Berlín, Berlín y Mercurio en Virgo

Boletín Astrológico: del 9 al 15 de agosto de 2021


Pues sí, ya se me pasó el jetlag y la añoranza de tacos, gorditas y tlayudas; pero sobre todo parece que ya me acostumbré a este cielo nublado de Berlín, a sus chaparrones espontáneos y a que las consultas desde España me sigan mostrando un cielo impoluto, celeste y brillante.

Este jueves pasado la chica que tenía conmigo la cita se había tenido que retrasar un poco y cuando conectó la cámara estaba saliendo del metro.

Emilio, si no te importa hacemos la consulta aquí en un parque…

Le respondí que sin problema, con tal de que hubiese buena conexión. Y ahí estaba ella sentada en el verde con esos colores azules sobre su cabeza y gente que paseaba cercana, hacía deporte, un picnic… lo que tocase.

Claro, acabamos de estrenar agosto y el agosto ibérico significa calorazo, playa, vacaciones, solazo sin piedad. Aquí en Berlín, sin embargo, es un sálvese quién pueda, vuelve el gris a tu vida y no te olvides la chamarra que el que avisa no es traidor.

En fin. No vine aquí a destripar mis traumas meteorológicos sino a hablar de Astrología. Eso sí, de la Astrología de este octavo mes del año y, en concreto de la semana que va del 9 al 15.

Esta es la semana posterior al novilunio, novilunio en Leo, grado 16 —un novilunio que, por cierto, esperemos permita aportar nuevas opciones y variantes al ambiente general que ya habéis comprobado que anda un tanto estresado e inflexible y todo gracias a que los signos fijos tienen las tuercas apretadas y no son muy duchos a cambiar de opinión ni a moverse.

Quizá, si me anime, os cuelgue luego en un rato también un minipost instagramero sobre esta Luna Nueva y posibles consecuencias, alternativas y toda la mandanga. Recordad —esto es un clásico que repito siempre— que en muchas tradiciones —o al menos en las yóguicas— se aconseja y practica cierta introspección y recogimiento cuando la Luna y el Sol se conjuntan. Esto es: meditación, yoga suave, un pequeño desconectar del runrún habitual, un ritual si os apetece, un ratito en casa tranquis o un paseo en la naturaleza… lo que os venga bien para este mini reseteo.

Todo, todo lo que queráis plantar se debe hacer pasada la Luna Nueva —no en el día y momento que sucede, ya que reina todavía la oscuridad absoluta (esto es la Luna se encuentra totalmente oculta, secreta, demasiado misteriosa). Así que conviene esperar un poquito: al día siguiente, por ejemplo, o al primer aspecto positivo de esa Luna creciente con el planeta que os convenga.

Así que ya tenemos un primer consejo para la semana: una vez reflexionéis con esta lunación y analicéis un poco donde están las tensiones personales (sobre todo fijas) que andéis sintiendo, podéis decidir, de todo ese mogollón, qué os merece la pena aguantar, sostener, perpetuar, mantener, seguir produciendo… y qué os conviene ceder, dejar doblar el brazo, flexibilizar. Además, a todo esto, hay que añadirle que Mercurio no anda lejos de la lunación y que debiera ponernos en contacto con nuevas ideas y personas que aporten salidas o alternativas.

Más allá de este primer consejo derivado del novilunio, novilunio, la semana no ofrece tanto ajetreo astrológico. Hay varios quincucios en la semana —que es un aspecto entre planetas de 150 grados y con el que yo no alcanzo a trabajar pero sé de autorxs que lo usan— y lo que sí tenemos es el ingreso, muy, muy, muy chachipiruli de Mercurio en Virgo.

Quedaos con este Mercurio tan chachi y quedaos con un concepto que comento en el vídeo especial de Agosto: me refiero a la ventanita tan práctica que el cosmos nos ofrece para asuntos de Virgo.

Sabéis que el cielo siempre anda en movimiento, en ese continuo girar. Y sabéis que la Astrología va un poco de comprender la calidad y cualidad de ese cielo y de cotejarlo con la carta natal del individuo, por citar uno de sus usos.

Esto que siempre os digo que cada carta es un mundo y lo de arriba hay que compararlo con lo de abajo —con vuestra carta. En cualquier caso y siempre en función de vuestro tema natal —si sois mercuriales, si sois muy de Virgo, si tenéis una carta con Virgo ocupando una casa interesante— se nos va abrir un periodo para adelantar proyectos, organizarnos, visitar a dentista o reparar por fin el grifo del lavabo que es muy, muy, muy, pero que muy eficiente.

Así que eso: aprovechadlo.

Vamos con el análisis.

Lo hacemos el martes 10 cuando Venus se oponga a Neptuno, desde Virgo a Piscis y en el grado 22. A ver, el aspecto existe, se da, puede dar pie a confusiones o a trabajos artísticos y minuciosos… las lecturas son múltiples.

Lo que pasa es que como tránsito en el cielo realmente tampoco es para darle tanta importancia: sí, Venus se opone a Neptuno, ok, ¿y?

Otra cosa es que tengáis en vuestra propia carta natal una tensión entre Venus y Neptuno. Eso ya es otro cantar: eso ya es un coñazo, eso ya es un reajuste, eso ya es un enamoramiento tonto de vez en cuando o una dolencia venérea que aparece y desaparece de manera misteriosa (sobre todo si anda Piscis involucrado o el Nodo Sur o rigiendo las casas VI o XII).

Pero bueno, primera oposición de la semana. Grado 22. Si andáis un poco romanticones y un poco idealizando, ya sabéis qué planetas culpar. Puede ser interesante leer sobre arte o espiritualidad o asuntos un tanto místicos: esto es, acercarnos a estos temas desde una perspectiva un poquito más intelectual o racional.

Como Venus son valores y objetos a los que se tienen cariño y Neptuno representa pérdidas o apariciones de la nada, pues lo mismo surgen o desaparecen objetos a los que se les tiene un valor sentimental (Venus).

La Luna además andará por Virgo estos días para unirse a Venus: lo femenino se funde, confunde, un Círculo de Mujeres, una reunión de parteras que acude a visitar a una Chamana.

La siguiente oposición la vivimos al día siguiente. El miércoles 11 y se produce entre Mercurio y Júpiter desde Leo a Acuario. Ya comenté por ahí en el vídeo las tensiones de este Mercurio en Leo, en signo fijo y los problemas que podría dar en asuntos de tecnología, comunicación, los adolescentes y hasta los vecinos y vecinas. Una queridísima exalumna mencionaba los problemas con el teléfono de la madre o las colisiones de unos trenes centroeuropeos o a mí desde ayer me está dando problemas el ordenador y el programa astrológico…

Andaos pues todavía un poco con cuidado de lo que se escribe, lo que se postea, lo que se comunica, lo que se piensa… Es verdad que Mercurio ya salió de lo peor —y de hecho, va camino de lo mejor. Pero si veis que el personal va un poco como los locos o con muchos aires de grandeza o prometiendo el oro y el moro, yo me andaría con ojo: Júpiter exagera y Mercurio todavía da los últimos coletazos en Leo. Yo, yo, yo y más yo. Y yo voy a hacer esto y porque yo voy a hacer lo otro. Una necesidad desmesurada de que a las personas se le reconozcan sus logros, talentos, acciones, sacrificios…

Lo bonito de este miércoles es que Mercurio ingresa en Virgo. Nos encanta Mercurio —fijaos, domiciliado y en exaltación— y si bien mi carta de Virgo sabe poco, me pienso colgar de él para levantar un montón de trabajo y sobre todo organizar, clasificar y planificar este caos vital genuino.

Por supuesto, si yo puedo hacerlo, pues tú también; pero sobre todo si eres Ascendente Géminis o Virgo, pues con más ganas y motivos se aprovecha este tránsito. Hasta el 30 de agosto.

Además, el mismo miércoles también hay un trígono entre Venus y Plutón, desde Virgo y Capricornio. Es un trígono entre signos de tierra: o sea, muy del cuerpo, materiales, productivos, prácticos. Venus no es de lo mejorcito en Virgo —de hecho, ya vimos que puede dar sinsabores amorosos, siempre a la búsqueda de la pareja perfecta; o una promiscuidad sospechosa como fachada de la completa inseguridad sentimental.

Pero bueno, a nadie le amarga un Venus y con Plutón se pueden disfrutar de un rico sexo o de una estupenda sesión de terapia o de conexión más profunda donde se expresa y conectamos y amamos poniendo más las vísceras a la vista y sin tener tanto miedo a las represalias.

Ya hace mucho que no leo a Jung pero lo mismo un slogan para este trígono podría ser algo como «Ama tu sombra: es sexy«. 

***

Chiques, eso es todo. Quiero decir, el resto de la semana a partir del jueves va de quincucios, la Lunita de Libra pasa a Escorpio y luego a Sagi y entre medio tenemos el cuarto lunar creciente.

Vamos, que no tengo más que añadir.

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

Este agosto ya regresé con los vídeos y por ahí me podéis ir comentando qué os parece, esto y lo otro.

También, como siempre, las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, se atreve con mis mega coachings/consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Y recordad que ya hay fechas disponibles para las consultas en agosto.

Se os quiere, se os abraza.

Un Ahoi desde Neukölln.

Emilio

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.