Loco. 

Grado 15.

Y afectará a la familia, al clan, al hogar. Claro, se está montando el escenario para la Luna Llena o plenilunio, plenilunio. El viernes 6 y en el grado 16 se opondrán Lunita y Sol, desde Cáncer a Capricornio y con Urano como intermediario y de buen rollo con ambos.

O tu madre se vuelve vegana. O tu novio te enseña otro huerto. O te vas de viaje o de sauna. O tu jefe, tu padre, tu chico, tu hermano, tu vecino tienen un arrebato un poco marcial —de pronto, un cambio brusco, unas ganas locas de deporte o emprendimiento o cursillos— que merece ser dialogado.

Llegan noticias del pasado. Sí. De amigos o amigas de la infancia. De hermanos no sanguíneos. Propuestas. Invitaciones. Este día también habría que vigilar un poco los teléfonos móviles, lo que se escribe, lo que se chamusca. Porque podemos estar un poco más nerviosos y susceptibles, que para eso el Luna Llena y nos da por sentirnos lobos y lobas.

Además, hay más elementos lindos en el plenilunio, plenilunio que se irán materializando los días siguientes. Y van ambos relacionados con Mercurio…

Todo suma a lo que te he contado arriba. Para empezar, el sábado 7 se unen Mercurio y el Sol en el grado 17. Como Mercurio también son las mascotas, mira si tienes algo por la zona porque también podría estar relacionado con ellas.

Hay papeleo que se tramita. Esto que te decía de contactos, mensajería, acuerdos.

Además, el domingo 8, Mercurio reincide también con el trígono a Urano. No paro de decírtelo pero fíjate que todo este diciembre y enero —y este cambio de año y que si deseos y propósitos— está marcado de un fuerte empuje cardinal.

O sea: Capricornio es muy, muy, muy voluntarioso y muy de planearse a largo plazo, minimizar riesgos y todo eso. Tanto la Luna como Mercurio, por ser planetas del día a día, tienen mucho que ver con hábitos, costumbres, desplazamientos cortos y todo eso.

Por eso me parece muy buena época para darle una vuelta a tus costumbres, quitarte de fumar con acupuntura o hipnosis, empezar un hobby totalmente raro y alternativo o de pronto… apuntarte a mis talleres de Astrología, que siempre es hobby maravilloso, práctico, sano y super divertido.

En cualquier caso, buena semana para romper esquemas mentales o, como dicen en inglés, to Think outside the box. Y aplicarlo en tu agenda, en tu trabajo, en tu sostén vital, en tu organización de la familia y en tu filosofía de vida.

O sea: à la Capri total.

***

Más no me enrollo. Loquito por leer tus comentarios, tenerte en la tribu Astromochilera, verte en los talleres, consultas y demás y desearte feliz semana.

Ahoi, ahoi.

E.

Imagen de Alexa en Pixabay. Muy Urano en Tauro y sus aspectos a la lunación y a Mercurio, ¿no?

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes