Si la semana pasada te escribía desde lo que casi me resultaba un vagón de lujo, esta vez lo hago desde la mesa de mi cocina con un poco de jazz de fondo y un montonazo de luz volcándose desde la ventana.

Y es que Berlín puede resultar muy, muy bello en verano siempre que haga buen tiempo. Y claro, con esto del calentamiento del planeta, mi familia y colegas están asándose de calor en la península ibérica, pero aquí al norte de Europa creo que nunca había vivido un agosto tan benévolo —normalmente por estas fechas ya empezamos con las lluvias, las temperaturas bajan y te toca cargar con chaqueta o contar con tormentas en las open airs y festivales.

Pero este año no. Eso sí, hemos tenido un montón de incendios —por fin se apagó el de Grünewald, lo cual es una estupenda noticia. Y sólo hay que darse una buena pateada rupestre para entender la gravedad de la sequía.

Ojo que si analizamos el arquetipo de Leo —o mejor su regente, el Sol, podemos entender que al menos a este lado del globo el paisaje se caliente, se reseque pero también se llene de vida, el corazón se active, surjan los romances, el melodrama, cierta actitud egocéntrica e inocente y convenga refrescarse con litros de gazpacho y toneladas de sandía, granadas y cerezas.

Calor y vida, sí; pero menos sequía, por fa. Que las nuevas generaciones tienen que disfrutar de esta maravilla de milagro y no saber de Venecia, Holanda o Bangladesh a través de fotos de libros de texto o leyendas mitológicas.

Perdón que me fui por el discurso ecológico. Vamos ahora a por el astrológico y es que yo destacaría varios puntos de la semana: 1. Un último cuarto lunar de apaga y vámonos (recuerda que la Luna Llena ha dado algo de guerra). 2. Un Mercurio en Virgo con sus más y sus menos. 3. Un trígono de fuego cojonudo. 4. Y la bienvenidísima despedida de Marte de Tauro. ¡Vete a freír espárragos, Marte en Tauro!

Y ahora sí, los aspectos uno por uno.

El primero el del martes 16. Aparte un aspecto chachi, original, macanudo, lo que te dé la gana. Un trígono entre nuestro adorado Mercurio en Virgo y Urano en Tauro casi en el grado 18.

Para que veas que ese grado de Tauro no siempre da guerra. En este caso, tenemos un aspecto bonachón entre dos planetas en signos de tierra —por tanto, concentrados en aspectos prácticos, tangibles, materializables— y que combinan al planeta del intelecto y la comunicación y el comercio y los acuerdos y el estudio y los escritos, etc. en muy buen estado cósmico (o sea, muy consciente, muy capaz, muy preparado para cumplir sus funciones) con el planeta transpersonal de la originalidad, la independencia, el pensamiento alternativo, e incluso de la telepatía que dicen algunos y algunas.

¿Y entonces? Pues entonces, combinas ambas fuerzas y te salen conversaciones ingeniosas, sorpresas agradables en el barrio, en la mensajería de tu teléfono; cierre de acuerdos con un toque fresco y rejuvenecido; visitas y excursiones a lugares alternativos o con un fuerte toque intelectual, moderno, un pelín radical pero sin pasarse. Y agilidad para trabajos de clasificación, de estudio, combinación con tecnología y toda la mandanga.

Ya he comentado en más de una ocasión cuánto me mola este Mercurio y cómo me gusta estrujarlo y me inspira. Puede que sea pura auto sugestión, pero son tres semanas en las que me gusta escribir, reunirme con gente específica para intercambiar ideas, comprarme un plan de hierbitas de estas que me tomo para la salud, limpiar y tirar cosas de casas e incluso reordenar la bandeja de entrada del correo, borrar números dobles, mandar un porrón de archivos a la papelera de reciclaje.

Recuerda esto porfis: Mercurio te transita ahora una casa —y lo hace muy emponderado— y además te rige otra casa más —la de cúspide en Géminis. De hecho te la reordena también porque le hace una cuadratura amigable. Más no te digo.

Bravo entonces por este trígono.

Sigo.

Yo me andaría con cuidado de todas formas con el miércoles y desde luego el jueves y el viernes porque tendremos el cuarto lunar. Un par de aclaraciones aquí que son las de siempre. Una, que las Lunas son activadoras de eso que sucede en el cielo, para bien y para mal.

Si el cielo está enladrillado y pasa la Luna por ahí, pues más ladrillos al canto. Si el cielo está cantarín, pues pasa la Luna por allá y le toca el ukelele.

En este caso, lo que pasa en estos días y culmina el viernes 19 es que la Luna pasa por una zona tensa. Con lo cual tenderá a tensar más los planetas ya per sé estresados. Recuerda además que venimos de un plenilunio, plenilunio jodido con un Marte alejado: que el Marte se alejase no quiere decir que la Luna no lo toque. La Luna lo toca, sólo que con un efecto retardado.

Bien, pues el contacto se produce en la madrugada del jueves al viernes. Discusiones femeninas, roturas de objetos electrónicos, chispazos, el teclado del ordenador, fotos que se quedan colgadas, lo que te dé la gana. Accidentes hogareños. Tropiezos. Caídas. Esquinas. Golpes.

Lo bueno, y esto sí que juega a nuestro favor —o juega a favor de quién tenga planetas bellos por la zona— un ratito antes, todavía el jueves 18, Venus en Leo, tan digna, generosa, un poco cabezona y mandona va a marcarse un trígono a Júpiter en Aries que quita el sentido por lo guays, vitalista, aventurero, romántico, inspirador e intuitivo.

En serio: todos los aspectos que está y que ha vivido Júpiter en Aries desde signos de fuego —sobre todo porque Leo y Aries están muy relacionados con una de nuestras luminarias, el Sol— son sanadores, mágicos, un chute de buen rollo, de respiración holotrópica, de technaco tribal del rico, de un reguetón mega sexy, de un temazcal maravilloso… lo que quieras con tal de que te ponga las pilas, te ayude a sentirte bien, y sobre todo a expandirte y a buscar al otro sin perder tu esencia.

Yeah, ¿verdad?

Pues es tan sencillo cómo buscar si tienes planetas personales o ángulos en signos de fuego: o sea, Aries, Leo o Sagi —todos geniales y entendiéndose de puta madre con Júpiter— y sobre el grado 7.

Así que nada: disfruta. Que Venus anda en juego. Gasta. Presume un poquito —sin pasarte ojo, que la fuerza de Júpiter (ya retrógrado) te regule. Y me cuentas aquí abajo o… si nos tropezamos, invítame a un vinito o a una buena tapa.

Vamos ahora al sábado 20. Quiero redoble de tambores. Sirena que suena. Tu tema favorito a toda voz.

¿Por qué? Pues porque Marte sale de Tauro e ingresa en Géminis. Tienes algunos datos más que claros en el vídeo del mes pero aquí otra vez un par de puntos a resaltar. Lo primero, que es mega importante, es que Marte en Tauro no era una posición sana para el planeta —y vale, no pasa nada, un montón de gente tiene Marte en Tauro y tan panchos… pero es que justo ahora todo lo que pasa por Marte tiende a violentarse, excederse, cortar por lo sano y hasta entristecerse y bloquearse.

O sea, que era como una doble dosis de mala suerte. ¿De acuerdo? Repito, Marte en Tauro no es la mejor posición —y no pasa nada— pero sí venía a dificultar más la vida de un montón de peña con planetas en signos fijos.

Entonces ahora, Marte en Géminis… ¿y? Pues para empezar, Marte en Géminis ya está peregrino, o sea, que no se encuentra tan dañado y sobre todo no va a atravesar una zona en plena guerra. Así que eso es genial.

No me voy a enrollar con respecto a las descripciones de este Marte en cualquier tema natal: hace al individuo rápido, de lengua afilada, un poco invasivo, inteligente, de moverse mucho en bici, de moverse con las manos —de accidentarse con el movimiento—, de cierta competitividad con los hermanos o el ambiente y un poder de persuasión sexy y con un toque divertido. Marte recalienta, vuelve voluble… y en este caso lo que la persona tiene caliente es la cabeza, la mente, a doscientos mil.

Rápidos y multitareas. Y lo mismo te reparan una avería de teléfono que se van de pateada de fin de semana que te se escuchan cien podcasts mensuales… o más. Números, gente, eventos, información. Hay un tema con esto. Con buscarlos, explorarlos y cambiarlos de sitio.

Ok bien. Teóricamente la casa que transite pues se te activará y si tienes planetas en Géminis pues estos se cargarán de energía —par bien y para mal— y tendrás que ver cómo la gestionas. Además, Acuario y Libra pueden beneficiarse un poquito de este tránsito —mejor Acuario; que Libra se lleva regular con Marte.

O sea: vida social, desplazamientos y conocimiento a tope Vicentín.

También podemos pensar en Virgo, Sagi y Piscis que lo mismo se rallan un poco con gente que los atropella, les grita, les estresa y ellos que no pueden llevarlo todo a la vez.

Hasta aquí claro. Y ahora el gran detalle que si viste mi vídeo seguro que lo sabes. Este año toca retrogradación de Marte en Géminis: o sea, que vamos a ponernos de Marte en los gemelos hasta el mismo ojete.

¿Cuánto empieza la retrogradación? Tranqui, te queda tiempo hasta el 31 de octubre. ¿Mi consejo? Pues que entre tanto te pongas las pilas en temas de esa casa que te transite y gestiones todo lo que te interese: desde el deporte, al emprendimiento a la acción, lo que sea, a reparaciones, a lo que sea. Porque ya después tendrás un par de meses para reajustarlo todo mientras el planeta se mueva para atrás, ¿vale?

De todas formas, ya te iré avisando.

Finalmente, el domingo 21 tendremos el último aspecto de la semana. Un pequeño desafío al que se enfrenta Mercurio en Virgo —que de hecho se pasa casi todo su tránsito sin obstáculo alguno— y es que se opone a Neptuno desde Piscis y en el grado 24. Como Mercurio en Vigo es orden y Neptuno en Piscis es la confusión elevada, pues imagínate el jaleo, los trastornos, la depresión, la nube negra y el despiste vital. Ojo que Neptuno encharca y enferma, Virgo es hipocondríaco, Piscis no sabe bien lo que quiere y de pronto uno se constipa, se ahoga, se emborracha o se intoxica.

Quizá la tensión inspire para redactar tus sueños. O para intentar ordenar tus manuales de Reiki. O para limpiar tu altar, tu sala de yoga o la playa que tengas más cerca.

Como siempre, ya me cuentas.

***

Te dejo con algunas novedades o no tan novedades.

Ya sabes que tienes ese Manual Astrológico de rechupete para descargártelo y que la tribu mochilera ya lo tiene para seguir aprendiendo, hubo quien lo imprimió, hubo quien lo compartió por aquí y por allá. En fin. Si todavía no te lo descargaste, si todavía no eres parte de la tribu, no sé a qué narices espera. Es muy fácil y sólo tienes que hacer clic acá.

Además, tienes un nuevo artículo sobre la secta en la carta natal. Léelo aquí.

***

Otra cosa más: me están montando la página de inicio de la Mochila Astrológica. ¿Te apetece que te use de testimonio? En ese caso, escríbeme a info@mochilastrologica.com con tu opinión de la página, las consultas, los talleres, lo que quieras. Y además necesito una foto tuya y, como esto se trata de una simbiosis, de ayuda mutua, puedes también incluir tu web o lo que sea —seas psicólogx, terapeuta, tarotista… etc. Me ayudarías un montón a seguir creciendo. Mil gracias.

***

El resto ya te lo sabes. Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube del que ya toca vídeo para agosto, que para eso estrenamos mes. Además, ya tenemos nuevo episodio del Mochicast.

Tengo un poco de retraso con los correos, apenas acabé de responder los de la semana pasada. Por fa, tenme paciencia que en seguida me pongo con los nuevos. En principio las dos próximas semanas ya están ocupadísimas.

Y sé que lo digo mil veces pero parece que no os acabáis de entender, jaja. No me pidas cita por FB ni IG ni nada. Ni tampoco puedo responder tus dudas. Lo siento. Dudas en abierto, que contesto cuando puedo. Y citas directamente a mi correo. info@mochilastrologica.com o por el formulario de la página.

***

Y ahora sí. Gracias. Dankeschön. Grazi. Merci. Спасибо большое!

Nos leemos. Nos abrazamos (aunque sea cósmicamente). Besos, besos.

Emilio

Imagen de teresa cotrim en Pixabay 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes