Y es que la cuadratura entre Saturno en Acuario y Urano en Tauro no es moco de pavo...

Boletín Astrológico: del 14 al 20 de junio


Que sepáis que la semana pasada titulé el boletín como me dio la gana, rollo fecha inverosímil, del X de junio al X de mayo; un despiste mío característico pero también, ¿y por qué no?, trastadas de este Mercurio retro.

Puedo ir sumando anécdotas: un código postal erróneo para una burocracia alemana, una conferencia de notas en línea con demasiados problemas de conexión, amigos que olvidan el número Pin de su tarjeta de crédito y el extravío o simplemente desvanecimiento de un contrato importante en la escuela.

Afortunadamente no fui siempre el prota de estos desvaríos, pero me tocó presenciarlos o escucharlos de voces queridas o conocidas. Ya queda poco para que Mercurio despierte y siempre os digo que no es tan fiero como lo pintan: lo que pasa es que en esta ocasión formaba parte —y muy importante— del eclipse del pasado jueves, por ser regente del Sol y la Luna en Géminis y por encima estar casi conjunto al suceso.

Es como que Mercurio cobraba protagonismo, claro. ¿Y cómo estaba y está ese Mercurio? Pues retrógrado y cuadrado a Neptuno, o sea, que más atontado todavía. Y os digo una cosa: si como cuenta la tradición, los eclipses tienen unos efectos por seis meses, todavía podemos esperar cierto traspapeleo, ciertos temas que involucren a críos y adolescentes, cierta burocracia que o no funcione o termine por fin de resolverse.

Resulta curioso que mientras escribo estas letras en la radio hay un programa sobre Tik Tok y el control parental. Yo sólo conozco a Tik Tok por un sobri y por los alumnos y alumnas —y alumnes, que también tengo— y estoy demasiado torpe para challenges, bailes y vídeos con playback… pero sí entiendo que la aplicación la usa un montonazo de peña y que en algunos países ha causado varios sinsabores (sinsabores que llegan a la muerte de chiquillos).

Total, que me resuena este debate sobre las redes sociales de jóvenes —Mercurio, Mercurio y más Mercurio— así como el tipo de leyes por aplicarse e incluso sus implicaciones políticas y capitalistas, y esto ya nos engancha con la cuadratura de este próximo lunes, la de Saturno en Acuario y Urano en Tauro y que, si bien no exacta, ya funcionaba durante el eclipse y tendremos que comérnosla con papas.

Por lo demás, la semana tampoco trae tantos delirios: está la cuadratura esa que os digo… ah, ¡y la retrogradación de Júpiter en Piscis!, que empieza su periplo de vuelta a Acuario! Incluso retrógrado, sigue estando en buen estado cósmico y tendremos que sacarle un poquito más de jugo.

Pero bueno, empecemos con el análisis:

Lo hacemos directamente este lunes 14 con la cuadratura entre Saturno en Acuario (retro) y Urano en Tauro —que no es poca cosa porque es la segunda de las tres cuadraturas que vienen a fastidiarnos este año. O a fastidiar nuestra zona fija. O, si os gusta un lenguaje más constructivo, a retar nuestra zona fija. O ya en plan budista/autoayuda… «una oportunidad única para desarrollar la paciencia y el autocontrol».

Lo digo porque es una cuadratura que pone de los nervios, que genera impaciencia, ganas de portazos, de salirse de la rutina y de mandar las obligaciones a tomar por saco. No quiero trabajar más aquí, no aguanto más a mi madre, no aguanto más a mi compi, no quiero vacunarme, sois todos unos ignorantes, quiero irme de esta ciudad, quiero arrancarme la piel, quiero que mi negocio funcione, quiero arrearle una hostia a mi hijo adolescente… En fin: lo que pasa cuando no te aguantas a ti mismo o a ti misma y no aguantas a los demás. Y todo, siempre, siempre, siempre, en función de vuestra carta.

Pero sí, la tensión hace pupita y hará más pupita cuando Marte desde Leo se posicione sobre el mismo grado y se den además las lunaciones correspondientes. Esto lo cuento también en mis talleres: podéis fabricar vuestro propio calendario lunar y notar cuándo estáis de viento de levante, esto es, con menos paciencia, porque habrá lunas que os afecten más y otras que os afecten menos. En este caso, toda Luna en signo fijo echa sal sobre la tensión y la herida. Y así hasta final de año con sus momentos mejores y momentos menos mejores.

Tengo poco más que contaros. Luego el domingo 20 nuestro querido Júpiter, domiciliado, húmedo, generoso, afortunado, bonachón, justiciero, inicia su retrogradación. Ha sido poco más de un mes pero no me contéis rollos que ha dado cosas buenas: sobre todo viajes, vacaciones, terracita, un pasarlo bien, un abandonarme a cierto hedonismo… sobre todo gracias al trígono con Venus en Cáncer.

Pues bien, después de este mesesito, Júpiter se pone para atrás, que tampoco es que nos guste que lo haga pero la vida es así: lo bueno es que aún reparte algo de premios y que todavía realiza uno pocos de aspectos lindos antes de volver a Acuario. ¿Que quieres saberlo? Pues en el especial lo tienes.  En ese, o en este otro.

Finalmente, y si bien se produce en la madrugada del domingo al lunes, también tendremos un cambio astrológico: el ingreso del Sol en Cáncer, como cada año y hasta el 22 de julio. Creo que los Cáncer de muy al principio de su decanato están de enhorabuena, por razones obvias —Júpiter por allí de buen rollo, un Plutón que ya se marchó hace tiempo, ajenos a las viejas tensiones— y que seguramente están viviendo un añito como hacía tiempo de guays que no lo tenían.

Quien quiera contarlo por aquí, que lo haga. Pero desde ya, un montón de felicidades y por supuesto, aquí vuestro bellísimo especial: Cáncer.

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines. Por fi, dadle al like, pero sobre todo compartir por aquí y por allá, que así es como me inspiráis y me da gusto seguir escribiendo. 

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, se atreve con mis mega coachings/consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Ciao, amiguetes. Jo, jo, jo.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.