Qué bonito estudiar el Cosmos y sus cambios. Y qué bonito —o al menos, a mí me lo parece— esta última semana y los ultimísimos —pero ultimísimos, ultimísimos, ultimísimos— coletazos de Júpiter en Piscis.

De hecho me puse a hacer repaso de las posibles bondades que me trajo el benéfico este año y no son pocas: un porrón de alumnos y alumnas, gente de fuera, amistades, un par de viajecitos, una tribu maravillosa en la Escuela que me apoya (los apoyos, los benefactores), una nueva sobrina con un stellium en los Peces (los hijos, el crecimiento), armonía familiar y el empuje y la confianza para arrancar el proyecto de la nueva Mochila Astrológica.

Sin ir más lejos estoy ultimando el finde después de un par de cenas y bailes y bachatas en compañías maravillosas (eso que te anunciaba cuando analizaba el estado del cielo, la pequeña confusión del cuarto lunar y el agradable paso de la Lunita a Libra).

Así que te animo también a que hagas una pequeña reflexión sobre este Júpiter que no volverá a esta posición hasta dentro de doce años. Yo en mis consultas he visto de todo y, por supuesto, no te tienes que creer esto ni mucho ni poco (por no hablar, que tu carta es la que manda y que si tu Júpiter no transita la mejor de las casas, o tu Júpiter no mola tanto o incluso si apenas eres una persona jupiteriana, pues lo mismo el tránsito pasó CASI sin pena ni gloria).

Y digo CASI porque creo que acostumbramos a dar un montón de cosas por sentadas y a quitarles importancia —vamos, que somos un taco de desagradecidos— y posiblemente esas cosas que andan por ahí amortiguando los golpes, protegiéndonos y haciéndonos la vida más fácil y cómoda sean en parte resultado de Júpiter.

Y bueno… Astrologías aparte: ¿no es el final de diciembre el típico momento de repasito de propósitos, meditación y toda la mandanga?

Sabes que, en realidad, desde un punto de vista astrológico, el año empieza con el ingreso del Sol en Aries (o sea, primavera, arriba; otoño, abajo). Ahora lo que tenemos es otro cambio de estación: o sea, el ingreso del Sol en Capricornio.

Pero, si bien es cierto que todo ingreso solar en signo cardinal ya es sinónimo de movimiento y avance —como una especie de pasar pantalla, nueva temporada de Neflix, otro escenario, otras movidas— te aseguro que esta vez es mucho más potente y como que el “año nuevo, vida nueva” pareciera mucho más evidente.

¿Y esto a qué se debe? Pues te lo detallé y bastante bien en el vídeo del mes. Pero, tranqui, que en este Boletín también te lo explico un poco. Tenemos:

1. Ingreso de Júpiter en Aries. (Reingreso, para ser más exactos). Signo cardinalísimo y el que marca el inicio del año astrológico, ¿recuerdas?

2. Tenemos el Sol que ingresa en Capricornio. (Otro signo cardinal).

3. Finalmente tenemos una Luna Nueva seguidísima, en Capricornio, of course. Y toda cuadradísima a este Júpiter.

Si los ingresos solares son importantes para determinar el trimestre (y las Lunas Nuevas los on para descifrar los próximos 30 días), resulta que nos topamos con una figura requete cardinal, emprendedora, a tope Vicentín, con ganas del gran salto, viajera, abierta, mandona y necesitada de un super gran salto.

¿Te suena? Y todo en un período super rapido, o sea, acumulado en una semana pero con efectos más largos, claro, y en una zona muy concreta que serían los primeros grados de Capricornio y de Aries —y, por rebote, los de Cáncer y de Libra.

No es tontería si piensas que ya, por esa zona y en el grado 3 de Aries, a principios de veranos, se produjo la conjunción bianual entre Marte y Júpiter: ambos en Aries, secos, independientes, fogosos, un pelín bélicos. O sea, que para muchos y muchas habrá cierta sensación de deja vu… y si te sirve de ayuda y timón puedes leer este artículo.

Pero vamos con la semana, ¿te parece? La vemos con detalle.

Te voy a pedir que me acompañes hasta el martes 20. Ese es el día en que Júpiter ingresa en Aries. Ojo, que Júpiter protege —incluso en mal estado cósmico… aunque algunos Júpiter en Capricornio pareciera que podrían tener problemas con lo económico o la justicia…

Pero no me despisto: a lo que voy es que Júpiter en Aries viene para quedarse unos meses y lo que hará será proteger, afortunar, agrandar, llenar de fe, hincharte el ego (de buena manera, esperemos) y permitir que tu casa con el signo del Carnero se tire al barro a hacer lo que más le guste: o sea, hacer lo que le da la gana. 

Te aviso que es un tránsito rápidito, o sea, que en cuestión de medio año —en lugar de los doce meses habituales— ingresará en tu casa de Tauro. De todas formas, hay que hacerle justicia a este Júpiter en Aries y recordarte que también en verano andó por ahí. Así que EN TOTAL tendrá un tránsito de alrededor de diez meses. 

Como siempre: úsalo. Tiene este Júpiter un puntito muy independiente y aventurero, te puedes imaginar. También un poco camorrista o bélico. Eso también es cierto.

Obvia decir que los signos de fuegoAries, Leo y, por supuesto, Sagitario— y todos los planetas que tengas en la zona se beneficiarán de este paseo. O te da por viajar, o te llega dinerito, o te salen amigos y amigas preciosos, o te nace un crío. Y encima das este giro en favor de tus propios deseos y emprendimientos.

Lo iremos viendo. En especial cuando lleguemos a marzo, donde dejará una impronta muy fuerte entre aquellos nativos y nativas que cumplan por la fecha.

Más cosas.

El miércoles 21 tenemos nueva estación y nuevo Sol brillando. O sea: Sol en Capricornio. Felicidades, bellos y bellas cabras montesas porque empieza vuestra temporada y no empieza nada mal.

Toma nota. Saturno, vuestro regente, está fuerte en Acuario y ya fuera de los jaleos de la cuadratura de Urano. Encima, tenéis a Venus por la zona —que a nadie le amarga un Venus.

Y para colmo…

Para colmo empieza la temporada ¡con una cuadratura entre el Sol y el recién ingresado Júpiter en Aries! A ver: teóricamente Júpiter y Capri se llevan regular. Pero también es cierto que el Sol se lleva divino con Aries.

Total, en resumen y para no liarte, la cuadratura es buena. Es buenísima para que el signo de Capri le pierda un poquito de miedo a la fe y a lo no tangible, se aloque un poquito, confíe más en su intuición y se atreva a arriesgarse y improvisar sin dejarlo todo tan atado.

Va a poder currar mucho y bien, como le gusta, pero con un soplo de vida (Aries es muy vital y superviviente) que le va a encantar. Así que felicidades a quienes andéis por ahí.

Ojo, de todas formas, quiero avisar que el día del ingreso del Sol tendremos otro contacto Luna/Marte que son un poco peliagudos: despistes, mujeres, trifulcas, justicia. Una caída haciendo deporte. Una abogada que aparece en la tele. Una mujer de corte marcial que tiene un problemita.

Pero bueno, esto espero que ya te lo sabes, porque lo he estado explicando en las newsletter (que espero que estés en la tribu). Tan fácil como hacer clic aquí.

Sigo. Jueves 22 tendremos un trígono maravilloso entre Venus y Urano, de Capricornio a Tauro. Este trígono ya se está sintiendo desde que te pongo estas letras. (y sobre todo al paso de la Luna en Libra / regida por Venus, claro).

Relaciones libres, agradables, con cierto toque de compromiso (cosas de Capricornio) pero al mismo tiempo alternativas, cibernáuticas, disfrutonas y de estos clics raros que de pronto se producen entre personas sin venir a cuento. Como una fiesta donde la gente, sin apenas conocerse, hace tremendas migas y se lo pasan bomba.

El viernes 23 tendremos el novilunio, novilunio. Luna Nueva, querides, y en el grado 1. Como muy loca o potente para quienes cumpláis por la fecha.

En la semana colgaré la carta pero es una combinación del mogollón Capricornio (o sea, Luna, Sol, Mercurio y Venus) y la cuadratura de Júpiter en Aries. ¿Alguien dijo emprendimiento, gastos, fiestas, lujo, viajes, padres, jefes, viejitos? O sea. La Lunación esta.

También habrá ganas de compartir. De cuidar (los contactos entre la Luna y Júpiter siempre son de agradecer). De experimentar la vidaSol/Luna— con cierto optimismo y jovialidad. Por supuesto, recuerda que Aries es un poco bruto, gritón y peleón. Pero de verdad que es buenísima lunación.

Grado 1. Puedes buscarlo también en Aries, Cáncer y Libra. Y mirar, por supuesto, con lupa, tu casa Capri.

Nos despediremos con la figura del sábado 24, o sea, la de la Nochebuena o Noche de Navidad o Xmas Eve o der Heiligabend (al menos, por estos lares). También un aspecto agradable. Suave. Pero no nos viene mal.

Toma nota. Un Mercurio en trígono a Neptuno desde Capricornio a Piscis. Un poquito místico, un poquito etílico, un poquito mediumníco. Ideal para cantar con los cuñados, sacar tu cajita de drogas, ponerte un poco flamenco con la copa de vino, echar una tirada de cartas entre los villancicos y creerte —porque Neptuno va de creerse, de montarse una película, sobre todo al combinarse con Mercurio— de que un mundo mejor, más respetuoso, donde el amor prevalece y todas esas vainas… es posible.

Ay, Neptuno, Neptuno. Habrá sensibilidad en el ambiente. Un poquito de nostalgia. Y por supuesto ganas de pasársela bien hasta con el vecino. Que Neptuno para eso es muy colectivo y le encantan unas burbujas de champán.

Y hasta aquí, en medio de todo estas fechas locas, puedo leer.

***

El resto, lo mismo lo sabes o no. 

Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube

De hecho, te habrás preguntado qué narices es esto de que el Astroboletín ande en abierto: pues nada, hasta finales de año, y a modo lúdico, vas a tener estos informes crujientitos y sabrosos disponibles todo el rato. Es una manera de acercarme a aquellos y a aquellas que todavía no forman parte de la tribu, que aún dudan en suscribirse y un abreboca para todo lo que nos aguarda el año que viene que llega con curvas, más formaciones y un montón de material maravilloso. Unirte a la lista es tan sencillo como hacer clic acá. Luego te llega un correo mío, lo confirmas y además te descargas un Manual de Astrología de casi 50 páginas. Mega lindo. Y además recibes cada semana mis emails con consejos prácticos y astrológicos y, por supuesto, los Astroboletines.

***

Y ahora sí. Gracias. Dankeschön. Grazi. Merci. Спасибо большое! Felices fiestas y toda la mandanga. 

Emilio  

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes