Palmeras cocoteras en Chacahua y el Sol y su novilunio, novilunio en Leo.

Boletín Astrológico: del 2 al 8 de agosto de 2021


Yaaaaa, ya lo sé, que esta semana última no escribí el Boletín. Perdonad, pero es que mochilear, tener poca conexión y vivir en este continuo rumor de olas y calores sólo me brindaron fuerzas para el especial sobre la Luna en Aries que espero —y deseo— que hayáis leído, impreso, compartido y guardado entre vuestros artículos. Todavía me quedo con ganas de más comentarios (de comentarios en abierto: ¿por qué me escribís tanto en privado como si os diera vergüenza compartir con el resto?). Menos mal que ya llegaron algunas experiencias de lectoras, experiencias bien bonitas. Recordad eso que siempre digo: opinando y compartiendo, aprendemos todos / todas / todes / todxs y lo quede entremedio también.

En cualquier caso, la historia es que para esta próxima semana sí que hay Boletín —mientras empaco, me doy prisa, me despido, voy dejando miguitas de pan y piedras y pequeños altares para un futuro regreso.

¿Y de qué va esta próxima semana? Pues se trata de una semana muy solar: muy solar, porque los aspectos los dibuja sobre todo el Sol y además porque el Sol se encuentra en el signo más soleado posible, esto es, en Leo.

Como Leo es signo fijo y los aspectos van y vienen de otros planetas fijos vuestra tarea ya puede ser echarle un vistazo a la casa ocupada por el rey de la selva y andar atentxs al posible trajín que se desencadene. Si encima tenéis planetas personales —o un ángulo tan importante como el del Ascendente— por la zona, pues con más motivo podrías encontrar manifestaciones en vuestra vida.

Digamos que el esquema sería más o menos el siguiente:

Saturno anda por Acuario, lo sabéis.

— Urano anda por Tauro, también lo sabéis y en sus tensiones ha dado mucho por saco este año.

— Ahora además, tenemos de vuelta a Júpiter por Acuario (por cierto, hay dos especiales al respecto: uno general y el otro con predicciones). Sí es verdad que este Júpiter anda por los últimos grados de Acuario y no juega tanto en las tensiones, pero sí que activa en cualquier caso las casas fijas.

— Finalmente, como este es el mes de Leo, pues tenemos a ese Sol domiciliado, fuerte, energético, vitalista, optimista, iluminador por allí. Mercurio lo acompaña no tan alejado. O sea, tenemos tres casas fijas con ajetreo: las casas que os ocupan Tauro, la de Leo y la de Acuario; por ende, la de Escorpio también recibe los rayos de los otros planetas.

Si además le añadimos que justo esta semana viviremos la Luna Nueva o novilunio, novilunio, que ya sabemos que es activadora y marca reseteos, siembras e inicios, pues todo con mucho más motivo: nuestras cuatro casas fijas se mueven, nos dan eventos, nos invitan a actuar o a bloquearnos (por esto de la fijeza).

Y repito —y repito y repito y repito hasta la saciedad—: no todo el mundo percibirá esta energía o sentirá la semana tumultuosa. Y eso, por supuesto, dependerá de la carta de la persona, de sus planetas en signos fijos, del momento en que se encuentre (que va además más allá de estudiar los tránsitos y que puede incluir otra interesante lista de métodos predictivos más complejos como progresiones primarias, secundarias, simbólicas y la puntita, que siempre la pone, la revolución solar). Claro que para eso están mis coachings astrológicos tan cojonudos.

Por cierto: ya algunos y algunas habéis recibido correos míos y sabéis que ando agendando el mes de agosto. Así que a quien le interesa asomarse a su carta con una visión astromochilera, guasona, constructiva y bien rica en matices, que me vaya contactando, que luego las consultas vuelan.

Y ahora sí, vamos al lío.

¿Qué tal si lo hacemos desde el mismo lunes 2? Lo digo porque ya ese día el Sol se opone a Saturno, de Leo a Acuario.

Es un diálogo interesante, esta oposición, porque hablamos de dos planetas muy bien puestos: esto es, el Sol está fuerte —domiciliado en Leo— y Saturno se encuentra igual de bien en Acuario (lo que siempre os digo de las regencias planetarias: que hay planetas que funcionan mejor en unos signos que otros; y este es un caso donde funcionan muy bien).

Por otro lado, Saturno y el Sol se llevan a matar. ¿Que por qué? Pues porque el Sol es vida, calorcito, energía, verano y Saturno es el invierno, el bloqueo, la escasez de víveres y apáñatelas con poco o casi nada. Si uno brilla, el otro apaga. Si uno quiere premios, el otro te dice Ponte a trabajar, echa horas extras, toma más responsabilidades… 

¿Conclusiones… ? (y conclusiones sobre todo para quienes cumplen por la fecha, leoncios y leoncias). Pues problemitas con la figura paterna, que se debilita, y también situaciones donde eso que dábamos por supuesto, por contado, por fácil, por natural —Leo, Sol— se bloquea, implica más esfuerzo y mucho más trabajo. Se inhibe.

Ojo, a veces son obligaciones de fuera —oposición, el otro, los demás— pero otras veces puede ser que el nativo o la nativa pase por una suerte de crisis que le lleve a cuestionarse a sí mismx o a esta idea de autosabotaje.

Tampoco es tan grave: se supone que Saturno da maestría (o sabiduría a base de palos y obligaciones). En fin: un golpe de vejez o de madurez para los leones y leonas que cumplan por la fecha. Grado 10.

Luego nos va a tocar saltarnos al martes 3 y al miércoles 4 para los siguientes dos aspectos. Tenemos, querides, un trígono —o trino, hay gente que dice trino (y gente que está que trina)— entre Venus y Urano, desde Virgo a Tauro.

Eso el martes. Y tampoco está tan mal el aspecto pues refresca —Urano de buenas siempre refresca, renueva, agita pero de manera divertida— asuntos venusinos: amores, relaciones, los gustos, la manera de seducir o de pasarla bien. Grado 14, especial para los signos de tierra (Tauro, Virgo, Capricornio).

Y luego el miércoles ya tenemos otra tensión fija y también en el grado 14: se trata de la cuadratura entre Mercurio en Leo —que afecta de rebote al Sol— y Urano en Tauro.

Quedaos con el tema porque la tensión da nerviosismo, problemas que afectan a adolescentes y a medios de transporte, y ya apuntan una nota de crispación para la Luna Nueva del domingo, novilunio, novilunio.

Podéis notar que la peña anda un poco insoportable, o un poco veleta, o cambian de opinión o parece demasiado estresada —esto es el bloqueo de los signos fijos que por no moverse, por no decidir, por preferir estabilidad y cabezonería luego se agarran unas crisis y unas tensiones de la hostia. Es el tema de esta semana y la que viene.

Y claro, esto se irá acumulando durante toda la semana porque los demás aspectos apuntan a esta dirección y siempre con referencia o movimiento a nuestra zona fija de la carta.

Así, el viernes 6 es el Sol el que cuadra a Urano y en el grado 14: o nos abrimos a la flexibilidad, a la sorpresa, al calambrazo, a la wifi que falla, al arrebato de genialidad descontrolada o insoportable… o se nos puede freír el cerebro.

Como Leo es signo de reyes, reinas, gente de poder y estrellas famosas, pues que no os extrañe que salga a la luz alguna crisis, uranazo o peculiar problema / enfermedad rara / escándalo que afecte a alguien de naturaleza leonina.

Todo esto no es más, repito, que un preámbulo para la Luna Nueva, novilunio, novilunio del domingo 8 de agosto.

Chiques, el novilunio es ese momento en que Luna y Sol se juntan en el mismo lugar en el cielo —esto es, mismo signo, mismo grado. Y lo normal es tener un novilunio por mes que coincide con el signo del zodíaco que cumple años por la fecha.

Si ahora es tiempo de leoncios y leoncias, pues la Luna Nueva se produce, evidentemente en el signo de Leo. Esto es, Luna y Sol se plantan su besito mensual y en el grado 16 (de Leo, de Leo).

¿Qué tienes algo por ahí? Pues con más motivo te puede afectar la lunación. ¿Que no tienes nada? Pues tampoco te creas que la Luna va a pasar tan desapercibida…

Normalmente muchas Lunas Nuevas nos pasan sin pena ni gloria: lo que pasa es que esta en cuestión ya se mueve por terreno calentito. Para empezar, son grados donde se han producido / o se producirán tensiones de Saturno y Urano. O sin ir más lejos —y teniendo en cuenta eso que también os repito, que el cosmos tiene memoria— esa es la zona donde se vivió la polémica y no tan benéfica conjunción entre Venus y Marte (que ya explico en este artículo que no hay que fliparse con ella).

Resumiendo y para que quede claro: quienes ya lleven un año de ajetreo en la zona fija alrededor del grado 12/15 y con planetas relevantes por la zona (Tauro, Leo, Escorpio, Acuario) pues que se preparen para una Luna Nueva poderosa.

Poderosa porque les va a rescatar temas antiguos de este año —que implican sorpresas, limitaciones, alguna enfermedad quizá, algún asunto que relacione a la familia— y les va a dar la oportunidad, siempre según la carta, claro está, a readaptarse, a plantar una nueva dirección, a sostener, y aguantar (los signos fijos aguantan, producen, fabrican, no se mueven de su sitio) pero esta vez incorporando o reajustando y con un pelín de más flexibilidad… O al menos eso sería mi recomendación.

Todo esto lo digo porque la Luna y el Sol se junta, como digo, en el grado 16, con Mercurio no tan lejos —ideas, proyectos, viajes, gente joven—,  y deshaciendo tensiones a Saturno y Urano: esto es, la oposición y la cuadratura son lo que en Astrología se denominan separativas: han sucedido en el pasado, ya se dieron, pero han marcado o modelado eventos previos y condicionan el futuro.

Si no se me entiende, pues me preguntáis…

***

El resto, lo de siempre, que ando por facebook, instagram , youtube y twitter y que me ayuda un porrón que compartáis por aquí y por allá estos requeboletines.

Con suerte, este agosto regreso con los vídeos y ya desde casa pretendo tener mejor volumen que el último que hice, que no se me oía ni de coña. Me he comprado un micrófono, además, así que ahora sólo me toca aprender a utilizarlo…

También, como siempre, las gracias. Las gracias, gracias, gracias. Danke schön. A quien me lee, me comparte, se atreve con mis mega coachings/consultas, me escribe por privado, por telepatía, se apunta a mis talleres, me hace cosquillas virtuales y toooooda la demás mandanga.

Y recordad que ya hay fechas disponibles para las consultas en agosto.

Se os quiere, se os abraza. Y que vivan las palmeras cocoteras.

Ahoi.

 

La foto es cortesía de mi vecina de Chacahua: Eleni, una diosa griegoholandesa ya medio mexicanizada.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuando envías un comentario estás aceptando la política de privacidad de Mochila Astrológica.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.