Saturno despierta en Acuario y Venus en Sagitario nos regala lindezas con viejos amigos y amantes.

Boletín Astrológico: del 11 al 17 de octubre de 2021


Querides, querides —o como me vacila una amiga con el impronunciable queridxs, queridxs… ya estamos de regreso con otro boletín super indispensable y astromochilero.

Lo hago bajo los auspicios de la conjunción lunar y Venus en Sagitario, que siempre es bonita —me cae en el Ascendente— y atrae los favores —Venus— del público —Luna. Así que espero que este Boletín sea tan bien recibido o mejor que los anteriores.

Justo ayer comentaba por el IG y el FB de la importancia de analizar a estos dos planetas en toda carta natal: nos dan un montón de claves sobre lo femenino, lo tierno, lo fusionante, lo empático, lo fértil en nuestras vidas. Aquellas áreas donde somos capaces de ceder, tener talento artístico, vitalidad, refugio, alimento y erotismo.

Claro, si estos planetas se llevan bien pues de alguna manera aseguran que, por ejemplo, quien nos atraiga de manera sexy también nos seduzca emocionalmente y eso mola. Si los planetas se llevan regu puede ocurrir que quién nos ponga como gorilas en celo luego no parezca una pared fría de hielo en lo que sentimientos suponga. Y estas disonancias son más chungas a la hora de buscar pareja o de involucrarnos en proyectos, hobbies, fiestas y guasas.

En fin: magias de la Astrología y de todo el potencial que encierran para la predicción y el autoconocimiento. El emponderamiento ese que tanto se lleva y se lee: el emponderamiente.

Por lo demás, os cuento que tenemos una semana sencillita de aspectos: aspectos menores, aspectos armoniosos en su mayoría, un cuarto creciente importante y sobre todo una pátina de reencuentro, de mensajes que llegan o mensajes que se pierden y de cierta precaución en todo lo que concierne a lo mercurial (niños, comunicación, medios de transporte, foros, redes, tecnología…).

No es que FB y Whatsap y la mandanga tengan que volver a caerse —como sucedió la semana pasada (unos problemas tecnológicos que de alguna manera yo ya venía anunciando en el boletín de la semana pasada y de la anterior)— pero sí podemos aún contar con desajustes en la información, comunicación, peleíllas, gritos y Ascendentes Géminis y Virgo sintiendo que se les ataca o se les llena de responsabilidad o se les grita o les cuesta hacer uso de esa diplomacia que ya os venía aconsejando durante todo el mes.

Octubre en sus dos primeras semanas, casi tres, es un acto de reajuste, morderse la lengua, remover viejos contactos, reencontrarse con amigos y amigas, rediseñar estrategias y un stand by o reposo mientras los planetas van despertando. Esto luego trae sus bondades porque los planetas irán arrancando y sentiremos que de pronto la maquinaria se va engrasando, acelera y responden por fin al correo, a la oferta de trabajo, a la demanda contra el exmarido, a la petición de la beca o a lo que os toque. O simplemente todo fluye mejor. Y si os quedan dudas, tenéis este vídeo sobre el mes que no me quedó muy divino (día nublado y yo creo que andaba nublado también) pero que seguro que os ilumina y os ayuda a planificar el resto del mes.

Y ahora ya pasemos a detallar la semana…

Fijáos que nos toca saltar hasta el miércoles 13 y pasando por el cuarto creciente —Luna en Capri, Sol en Libra; un Marte cercano también cuadrado que crea cierta crispación, tensiones en el hogar y ganas de trabajar o de cargarnos con más curro del necesario— para por fin poder fijarnos en un sextil entre Venus en Sagi y Saturno en Acuario.

A ver: el sextil es un aspecto muy sutil y suave —de hecho, el cuarto lunar me resulta más significativo y evidente— pero si conseguís sacarle partido da gusto por la filosofía, madurez y solidez las relaciones, contacto con maestros y maestras y cierta gracia y mano izquierda a la hora de mandar. Mando, controlo, ordeno, limito —Saturno en Acuario— pero con gracia, benevolencia, disfrute, justicia —Venus en Sagitario. Buen periodo para el trabajo estético o plástico, para pasarnos horas tocando la zambonba, el pandero o la guitarra eléctrica o para enrollarnos con el profe de mates o la profe de ética, veinte años mayor que yo. Grado 6.

Sigo. El viernes 15 tenemos un bellísimo trígono entre el Sol y Júpiter —qué bien se llevan el Sol y Júpiter… (o bueno, qué bien se lleva Júpiter con casi todos los planetas)— desde Libra a Acuario. Nos encanta este trígono sobre todo para quienes cumpláis por estas fechas: Librianos, Librianas, vuestra revolución solar viene marcada por algunas caquitas pero también por arcoiris y calderitos dorados como el de este trígono. Estudios, hijos, crecimiento, fortuna, premios, expansión, vitalidad, pareja…

Ojo: aquí habría que hacer una matización. Justo cuando cumplís años este Júpiter todavía anda retro. Esto implica que quizá los dos o tres primeros meses tras el cumple todavía funcione a medio gas y que luego, pasado el cuarto solar del cumple —o sea, allá por diciembre— ya empecéis a notar las maravillas del trígono (lo siento, es lo que tiene cumplir con retrógrados). Como siempre, si queréis saber más, siempre podeís encargar uno de mis mega coachings aunque ya tengo octubre completísimo y vamos arreglando noviembre. Yeah.

¿Qué más? Pues los dos aspectos del domingo 17, uno más chulo y otro menos chulo.

El aspecto chulo es el sextil entre Mercurio en Libra —todavía retro también— y Venus en Sagi, que es como muy chachi piruli para aclarar —Mercurio retro— asuntos amorosos —Venus en Sagi, Mercurio en el signo de las relaciones — o por ejemplo para revisitar —Mercurio retro— lugares de ocio, artísticos, placenteros —Venus en Sagi. Para limar previas aristas con nuestros socios, para repetir o replantear una propuesta o un contrato, para conectar con los hijos o los jóvenes o para pasarlo muy bien leyendo, pasando apuntes a limpio o embelleciendo y depurando nuestra cuenta de Instagram, Tiktok o lo que os corresponda.

Además, este aspecto chulo viene bien para equilibrar el otro aspecto menos chulo, esto es, la cuadratura entre el Sol en Libra y Putón, perdón, Plutón en Capricornio. A ver: lo que siempre os digo, que Plutón se mueve muy lento, joder, que sus tránsitos y cambios se cuecen muy a fuego lento y tendrán, como siempre, mucho que ver con la carta personal de cada uno de vosotros y vosotras. O te da por hacer yoga, o te da por querer separarte de tu pareja pero no poder echarle huevos ni ovarios, o te da por sentirte en un trabajo que quieres dejar pero no sabes hacia dónde cojones dirigirte o te da por engancharte en algo que no te hace bien —Plutón es obsesivo y enfermizo— o, justo lo contrario, te da por darte cuenta de que justo andas vampirizando o dejándote vampirizar por algo que de todo menos bueno… y sin embargo NO eres capaz de desengancharte. Ay, Plutón, y los miedos y las sombras y los aves fénix y cuánta sesión de psicoanálisis.

En fin, no os fustiguéis mucho a quienes andeis en procesos plutonianos porque como todo planeta transpersonal conlleva un periodo de tiempo y varias pasadas del planeta —retro, estacionario, moviéndose hacia adelante— por encima de algún punto sensible. Y a ese luego se le suman el resto de tránsitos y métodos de prognosis.

Conclusión —que es la misma que os repito de siempre—: el día en sí, el domingo 17 es muy poco relevante para esta cuadratura: la cuadratura lleva todo el año funcionando y a un libriano o libriana poca diferencia le supone. La procesión se lleva por dentro desde hace meses o, si me apuráis, años.

***

Y nada, me toca despedirme. Lo hago desde una cabañita en el campo a la que huí este finde y todavía maravillado por el collage de estrellas que se ardían en la noche. Ese Venus pegadito a la Luna. Y un Saturno, invisible para mis ojos, pero que recién despierta y eso siempre son buenas noticias para los saturninos y las saturninas, sean hijos de Capricornio o de Acuario.

Poco más. Tenéis ese vídeo del mes —vídeo nublado, vídeo con los vecinos guerreando y martillazos y taladros— y por supuesto mucha información por FB y IG. Sabéis además que podéis suscribiros colocando vuestro correo —somos más de 2000 suscriptores y suscriptoras— y así os llegan directamente a la bandeja, cada dominguito, recién salido del horno. 

Se os quiere, se os abraza. Se os desea una semana bella.

Un Ahoi montañero.

Emilio

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Boletín Astrológico: del 11 al 17 de octubre de 2021