Maravilla de novilunio, novilunio en Virgo. Y un Venus que ingresa en Escorpio.

Boletín Astrológico: del 6 al 12 de septiembre de 2021


Bueno, a ver, querides: tuve que poner el pomodoro para no irme por las ramas en estas fechas un pelín mutables y así serviros en bandeja, bien calentito, recién salido del horno, el especial de la semana que estrenamos.

Es una semana muy atractiva por la lunación que nos presenta: esto es, el novilunio, novilunio, que viene cargadito de aspectos y matices. Y porque además nos regala dos trígonos muy chachis que conviene aprovechar.

Eso sí, luego Venus sale de Libra y ya la guasa se perturba un poco, pero es lo que tiene tener en cuenta el estado cósmico de los planetas

Recordad, por cierto, y aun a sabiendas que me repito, que las lunaciones ni os cambian la vida —very, very, very important— y que, además de ser buen día de recogimiento o cierto acto de reflexión, tampoco implican que algún evento deba darse en ese día en concreto

Las Lunas Nuevas, novilunios, novilunios, tienen un efecto de un mes, más o menos, con sus idas y venidas, de la misma manera que vosotros y vosotras podéis calcular vuestra propia revolución lunar y que sólo os vale para esos casi treinta días.

Empecemos: lo hacemos, por cierto bajo la cuadratura entre Venus en Libra y Plutón en Capri, que se da la madrugada del domingo al lunes y que pone en entredicho a la pareja, las relaciones, celos, dominio, obsesiones y todo lo que os de la gana; pero que, también repito, no es para llevarse las manos a la cabeza y dependerá mucho —no mucho, muchísimo— de cómo es vuestra propia carta. Si no, ni caso.

Luego ya de llenos en el lunes 6 tenemos dos trígonos cojonudos. Atentos y atentas: tomad notita. De hecho, sería para aprovecharlo no sólo en el día, sino un poquito antes y un poquito después.

— Marte le dibuja trígono a Plutón, desde Virgo a Capricornio. Plutón lleva retro ya un tiempo y nos da un poco igual, pero que Marte, planeta de la acción, el trabajo duro, la iniciativa, el deporte, el emprendimiento, la valentía y el coraje le plante un guiñito al planetoide de las vísceras, la obsesión, la pasión enfermiza y el hasta el infinito y más allá, pues puede ayudarnos a competir, a producir, a limpiar la casa como los chorros del oro, a echar un polvo tántrico (con las sábanas bien limpitas y protección, que Virgo obliga) y a camelarnos con artimañas al jefe o al jefa (y es que Plutón no es muy de poner las cartas sobre la mesa; al menos no a la primera…). Es un trígono de tierra: y eso significa que lo que nos proponemos (Marte) se materializa (tierra) con ganas, caña de España, ganas de poder y hasta casi de manipular o aniquilar (Plutón). Grado 24, querides. Y si tenéis algo también por ese grado en Tauro pues ya se os completó el Gran Trígono, ¡qué suerte algunos…!

— Pero bueno, cada cual se lleva lo que puede. Lo mismo este trígono con vosotros ni fu ni fa pero este siguiente sí que os mola: el de Venus y de Júpiter, desde Libra a Acuario. Maravilla. Es cierto que Júpiter anda retro pero tened en cuenta que hablamos de los planetas enrollados de la corte cósmica. ¡Y encima en trígono! Pues habrá que aprovecharlo… El grado es el 25 y puede traernos protección, optimismo, placer, gustirrinín, regalitos y, en cualquier caso, vida social muy agradable. Tampoco os pongáis a tirar cohetes, eh, que para milagros siempre podéis ir a Lourdes y allá vosotros y vosotras, pero lo que está claro es que el aspecto fomenta la armonía en las relaciones. ¿Que por qué en las relaciones? Pues porque el trígono es de aire, querides, y el aire es un elemento que en Astrología Tradicional se considera húmedo, esto es, con necesidad de conectar intelectualmente con el otro y la otra (y el otre, que para eso el aire es bien abierto de coco).

De nuevo, lo mismo que en al anterior aspecto: si tenéis algo por Géminis y en la zona, se os completa un Gran Trígono de Aire. Dichosas vosotras.

Vámonos ahora al martes 7… Es el día del novilunio, novilunio o, lo que es lo mismo, la Luna Nueva. En Virgo. Luna, Sol, grado 14.

Es una lunación muy chachipiruli, al menos en aspectos, porque justo en el grado 14 tenemos también a Urano en Tauro —o sea, de nuevo otro trígono de tierra con tendencia a materializar, a que no nos vayamos por las ramas, a que nos remanguemos, ya sea para limpiar, para pintar un cuadro o para regalar un masaje…

Muy buen trígono. Yeah. Ideas que chispean. Contactos inesperados. Pero ojito que Urano también es rompedor y disruptivo, así que se puede contar con separaciones y algún cortocircuito en aparatos eléctricos; ojo, a veces la separación o la despedida puede ser bienvenida por ambas partes y no tiene que ser algo trágico. Necesidad de reparar, de modernizar, de bajarse un nuevo programa al ordenador o de comprarnos un robot de cocina, un Alexa o un yo qué sé qué cojones que nos interese para el trabajo o el día a día… Todo eso. Bien.

A ver. El regente de la lunación, Mercurio, sigue en trígono a Saturno en Acuario: temas de leyes, acuerdos, recursos a la justicia, solicitud de papeles… muy buen momento para un acercamiento a temas legales o para que durante el mes se adelanten estos temas. Lo que pasa es que luego Mercurio retrograda… así que tiempo de decisiones, volver a enviar papeles, esto y lo otro.

Y lo que no me gusta… pues aparte de la posibilidad de roturas de aparatitos o de un portazo parejil o de cierto estrés mental que conviene manejar —pensad que Virgo es hipocondríaco, lo siento mucho, la vida es así, no la he inventado yo—, la lunación va camino de una oposición a Neptuno y puede dar resfriados, cansancio, alergias, intoxicaciones o un bajón de ánimo. Lo notaremos con la Luna Llena en Piscis, en quince días. El aviso está hecho.

¿Qué más nos da la semana?

Querides, pues luego tenemos más aspectos lunares, que si la Luna pasa a Libra, que si Escorpio, Sagitario

Pero lo más importante es el ingreso de Venus en Escorpio. El viernes 10. Si os gusta Venus en Escorpio pues me parece cojonudo; a mí no me disgusta, a mí me parece que Venus y Júpiter —y por supuesto todos los planetas— tienen algo que ofrecer en su recorrido por el zodiaco.

Además que siempre os digo que «a nadie le amarga un Venus». Pero que no me vengan con rollos de que Venus en Escorpio es la mejor posición del planeta porque no… Aquí Venus se planta en lo que se llamaría el domicilio de Marte y para amar —Venus— le puede cierto cabreo y emociones turbulentas —Marte, Escorpio. Pareciera que sin drama ni intensidad, no se vive. Eso sí, siempre hay tiempo y ganas y mucho gusto para una tiradita de cartas, un poquito de pornografía, rencores y fidelidad, que Escorpio es signo fijo y lo mismo algunos y algunas lo preferís a la pluralidad e inestabilidad de un Venus en Géminis… que para gustos colores.

Vamos a tener a Venus por Escorpio hasta el 7 de octubre. El tránsito pondrá a los escorpianos y escorpianas más lindos, sexys, seductores, amigables, con posibilidad de recibir regalos y de acolchar y endulzar esa casa que os transite.

Como aquí en la Mochila Astrológica nos interesa tanto el tema de los regentes y el estado cósmico, podemos incluso afirmar que aquellos y aquellas con mucho Venus (esto es, los muy librianos y las muy taurinas; Ascendente, Luna estos signos, stellium o acumulación de planetas) se verán un poquito más zarandeados y con reajustes en relaciones, altibajos, excesos y hasta sacudidas, sobre todo si tenemos en cuenta que Venus se enfrentará a Saturno en Acuario y a Urano en Tauro. Todo un poema. Ya lo hablaremos.

***

Y eso fue todo.

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

O quizá varios gracias extra a quienes leyeron y se interesaron por ese artículo que recuperé sobre Astrología Cabalística y el Zodiaco Constituyente. Y por supuestísimo astrogracias porque ya somos más de 5000 astromochileros dándole duro al cosmos. Maravilla, maravilla.

Finalmente compartiros que tenéis un vídeo sobre todo el mes de septiembre, con cortinilla musical incluida y que me encantaría que vierais, comentarais, compartierais, opinarais… y por supuesto que super cantéis conmigo.

 

Se os quiere, se os abraza.

Un Ahoi desde Neukölln.

Emilio

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.