Brujis, estamos estrenando la penúltima semana de la temporada Sagitario —por no hablar de casi la última con Júpiter en Piscis; o sea, Júpiter al cuadrado y sus gastos, confianzas, filosofía, justicia, protección, generosidad y magia. Porque crees en ella, ¿no?

Suena casi a eslógan barato típico de estas fechas pero de verdad que se ajusta y muy bien a estos días. A su deslizar, ensoñamiento, encuentros con amigos queridos protectores, la posibilidad de cualquier cosa… desde un milagro hasta la típica hostia neptuniana —sí, sí, te cuento que Neptuno también dará su juego en en el Netflix cósmico.

Además, para añadirle salsa al asunto —para bajarnos los pies a tierra y, como bien ya sabes— tenemos a un par de planetitas en Capricornio. Mercurio y Venus.

El otro día me decía una lectora que le molestaba esa imagen un tanto egoísta y fría que se le daba a esta posición y con la que ella, que por cierto la tiene en su carta, no se indentificaba en absoluto.

Y protestaba con sentido porque Venus, da igual qué signo transite, siempre va a tener connotaciones de armonía, de bienestar, de equilibrio y de paz. O lo que te digo siempre: A nadie le amarga un Venus.

Así que tu casa Capri —desde el Ascendente a la-no-tan-fabulosa casa 12— va a recibir los mímos y las dulzuras del planeta. Le va abriendo camino Mercurio, esto también te lo sabes, o sea que trae invitaciones, acuerdos, contratos, asociaciones, viajes, desplazamientos, ideas, hermanas, amigues, organización, distribución, ordenamiento.

Súmale que esta semana además la Luna transitará en Virgo para el cuarto lunar y ya tienes las herramientas necesarias para combinar la flipada jupiteriana —o sea, Sagi y Piscis y las fiestas, los viajes, el cachondeo, el optimismo y el esoterismo— con el pan-pan-y-al-vino-vino de los planetas de la esfera íntima en signos de tierra (Luna, Mercurio y Venus).

O sea: evaluamos, reflexionamos, podamos y pasamos el filtro y entonces nos quedarán un poquito de menos opciones pero las que permanezcan, lo hacen para quedarse y siempre que actúes.

Recuerda que Capricornio es un signo cardinal y, como tal, no espera sentado a que los otros le azucen para empezar algo. No, no. Se saca y muy bien él solo las castañas del fuego. Así que ahí te queda dicho.

Y ahora que ya te he resumido un poco la energía de toda la semana para que vayas calentando motores, pasemos a los detalles…

Lo hacemos el mismo lunes 12 con el sextil —ojito, ojito— entre el Sol y Saturno desde Sagi a Saturno. Y habrás visto como he repetido lo de ojito: lo digo porque el Sol y Saturno se llevan un poco regu y la aparente facilidad de esta figura podría dar resfriados, problemitas de autoestima, alguna piedrita en el camino en temas de liderazgo o el típico síndrome del impostor.

¿Que no sabes de qué va este síndrome? Pues es muy típico de las conexiones entre el Sol y Saturno. Por ejemplo: cuando no eres realista ni valoras tus propias habilidades y competencias. O consigues algo y lo atribuyes a la suerte y a factores externos sin reconocerte el valor… y así de oca en oca sin sentirte lo suficientemente bueno o buena (o sea, problemitas con el brillo solar).

Entonces, Emilio, ¿no puedo usar este aspecto? (seguro que te lo estás preguntando).

Y mi respuesta será: Por supueeeeeesto. Todo es usable, aprovechable, y podemos darle la vuelta a la tortilla o enfocarlo de una manera práctica y productiva.

De hecho, los aspectos entre el Sol y Saturno —por ejemplo en este sextil en concreto— pueden obligar —Saturno— al individuo a conseguir sus objetivos —Sol— a base de mucho trabajo duro, ético, serio e incluso haciendo de líder cuando ni siquiera se lo cree. Lo siento: yo no inventé la Astrología.

Fíjate además que Saturno está fuerte en Acuario —y mandando sobre Mercurio y Venus—: así que, de pronto, puede ser como una especie de ojeada organizativa a los gastos, a las facturas, a la visita postergada y horrible al dentista; un madrugar más temprano, echarle la mano a este o aquél, un de tripas corazón porque no queda más otra y, a lo hecho, pecho. Como cuando vas a currar después de haberte pegado 36 horas bailando y no me preguntes cómo. Pues así. Y para toda la semana.

A partir del miércoles 14 se pone la cosa simpática. A ver: por un lado, ingresa la Luna en Virgo y va a estar realizando contactos a Mercurio y a Venus. Contactos muy buenos. Unos trígonos de la hostia para que curres, organices, flirtees, folles y filtres. Todo, y encima bien hecho.

Eso por un lado. Lo que pasa es que el cuarto lunar luego va a repetir las tensiones del último plenilunio, plenilunio en Géminis (el de los críos pegando las manos en los aeropuertos, los trenes chocando y cierta tensión en las comunicaciones y transportes… o la tubería de mi barrio rota como te cuento en este vídeo).

Súmale además la cuadratura del Sol y Neptuno, de Sagitario a Piscis en el grado 22 y ahí tienes el romanticismo, la música, el padre un poco borracho, pachucho o enfermo… o de nuevo otra tubería rota.

Mucha agua hay en el ambiente y toda de Neptuno que encharca, obnubila, deprime, engaña, estafa, te vuelve telepático o mediúmnica.

Es lo que se irá gestando a partir o sobre el cuarto lunar del jueves 15. Día mágico. Día raro. Improvisando. Mira que no se te rompa algo en casa… y evita que el fontanero tenga que regresar o que el de la administración te pida un papel más de la cuenta.

Venga que ya acabamos. Lo hacemos el sábado 17 con un trígono muy agradable entre Mercurio en Capricornio y Urano en Tauro, sobre el grado 15 (de ambos, of course, pero también me vale si tienes algo por esa zona en Virgo… que, a su vez, anda activa por el porculo de Marte retro).

En fin. Muy buen trígono para ir a tu bola. A tu bola pero de buen rollo. Irte solo a un sitio. Irte sola de cachondeo. Llamar a alguien de improvisto. Dejarte llevar por lo nuevo, raro, insólito. Sentirte despierto, intuitiva y fresca, con intereses alternativos, tecnológicos, futuristas y un poquito friquis.

Desde llenar la bañera con pócimas mágicas a una excursión a un monte sagrado pasando por una Expo sobre cyberbullying o una mini orgía organizada por internet¿Pues por qué no si el Cosmos te lo pone tan fácil para hacerlo?

Y hasta aquí puedo leer.

***

El resto, lo mismo lo sabes o no. 

Que puedes seguirme por un montón de portales no energéticos: facebook, twitter, instagram, ese Youtube

Ya tienes también un nuevo episodio de Mochicast. ¿El tema? Las maravillosas horas planetarias. Es muy divertido. Bichéalo. Y me cuentas

De hecho, te habrás preguntado qué narices es esto de que el Astroboletín ande en abierto: pues nada, hasta finales de año, y a modo lúdico, vas a tener estos informes crujientitos y sabrosos disponibles todo el rato. Es una manera de acercarme a aquellos y a aquellas que todavía no forman parte de la tribu, que aún dudan en suscribirse y un abreboca para todo lo que nos aguarda el año que viene que llega con curvas, más formaciones y un montón de material maravilloso. Unirte a la lista es tan sencillo como hacer clic acá. Luego te llega un correo mío, lo confirmas y además te descargas un Manual de Astrología de casi 50 páginas. Mega lindo. Y además recibes cada semana mis emails con consejos prácticos y astrológicos y, por supuesto, los Astroboletines.

***

Y ahora sí. Gracias. Dankeschön. Grazi. Merci. Спасибо большое!

Emilio  

 

 

 

 

error: Content is protected !!

Venga, brujis, dime dónde quieres 

que te envíe mi regalo cósmico

Manual para (no tan) principiantes

Oye, ¿pero tienes ya los regalitos?

Díme dónde te los envío

 

Manual para (no tan) principiantes