Tenemos eclipse en Géminis, en el grado 20, yeah.

Boletín Astrológico: del 7 al 14 de junio


Qué bien que esta semanita tenga pocos aspectos: así me ahorro trabajo y me da tiempo a tirarme a la calle a disfrutar de este solazo y de este verano que interrumpió de la noche a la mañana, que pasó del granizo y mis a alumnos apretados contra la calefacción a las camisetas de tirantas, las terrazas abiertas sin que sea necesario el test de antígenos y un las narices coloradas de estos alemanes que se ponen como gambitas al sol.

Así que con vuestro permiso intentaré ser breve.

Otra cosa es que lo consiga: esta semana, a pesar de esos pocos aspectos, nos trae el novilunio, novilunio —como sucede una vez al mes— pero además con eclipse.

— ¿No tuvimos eclipse hace poco? —me preguntó ayer una amiga.

— Sí, pero es que lo normal es que en la temporada de eclipse se den dos en un intervalo de dos semanas —le expliqué. Esto es, un eclipse de Luna o plenilunio, plenilunio, y a las dos semanas un eclipse se Sol, o novilunio, novilunio.

El de esta semana es el de Sol y por tanto con efectos más externos y quizá más agresivos o más dinámicos e incluso con posibilidad de afectar a personas de poder, de altos cargos y toda esa mandanga que saben quienes hacen Astro Mundial.

Además, Marte por fin sale de Cáncer —de ese mal estado cósmico— e ingresa en Leo. Esto no estaría tan mal sino fuera por las tensiones que se va a gastar con Saturno y Urano, pero también lo iremos viendo.

Pasemos al análisis. O lo que es lo mismo, al eclipse.

Lo viviremos el próximo jueves 10 a las 12:41 (hora Madrid) y nos encontraremos al Sol, Luna y a Mercurio bien pegaditos en Géminis, todos por el grado 19, casi 20. Por supuesto, uno de los Nodos Lunares anda cerca —si no no habría eclipse que valga. En este caso es el Nodo Norte el que se sitúa también en la zona de las luminarias con sus efectos eléctricos, intensificadores, alocados, carismáticos, egoicos, obnubiladores…

La teoría la repito hasta el agotamiento: los eclipses no os cambian la vida así porque sí, si no que tenemos que buscar aparte más cosas en el cielo, bajarlo a vuestra carta y todo eso; por no hablar que tienen una duración de seis meses y hasta el próximo eclipse.

Con esto quiero puntualizar que puede ser una semana un poco intensa, sí, por el tema del eclipse. Pero lo mismo pasa sin pena ni gloria y, sin embargo, por tocaros un punto sensible en la carta, presenta sus resultados dentro de unos pocos de meses.

¿Quiénes son los más afectados y afectadas? Pues evidentemente quien tenga algo en Géminis por la zona, en especial planetas personales, y de la misma manera quiza los que tengan algo en Sagi.

Conviene que trabajéis por ejes para ver qué casas son las afectadas:

Eje 1—7. Llegar a un acuerdo, por ejemplo.

Eje 2—8. Mis valores, recursos, y los de mi socio o socia.

Eje 3—9. Viajes, la mente, un hermano o hermana. Un cuñado o cuñada…

Eje 4—10. El hogar o el trabajo y cómo congeniarlos sin que se líe parda…

Y así se va jugando con las posibles manifestaciones del eclipse…

Os cuento que el eclipse trae a Mercurio fuerte —hermanos, comunicación, respuestas, periodistas, gente joven que de pronto salta a la vista, adolescentes, carteros y locutoras de radio, personajes geminianos o del signo de Virgo y que encima este Mercurio anda retro, lo cual puede conectar con algo del pasado o pendiente.

No sólo eso, Saturno también toca la lunación desde Acuario y también retro —asuntos por resolver, responsabilidades, aquello que se nos ha quedado en el tintero— y para rematar la faena tenemos a Neptuno desde Piscis nublándonos la mente por cuadratura, haciéndonos creer que tenemos poderes paranormales y sembrándonos con cierta duda. Habrá que contar con un poco de duda y flojera. Problemas respiratorios y de la vista. Pero como siempre, esto también pasará.

Repito, el grado es más o menos el 20 de Géminis.

Luego el viernes 11 ingresa Marte en Leo, que nos mola porque eso implica que sale de Cáncer. Marte en el signo de la Luna es demasiado llorica y da sinsabores hogareños y accidentes en la cocina; ahora con Marte en Leo, el signo del Sol, podría darnos alguna que otra arritmia pero en general funciona mucho mejor.

Lo tendremos hasta el 29 de julio y va a llenar de energía a los leoninos y leoninas, a quien tenga la Luna por ahí o el Ascendente, o la casa que nos transite. Marcha, caña, sexo, acción, deporte, resistencia, tesón, productividad… ¡claro, es signo fijo!

Y hasta aquí todo genial. Eso sí, os aviso que tendremos un par de tensiones de su parte a Urano y Saturno y habrá que andarse con cuidado con los chispazos, incendios, problemitas aeronáuticos y figuras de autoridad. En las próximas semanas lo analizamos. De nuevo, los signos fijos —o la zona fija de nuestra carta— deberá contar con cierto apretón de tuercas.

¿Más cosas?

Pues el resto ya son aspectitos apretados el domingo 13. Por un lado, un riquísimo sextil entre Venus y Urano, de Cáncer a Tauro, y en el grado 12. Pues ¿por qué no? Un poquito de diversión, pasarlo bien, perder las vergüenzas, darnos placer de manera diferente o probar un menú exótico en ese restaurante al otro lado del barrio.

Y luego la cuadratura ya exacta entre el Sol y Neptuno desde Géminis a Piscis. En realidad, es un aspecto que ya se activaba durante el eclipse y que confunde, hace que el papá se enferme, que veamos la realidad un poco como nos da la gana, que idealicemos, que nos entre un poco de alergia o un arrebato de nostalgia o melancolía flotando a nuestro alrededor como una pequeña nube negra. Ay, la nube negra, la nube negra. Habrá tendencia a hacer más, a socializar, a buscar actividades y contactos para ignorar este vacío milenario. Pero siempre que lo miremos, estará allí.

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines. Por fi, dadle al like, pero sobre todo compartir por aquí y por allá, que así es como me inspiráis y me da gusto seguir escribiendo. 

No me dio tiempo a subir el vídeo de las bondades de junio pero esta semana también publiqué un artículo muy gracioso sobre el capítulo de Friends: The Reunion o El reencuentro donde cotilleé las cartas de su reparto y las conexiones con sus personajes da la serie. Es muy chachi. Seguro que os gusta.

Y las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, se atreve con mis mega coachings/consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Ciao, amiguetes. Jo, jo, jo.

 

Imagen de Santiago Estela en Pixabay

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.