Astrología directa y con guasa. Sin adornitos. Ni falsos positivismos. Que las estrellas no mienten, querides.

Boletín Astrológico: del 27 de sept al 3 de oct 2021


Ayer aprendí una nueva palabra en alemán. Hexenschuss. ¿Sabéis qué significa? Significa lumbago, o sea, los dolores terribles de cintura que me han postrado por casi dos días.

La expresión teutona no deja de ser cachonda y un tanto esotérica: Hexe significa bruja (en este caso, en plural) y Schuss es toque o disparo. Así que el lumbago es una suerte de toque brujeril que te dobla en dos o te vuelve tan tieso que no hay manera de doblarte.

Ay, las magias y dificultades del lenguaje alemán…

Justo os redacto estas líneas bajo un cielo celeste y con un sol que templa e invita a descamisarse. ¿Y además? Pues además celebramos elecciones triples: cosa gorda en el país, pues la Merkel se despide, se forma nuevo parlamento (Bundstag) y en las noticias no se habla de otra cosa.

Me pregunto si con Mercurio justo cambiando de dirección esta noche no habrá que hacer un recuento, repasar bien los números, se retrasarán los resultados o algún partido remontará de forma inesperada. En fin: política y Astrología, ¿pues por qué no? A fin de cuentas es lo que hacen muchos astrólogos y astrólogas especialistas en AstroMundial.

Entre tanto, pues sí: Mercurio que retrógrada esta semana y repite aspectos interesantes, un cuarto lunar un tanto feúcho y varios aspectos de Venus en Escorpio, esos hombres y mujeres apasionados pero también dolidos o incapaces de olvidar o atascados en temas relacionales que no desenredan.

Veamos entonces, poquito a poco —y moviéndome apenas en la silla para que no me lacere la cintura):

Lo hacemos justo con el mismo lunes 27. Ya en la madrugada Mercurio en Libra oficializa su retrogradación y lo hace en el grado 25 —siempre es importante ver en qué grado mete el freno de mano.

También, como siempre, paso de enrollarme sobre este Mercurio pues bastante tralalá hay por ahí escrito y lo único que pretendo añadir es que No es tan fiero como lo pintan.

Es verdad que este año todos los Mercurios retrogradan en signos de aire —lo intelectual, la comunicación, lo social, lo imparcial— y que estando en Libra esto se aplicará no sólo a los teléfonos móviles y aparatos electrónicos, sino que hará un especial hincapié a la comunicación entre parejas, socios, amantes, romances, enemigos, enemigas y lo judicial. Multas, abogadas, leyes, divorcios, acuerdos, sentencias… todo eso lo mismo sufre un mini traspiés o más bien merece la pena ser revisado para que funcione en condiciones.

Yo insisto en temas judiciales —y/o hasta monetarios— pues Mercurio retrograda con aspectos a Júpiter —significador de ley y del dinerito— y también justo en cuadratura a Plutón en Capricornio: vamos, que en las relaciones hay un componente obsesivo, visceral, destructivo, enfermizo que lo mismo no nos hace tanto bien.

Por otro lado, se pueden usar estas tensiones y la retrogradación de manera muy práctica: estudiar, repasar apuntes, repasar tu novela, acudir a un psicoterapeuta de parejas, a un astrólogo chachi piruli como yo, sacar los viejos apuntes de griego y latín, rever pelis de Antonioni o por fin invitar a salir o a cenar a aquel viejo amante o a la actual pareja, o sea, cumplir o recuperar esa promesa o idea o asunto o iluminación

Fijaos que, si bien Mercurio se pone retrógrado de manera oficial este mismo lunes, ya llevaba toda esta última semana un poco atontado: así que no os extrañe que ya viérais al personal revuelto o se cancelara una cita o hubiese un cambio de planes bastante brusco (claro que aquí también jugaba un papel la Luna en Tauro y Urano mediante).

Y sin ánimo de ponerme pesado —o me da igual, es lo que hay— insisto en el cielo no anda católico y en que los planetas no están en su mejor momento: o sea, en mal estaaado cósmicooooo y que por tanto se nos vienen unas semanitas para armarnos de paciencia. Incluso si a nosotros y nosotras nos va chachi piruli sí podemos encontrar el ambiente enrarecido o, eso que digo, la gente taciturna, deprimida, embarcada en tareas obsesivas y con las garras sacadas.

Hasta el 19 de octubre, by the way, con la retrogradación de Mercurio. Buscad vuestra casa ocupada por Libra, si tenéis planetas, dónde está vuestro Mercurio natal, blablablá y de hecho planteaos qué se ha estado moviendo en estas dos últimas semanas porque son temas que regresan en las tres próximas.

Luego tenemos el martes 28 a la Luna en Cáncer, qué bonita, qué linda, sí, pero en cuarto lunar: o sea, cuadrada al Sol en Libra y casi de paso a Marte también en Libra. Los estómagos, extraños; las familias, peleonas; las cocinas, accidentadas; las parejas, débiles… entre la pelea, el resentimiento, la sensibilidad y la falta de motivación. Ojito, que es un cuarto raro: lo mismo quienes estén muy gobernados y gobernadas por la Luna (con mucho Cáncer; Cáncer en el Ascendente, Cáncer hasta en la sopa) noten un inicio de la semana muy revuelto. Grado 6, Cáncer / Libra… pero activo por los grados anteriores y posteriores, que la Luna se mueve bien rápida, querides.

Luego el miércoles 29 tenemos dos trígonos que van salvando la semana:

— Un trígono entre Venus en Escorpio y Neptuno en Piscis: para amarnos, fundirnos, suavizar las vísceras, sanar, trabajar con energías y con lo artístico, hacerle el amor a un dios pagano y ponerle las esposas a Neptuno.

Como Venus en Escorpio suele traer a la superficie alguna heridita emocional —de relaciones— o gusto por revolcarse en el melodrama —lo cual está bien, alguien tiene que hacerlo, todo chachi, sólo que no todo el zodiaco anda preparado para ello—, con Neptuno mediante, este proceso puede hacerse de una manera mucho más fácil, sin tantas aristas y además super terapéutica. De nuevo, ideal para mis coachings y análisis astrológicos. O una afinada tiradita de cartas.

— Además, un trígono entre el Sol en Libra y Saturno en Acuario —con un Saturno que rescata al Sol— y que viene que de perlas para el estudio, hablar con la jefa o el jefe, presentar proyectos o ideas que necesitan brillo y apoyo pero no terminan de despegar, disipar dudas e incluso mejorar la autoestima. No somos perfectas ni perfectos, somos conscientes de que solos y solas no llegamos tan lejos perooo… contamos con una mente clara, habilidades sociales de la hostia y un sentido de la justicia de admirar.

Los siguientes aspectos se aprietan el viernes 1 de octubre.

— Venus que cuadra a Júpiter, de Escorpio a Acuario.

— Mercurio que cuadra a Plutón, de Libra a Capricornio.

Lo que pasa aquí en el día —y que por supuesto es aplicable a toda la semana— porque el aspecto se extiende días antes y días atrás —y afecta en especial a individuos mercuriales (Géminis, Virgo) y venusinos (Libra, Tauro)— es que se nos obliga a dialogar con el otro o a enfrentarnos o sacar los trapos sucios o a callarnos, rumiar, planear, sentirnos manipulados y bajo los hilos del destino… como si escapase a nuestro control.

Claro, esto deriva en rumiar y en calentarnos la cabeza. En excesos. En acusaciones.

Como Mercurio es regente de los jóvenes y de los medios de transporte, pues que no os extrañe que los críos anden revueltos o que el bus se atasque o lleguéis tarde a vuestro destino.

Luego la semana se levanta —tampoco es que vaya tan mal, pero fijáos cuántos aspectos, cuántos ires y venires, cuántos compromisos, cuántos mensajes en la bandeja de correos, cuánto gritan los hijos y las hijas, cuánta indecisión entre tanta variedad, cuánto mal genio, cuánto sensibilidad, cuánta injusticia, cuánto agotamiento— con los dos últimos aspectos de la semana:

— El sextil de Venus en Escorpio a Plutón en Capricornio, en el grado 24. Quizá un aspecto terapéutico, seductor, para usar el cuerpo, la magia, los hechizos, las fuerzas invisibles para conseguir lo que nos proponemos. Vale también visitar a una curandera, hacer amarres, invocar a Belcebú o merendarse unos pastelitos con forma de vulva o de pene potente. El sábado 2.

— El domingo 3, ya casi en la madrugada al lunes, Mercurio repite un aspecto genial a Júpiter en Acuario. Digo que repite porque claro, Mercurio anda retrógrado y este aspecto se dio dos semanas atrás. Es chulo para hablar de arte, para enseñar y aprender, para hablar de justicia, para chequear las cuentas y los ahorros, para que quienes tengan el eje Géminis/Sagitario o Virgo/Piscis (y viceversa en ambos) ocupados revivan el ajetreo de estas últimas semanas entre cumpleaños, lecturas, reencuentros, estudios, coqueteos y proyectos. Me gusta esa palabra: proyectos. Proyectos que aún no acaban de cuajar o que deben ser reconsiderados. Como mencionado arriba, Mercurio despierta el 19 de octubre. Júpiter lo hará el 18. Todo esto supondrá una suerte de alivio para este cuarteto de signos mutables.

He dicho.

***

Y ya sí que se acabó, que me toca ir a votar. ¿No os parece que quedó un boletín muy bonito y chachi piruli? O será que no tengo abuela pero a mí me lo pareció…

Por cierto, encantado de vuestras reacciones, agradecimientos y comentarios al especial de la Luna en Tauro. Quien no lo leyó aún, que sepa que está tardando. Pronto la Luna en Géminis.

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines. Sabéis además que podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito, recién salido del horno. 

Se os quiere, se os abraza. Se os desea una cojonudísima semana. Ay, mi cintura, ay, mi cintura.

Un Ahoi desde Neukölln.

Emilio

Imagen de Masashi Wakui en Pixabay

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

11 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 27 de sept al 3 de oct 2021